Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Crónica de una jugadora de Dungeons en Aventuras en Forgotten Realms de Magic Arena

Crónica de una jugadora de Dungeons en Aventuras en Forgotten Realms de Magic Arena

Por  /  24 de julio de 2021       
10 comentarios
Recientes

Magic: The Gathering era ese juego que siempre me ha llamado la atención desde mi infancia, pero por algún motivo nunca me decidía a jugar. Con el estreno de Aventuras en Forgotten Realms, como buena rolera que soy, no he podido resistirme y he acabado inmersa en este nuevo mundo y lo único que lamento es no haber empezado antes.

Desde hace más de un año todos los viernes me reúno con mi grupo de amigos para jugar a Dungeons & Dragons. Tenemos un pintoresco equipo que está compuesto desde una paladina con dudoso honor, hasta un bardo algo hiperactivo... al que intenté envenenar, dicho sea de paso. No es la primera vez que juego e incluso alguna vez he realizado la dura tarea de Máster.


Este grupo es el mismo en el que algunos de sus integrantes juegan a Magic: The Gathering. He visto muchas veces cómo echaban partidas y me animaban a jugar mientras yo me resistía a entrar en otro juego de cartas. "Magic es muy complicado", me decía a mí misma recordando algún coqueteo tonto en el pasado. No podía imaginar que iba a acabar totalmente inmersa tras el lanzamiento de Aventuras en Forgotten Realms.


Uno de los elementos que siempre me ha llamado la atención de este juego ha sido el estupendo trabajo artístico con el que cuenta. Recuerdo de pequeña tener acceso a algunas cartas y quedarme embobada mirando los dibujos. ¡Imaginad mi admiración cuando el mundo de D&D se traslada a ellas! Por tanto, no es raro que os diga que casi lo primero en lo que me fijé fue en el arte de cartas como Cubo gelatinoso o Paladín renegada. El cambio más significativo respecto al resto de expansiones es la introducción de nuevo de la mecánica de lanzamiento de dados. Cualquier jugador habitual de rol sabe que el dado de 20 puede ser nuestro mayor aliado, pero también nuestra peor pesadilla. Lo bueno de no haber jugado anteriormente es que este sistema me parece tan natural como si hubiera estado siempre presente y perpetua mi "buena" suerte con las pifias.


Crónica de una jugadora de Dungeons en Aventuras en Forgotten Realms de Magic Arena

Encontrar los Reinos Olvidados no ha sido totalmente desconocido para mí. La primera campaña que conseguí completar en compañía transcurrió en Baldur's Gate donde casi quemamos toda la ciudad y todo el mundo parecía sospechoso de conspiración. Mi bardo de aquel entonces se dedicaba a increpar a todo con el que hablaba y no se quedó muy alejado de la realidad.


Más recuerdos me asaltan con esta nueva expansión. Por ejemplo, la carta del Dragón azul me recuerda a que en la pasada sesión conseguimos acabar con uno muy molesto que nos tachaba de ladrones. Todavía no sabemos bien cómo lo hicimos, pero ahora tenemos unas bonitas escamas en nuestra mochila que tal vez nos sirvan de escudo.


D&D y Magic, una fusión única

Crónica de una jugadora de Dungeons en Aventuras en Forgotten Realms de Magic Arena

Lo divertido es que al igual que yo recuerdo muchas batallas viendo las cartas, pasará lo mismo con el resto de roleros presentes. Ya me imagino las partidas contando batallitas y poniendo en común nuestra experiencia en D&D. Al final el propósito de crear historias a través de nuestra imaginación se acaba materializando en combates de Magic. Esta expansión incluye la posibilidad de "adentrarse en las mazmorras" gracias a ciertas cartas determinadas. ¡Imaginad mi sorpresa cuando encuentro la Tumba de la aniquilación entre ellas! Es precisamente la campaña que estamos llevando a cabo en mi grupo. A lo mejor os preguntáis qué es esto de adentrarse en algún sitio... ¿No hablamos de un juego de cartas? A mí también me sorprendió, pero lo cierto es que es bastante sencillo de entender.


Si decidimos ser druidas, paladines o brujos depende de nuestro gusto y de nuestra barajaHay cartas de mazmorra en las que cada vez que nos adentramos podemos consultar el efecto que se pone en marcha. Éstas están divididas en estancias y cada vez que entremos en ellas avanzamos una más. La gracia de esto es que cuando llegamos al final de la mazmorra hemos conseguido muchos beneficios que nos pueden dar la victoria. Además, no sólo podemos entrar en una; si la terminamos pasamos a la siguiente. Por otra parte, cada mazmorra tiene su propia esencia. Sin ir más lejos la Tumba de la Aniquilación se dedica a fastidiarte hasta que en el último estadio invocas a El atropal, una terrible bestia con Toque Mortal. Pagas un precio, pero lo recuperas con creces. Me parece sumamente interesante esta nueva dinámica y no negaré haberla exprimido por diversión.


Lo que también me parece que está integrado de forma muy orgánica son las clases y razas. Son cartas de equipo que nos permitirán ir subiendo de nivel y aumentando nuestras capacidades de manera notable. Si decidimos ser druidas, paladines o brujos ya depende de nuestro gusto y de nuestra baraja. Cada clase tiene tres habilidades separadas en secciones, lo que en el rol conocemos como habilidades de clase. Lo bueno es que se activan en función de nuestro maná, aunque debo reconocer que todavía tengo que aprender a gestionar este recurso sin dejarme llevar por la emoción del momento.


Mis primeros pasos en Magic

Crónica de una jugadora de Dungeons en Aventuras en Forgotten Realms de Magic Arena

Le debo conceder a Magic Arena el haberme puesto en bandeja todos los recursos necesarios para aprender a jugar. Si bien es cierto que la práctica hace al maestro, pude aprender en poco tiempo las bases que me permitieron entrar en este mundo para no querer salir nunca más.
Yo no tenía ni idea de jugar a Magic. De repente me encontré con una expansión que parecía decirme que mi momento era este y no otro y no podía perder el tiempo. Mis primeros pasos estuvieron guiados por mi fiel Máster, quien no solo suele ser bastante benevolente en nuestra aventura, sino que también conoce mucho este sistema.


Gracias a su tutela pude comprender sencillamente el sistema de bloqueo, la utilización de encantamientos, qué significa volar o tener prisa y la importancia de las tierras para hacer absolutamente todo. Para cuando quise darme cuenta ya estaba jugando sola y lanzándome al vacío. Mi Master se sintió orgulloso. Lo bueno de Magic, y lo que me ha sorprendido, es que no hay una sola forma de jugar, sino que en función del color de la baraja hay distintas ofensivas. Lo mismo eres un poco sádico y decides atacar pagando un precio, que lo mismo invocas una legión de fichas que se unen para formar el Escuadrón del mal. La cantidad de sinergias y combinaciones resultan abrumadoras para una recién llegada como yo.


Mentiría si no dijera que mi espíritu luchador estaba deseando aprender cuanto antes para poder enfrentarme a Rubén, mi compañero de VidaExtra y digno rival, en lo que parece que será un choque de titanes. He probado varios colores y todavía no me he decantado por ninguno, aunque todo parece indicar que el color negro es el que más llama mi atención. Sin embargo, no seré yo quien revele mi estrategia. Cartas como la Espada Vorpal o Esqueletos Castañeteantes me parecen una maravilla.


¿Qué espero obtener de esta aventura?

Crónica de una jugadora de Dungeons en Aventuras en Forgotten Realms de Magic Arena

Magic ha conseguido llamar mi atención desde el primer momento que he tenido contacto con la nueva expansión y tal vez, lo que más lamente, sea no haberme animado a jugar antes. Siento que tengo delante de mí un escenario nuevo, desconocido y amplio al que estoy dispuesta a lanzarme sin miedo alguno. Quiero conocer todas sus cartas, todo su universo y todas las estrategias posibles, en lo que yo misma sé que es una aventura ambiciosa, pero en la que lo que más cuenta es el camino.


El rol se juega en compañía, Magic se juega en compañíaAl igual que cuando creamos un personaje para jugar una nueva crónica, siento que estoy a nivel 1 y que debo seguir adquiriendo experiencia para conseguir habilidades y dotes nuevas. Si fuera una paladina, ahora sólo podría atacar con mi espada, pero pronto podría hacer dos ataques o adquirir la habilidad de Centinela. Para cuando esta aventura en 3DJuegos termine espero haberlo conseguido. Para mí no sólo supone un avance como jugadora, sino que además me acerca a mis propios amigos pudiendo unirme ahora a esas partidas y participando en las conversaciones en las que antes solo era oyente.


Todavía no he tenido mucha ocasión de relacionarme con otras personas que también disfruten de este juego de cartas más allá de mi grupo de amigos y espero hacerlo pronto. El rol se juega en compañía, Magic se juega en compañía y no se me ocurre mejor momento de conocer a la comunidad que a través de una expansión que une estos dos conceptos en uno solo.


Comentarios (10)
Comentarios