Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Tiene una historia que a veces da vergüenza ajena y cajas de botín, pero aún así es uno de mis JRPG favoritos

Tiene una historia que a veces da vergüenza ajena y cajas de botín, pero aún así es uno de mis JRPG favoritos

Por  /  2 de julio de 2022       

A pocas semanas del lanzamiento de su tercera parte, no puedo dejar de recordar su maravilloso capítulo anterior. Me fascinó Xenoblade Chronicles 2; y eso que tiene motivos más que suficientes para que muchos ni se atrevan a tocarlo. Hoy repaso todo lo bueno que tiene… sin olvidarme de lo malo.

Creo que todos los que amamos el JRPG tenemos una cosa clara: no todo lo que se publica es bueno en este género a día de hoy, aunque lo parezca por lo bonito que es. No es por ponerme nostálgico o retro, pero lo cierto es que no llegan a las tiendas ni la cantidad ni la calidad de JRPG sobresalientes que teníamos en los 16 bits y los 32 bits. Los estudios independientes intentan devolvernos a aquella época, a esos viajes épicos que te tenían horas y horas y horas recorriendo mundos mágicos, disfrutando de historias con mil giros de guion y disfrutando como un tonto subiendo de nivel combate tras combate. Pero se abusa mucho de intentar repetir, reproducir o imitar sin ninguna gracia lo que se hacía antes. Ni los indies ni propuestas como Bravely Second, Octopath Traveller o tantas otras son capaces ni de acercarse a aquellas emociones; al menos, en mi humilde opinión. Y esto no solo pasa con estos juegos “neo-retro”, también con los que son en 3D. Me parece que siempre estoy jugando a una mala copia de aquellos títulos, a versiones sin sal de Final Fantasy VII o Chrono Trigger. Hasta que llegó a mi vida Xenoblade Chronicles 2.


El primer Xenoblade Chronicles ya me gustó, pero tenía cosas que me fallaban. El ritmo de su historia daba trompicones, su sistema de combate no era del todo profundo y abusaba bastante de giros de guion demasiado forzados. Además, aquella versión de Wii hacía llorar sangre por los ojos por culpa de su mala resolución. No, el original no me enamoró, pero sí su segunda parte porque era como el primero pero mucho mejor en todo. Xenoblade Chronicles 2 no tiene una historia especialmente original de partida. Controlamos a un chico elegido que lleva un arma mágica y que ha de proteger a una chica del ataque de unos villanos. La base es muy simple, pero lo que le da fuerza son las reglas de su mundo. Él se llama Rex y ella es Pyra, él es un piloto y ella es la Blade más poderosa; una égida. En el mundo de Xenoblade Chronicles 2, los pilotos son aquellos que pueden llamar a las Blade al combate. Y entre ambos se forja algo más poderoso que una amistad. Pero estas Blades tienen una peculiaridad: provienen de cristales y, si mueren, regresan a él y pierden la memoria.




La historia de Xenoblade Chronicles 2 ocurre en tiempo presente, pero como ya sabemos de todos los JRPG en los que hay una regla que implique perder la memoria: vamos a llorar. Y como en One Piece, cuanto más feliz parezca un personaje, más lágrimas ha vertido en su pasado. Con One Piece, el colmo es la fruta Smile, pero eso ya es otra historia. Como también ocurre en el manga de Eiichiro Oda, lo que sucede en la actualidad se cimienta en varias guerras y desastres pasados, y Xenoblade Chronicles 2 se las apaña para contarte toda esa historia, desde el final hasta su mismo comienzo, con muchísimo arte y coherencia. Antes he dicho que el primer Xenoblade Chronicles era algo tramposo con su forma de retorcer el argumento, pero esta secuela no cae en ese error: todo da vueltas, gira y se añaden novedades con calidad y buen gusto… pese a que a veces todo dé algo de vergüencita. Oh, Japón.


Xenoblade Chronicles 2 se pasa con sus chistes y escotes

Tiene una historia que a veces da vergüenza ajena y cajas de botín, pero aún así es uno de mis JRPG favoritos

Ya todos sabemos cómo es un JRPG y cómo se suelen presentar en ellos a sus personajes femeninos, pero lo de este juego siempre me ha parecido demasiado. Los pechos de Pyra no paran de moverse durante toda la aventura, y la cámara siempre está buscándolos. A veces hay más teta que elementos que mirar en la pantalla. Y al ser el protagonista un niño, pues se generan situaciones bastante raras. Pero Pyra no es el único personaje con este problema. Los Blade son algo así como Pokémon… como Digimon, más bien, pero la inmensa mayoría acaban siendo niñas monas que responden a algún estereotipo erótico manga. Y no es que yo tenga ningún problema con la sensualidad, faltaría más, pero es que le quitan mucha verdad a muchas escenas dramáticas. Basta ya de hablarme del fin del mundo en bikini tanguero, por favor.


Todavía recuerdo lo bien que se lo montaba Final Fantasy X para conseguir sus invocacionesOtro tema que también espero que se revise de cara a la siguiente entrega es su forma de conseguir nuevas Blades. Primero hay que farmear cristales de distinta rareza para, después, emplearlos como si fueran cajas de loot a ver qué Blade te sale. Algunos se consiguen a través de misiones secundarias y principales, pero no son la mayoría. Este sistema es muy poco satisfactorio, Tener que matar enemigos para conseguir cajas de botín aburre. Todavía recuerdo lo bien que se lo montaba Final Fantasy X para conseguir sus invocaciones o para luchar contra los eones oscuros. Pero pese a estas dos cuestiones, verdaderamente molestas, Xenoblade Chronicles tiene un conjunto de horas de juego de máxima calidad. Sus preciosos escenarios, el buen ritmo que tiene de darte cinemáticas, explorar, encontrar nuevos amigos y combatir, lo convierten en uno de los JRPG más adictivos de la última década, DLC incluido por el que merece la pena pagar. Mérito especial para su estupendo combate.


Tiene una historia que a veces da vergüenza ajena y cajas de botín, pero aún así es uno de mis JRPG favoritos

Si has visto el último tráiler de Xenoblade Chronicles 3, es posible que te hayas llevado las manos a la cabeza al ver su combate. Si ha sido así, te ha horrorizado la inmensa cantidad de texto, colores, luces y marcadores durante la batalla. Pero si has disfrutado de las peleas de Xenoblade Chronicles 2, seguro que te has puesto tan contento como yo. El motivo es que sus combates no son ni por turnos ni en tiempo real; no exactamente. En realidad se parecen más a las canciones de un juego de baile. En la pelea ocurren cosas, eso activa otras. Tú atacas con un tipo concreto de golpe, que conecta justo con el otro muy concreto de otro personaje.


Es decir, más que estar pendiente de lo ocurre en el juego, estás preocupado de que tu estrategia salga bien; y tu estrategia es algo que has configurado con mucho mimo de antemano y se entiende mejor con el HUD. Es decir: qué Blades tienes, cómo están configuradas, qué ataques tienen equipados y hasta en qué orden los ejecutas. Por eso, un HUD más denso implica que este sistema tendrá más opciones. Ya han anunciado que estará inspirado en el de Final Fantasy 5, lo que implica que cuando dominemos una clase podremos heredar habilidades a la siguiente que nos equipemos. Eso son muchas posibilidades para lanzarnos a la batalla.


Xenoblade Chronicles 2 no es un JRPG para todos, pero sí para mí

Tiene una historia que a veces da vergüenza ajena y cajas de botín, pero aún así es uno de mis JRPG favoritos

Pero todas estas virtudes son justo las que para muchos lo hacen abominable. Su combate es raro, es extremadamente japonés en los diseños de sus personajes con un Nomura desatado como colaborador. Tiene cajas de loot tontísimas, algunas misiones secundarias muy raras y rebuscadas, y no es que se juegue precisamente bien en Switch en su versión portatil. Pero yo os recomiendo que le deis una oportunidad. Y os lo dice alguien que tiene dos hijos y muy poco tiempo que perder con JRPG que no sean de calidad. Ojalá más videojuegos como Xenoblade Chronicles 2 que, pese a sus imperfecciones, sean capaces de traernos de vuelta esas increíbles sensaciones de estar viajando por un mundo mágico, lleno de seres fantásticos, y roleando a la japonesa.


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.