|
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
eSports
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos

Call of Duty Championship 2013

Por
 /  16 de abril de 2013       
51 comentarios
Recientes

Es uno de los torneos más veteranos y populares del mundo: es el Campeonato del Mundo de Call of Duty Black Ops 2. Los españoles de Pain Gaming se disputaron un jugoso botín junto a los 31 de los mejores equipos del planeta en Hollywood. La lucha por el millón de dólares en premios fue épica y no se hicieron prisioneros, ¿cómo les fue?

El Hollywood Palladium de Los Ángeles ha acogido recientemente el Campeonato del Mundo de Call of Duty Black Ops 2. Allí 32 equipos provenientes de todos los rincones del planeta se dieron cita para competir por un millón de dólares que se repartían en premios para los ocho primeros. Entre los participantes, cuatro jugadores españoles nos representaban desde Pain Gaming. Lograron clasificarse en Colonia hace tres semanas y acudían a la cita con humildad pero sin dejarse asustar por los focos y los rivales a los que harían frente durante tres días.



PAIN Gaming: acento español en Hollywood Es la cumbre del Call of Duty internacional, de eso no hay duda, ¿pero hay alguna oportunidad real de volver con la copa a España? Albert 'Dual Revolver' Chacón, comentarista de la Liga de Videojuegos Profesional y una de las voces más respetadas del Call of Duty patrio tenía su propia opinión: “lo tienen muy complicado, pero nada es imposible. La realidad profesional entre las escuadras americanas y una española es sumamente diferente, y eso no nos beneficiará en el torneo”. Las posibilidades son pocas, pero seguro que Albert habría firmado de antemano algunos de los partidos que acabarían disputando los chicos de Pain.


La radiografía de los nuestros resulta sorprendente si se compara con la de otros jugadores de la cita: bajo los nicks de Tojor, Setero, LGND y JaayZ se ocultan cuatro chicos humildes con sus vidas y problemas del día a día de cualquier joven de nuestro país. Ante el comportamiento de otras escuadras internacionales, sobre todo las americanas, sorprende ver el trato cercano de Pain: en otros países del mundo, el e-Sport comienza a sumar números, y algunos de esos jugadores ya se ven como estrellas. España, huérfana de grandes patrocinadores y mejores eventos, todavía está lejos de encontrarse en la misma situación que los norteamericanos.


Junto a ellos hay una sombra que no se separaría durante todo el campeonato: Ángel Guerra, director de Pain Gaming y una de las figuras más importantes del equipo durante toda la batalla. Ángel mantiene el temple durante cada uno de los puntos que se juegan los nuestros, pero tiene un termómetro para detectar cuando bajan los ánimos de cada uno de los miembros. Pain es un conjunto peculiar en cuanto a su composición: Setero y JaayZ, aunque comenzaron callados, se acabaron convirtiendo en la fuerza moral de los suyos hablando durante toda la partida y animando al resto de compañeros. LGND se muestra serio, pero sabe estar a la altura cuando se le necesita. Tojor enseñó el credencial de capitán y en él residió todo el mérito para que no volviesen a casa antes de tiempo.


El ambiente en el Palladium es embriagador y todos están preparados para las próximas 72 horas de espectáculo. El mismo recinto en el que se presentó PlayStation 3 hace más de cinco años está listo para la competición: tres pantallas reinan la sala, en el piso principal cinco puntos de juego con uno en medio que servirá para las retransmisiones del mejor grupo. Primera sorpresa para los españoles: les han emparejado con Fariko Impact, probablemente los mejores del momento, y eso les lleva a la pista central, circunstancia que convierte a Pain Gaming en protagonistas del día sin saberlo. Un punto de nerviosismo para ellos, pero sabrán llevarlo con soltura según avance la competición.



La primera jornada Las normas del campeonato son simples: se separan los 32 clasificados en grupos de cuatro y se hace una liguilla en la que únicamente sobreviven dos, es decir, se elimina a la mitad de competidores en una jornada. Las rondas se juegan al mejor de tres puntos siempre con el mismo orden de partidas: primero Punto caliente, Buscar y destruir y en caso de empate Capturar la bandera. Los dos con más victorias pasan a la ronda eliminatoria, que para la ocasión se ha escogido el sistema de Winners and Losers Brackets, o lo que es lo mismo, en caso de eliminación se pasa a un segundo cuadrante en el que se opta a ser repescados. La doble eliminación significa volver a casa.


La primera partida es contra los americanos de Phoenix. Falta concentración y pierden de forma inexplicable. El primer mapa de Punto caliente se les va de las manos en los últimos cuarenta segundos por culpa de una torreta enemiga que se convertiría en protagonista, y el punto perdido sienta como un jarro de agua fría a las aspiraciones españolas. En Buscar y destruir comienzan perdiendo por cinco puntos, pero a pesar de que los chicos despiertan y llegan a ponerse 5-4, acaban siendo derrotados el segundo mapa y sumando la primera cruz en el casillero. Todos sabemos lo difícil que es competir, pero sé que ante la decepción Pain se hizo mucho más fuerte y supo estar a la altura de su representación para lo que quedaba de día.


El recinto era un auténtico espectáculo: todo estaba preparado para tres días de auténtica competición.El recinto era un auténtico espectáculo: todo estaba preparado para tres días de auténtica competición.

Tojor respondió a los micros cuando todo se tranquilizó, y repasó a regañadientes algunos motivos para justificar la problemática circunstancia en la que se encontraban: “se nos ha hecho todo una bola y nos hemos encontrado perdiendo ante el rival más asequible. Hemos comenzado ganando fácilmente y nos hemos confiado en exceso. No sé si el hecho de estar en el main stage, el llevar unos días sin jugar o el jet lag han intervenido, pero la conclusión es que acabamos con una derrota ajustada pero merecida”. El resto no quería ni hablar: la concentración ante el siguiente encuentro era total y absoluta. Ninguno de los periodistas quería romper esa aura, ya que su silencio y caras fueron suficientes para entender lo decepcionados que estaban consigo mismos.


Comenzaba la hora de la verdad ante los australianos de Inmunity, a los que acabaron endosando un 2-1 que acabaría siendo vital para la clasificación a la siguiente ronda. Uno de los gestos del partido llegó cuando quedaban pocos segundos para terminar y Setero se levantó para abrazar a Ángel. Los nervios estaban a flor de piel y la tensión cortaba el ambiente. Tojor explicó tras acabar el partido que habían pasado por serios problemas para preparar el torneo, ya que en España estaban enfrascados en el campeonato final de la LVP y ahí se juega con reglas radicalmente distintas. La dificultad de Pain para encontrar escuadras dispuestas a jugar con normas del presente campeonato y no con las de la LVP ha sido absoluta, y eso ha supuesto un handicap para su preparación.


Esas mermas de entrenamientos ahora no importaban cuando tenías a los mejores jugadores del mundo esperándote para jugar: los nuestros se jugaban el pase a la siguiente ronda contra Fariko Impact, y si perdían necesitarían una increíble carambola para optar a la clasificación. Desgraciadamente, perdieron, pero con honores: en el recuerdo de los nuestros y los miles de espectadores en el streaming quedará la primera partida en Punto caliente, que si hubiesen contado con unos segundos extra, seguro que habría permitido la victoria. En Buscar y Destruir se jugaron el punto en una última ronda con 5-5 en el marcador: un acierto ahí podría haber dado la vuelta al resultado y haber dejado a Pain en la primera posición de la tabla, pero el destino quiso que el honor quedase entre las mieles del éxito más absoluto y la eliminación más triste. Algo doloroso para el buen trabajo que hicieron con todo unos futuros campeones del mundo.


Pocos aguantaron a lo largo del torneo con tanto empeño y sacrificio a unas estrellas como Fariko Impact, pero la reacción de los jugadores demostraba que, a pesar de haber perdido, estaban orgullosos con su papel ante semejantes titanes de Call of Duty. Pero ese orgullo, en principio, no les servía olvidar que estaban eliminados. LGND, ante la hipotética eliminación, tenía claro dónde fue el punto de no retorno: “Pensaba en el Punto Caliente de la primera partida ante Phoenix... no me lo podía quitar de la cabeza: era una obsesión”.



El milagro Estaban fuera, pero el destino tenía preparada una jugada que nadie esperaba: se había producido un triple empate entre españoles, americanos y australianos. Se presentaron los jueces para hablar con los capitanes de los tres equipos, y Tojor se mantuvo firme durante toda la negociación. 3DJuegos fue testigo de excepción en la negociación: en ese mismo momento bajaba David Vonderhaar con el contrato que habían firmado los jugadores para aclarar el entuerto. Según las normas, en caso de triple empate, favoreciendo el espectáculo del propio torneo, debían competir de nuevo en pos de conocer quién sería el que pasaría a la siguiente ronda. Tenían una nueva oportunidad para pasar en forma de triangular. Al conocer la noticia los chicos de Ángel estallaron en júbilo: no desaprovecharían la oportunidad de colocarse entre los dieciséis mejores del mundo.


Pain Gaming, nuestros representantes atendiendo a las preguntas de los medios.Pain Gaming, nuestros representantes atendiendo a las preguntas de los medios.

LGND lo tenía claro: “En cuanto nos dijeron que repetiríamos esas partidas supimos que ganaríamos: somos mejores que ellos y lo íbamos a demostrar”. Las normas variaban ligeramente: los tres conjuntos se enfrentarían entre ellos a un único punto, una moneda decidiría el orden de participantes. Tojor ganó la tirada y escogió jugar los primeros contra Inmunity. No fue un movimiento muy inteligente: podrían haber esperado para ver a sus rivales jugar de nuevo y gozar de esa ventaja, estaban muy motivados y tenían prisa por vengarse de Phoenix, que esperaría en el tercer partido del triangular. Los españoles vencerían con mucha soltura a Inmunity en Hardpoint; Inmunity dejaría fuera a los americanos (torreta mediante); llegaba la hora de la venganza, y era definitivo.


Una victoria contra contra Phoenix acreditaba el paso a la ronda eliminatoria del sábado; una derrota nos mandaba por segunda vez a casa en el mismo día. Pain puso todo el valor sobre la mesa y lucharon como leones para llevarse el punto de la victoria. Ni siquiera los nervios de Tojor al ver la maldita torreta americana (que le causaría pesadillas durante el resto del fin de semana) fue suficiente para acabar con nuestras aspiraciones. Los cuatro campeones españoles estaban clasificados, y lo había visto todo el mundo: los españoles eran una de las más agradables sorpresas del torneo, y cuando todo estaba tranquilo así nos lo garantizó Mike 'Hastr0' Rufail, uno de los comentaristas más importantes del universo Call of Duty: bajó de su posición de comentarista para felicitar a los nuestros y les agradeció el espectáculo dado. Un magnífico honor para cerrar el primer día de competición.


JaayZ no dudaba: “Para mañana, mínimo, un top-8, sin eso no nos vamos”. LGND aclaraba que “el objetivo es quedar entre los ocho primeros”, lo mismo que su compañero de Algeciras. Setero, exultante y motivado, no lo tenía tan claro: “¿Firmar el top-8? Yo no me conformo con eso: top-3 o top-4. Mañana lo vamos a dar todo. Es posible y va a ser posible, estamos muy motivados”. Un último encuentro con 'Hastr0' daría alas a nuestros compatriotas: “Si ganáis cancelad el viaje; quedaos unos días en California y disfrutad de unas merecidas vacaciones”. A solas con el comentarista americano, le pedí que se sincerase y me contase su opinión sobre Pain y las posibilidades reales que tenían de hacer algo en la ronda final, y Rufail me comentó que resultaba “gratificante” verlos jugar, y que se habían convertido “en una de las sorpresas de la primera jornada del torneo. Son muy buenos”. Todo pintaba bien para ellos a pocas horas del segundo día de campeonato.


El segundo día Dos victorias separaban a Pain de llevarse parte del premio en metálico. Uno de los primeros en llegar al recinto sábado es Ángel Guerra, que tras ver a los jugadores garantizaba que “la motivación de los chicos hoy no tiene nada que ver con la del comienzo del torneo. Los he visto a tope”. No hizo falta mucho para comprobarlo: los cuatro tienen un aire diferente en sus caras y están convencidos de hacer un buen papel en la jornada presente. Desgraciadamente, los cruces juegan otra mala pasada y les enfrentan en la primera ronda contra Optic Gaming, otro de los punteros del planeta. Ni siquiera eso baja su moral; al contrario, les motiva.


Optic Gaming, entre otros, cuenta con la presencia de Mat 'Nadeshot' Haag, uno de los más reconocidos jugadores del planeta. El temple del americano y su profesionalidad ante los medios está fuera de toda duda: contesta con tranquilidad a cada una de las preguntas de los profesionales y se muestra indiferente ante las docenas de cámaras que atosigan cada uno de sus pasos por el recinto. Inseparable de la gorra con su sponsor, y siendo consciente de las miles de miradas que esperan ver su partida ante Pain, da comienzo la contienda que decidirá el destino español.


Nadeshot, a la izquierda de la imagen, comentando uno de los lances del campeonato. Es uno de los jugadores más famosos del planetaNadeshot, a la izquierda de la imagen, comentando uno de los lances del campeonato. Es uno de los jugadores más famosos del planeta

Las normas han vuelto a cambiar para la ocasión: ahora se juega al mejor de cinco, es decir, el que sume tres puntos pasa de ronda. Pain aguanta estoicamente la primera partida contra Optic en Hardpoint, y aunque pierden, llegan motivados a Buscar y destruir. Un error al final de la partida les acaba desmotivando demasiado para encarar la tercera partida, Tomar la bandera, con la suficiente concentración. Se respira en la zona de juego un aire negativo que no les beneficia en nada. No se recomponen y acaban perdiendo, siendo enviados a la zona de losers esperando conocer quién sería el derrotado en los otros partidos. El derrotado ha sido Epsilon, y el perder dos veces nos deja fuera del campeonato. La mala suerte se ceba con ellos de nuevo en el cruce.



El duro golpe de estar fuera Epsilon son los vencedores del Qualifier europeo que se celebró en Colonia, y es probablemente una de las escuadras europeas más potentes del momento. El combate será complicado, y los ánimos de los chicos están bajos tras el último punto contra Optic. El más afectado es Setero, que no parece el mismo durante la eliminatoria: sus gritos y ánimos en rondas pasadas se sustituyen por un semblante triste[/t] y tranquilo que no le corresponde. A los pocos minutos de partido acaba despertando. No obstante, Epsilon no son unos cualquiera, y aunque plantan cara, acaban cayendo en las redes de sus rivales y perdiendo por 3 a 0. [b]Acaba la aventura española en Hollywood.


JaayZ no se esconde: “no es excusa haber perdido contra los tres mejores del mundo, y en ningún momento deberíamos irnos con esa lectura. Nosotros teníamos que ir a ganar, eso era lo más importante. Si vienes al World Champions vienes condicionado sabiendo que te van a tocar los mejores del mundo. Si estás aquí vienes con esa responsabilidad”. Tojor, antes de la ronda final tuvo una frase muy épica que levantó el ánimo de sus compañeros: “¡Yo no estoy muerto todavía! ¡Vamos a luchar el punto hasta el final!”. Una vez acabó la contienda quiso explicar ese momento: “Quería trasmitirles que no podíamos tener mentalidad de perdedores. Muchos han transformado el respeto a los grandes por miedo y se conforman con derrotas dignas: yo prefiero vencer, y venceremos en el futuro. No sé cuándo, pero volveremos”.


La derrota es dolorosa, pero Pain es una escuadra joven y muy prometedora. Ángel, una vez acabada la experiencia y con un poco de filosofía, se mostraba contento con los medios: “traer a tu escuadra a sitios tan importantes con los mejores jugadores del mundo es muy significativo: Pain ha logrado por segunda vez llegar a un evento como el presente. Enfrentarse a los top del mundo, demostrar y dar la cara ante ellos tiene mucho mérito. Dos de los rivales con los que nos hemos cruzado están entre los tres mejores del torneo, y eso demuestra que hemos tenido algo de mala suerte en los cruces”.


Las heridas se acaban curando con el paso de las horas y aprenden algunas de las cosas buenas que han sacado de la presente experiencia. Estar en un torneo así les ha hecho crecer como deportistas virtuales, y el futuro se presenta es excelente. Y eso es algo que dijo Héctor 'OpTicH3CZ' Rodríguez, mánager de Optic Gaming, que se mostró encantado ante la pericia de sus rivales españoles. Héctor fue al grano: “Juegan muy bien, pero al no jugar contra otros representantes americanos se han visto muy perjudicados. Si Pain puede jugar contra grupos del presente nivel se convertirán en grandísimos jugadores con un poco más de experiencia. Fue impresionante el papel que hicieron en el campeonato. No será un problema para ellos llegar a un nivel más profesional si se lo proponen”.



La gran final El domingo comenzó la última sesión del campeonato con los tres finalistas: Optic Gaming y Team Envyus, que se jugaban un puesto en la final contra Fariko Impact. La localización había cambiado ligeramente: para la ocasión se había preparado dos habitaciones cerradas para los equipos con cristales para que el público pudiese ver las reacciones de los jugadores. Lo más espectacular, sin duda, las tres gradas que se habilitaron y llenaron para la ocasión. El público coreaba cada una de las acciones de los jugadores y aplaudía con cada punto sumado por los gladiadores, que lucharon durante más de cinco horas para conocer quién sería el campeón del mundo y se llevaría la nada desdeñable cifra de 400.000 dólares.


Tras conocerse el resultado final del torneo una masa de confeti inundó el recinto: ¡Ya hay un nuevo campeón!Tras conocerse el resultado final del torneo una masa de confeti inundó el recinto: ¡Ya hay un nuevo campeón!

Envyus se ganó el favor del público tras vencer a Optic, y fueron los más aclamados durante la finalísima. Quizás por ser los más humilde o los que mejor se comportaron ante los aficionados y prensa en las entrevistas, pero lo que nadie dudaba es que esos ocho jugadores que se enfrentarían por el gran premio eran la élite del juego en todo el globo. La puesta en escena antes de la final fue un auténtico espectáculo: salieron de uno en uno ante el trofeo y ninguno se atrevió a tocarlo. Tras los vítores y agasajos del respetable desde la gradería, ambos se metieron en sus respectivas habitaciones y comenzó el encuentro.


Fariko Impact se acabaría imponiendo en la final por 6-5 en una batalla que duró casi dos horas pero que fue emocionante hasta el la conclusión definitiva. Los saltos dentro de la sala casi echan abajo el cubículo: la alegría de sus miembros fue constatada en la rueda de prensa, momento en el que recibieron el anillo que les acreditaba como campeones del mundo de Call of Duty Black Ops 2. El avión les esperaba esa tarde para volver a sus respectivos hogares, pero voló sin ellos: tocaba celebrar tras tantas horas de batalla y tensión. No obstante, fue una lástima ver las caras de Envyus tras la derrota. Eternos sub-campeones, estaban totalmente decepcionados. Tocará levantarse para hacer un buen resultado el próximo año.


¿Qué será de los nuestros? Ninguno de los miembros de prensa en el evento podían imaginar qué ocurriría con Pain una vez aterrizasen en España. El Twitter oficial del equipo anunciaba el pasado miércoles la salida de Tojor, Setero, LGND y JaayZ para fichar por Giants y encarar bajo unos nuevos colores su próximo reto el próximo mes de mayo: la Final Cup de la LVP en Barcelona. Es difícil despedir unos colores, pero con un hito así para nuestro deporte resulta más fácil y bonito. Han sido muchos meses compitiendo para Pain, pero ahora se abre un nuevo destino para el nuestro representante y sus ya ex-jugadores.


Fariko Gaming son los nuevos reyes de Call of Duty. Un anillo, el precioso trofeo y 400.000 dólares a repartir.Fariko Gaming son los nuevos reyes de Call of Duty. Un anillo, el precioso trofeo y 400.000 dólares a repartir.

Resulta complicado ser conscientes de lo que supone el e-Sport para los jugadores a día de hoy: está creciendo de forma exponencial, y de lo que fue el hecho de competir con videojuegos a principios de la década pasada lo que es ahora ha habido un cambio radical. Se está escribiendo la historia de un fenómeno que en el futuro será muy importante. Allí en California eran tan optimistas que hablaban de superar a deportes tradicionales como el baseball, el fútbol americano o el baloncesto. No tienen techo ni límites: no necesitan siquiera de ninguno de los medios establecidos para triunfar. No salen casi en televisión, pero no les importa: su audiencia es otra, y se cuenta por millones en todo el mundo gracias a las retransmisiones en Internet. Pueden romperlo todo y lo están logrando a pasos agigantados. No pueden frenarlos.


La colaboración de empresas como Activision con los distintos organismos que se dedican en cuerpo y alma a la competición acaba siendo vital para que la comunidad crezca y acabe generando mayores beneficios. Si se es consciente de lo que se está creando entre muchos estratos, dentro de unos años se recordarán gestas como la de Pain y sus jugadores en un lejano año 2013, cuando España todavía no era nadie en la competición electrónica y pusieron contra las cuerdas a todo unos campeones del mundo. No se conoce su valor todavía, pero el capítulo que se ha escrito en Los Ángeles se acabará escribiendo en algún momento con letras de oro. Ahora queda avanzar y mejorar: hay un futuro maravilloso por delante.


Comenta este artículo (51)
Comentarios

Análisis Mutant Year Zero Road to Eden

Sonidos Icónicos de Videojuegos, Vol. 2 ¿Cuántos conoces?

Juegos© 3DJUEGOS S.L. 2005-2018. . SOBRE 3DJUEGOS |