Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Estudios Míticos: Westwood Studios

Estudios Míticos: Westwood Studios

Por  /  18 de septiembre de 2015       
87 comentarios
Recientes

Creadores de grandes clásicos como Eye of the Beholder, Lands of Lore, Dune II o la serie Command & Conquer… ¿quién mejor que Westwood Studios para protagonizar uno de nuestros especiales Estudios Míticos? Repasamos la trayectoria de este equipo que por cuestiones del destino terminó desapareciendo.

Si la industria del videojuego fuese un poquito más justa hoy en día estaríamos celebrando por todo lo alto su 30 aniversario, pero la triste realidad es que los creadores del gran Command & Conquer ya no están entre nosotros… o no al menos como nos gustaría a sus seguidores. ¿Qué pasó? Os lo podéis imaginar. En el año 2003, tras una triste etapa en la que por los motivos que fuese perdieron ese toque tan especial que les había convertido en una de las empresas más reconocidas del sector, Westwood Studios cerraba sus puertas dejando huérfanos a millones de aficionados a la estrategia en tiempo real. Sí, la mayoría de sus creativos, lo veremos más adelante, continuaron su camino fundando un nuevo estudio conocido como Petroglyph, que por cierto ya nos ha brindado grandes alegrías. Pero para qué engañarse. No era lo mismo.


Y no lo es porque nadie puede llenar un vacío tan grande como el que nos dejó este Estudio Mítico, que al margen de su imprescindible saga Command & Conquer también dejó huella en el mundo del rol y las aventuras gráficas. Quién se lo iba a decir a aquellos dos jóvenes veinteañeros que en 1985 decidieron montar su propia compañía de videojuegos en un humilde garaje de Las Vegas. En aquel momento y sin saberlo, Brett W. Sperry y Louis Castle estaban haciendo historia. Una que hoy recuperamos en 3DJuegos para homenajear a Westwood Studios como mejor sabemos, recordando su gloria pasada, para que si todavía hay alguien que no les conozca se haga un favor a sí mismo y disfrute, como sea, de algunas de sus mejores obras. ¡Que no son pocas!


Construyendo un imperio


Uno de los personajes de NOX, el juego de acción y rol que el estudio publicó en 2001.Uno de los personajes de NOX, el juego de acción y rol que el estudio publicó en 2001.

Sus primeros pasos estuvieron dedicados a adaptar juegos de otras compañías a los cada vez más populares sistemas de 16 bits como la Atari ST o la Commodore Amiga, pero tal era la ambición de Westwood Associates que poco tardaron en labrarse una buena reputación en el mundillo del ocio electrónico gracias a su primer trabajo original: Mars Saga. Una aventura de rol que vio la luz en 1988 no sin problemas con su editora, Electronic Arts, que metió prisas al equipo para que tuvieran el juego listo cuanto antes. Una broma de mal gusto, ya lo veis venir más de uno, pues este fue exactamente el mismo quebradero de cabeza con el que se encontraron años después, cuando EA compró el estudio a mediados los noventa. Y ya lo dice el refrán: las prisas no son buenas consejeras. Lo que terminó pasándole factura a esta aventura de ciencia ficción que tenía sus virtudes, claro, pero también muchos defectos.


La historia se sentía inacabada e incluso había opciones de juego totalmente desaprovechadas porque no hubo tiempo de desarrollarlas en condiciones, como las propias habilidades especiales del protagonista, que eran en su mayoría inútiles. Pero lejos de amedrentarse ante esta situación, Westwood trabajó en una suerte de remake que publicarían tan solo un año después bajo el nombre de Mines of Titan, creando esta vez sí una gran aventura de rol apta para aquellos que daban sus primeros pasos en el género, pero también con los ingredientes justos para contentar a los más veteranos: libertad de acción, puzles, amplias opciones de personalización, etc.


Eye of the Beholder.Eye of the Beholder.

Su pasión por el rol también les llevó a trabajar en el curioso Hillsfar, ambientado en el mundo de fantasía de Dragones y Mazmorras, o las aventuras de rol táctico basadas en el universo BattleTech. Pero no sería hasta 1991 cuando darían forma a su primera gran obra maestra: el genial Eye of the Beholder. Un videojuego memorable que en la línea del clásico Dungeon Master, padre de ese género tan prolífico hoy en día como es el de las aventuras roguelike, nos ponía al frente de un grupo de cuatro aventureros que debían explorar las profundidades de una mazmorra plagada de trampas y enemigos mortales. ¡Y qué aventura, Dios mío! Basado en las reglas de Dungeons & Dragons, tal era el grado de complejidad jugable de esta obra y tan buena era su ambientación, que no había forma humana de resistirse a sus encantos.


La voz del Rey Richard en Lands of Lore pertenece al actor británico Patrick Stewart. También ejerció de narrador en esta aventura de rolLa voz del Rey Richard en Lands of Lore pertenece al actor británico Patrick Stewart. También ejerció de narrador en esta aventura de rol

Así que con una libreta y un lápiz cerca para dibujar a mano el laberíntico mapeado del juego, perderse en Waterdeep era por aquel entonces lo mejor que podía hacer cualquier amante del buen rol. El diseño de niveles, su interfaz de usuario, los emocionantes combates en los que nos sumergía y su admirable puesta en escena bien merecían la pena. Y tan bien funcionó el juego que en menos de un año se estrenó una secuela, Eye of the Beholder II: The Legend of Darkmoon, que mejoraba en todos los aspectos al original, incluyendo escenarios al aire libre que dotaban a la obra de un aspecto genial. De la tercera y última entrega de la serie ni hablaremos, pues no fue desarrollada por Westwood por ciertos problemas con su editora, aunque de esta disputa nacería en 1993 otra de sus sagas más recordadas: Lands of Lore.


No usaba las reglas avanzadas de Dungeons & Dragons pues no tenían los derechos sobre las mismas, pero poco importaba eso cuando había tanto talento reunido. Así que crearon su propio mundo de fantasía, establecieron sus propias normas de juego y refinaron la interfaz de usuario para abrir todavía más las puertas a aquellos que todavía no se habían aventurado a probar los clásicos juegos de mazmorra. El resultado, casi un cuarto de siglo después, continúa asombrando por la calidad en el diseño de niveles, por lo bien que lucían los gráficos y la belleza de su banda sonora.


Dune II, el gran precursor de la estrategia moderna


El grado de popularidad que el equipo de Brett W. Sperry y Louis Castle había alcanzado en ese punto motivó que en 1992 una editora con el potencial de Virgin Interactive comprara el estudio, que a partir de entonces acuñaría el nombre por el que será recordado toda la vida: Westwood Studios. Lo hizo además con otra obra maestra bajo el brazo, el memorable Dune 2, que fue además un videojuego trascendental que asentó las bases de la estrategia en tiempo real tal y como la conocemos hoy en día. A saber.


La popularidad de Dune II llevó a Westwood a adaptar el juego a plataformas como Amiga o Mega Drive / Genesis. Esta última versión contaba con una interfaz propia y algunas particularidades que luego se usaron en C&C.La popularidad de Dune II llevó a Westwood a adaptar el juego a plataformas como Amiga o Mega Drive / Genesis. Esta última versión contaba con una interfaz propia y algunas particularidades que luego se usaron en C&C.

Fue el primer juego de estrategia en permitirnos usar el ratón para controlar a las tropas, popularizó la colecta de recursos para adquirir nuevas unidades, introdujo un árbol tecnológico con el que mejorar la capacidad de nuestra base, así como facciones enfrentadas entre sí con sus propias unidades de combate y súper armas, o un gran mapa del mundo donde escoger nuestros siguientes objetivos. Tanto bien hizo Dune II por la estrategia en tiempo real, que incluso logró que "construir un imperio" fuese una tarea sencilla y extremadamente divertida.


Ahora puede que los más jóvenes no lo veáis pero por aquel entonces se trató de una pequeña gran revolución que ha servido para que los juegos de estrategia en tiempo real evolucionen del modo en el que lo han hecho. Solo tenéis que ver sagas como Age of Empires, Warcraft o StarCraft, que comparten tantos puntos en común con este clasicazo que ya tiene casi 25 años de vida. Sin olvidarnos, claro, de que Dune II es también en cierto modo el padre de Command & Conquer. Un videojuego que se hizo de rogar hasta 1995, pero que a partir de entonces se convertiría en la gran saga de referencia de Westwood Studios y su obra de mayor éxito.


Conquistando la gloria


Kane es uno de los personajes icónicos de Command & Conquer.Kane es uno de los personajes icónicos de Command & Conquer.

Dune II estableció las bases pero fue Command & Conquer quien popularizó el género de la estrategia en tiempo real como nunca antes lo había hecho ningún otro videojuego. Su impacto fue brutal. Una auténtica demostración de maestría por parte de Westwood Studios, que se sacaron de la manga uno de los mejores universos de ciencia ficción que se recuerdan. GDI, la Hermandad de Nod, el preciado Tiberio… más allá de lo estrictamente jugable, que huelga decir era extraordinario, esta nueva franquicia llamó la atención por su espectacular puesta en escena y argumento, que se vio muy favorecido por esas memorables secuencias de video protagonizadas por actores de carne y hueso.


Hay tantas cosas buenas que decir de Command & Conquer, que prometemos que en el futuro le dedicaremos como se merece uno de nuestros especiales Memorias Retro. Pero baste decir que la obra supo evolucionar y desarrollar de manera inteligente todas las grandes ideas que dieron forma al gran Dune II, ampliando considerablemente las opciones tácticas con una mayor variedad de tropas a las que guiar y nuevas opciones de gestión para dirigir nuestra base de operaciones. ¿Lo mejor? Sin duda las diferencias entre la GDI y la Hermandad de Nod. Sin olvidarnos claro de personajes tan memorables como el gran Kane, que por muchos años que pasen continuará inamovible en el Olimpo de los más grandes de la industria del videojuego.


Con estas virtudes y más de diez millones de juegos vendidos por todo el mundo, estaba claro que Westwood Studios no iba a perder la oportunidad de explotar esta licencia; y así lo hizo continuando la historia del Tiberio con una secuela que en 1998 mejoraba lo que parecía imposible de superar, a la par que abría un nuevo frente de batalla con la línea argumental Red Alert, que llevaba la acción a un mundo alternativo donde gracias a la ayuda de Einstein y su máquina del tiempo, los Aliados acabaron con Hitler antes de que se iniciara la Segunda Guerra Mundial, convirtiendo sin quererlo a Stalin en el amo y señor de medio mundo. Un disparatado punto de partida para un videojuego que explotó nuevas formas de combatir en el caótico universo Command & Conquer. ¡Y de qué manera! Pero hay más.


Lands of Lore: Guardians of Destiny, The Legend of Kyrandia y Blade Runner.Lands of Lore: Guardians of Destiny, The Legend of Kyrandia y Blade Runner.

En esta época el equipo de Westwood Studios no se limitó solo a crear uno tras otro los distintos juegos de C&C, que para muchos habría sido lo lógico. Tantas ganas tenían de hacer grandes cosas que en 1997 aún tuvieron tiempo de deleitarnos con el gran Lands of Lore: Guardians of Destiny, que cambiaba la acción por turnos de su antecesor por un estilo en tiempo real. Se rebajaron las opciones roleras, es verdad, pero a cambio contaba con mejores puzles, más exploración y un atractivo sistema de combate.


Con la experiencia adquirida en la serie de aventuras gráficas The Legend of Kyrandia, que publicaron en la primera mitad de la década de los noventa, también nos sorprendieron con la clásica aventura point & click de Blade Runner, que en su momento causó gran impacto por su apartado gráfico y su argumento.


El ocaso de un grandeAunque se ambientaba en un oscuro mundo de fantasía, NOX destacó por su sentido del humor. También por el diseño de niveles, que fueron creados a mano (no había aleatoriedad).Aunque se ambientaba en un oscuro mundo de fantasía, NOX destacó por su sentido del humor. También por el diseño de niveles, que fueron creados a mano (no había aleatoriedad).

No es de extrañar que con tantos éxitos a sus espaldas Westwood Studios llamara la atención de grandes compañías, siendo Electronic Arts la que en agosto de 1998 confirmara su compra. Y aunque suene a cliché, ahí empezaron muchos de los problemas que desembocaron en la desaparición de un estudio tan mítico como este, que progresivamente fue perdiendo a muchos de los talentos creativos que lo habían hecho grande en el pasado. Y no. No es que así de repente se perdiera la magia, para nada, pues todavía los creadores de Command & Conquer dieron vida a videojuegos de gran calidad como la desconocida aventura de acción rolera NOX, que se vio eclipsada por el éxito de Diablo y su secuela; o los clásicos Command & Conquer: Tiberian Sun y Red Alert 2.


Pero había algo que no encajaba. Los juegos salían con más errores de los deseados, y sus títulos de estrategia no presentaban ese equilibrio de poder entre facciones que tanto destacaba en sus obras anteriores, con especial mención al discreto Dune 2000, que se quedó muy lejos de repetir el impacto del original. ¿La culpa? En su mayoría las prisas por lanzar los juegos cuando interesaba a los que manejan el dinero, y no cuando creyeran oportuno los creativos a su cargo. Situación que frustró a muchos de los empleados del estudio, que terminaron abandonando el barco para fundar en 2003 el equipo de Petroglyph, que ya en estos años ha dado forma a grandes juegos de estrategia como Star Wars: El Imperio en Guerra o el más reciente Grey Goo, que lo más cercano que recordamos a Command & Conquer. ¡Qué juegazo!


El equipo de Petroglyph estrenó recientemente el notable Grey Goo. Un gran juego de estrategia en tiempo real que recupera la mejor esencia Command & Conquer. El equipo de Petroglyph estrenó recientemente el notable Grey Goo. Un gran juego de estrategia en tiempo real que recupera la mejor esencia Command & Conquer.

¿Qué pasó con Westwood Studios? Lo que ha ocurrido con tantos otros estudios de la época. Desapareció. Fue devorado por otra de las divisiones de Electronic Arts, acabando así con un grandioso legado que no parece tener visos de regresar. Sí que es cierto que ha habido algunos Command & Conquer más de notable calidad publicados bajo el sello EA Los Ángeles, pero la última iteración de la serie, que iba a apostar por el modelo de negocio free-to-play, terminó cancelándose sin que por ahora haya nuevo juego en el horizonte.


Así que lúnico que nos queda es volver a disfrutar de todas esas obras maestras con las que el estudio nos ha deleitado a lo largo de sus 17 años de vida. Por ejemplo, podéis probar el clásico Dune II de forma totalmente gratuita gracias a esta versión para navegadores web, o hacer lo propio con la trilogía Eye of the Beholder que se encuentra disponible en GOG junto a los míticos Lands of Lore. También Electronic Arts publicó en su momento una Colección de Command & Conquer que es absolutamente imprescindible para cualquier amante de la estrategia.


Es triste despedir así un especial dedicado a un equipo con la solera de Westwood Studios, pero ya lo decíamos al inicio: si la industria del videojuego fuese un lugar un poquito más justo… ahora estaríamos celebrando su 30 aniversario con más y mejores juegos acuñados con un sello que por mucho tiempo que pase, nunca olvidaremos.


Comentarios (87)
Comentarios