Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
LA COLUMNA DE DAYO

El acechador, el Dark Souls de los DOOM Eternal: una lección de humildad

"Soy un jugador pésimo. No es ningún chiste; estoy constatando un hecho. Se me da mal jugar a videojuegos, que por algo soy periodista".

Por / 271 comentarios
DOOM Eternal

Hace casi ocho años, en el día marcado treinta y uno de octubre del año de nuestro señor dos miles y un doce, un profeta subió un archivo emepecuatro a la página YouTube punto com. Ahí descubrimos el futuro de nuestras vidas, del videojuego, el destino al cual todos nos encaminamos. Embutido en armadura de gigantes y con la máscara del padre, una figura de escala humana pero presencia titánica blandía un zweihander como un campeón y reventaba a cuantos desgraciados osaban posarse en su camino. Giantdad, uno de los memes más conocidos de Dark Souls, nació con aquel vídeo, "HE'S BACK", de OnlyAfro, y desde entonces él y su mantra, "git gud", han vivido en las bocas de millones. Cuando fallas en un nivel, "git gud". Cuando se te resiste un boss, "git gud". Cuando tropiezas y caes por las escaleras, "git gud".


Ahora vamos a la salsa.


La controversia alrededor de este boss/miniboss abre la puerta a otra discusión: está bien no querer 'git gud'DOOM Eternal sigue siendo tan tremendo como ese reboot imposible de 2016. Los tiroteos son más intensos, el escenario influye aún más en cada encuentro, la verticalidad aporta una nueva dimensión (je) al combate. Antes de escribir este artículo he estado jugando tres horas sin parar y aún sigo mareado. Creo que por hoy ya he tenido suficiente.


Pero va uno caminando tan pancho por la ciudad, matando demonios sin una sola preocupación, cumpliendo con su deber como ciudadano temeroso de Dios, cuando de pronto aparece una figura. Ha llegado el Acechador. Se afilan hachas. Perros. Tengo un escudo, señora, mire qué bonito.


Vaya por dios, has muerto.


Cualquiera diría que un enemigo tan intenso en un juego tan intenso sería recibido como una bendición, pero algunas partes de la comunidad de DOOM Eternal no ven al Acechador con buenos ojos. Que si arruina el juego, que si deberían nerfearlo, que si está chetadísimo, y no voy a venir aquí a decir que se están quejando por nada y que se callen. Al menos no parece que estén acosando a la gente de id Software, lo cual siempre es bienvenido, pero la controversia alrededor de este boss/miniboss abre la puerta a otra discusión: está bien no querer "git gud".


Imagen de DOOM Eternal

Ya que estamos soltando bombas, aquí va otra: no me he pasado Sekiro y no creo que lo haga hasta dentro de unos años. Estuve pegándome contra Genichiro seis horas de reloj, literalmente, quizá incluso siete, y cuando finalmente logré vencer a ese miserable llegué a un puente y un tipo con armadura europea me dijo que buenos días y me partió en dos con su espadón. ¿Es un ragequit? Seguramente, pero lo que no es, desde luego, es entretenido. No es mi deber. No es mi trabajo. No tengo que analizar Sekiro: Shadows Die Twice y hay muchos otros juegos donde no me bloqueo cada dos pasos y puedo hacer aquello que los sabios llaman "divertirse". A veces un buen desafío resulta estimulante y bienvenido, pero otras uno sólo quiere poder disfrutar de su tiempo libre, si es que tal cosa existe.


A veces un buen desafío resulta bienvenido, pero otras uno sólo quiere poder disfrutar de su tiempo libreSoy un jugador pésimo. No es ningún chiste; estoy constatando un hecho. Se me da mal jugar a videojuegos, que por algo soy periodista. Se me da tan fatal que morí contra Helios en God of War III. Soy así de malo. Por eso no vengo a decir si el Acechador encaja o no o si lo deberían nerfear; cada caso es un mundo y no hay un dogma sobre la relación entre autor y obra, obra y audiencia, audiencia y autor. Pero sí ofrezco la posibilidad de que el Acechador, con todas sus frustraciones, es una muestra de que a veces, quizá, opinión personal, no sé yo, pero es posible que no deberíamos responder a todo con "git gud". Cada uno escoge cómo se enfrenta al videojuego y presionarse a dominar cada obra como si fueras a EVO no es una mentalidad que funcione para todo el mundo. Algunos jugadores no están contentos con las plataformas de DOOM Eternal, y a mí me gustan, pero está bien que puedan encontrar ciertas partes frustrantes o difíciles. Hay gente más torpe que yo.


Conforme crecemos y tenemos menos tiempo para disfrutar del videojuego, conviene deshacerse de ciertos dogmas juveniles. A veces sólo quiero pasarme El Poder de la Fuerza sin esforzarme y otras quiero ponerme a prueba jugando a Winnie the Pooh's Home Run Derby. A veces fácil es demasiado fácil y otras difícil es demasiado cargante. Es un espectro amplio. No debería haber vergüenza en decir que el Acechador es demasiado duro, porque sí, DOOM Eternal está por el desafío, es a lo que has venido, pero "desafío" no es "llevo atascado seis horas y estoy hasta las narices". Cada uno encuentra su límite y yo aún me arrepiento de haber jugado Devil May Cry V en modo fácil. Ironías. Pero aquí estamos para disfrutar, maldita sea. Eso es "gud" de por sí solo.


Más sobre: Dayo y DOOM Eternal.