Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Memorias Retro - Prince of Persia

Memorias Retro - Prince of Persia

Por  /  8 de septiembre de 2014       
206 comentarios
Recientes

En 1989 hizo historia con un clásico de los que dejan huella, pero el Príncipe de Persia tuvo que esperar a 2003 para convertirse en un auténtico fenómeno de masas. Y lo hizo de la mano de Ubisoft, que con Las Arenas del Tiempo nos deleitó con una de las mejores aventuras de acción y plataformas en 3D que se recuerdan.

El Príncipe de Persia, aquel legendario héroe que tanto nos hizo disfrutar a finales de la década de los ochenta, no pasaba por su mejor momento cuando en 2001 Ubisoft decidió rescatarlo de la mediocridad. ¡Y menos mal! Muchas fueron las aventuras que protagonizó, pero ninguna con la calidad ni la repercusión del original… hasta el nacimiento de Las Arenas del tiempo. Un extraordinario videojuego que nos hizo vibrar de emoción con las acrobacias de este fiero y habilidoso aventurero.


Su salto a las tres dimensiones continúa siendo, hoy en día, todo un ejemplo a seguir, lo que sumado a su fantástico sistema de combate y lo espectacular de sus secciones de plataformeo, convirtieron rápidamente a esta nueva aventura del Príncipe en un exitazo de ventas. No solo eso. También supuso el inicio de una nueva edad dorada para esta clase de videojuegos, que a partir de entonces no dejaron de sorprendernos con propuestas cada vez más llamativas y épicas.



LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO

  • Título: Prince of Persia Las Arenas del Tiempo
  • Fecha de lanzamiento: Noviembre de 2003
  • Plataformas: PlayStation 2, Xbox, GameCube, PC, GBA y PS3
  • Ventas: Cerca de 4 millones
  • Género: Aventura / Acción / Plataformas
  • Desarrollador: Ubisoft Montreal
  • Personal clave en su producción: Patrice Désilets, Jordan Mechner, Raphael Lacoste, David Chateauneuf, Alex Drouin, etc.
  • Motor Gráfico: JADE Engine

Corría el año 1989. La última película de Indiana Jones acababa de estrenarse en las salas de medio mundo, y con ella crecía un poquito más la pasión por el cine de aventuras. Un género por el que sentía especial predilección el joven Jordan Mechner, que con su clásico Prince of Persia buscó, precisamente, recrear la emoción, el romanticismo y la intensa acción propia de esta clase de películas. Lo que logró, y con creces, aun siendo este un trabajo puramente artesanal diseñado casi en su totalidad por una única persona. Pero ¿qué fue lo que nos enamoró en su día de este clásico?


La apuesta por una ambientación propia de los cuentos de las Mil y Una Noches, sin duda, fue uno de los principales atractivos del juego; pero también lo desafiante de su acción, al proponernos rescatar a la princesa de garras del malvado Jaffar en menos de una hora. Trampas mortales, emocionantes combates contra diestros espadachines, pasadizos secretos… cierto es que en su día Prince of Persia no fue tan famoso como otros títulos de la época, pero es innegable que estamos ante un clasicazo. Uno que pronto recibiría una secuela de idéntica calidad que auguraba el mejor de los futuros para este héroe procedente de Persia al que, sin embargo, su salto a las tres dimensiones no le sentó nada bien. Tanto es así, que la franquicia cayó en el olvido.


Afortunadamente, Ubisoft tomó las riendas de la misma a principios del siglo XXI y, en compañía de Jordan Mechner, volvió a llevar al Príncipe justo donde se merecía: a lo más alto con un videojuego memorable al que hoy dedicamos este especial.



Acrobacias y Acción



Honor y gloria. Esa es la mayor ambición de nuestro joven Príncipe de Persia, que junto a su padre se ha embarcado en una cruenta cruzada contra el reino del Maharahá, al que esperan despojar de sus preciados tesoros para aumentar su fama y riqueza. Pero alguien con el corazón más oscuro que el azabache, un traicionero Visir ansioso de poder, tiene otros planes para ellos. ¡Unos verdaderamente terribles!


Haciendo uso del gran reloj de arena obtenido como botín de guerra, y engatusando al Príncipe para que use en él la daga mágica que obtuvo como recompensa por sus hazañas en la conquista, las arenas del tiempo han sido liberadas, convirtiendo a todos a su alrededor en criaturas monstruosas al servicio del visir. ¿Nuestra tarea? Derrocar a este tiránico enemigo y restablecer la paz en el mundo haciendo uso de nuestra valiosa arma, capaz de hacer retroceder el tiempo en los momentos de mayor necesidad. ¡Ah! Nos olvidábamos. También hay que salvar a la princesa de turno; aunque en este caso, Farah no es la típica chica desvalida en busca de un héroe. Su agilidad y destreza con el arco nos salvará el pellejo en más ocasiones de las que esperaríamos.



Lo mejor de Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo


  • El clásico Prince of Persia adaptado a la perfección a las 3D.
  • El príncipe. Sus movimientos acrobáticos y su forma de combatir.
  • Buen equilibrio entre puzles, plataformas y acción.
  • La capacidad de hacer retroceder el tiempo. Es una idea muy original.
  • La relación entre el protagonista y Fara.
  • Captura a la perfección la esencia de los cuentos de Las Mil y Una Noches.
  • Las animaciones del príncipe fueron, y siguen siendo, fantásticas.


DISECCIÓN E INFLUENCIAS


Tras una fallida intentona por parte de Red Orb Entertainment, que trató de llevar con mediocres resultados la magia y el encanto propio del Príncipe de Persia a un entorno tridimensional, muchos creyeron que el clásico personaje de Jordan Mechner estaba condenado a caer en el olvido. Ubisoft, sin embargo, demostró que estaban totalmente equivocados. Y lo hizo con un videojuego de los que marcan época. Una obra atemporal que como en su día hiciera el original, supuso un antes y un después para el género de las aventuras de acción y plataformas en 3D.


A cargo de este ambicioso proyecto se situó un joven y todavía inexperto Patrice Désilets, al que después llegaría la fama con su serie Assassins Creed. Pero no estaba solo. El propio Jordan Mechner se unió al equipo en calidad de consultor, para que la obra respetara la esencia de su clásico Prince of Persia. Y así lo hizo. Su ambientación, el carisma de los personajes protagonistas, la sorprendente agilidad acrobática del Príncipe, lo emocionante de los combates… todo en Las Arenas del Tiempo destilaba ese aroma que casi 15 años atrás nos cautivó en el clásico de Apple II.


Sin ser tampoco un título verdaderamente rompedor en lo jugable, ya que en líneas generales se mantenía fiel a lo que otros títulos del estilo habían mostrado años atrás, este nuevo Prince of Persia destacó sobremanera por lo intuitivo de su interfaz de usuario y, sobre todo, por la fluidez y rapidez con la que podíamos encadenar los movimientos acrobáticos de nuestro héroe. ¡Era todo un espectáculo! Tanto por lo trabajado de las animaciones del Príncipe, que causaron furor como en su día lo hicieran las del clásico de 1989, como por lo original de algunos de sus movimientos, con especial mención para la posibilidad de correr por las paredes.



Y lo mejor es que todas estas acrobacias también tenían su papel durante los intensos combates de Las Arenas del Tiempo, en el que al ser atacados por varios enemigos a la vez debíamos aprovecharnos de la agilidad del Príncipe para sortear con vida las envestidas de los monstruos. Si es que, ¡hasta podíamos saltar por encima de un enemigo para golpearle por la espalda! Por no mencionar, incluso, la posibilidad de pelear desde el suelo, con un realismo que aun a día de hoy continúa sorprendiéndonos. Y qué decir de la daga de las arenas.


Gracias a ella, podíamos retroceder en el tiempo varios segundos para evitar, por ejemplo, caer en una trampa mortal o, por qué no, esquivar el ataque de un enemigo. Las posibilidades eran amplísimas en tanto que contábamos con varios movimientos especiales para derrotar a los rivales más poderosos o escapar de ciertos obstáculos. En este sentido, Ubisoft imitó en parte el estilo de las batallas del clásico Soul Reaver, obligándonos también a absorber la vida de los enemigos caídos con la citada daga si no queríamos volver a enfrentarnos a ellos. Parece una tontería, pero esto logró que los combates fueran, si cabe, más emocionantes y duros.



El legado de Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo



Recuperado el esplendor del Príncipe de Persia, Ubisoft no desaprovechó la oportunidad de explotar al máximo la licencia con nuevas aventuras protagonizadas por este héroe. A Las Arenas del Tiempo le siguió un año después, El Alma del Guerrero; y a este, también un año después, Las Dos Coronas. Dos juegos que mantenían la línea de este renacimiento tridimensional, aunque con un tono visual más oscuro que el del original. Detalle que no gustó a todo el mundo en la misma medida. Pero ahí no acaba la cosa.


Desde que el Príncipe volviera a la vida, han sido muchos los juegos que ha protagonizado para toda clase de formatos. Algunos mejores, otros peores. También ha protagonizado una película, Las Arenas del Tiempo, en la que participó el propio Jordan Mechner, haciendo así realidad uno de sus sueños de la infancia -trabajar en el mundo del cine-. Pero el legado de Prince of Persia va mucho más allá de la propia franquicia.


Assassin's Creed, que a día de hoy es la saga más importante de Ubisoft, nació de las cenizas de un ambicioso proyecto que pretendía llevar la esencia Prince of Persia al género de los juegos de mundo abierto. La idea gustaba, y mucho, pero en el último momento el equipo de Patrice Désilets creyó conveniente desligar ambos proyectos para que cada uno siguiera caminos distintos: Prince of Persia con una fórmula de niveles más lineales, y Assassin's Creed todo lo contrario. La apuesta fue todo un éxito. Aún así, las semejanzas entre ambos juegos son más que palpables; tanto en lo que se refiere al sistema de combate, como en lo tocante a la agilidad y habilidades acrobáticas de ambos protagonistas.


En la actualidad, sin embargo, parece que Assassin's Creed le ha comido todo el terreno a Prince of Persia, que desde hace años no disfruta de una nueva aventura. Algo que podría cambiar en los próximos años. O al menos, eso deseamos nosotros.




¿Sabías qué?


  • El Príncipe no tiene nombre en ninguno de los juegos de la trilogía. Pero en la película Las Arenas del Tiempo se llama Dastan.
  • El prototipo llamado Prince of Persia: Assassins fue el auténtico precursor de Assassin’s Creed. Ubisoft vio potencial en la idea y optó por crear un universo exclusivo para esta aventura
  • El popular “grito de Wilhelm” se escucha durante la introducción del juego.
  • Todos los trucos del POP original podían utilizarse con la tecla Crtl y una letra. Además era posible comenzar en el nivel de juego que quisiéramos.


¿CÓMO JUGARLO HOY?


Si en su día no os hicisteis con Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo en sus plataformas originales tranquilos, porque el clásico de Ubisoft es uno de esos títulos que aún pueden disfrutarse con relativa facilidad. En PC, por ejemplo, está disponible en varias plataformas de distribución digital, en las que además se ha adaptado perfectamente al uso de los nuevos sistemas operativos. En consolas, si tenéis suerte, podéis haceros con copias físicas del original; pero si no es el caso, también podéis recurrir a la reedición en Alta Definición que Ubisoft lanzó para PlayStation 3 hace unos años. ¿Lo mejor? Que este pack especial incluye la trilogía del Príncipe al completo; lo que teniendo en cuenta su alta calidad la convierte en una compra imprescindible para cualquiera que no los haya jugado aún.



La Pregunta


Comentarios (206)
Comentarios