Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis

Memorias Retro - Star Wars: KOTOR

Por  /  4 de agosto de 2014       
111 comentarios
Recientes

Juegos de Star Wars los hay a montones pero muy pocos han alcanzado la calidad del magnífico Knight of the Old Republic. Una auténtica obra maestra surgida de manos de BioWare, que con esta aventura de rol se ganó con creces el respeto de los seguidores a La Guerra de las Galaxias. Épico, apasionante en su acción y con un argumento sorprendentemente bueno, ¿hay mejor candidato para protagonizar este nuevo Memorias Retro?

La historia entre Star Wars y el mundo de los videojuegos se remonta casi al mismísimo origen de la industria del entretenimiento electrónico, cuando en 1982 el cineasta George Lucas decidió fundar su propia compañía de videojuegos, por aquel entonces conocida como LucasFilm Games, que muy pronto despuntaría con la creación de grandes clásicos de la talla de Maniac Mansion, las aventuras gráficas de Indiana Jones, los geniales The Secret of Monkey Island o el sorprendente The Dig.


Todos estos y, claro, una enorme retahíla de videojuegos basados en su saga cinematográfica por excelencia, La Guerra de las Galaxias, a la que no le ha ido nada mal en estas lides. Porque sí. Ha habido juegos deplorables que han hecho un flaco favor a la licencia; pero también son muchos los que gracias a su enorme calidad han dejado una huella imborrable en la industria del videojuego. Hablamos por ejemplo de las series X-Wing o Rogue Squadron, los fantásticos Jedi Knight y el sobresaliente Shadow of the Empire, Star Wars: Racer… y por supuestísimo, Knight of the Old Republic. La gran aventura de rol con la que BioWare nos deleitó hace ya más de una década convirtiéndose para muchos en el mejor videojuego de la saga. ¿Los motivos? Te los contamos en este nuevo especial Memorias Retro.



LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO

  • Fecha de lanzamiento: Julio de 2003 (en Xbox)
  • Plataformas: Xbox, PC, Mac y iPad.
  • Ventas: Cerca de 5 millones
  • Género: Rol
  • Desarrollador: BioWare (Baldur’s Gate, Mass Effect, Jade Empire, etc.)
  • Personal clave en su producción: Casey Hudson, James Ohlen, Drew Karpyshyn, Preston Watamaniuk y Derek Watts.
  • Motor Gráfico: Odyssey Engine

Acción, estrategia, simuladores, juegos de combates espaciales, de carreras, aventuras plataformeras…. A principios del siglo XXI, con poco más de 20 años de historia a sus espaldas, el universo Star Wars ya se había adaptado a prácticamente todos los géneros habidos y por haber en el mundo de los videojuegos. Sin embargo, el rol seguía siendo un terreno vedado para LucasArts, que hasta entonces no había encontrado la manera de explorar ese género. ¿La solución? Recurrir a dos de los estudios más importantes en ese campo, Sony Online y BioWare, para dar el gran paso. ¡Y vaya si lo dieron!


La primera, que ya se había labrado una gran reputación con su clásico EverQuest, apostó por el género de los MMORPG para dar vida al sobresaliente Star Wars: Galaxies; mientras que BioWare, que venía de alcanzar la gloria con sus increíbles Baldur's Gate y el destacable Neverwinter Night, se encargaría de hacer lo propio con una aventura rolera de corte tradicional destinada a cautivar tanto a los más veteranos en el género como, especialmente, a aquellos que todavía no se habían iniciado en él.


Reto nada sencillo que el estudio canadiense superó con creces gracias a su enorme talento creativo, claro que sí, pero también al fuerte apoyo y confianza que LucasArts depositó en ellos al concederles carta blanca para que diseñaran el videojuego que desearan sin cortapisas de ningún tipo. Y así lo hicieron, ofreciéndonos el que a día de hoy continúa siendo el videojuego de Star Wars más querido y valorado por los fans de la franquicia. ¡Por algo será!



¿Caballero Jedi o Sith?



Star Wars: Knights of the Old Republic

Knights of the Old Republic

Star Wars: Knights of the Old Republic

Knights of the Old Republic

Star Wars: Knights of the Old Republic

Knights of the Old Republic

Star Wars: Knights of the Old Republic

Knights of the Old Republic


Ambientado aproximadamente 4.000 años antes de los sucesos acontecidos en la saga cinematográfica, Los Caballeros de la Antigua República nos transporta a uno de los períodos más conflictivos en la historia de la República Galáctica, enfrentada a un renacido Imperio Sith que amenaza con arrasarlo todo a su paso bajo el férreo liderazgo del despiadado Darth Malak. Villano al que plantaremos cara en la piel de un desconocido guerrero con amnesia que tras un fuerte encontronazo con sus enemigos a bordo de la nave espacial Espiral Endar, y caer presa del cerco Sith en el planeta Taris, mostrará pronto su afinidad con los místicos poderes de la Fuerza.


Pero con ese gran poder al alcance de la mano... ¿seguirá la senda de justicia de los Caballeros Jedi? O por el contrario ¿sucumbirá al siempre tentador Lado Oscuro de la Fuerza? Esa es una pregunta a la que deberéis responder vosotros mismos con vuestros actos en esta apasionante aventura de rol que sorprende, y de qué manera, por hacernos sentir como pocos videojuegos han logrado hasta la fecha dentro de un universo Star Wars totalmente vivo que cambia al ritmo de nuestras acciones. Así que no es de extrañar que muchos todavía mantengan en un pedestal a este clásico de BioWare.


Decisiones morales, duelos con sables láser, emocionantes tiroteos, batallas espaciales, traiciones, el destino de toda una galaxia en tu manos... con un estilo de lo más cinematográfico y un ritmo de la acción verdaderamente envidiable para tratarse de un juego de rol, lo mejor de KOTOR sin embargo es que cuenta con una de las mejores y más atractivas historias ambientadas en el rico universo expandido de Star Wars. Aunque esto, creednos, es mejor que lo descubráis por vosotros mismos.



Lo mejor de Star Wars: Knight of the Old Republic


  • Su argumento. Es apasionante y cuenta con varias sorpresas.
  • ¿Jedi o Sith? Todo cambia dependiendo de esta decisión.
  • Libertad para resolver las misiones como queramos.
  • Los combates. Son tan espectaculares como estratégicos.
  • Gran variedad de localizaciones. Cada planeta incluye montones de secretos.
  • Profundo sistema de personalización.
  • Espectacular banda sonora. ¡Qué gustazo escuchar sus melodías!
  • La relación de nuestro protagonista con sus aliados. ¡Tiene momentos memorables!
  • Explorar la galaxia a bordo del Halcón de Ébano.


DISECCIÓN E INFLUENCIAS


Contar con el aval de un estudio de la talla de BioWare, que por aquel entonces se había convertido en uno de los reyes del rol con sus geniales Baldur's Gate, rodeó a Star Wars: Knight of the Old Republic de un halo de optimismo bastante elevado. Pero a su vez, también eran muchísimas las dudas que generaba esta ambiciosa aventura de rol, que nacía con la esperanza de trasladarnos al universo de La Guerra de las Galaxias de un modo nunca antes visto en un videojuego.


El título debía ser profundo, rico en opciones y ofrecer gran libertad de acción para contentar a los veteranos en el género pero, a su vez, también debía resultar amigable y sencillo en ciertos aspectos para atraer a las nuevas generaciones de jugadores. Lo sorprendente es que BioWare no solo fue capaz de crear un producto que respondiera a la perfección a esta exigencia, sino que además, lo hizo deslumbrando en otros aspectos como la narrativa, el vasto trasfondo argumental con el que dotaron al videojuego, su emocionante sistema de combate o lo espectacular de su puesta en escena.


De entrada, apostar por un período histórico totalmente ajeno al de las películas concedió a BioWare la libertad creativa necesaria para crear su propia aventura, que además estaba bien cimentada en las historias del rico universo expandido de Star Wars. Aunque lo mejor que se puede decir de su argumento es que mantenía intacta la esencia de la trilogía original con un relato épico, emocionante y bastante maduro para lo que estábamos acostumbrados en la licencia, con un elenco de villanos y matones sin escrúpulos verdaderamente destacable.


Calaña a la que podíamos "imitar" en base a las difíciles decisiones morales que planteaba el juego a lo largo de la partida, y que no solo determinaban el curso de los acontecimientos de forma dispar, sino también el tipo de poderes a nuestra disposición. No en vano, ser Jedi no es lo mismo que ser un temible Lord Sith. Por no mencionar que gracias al profundo sistema de progresión de habilidades de nuestros aventureros, la acción también podía cambiar radicalmente dependiendo de qué personajes formaran parte de nuestro equipo.


Especialistas en el uso de rifles y armamento pesado, excelentes espadachines capaces de usar dos sables láser sin excesivas penalizaciones, poderosos Jedi dotados de un gran dominio de la Fuerza, ladrones con la habilidad necesaria para forzar cualquier cerradura, avispados piratas informáticos capaces de adentrarse en los sistemas enemigos para machacarlos con toda clase de trampas…. Aún a pesar de no alcanzar las cotas de libertad del gran Baldur's Gate, KOTOR jugaba muy bien sus bazas haciéndonos sentir dentro de un mundo virtual en constante movimiento en el que cualquiera de nuestras decisiones podía costarle la vida a miles de inocentes. ¡Era una pasada!


Igual que el espectacular sistema de combate con pausa táctica que adoptó KOTOR, presentando las tradicionales batallas tantas veces vistas en las clásicas aventuras de rol desde una perspectiva mucho más cinematográfica pero no por ello menos estratégica. Cada movimiento a ejecutar, el uso de ciertas habilidades especiales, de objetos como granadas, escudos; la cooperación entre nuestros tres personajes principales… todo tenía una importancia capital en el desarrollo de las contiendas, cimentadas sobre las reglas de la tercera edición de Dungeons & Dragons con sus tiradas de salvación, dados y la importancia de los atributos de nuestros personajes.



El legado de Star Wars: Knight of the Old Republic



El gran éxito cosechado por Los Caballeros de la Antigua República motivó a LucasArts a producir una secuela que, por decisión expresa de BioWare, ya inmersa en la creación de Jade Empire, estaría desarrollada por el reputado equipo de Obsidian Entertainment. Auténticos expertos en esto de las aventuras de rol que dieron forma a una secuela bastante continuista en líneas generales, aunque de enorme calidad tanto a nivel narrativo como en su faceta puramente jugable. Cierto es que no sorprendía tanto como el original, lo que es lógico; pero sí supo mejorar muchas de las mejores bazas de KOTOR, con especial mención para la relación entre nuestro protagonista y sus aliados, que en Los Lores del Sith resultaba más profunda y con mayores posibilidades de juego.


Y no penséis que ahí se acabó el legado de esta serie. Porque si bien es verdad ya no ha habido más aventuras del estilo a excepción del destacable Star Wars: The Old Republic, que bajo la apariencia de un MMORPG ha continuado el argumento de esta saga, ese estilo rolero con mucha acción y un fuerte componente emocional ha sido el germen para otra de las grandes sagas de BioWare, la excelente trilogía Mass Effect. Las relaciones con los aliados, la posibilidad de recorrer la galaxia a bordo de una nave espacial, el trepidante ritmo de la acción, las decisiones morales, su estilo cinematográfico… durante esta última década, el estudio canadiense ha perfilado una fórmula de juego de gran éxito que nos ha brindado grandes alegrías, extendiendo la pasión por las aventuras de rol hasta cotas insospechadas hace más de una década.


Pero también ese fuerte giro hacia la acción que han experimentado muchos de sus últimos trabajos, con especial mención para Mass Effect 3 y Dragon Age 2, ha motivado las críticas de los fieles seguidores de BioWare que esperan de este estudio trabajos con la profundidad jugable de los clásicos Baldurs Gate. ¿Sabrán encontrar el equilibrio con sus próximos trabajos? Así lo deseamos. Como también les pedimos que de una vez por todas den vida al ansiado KOTOR 3, del que por desgracia hasta la fecha no hay visos de que vaya a ocurrir. ¿Se obrará el milagro?



¿Sabías qué?
  • KOTOR utiliza el sistema d20 (dados de 20 caras) de las reglas de la Tercera Edición de Dungeons & Dragons.
  • Las Guerras Clon fue uno de los períodos históricos en los que se pensó a la hora de crear el videojuego. Se descartó para contar con mayor libertad creativa y no pisar tampoco la línea argumental de las películas.
  • En un interrogatorio, uno de los comandantes del Imperio Sith nos pregunta por la localización de un artefacto secreto de los Jedi. Podemos mentirle y decirle que está en Alderaan, no en Dantooine; que es justo lo contrario a lo que cuatro mil años después responderá la Princesa Leia en relación a la localización de la base rebelde: "Está en Dantooine, no en Alderaan".
  • En Tatooine, en un momento dado, nuestro personaje principal dirá: "Look, I have your fodder", que suena prácticamente igual que el mítico "Luke, I am your father" ("Luke, yo soy tu padre") de El Imperio Contraataca.
  • Hk-47, el letal robot asesino creado por Darth Revan, ha aparecido en los tres juegos ambientados en el universo KOTOR. Y en todos ellos ha demostrado tal desprecio por la vida humana que se ha convertido en una de las estrellas de esta saga.


¿CÓMO JUGARLO HOY?


Por fortuna para aquellos seguidores de Star Wars que en su día se perdieron este clasicazo de BioWare existen bastantes alternativas para disfrutar tanto de KOTOR como de su secuela. Obviamente, dar con él en su versión original para la primera Xbox no es tarea sencilla, pero si contamos con un PC o Mac podemos comprar a un bajo precio ambos juegos en plataformas de distribución digital como Steam. Y lo mejor es que ambos título han sido optimizados para funcionar en equipos más modernos con Windows 8, ahorrándonos así los quebraderos de cabeza que implicaba antes disfrutar de estos títulos con sistemas operativos modernos. Por no mencionar que no hace mucho también se estrenó KOTOR en iPad con un resultado bastante bueno.



La Pregunta


Comentarios (111)
Comentarios