Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Aún no he visto un juego sobre las películas de La Guerra de las Galaxias tan bueno como Super Star Wars

Aún no he visto un juego sobre las películas de La Guerra de las Galaxias tan bueno como Super Star Wars

Por  /  22 de junio de 2022       

Super Star Wars fue mi primer juego de Super Nintendo y por eso le tengo un cariño especial. Con 30 años a sus espaldas sigue siendo un juego maravilloso, y no hablo solo como fan de La Guerra de las Galaxias. Siendo objetivo este título fue uno de los juegos que más ayudaron al "cerebro de la bestia" de Nintendo a demostrar la potencia de sus 16-bits.

Cuando estrené mi Super Nintendo en el pack venía, junto a este portentoso Super Star Wars, el no menos extraordinario Super Mario World. Que sí, que es una maravilla, pero la sensación de encender la consola con el cartucho galáctico dentro, y escuchar la música del menú principal de Super Star Wars "in stereo", me dejó completamente loco. Para entender el impacto de este instante debéis comprender que uno de los momentos definitorios de mi vida fue cuando vi por primera vez Star Wars: en la primera secuencia, cuando el destructor imperial persigue a la nave de la Princesa Leia, yo ya me había echado a perder para siempre. Estaba "a topísimo" con Star Wars, sin saber que 40 años seguiría igual de "a topísimo". Imaginad cuando ese instante de máxima fantasía espacial se replicaba en forma de videojuego con toda la potencia de la que eran capaz los 16-bits de la consola de Nintendo.


Super Star Wars tiene algo especial. Y no solo para mí. Fijaos lo que son los caminos de la Fuerza: mientras redactaba este texto se celebraba la Star Wars Celebration 2022, el evento de mayor importancia para los fans de Star Wars. Durante uno de los actos de la Celebration el actor Rahul Kohli (Misa de Medianoche) hablaba con entusiasmo por su amor por los videojuegos (mientras jugaba a LEGO Star Wars: The Skywalker Saga, muy mal, por cierto) y de lo importante que fue para él Super Star Wars. Y es que no solamente es un juego magnífico, servía como un estupendo ejemplo del salto de calidad propiciado por el cambio de los 8-bits a los 16-bits. Además llegó en el momento adecuado para los fans de Star Wars, en un época en el que parecía que Star Wars comenzaba a convertirse en un fenómeno nicho con una base de seguidores fiel, pero pequeña. Como que había perdido el lustre y la popularidad universal de la que disfrutó a lo largo de los años 80.



La Cueva de las 99 Vidas Maravillosas de Tatooine
La Cueva de las 99 Vidas Maravillosas de Tatooine

Había pasado ya casi una década desde el estreno en cines de El Retorno del Jedi, y poco o nada se sabía las Ediciones Especiales ni las Precuelas, internet no era una realidad doméstica y a España no llegaban todavía todas esas historias que en forma de cómic y novelas mantenían viva la chispa de Star Wars al otro lado del Atlántico (Martínez Roca editó por primera vez Heredero del Imperio en España en 1993). Este juego del desaparecido Sculptured Software logró superar ese reto al que se enfrenta todo título de Star Wars: resultar interesante para el fan de la saga, a quien a lo mejor no le interesan especialmente los videojuegos, y satisfacer al amante de los videojuegos, que no tiene por qué ser fan de Star Wars. Y lo hizo de la mano de Nintendo, nada menos.


Super Star Wars era para mí lo más Star Wars que había sin ser una peli de Star WarsSuper Star Wars tiene fama de ser difícil, pero he mantenido una charla con el pequeño Chema de 11 años que sigue viviendo en mi interior y la verdad es que ninguno de los dos lo recordamos especialmente difícil. Incluso he vuelto a echar un par de partidas recientemente en la versión que ofrece PS Now y aunque mis reflejos ya no son los que eran, no me he atascado en ningún momento. Recuerdo que había niveles algo complicados… Que pilotar el "speeder" de Luke por el desierto, por muy espectacular que fuera el Modo-7, resultaba un nivel "peleón" porque los controles eran limitadillos y no estaban demasiado bien pulidos… Que había saltos entre plataformas que eran prácticamente imposibles y que costaba dominarlos… Pero también recuerdo que Han Solo podía acabar con un enorme jefe sin sufrir ni un solo daño si disparaba agachado desde una esquina de la pantalla. O que si te tirabas por un precipicio, hacia lo que parecía una muerte segura, llegabas a una cueva oculta que estaba repleta de vidas y podías llegar a acumular 99 de ellas, que era prácticamente lo mismo que ser inmortal.


No es que tengas mala memoria y no lo recuerdes, es que esto nunca pasa en la películaNo es que tengas mala memoria y no lo recuerdes, es que esto nunca pasa en la película

También es verdad que en aquellos tiempos tenías los juegos que tenías, y los exprimías de manera compulsiva una y otra vez, hasta que lograbas desarrollar una especie de memoria muscular que te permitía jugar los primeros niveles casi con el "piloto automático". El caso es que Super Star Wars me apasionó y le metí muchas horas de mi infancia. Sus gráficos eran excepcionalmente detallados y coloridos para la época; los efectos de sonido eran potentísimos, e incluso la banda sonora de John Williams no perdía ni una pizca de épica, a pesar del salto a la calidad MIDI. Y es cierto que en algunos momentos Super Star Wars se sacaba de la manga ciertos diseños de enemigos de un genérico vergonzoso, o que le daba alguna patada "al canon", convirtiendo por ejemplo a una de las criaturas de la partida holográfica de Dejarik, que en la peli vemos en el Halcón Milenario, en un monstruo final del nivel que se desarrolla en la cantina de Mos Eisley. O pintando los sables de Obi-Wan Kenobi y Darth Vader de color blanco, en lugar de los icónicos azul y rojo, en una de las imágenes fijas que ilustraban las pantallas de narración.


Todo eso importaba poco porque toda la emoción que Una Nueva Esperanza (la primera de la Saga, La Guerra de las Galaxias de toda la vida) lograba transmitir a los espectadores llegaba de alguna manera también a los jugadores. Y lo hacía de la manera más espectacular que este hardware era capaz de hacer, en un momento en el que los soportes ópticos todavía no eran una realidad doméstica. En 1992, Super Star Wars era para mí lo más Star Wars que había sin ser una peli de Star Wars.


A pesar de las limitaciones técnicas del momento, la trinchera de la Estrella de la Muerte resultaba espectacularA pesar de las limitaciones técnicas del momento, la trinchera de la Estrella de la Muerte resultaba espectacular

Super Star Wars fue el primer juego que me hizo sentirme protagonista de Star WarsEl magnífico resultado del proyecto liderado por Kalani Streicher, que también fue el responsable de otros éxitos de Lucasarts como Star Wars: X-Wing o el legendario Loom, permitió que tanto El Imperio Contraataca como El Retorno del Jedi recibieran sus correspondientes ediciones "Super". Cada nueva entrega de la serie resultaba técnicamente mejor que la anterior de manera evidente. Pero tal vez me resultaron menos llamativas y espectaculares. Super Star Wars fue el primer juego que me hizo sentirme protagonista de Star Wars, y eso para un chaval con gafas que amaba Star Wars por encima de todas las cosas no tenía precio. Celebrando en 2022 el 30 Aniversario del lanzamiento de Super Star Wars creo que este juego merecía por mi parte el reconocimiento público, y el agradecimiento, por haber mantenido vivo mi amor por Star Wars. Gracias Super Star Wars, y que la Fuerza te acompañe, siempre.


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.