Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Crítica de la temporada 3 de Castlevania de Netflix: La evolución animada del mito de Konami

Crítica de la temporada 3 de Castlevania de Netflix: La evolución animada del mito de Konami

Por  /  10 de marzo de 2020       
54 comentarios
Recientes

Adulta, violenta, única y valiente. La temporada 3 de Castlevania toma la difícil tarea de continuar la historia del trío protagonista y lo consigue sin dos de los ingredientes clave de las principales entregas de la saga de Konami. ¿Han estado a la altura los últimos diez capítulos de la serie de Warren Ellis?

Ni el más optimista fan de Castlevania habría soñado jamás con una producción animada que tratase con tanto cariño y mimo a la saga de Konami como la de Warren Ellis. Tomar uno de los juegos más icónicos de la saga como Castlevania III: Dracula’s Curse y convertirlo en el paradigma de la animación de videojuegos no estaba en la quiniela de nadie, y tras acabar la tercera temporada de la serie es un momento óptimo para ver qué ha hecho bien y qué no el último estreno de Netflix. ¿Es satisfactorio? Sin lugar a dudas. ¿Es perfecto? No, pero firmaría que toda adaptación realizada de videojuego a cualquier otro medio tuviese el gusto y respeto que tiene Castlevania.


Lo de Castlevania, además, es particularmente curioso: el proyecto comenzó como una película animada de 90 minutos que Netflix despertó del letargo para convertirla en miniserie de tres capítulos, lo que llevó a sus productores a realizar una segunda temporada y elevar el mito de Trevor Belmont a un nuevo nivel. Con la misión cumplida en la segunda temporada, ¿qué camino podían seguir sus artistas? Siempre pensé que lo obvio era encarar una nueva generación de cazavampiros y aprovechar la inmortalidad de Alucard para contar con un personaje ya conocido entre la audiencia y narrar los acontecimientos de Rondo of Blood y Symphony of the Night, pero Warren Ellis apostó por el más difícil todavía: seguir con la historia de Trevor, Sypha y las tramas abiertas de la segunda temporada.


Valiente y meritorio trabajo que, a pesar de mantenerme algo inquieto y confundido en sus primeros episodios, ha sido capaz de firmar un épico desenlace que nos recuerda el buen hacer y cuidado exquisito de los artistas involucrados en el proyecto. Castlevania es una serie valiente y unida a sus personajes, que muy seguramente, y si el dios de Netflix quiere, nos acompañarán en futuros episodios.



Cuatro arcos, seis protagonistasTras los acontecimientos vividos en la segunda temporada de Castlevania, Trevor y Sypha se separan de Alucard. La maga y el cazavampiros buscan nuevas aventuras, mientras que el vampiro se queda cuidando las ruinas del castillo de su padre. Por su parte, la saga de los forjadores, con Héctor e Isaac, sigue con la calamitosa existencia del primero tras ser capturado por Carmilla y el deseo de venganza del segundo. El sexto personaje es un nuevo rescate de Curse of Darkness, Saint Germain, un misterioso hombre interesado en los secretos que esconde la iglesia de Lindenfeld tras un cruento ataque de las criaturas de la noche. ¿Se puede crear una historia con tantos arcos abiertos a la vez sin perder al espectador? Con tiempo para desarrollarlo todo, sí.


Castlevania ni se discute el tomar todo el tiempo necesario para situar a sus héroes y villanos en pantalla. En cada capítulo de 30 minutos vemos los avances de los personajes, con una construcción exquisita en la que las consecuencias del pasado de unos y las decisiones tomadas por su legado de otros los lleva a avanzar en sus respectivos caminos hacia su inevitable destino. Su ritmo pausado y adulto es una delicia, pero podría entender que los seguidores que esperen acción como la de los últimos episodios de la segunda temporada queden algo decepcionados con algunas decisiones tomadas en la nueva. Paciencia: valdrá la pena. Cuando llegues al episodio 9 lo entenderás.


La temporada 3 de Castlevania de Netflix, con diez capítulos, es la más larga lanzada hasta la fecha. Haciendo números, resulta un total curioso y que podría ilustrar el mayor de los problemas de la temporada: ¿Cómo puede ser que el arco lejos del castillo de Drácula sea más extenso que toda la saga del malvado conde rumano? ¿Cómo puede una temporada de diez episodios de una serie de Castlevania blandir el látigo Vampire Killer en tres ocasiones contadas y no fracasar en el intento? Reconstruyendo el mito de Castlevania con tan buenas ideas y gusto que no importa la presencia de lo más evidente en la franquicia Konami, justo lo logrado por Ellis y los suyos.


Anne Rice... y el sexoSí, naturalmente puedes esperar criaturas de la noche, homenajes a juegos de la saga y una colección de nuevos e interesantes personajes en la tercera temporada de Castlevania en Netflix, pero la decisión de continuar la historia de Sypha y Trevor no hace más que mostrar el grado de convencimiento que tienen los artistas del gran trabajo que han hecho con la reinterpretación de los legendarios personajes del videojuego de NES. Que la apuesta haya tenido un resultado tan notable dice mucho también de su buen hacer. De los nuevos fichajes, destacaría a la pareja de aprendices de Alucard y la corte vampírica de Carmilla, con una Leonor que es pura crónica vampírica de la escritora Anne Rice.


Sumi y Taka son dos guerreros japoneses que se unen en los primeros episodios. Buscan a una de las vampiras del concilio de la segunda temporada y acuden al castillo de Drácula para dar con Alucard y conocer los secretos del mestizo para dar caza a vampiros por todo el mundo. La relación de los tres personajes nos permite conocer una nueva faceta más humana de Alucard, en la que puede disfrutar de la compañía de sus nuevos inquilinos y vivir más allá del castigo de su inmortalidad y su legado maldito. Por su parte, Leonor y las otras consortes de Carmilla, tienen gran participación en el arco de Héctor, y su existencia promete grandes alegrías para una hipotética cuarta temporada.


Es una serie para adultos y no se corta con la sangre y el gore, pero es en el sexo en lo que Castlevania aprovecha su calificación para mayores para sobresalir en la comparación con otros proyectos similares, usándolo como vehículo narrativo para el clímax de la nueva temporada. Su naturalidad a la hora de mostrar relaciones ayuda a dotar a la franquicia de un punto de vista fresco y realista, con personajes que se sienten vivos y con un trasfondo desconocido y poco habitual en el territorio de la animación... y más en la mayoría de subproductos basados en videojuegos de la misma índole.


Cazavampiros de leyendaSe ha echado de menos algún homenaje más sonado a la banda sonora de la saga, pero la realidad es que el trabajo realizado en el sonido y su estupendo doblaje español es magnífico. La animación, que mejora por mucho lo visto en las dos temporadas anteriores, acaba decayendo en los últimos capítulos de la serie, precisamente cuando más falta hacía una animación fluida y a la altura de lo narrado. Es una pena, porque hay momentos que, con algo más de presupuesto, habrían brillado aún más. No obstante, a nivel de coreografías en las batallas e ideas para la puesta en escena de las mismas, Castlevania vuelve a hacer un trabajo de matrícula.


Tiene mérito adaptar Castlevania y sobrevivir, con éxito, sin castillo y sin Drácula.Puede que la temporada 3 de Castlevania sea menos movida de lo que muchos podían esperar, pero creo que hemos visto un trabajo maravilloso de Warren Ellis y su equipo. Tiene mérito hacer una serie de Castlevania y sobrevivir, con éxito, sin castillo y sin Drácula. Siendo estupendo lo narrado en los nuevos diez capítulos, lo que viene si se confirma la cuarta temporada promete ser mejor. El Symphony of the Night animado tendrá que esperar, y no creo que a muchos les importe.


Comentarios (54)
Comentarios