Juegos
Vandal Hearts: Flames of Judgment

Análisis - Vandal Hearts

8 de febrero de 2010 / Página 1 de 1
Análisis “Vandal Hearts”

El catálogo digital de PlayStation 3 y Xbox 360 se encuentra prácticamente exento de juegos de rol estratégico, sospechoso vacío que Konami y la desarrolladora Hijinx Studios han decidido llenar con una precuela de la mítica saga Vandal Hearts. Ahora bien, la nostalgia es una arma de doble filo porque atrae a veteranos pero amenaza con convertir el juego en una reliquia lanzada a destiempo. ¿Se verá Flames of Judgement consumada por su propia llama?

El rol estratégico es un sub-género tan cerrado en su planteamiento que su catálogo necesita renovarse constantemente para no caer en la reiteración y en el olvido. Muchas desarrolladoras son conscientes de ello, y una de las más eficientes en el complicado arte de la reinvención es Nippon Ichi. A partir de la parodia y de elementos jugables aparentemente absurdos, su historial se ha convertido en el equivalente a una bocanada de aire fresco ininterrumpida. ¿Ocurre lo mismo con la nueva propuesta de Hijinx Studios y Konami? Por desgracia, Vandal Hearts: Flames of Judgement se adentra en el inhóspito reino del contenido digital para encender la llama del homenaje sin percatarse de que el fuego puede sacar a mecánicas obsoletas de sus oscuras guaridas.

El título sirve de precuela para la mítica saga Vandal Hearts, y aclara algunos acontecimientos transcurridos tras el clímax de la guerra entre Urdu y Balastrade. El festín de sangre y violencia ha dejado tras de sí una cantidad preocupante de huérfanos que buscan el cobijo y la guía de terceros. En el caso de Tobías, el muchacho decide entrenar bajo la tutela de la Iglesia de la Restauración para proteger su nación de la amenaza invasora. Tal y como se puede deducir a partir de su premisa, la trama es poco más que una excusa teñida, eso sí, de personajes redondos y carismáticos.

Vandal Hearts

Los mapas son pequeños, pero bien estructurados para que el jugador nunca tenga la sensación de encontrarse ante un pasillo encubierto.

Novedades y fórmulas de siempre
Las primeras señales de que algo anda mal aparecen en el mismísimo tutorial, concretamente cuando el jugador descubre que éste es totalmente innecesario porque todo lo que se explica en él ya hace años que se ha consolidado. Mecánica por turnos, gestión de acciones durante el mismo, mapas cuadriculados, ventaja táctica según el terreno que se pise...

No obstante, esto no significa que Flames of Judgement esté exento de novedades, aunque irónicamente su existencia sólo es deducible a partir de algunos consejos que se ofrecen durante el tiempo de carga. La más destacable es la posibilidad de llevar dos armas a la vez durante el transcurso de la batalla, así que los personajes irán aprendiendo unas u otras habilidades dependiendo de su estilo de combate. Por ejemplo, Calvin es un gafotas aficionado a la magia que podría hacerse pasar por doble de Harry Potter, pero eso no le impide aprender ciertas nociones de arquería si porta consigo una ballesta o similar.

Resulta chocante que un jugador pueda acabarse el título sin darse cuenta de la especialización combativa que subyace en su sistema. ¿Quizás Hijinx Studios pensaba que una revelación más explícita ahuyentaría a la masa casual? La dualidad armamentística no es un elemento complejo o aburrido, más bien todo lo contrario; marginando su existencia, la desarrolladora parece querer dejar de lado al, en principio, público potencial, que se irá en busca de otros terrenos cuadriculados más complejos.

Vandal Hearts (PlayStation 3)

El apuntado automático facilita demasiado las cosas, pero eso no significa que todo sea un camino de rosas; cuando el enemigo se encuentre en una altura diferente al jugador será necesario apuntar manualmente.

Adicción clásica
La aventura es corta comparada con sus congéneres pero admirable dentro de la oferta digital -su duración oscila entre las ocho y las diez horas. Pese a su simple planteamiento, el título mantiene el sabor dulce y adictivo del sub-género, convirtiendo un "vamos a probarlo un poquito antes de ponernos a hacer otra cosa" en un "sólo un mapa más y lo dejamos.

Las misiones no van más allá de la eliminación sistemática de enemigos, aunque el mapa cuenta con algunos destinos opcionales: las ciudades -que desgraciadamente se ven reducidas a la tienda de rigor, zonas de combate adicional -ideales para subir de nivel cuando los retos de la trama principal empiezan a entorpecer la diversión... Asimismo, el final de cada batalla incluye una puntuación que mide la actuación del jugador durante la misma, pero la cifra sólo depende del número de rivales abatidos en lugar de imponer otra serie de variantes -como los aliados supervivientes o los turnos gastados- que convertirían la anécdota estadística en todo un aliciente para los veteranos.

Vandal Hearts

Algunas misiones están adornadas con momentos jugables atípicos como utilizar una torreta o derribar un helicóptero. Por desgracia, los controles son un tanto erráticos en estas situaciones.

Clichés y gruñidos
La presentación visual choca directamente con el dramatismo que intenta recrear la historia, y los momentos épicos o trágicos pierden parte de su fuerza cuando sus protagonistas son, buscando una analogía rápida, versiones menudas y cabezonas de los avatares de Microsoft. Aún así, aquellos que acepten el estilo gráfico se verán envueltos por un mundo formado a partir de clichés, cierto, pero con un atractivo peculiar. De todas formas, la falta de cohesión con la saga original será una maldición para muchos fans.

Pese a la ingente cantidad de diálogo, sólo ciertas secuencias cinemáticas gozan de voces al completo, mientras que el resto de escenas se deben contentar con "gruñidos" sonoros, pequeños retazos que logran insuflar personalidad a los personajes sin caer en la repetición. La música sorprende por su calidad y efectividad, especialmente durante los momentos más intensos de la batalla. En otras ocasiones, un título con pocas ambiciones como éste no podría justificar bajo ninguna de las circunstancias sus más de 500 megas de tamaño, pero el mimo y atención que ha invertido Hijinx en su presentación visual y sonora lo salvan de la quema.

Valoración de Vandal Hearts: Flames of Judgment
“Curioso”
6,3
3DJuegos
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:

Los mapas cuadriculados y los combates por turnos siguen siendo elementos importantes en los juegos de rol estratégicos. Ahora bien, con el paso de los años estos ítems tan emblemáticos se han visto obligados a evolucionar. Vandal Hearts: Flames of Judgement ha decidido viajar al pasado con el objetivo de convertirse en un homenaje a Vandal Hearts, un acto loable y que todavía funciona, pero quizá el pasado sólo deba servir de inspiración y no como único recurso. Sólo para fans del género.

El análisis de los lectores
Sé el primero en escribir un análisis

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de Vandal Hearts. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Sigue 3DJuegos en
Valoración y estadísticas
6,3
Valoración 3DJuegos
“Curioso”
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:13591 de 19024 juegos
En la comunidad:
Usuarios (10) | Grupos y clanes (0) | Más
Expectativas / Valoración (58 votos)
6,0
Tu voto:
Foro del juego
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Vandal Hearts: Flames of Judgment” de PlayStation 3, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Anuncios Google