Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Kaby Lake: La Séptima Generación

Kaby Lake: La Séptima Generación

Por  /  25 de enero de 2017       
131 comentarios
Recientes

Ya está aquí la séptima generación de procesadores de la gama Intel: Kaby Lake. Una nueva gama que si bien no supone un salto tan grande como en otras generaciones, sí apunta el camino a trazar en los ordenadores del futuro inmediato, con la optimización por bandera tanto en sobremesa y portátil y la puesta a punto para la realidad virtual, los nuevos tipos de memoria y mucho más.

La séptima generación de procesadores Intel se ha presentado nada más empezar el año. MSI es la primera empresa del sector en integrar dichas CPU's a sus productos. Hemos podido asistir a sus oficinas en Barcelona para poder conocer de primera mano las bondades de los nuevos procesadores Intel, así como conocer la nueva gama de productos de MSI y ver cómo aprovechan el llamado Kaby Lake.


Lo primero que debemos señalar de esta séptima generación es que Intel inicia un nuevo enfoque en sus procesadores centrándose en la optimización de los mismos, tanto por la arquitectura como por los procesos que éstos realizan. Eso significa que el salto generacional, a nivel gaming respecto a Skylake, será menor de lo esperado. Además, hay que señalar que gran parte de la optimización parece ser que va destinada más hacia los portátiles y dispositivos similares que a los ordenadores de sobremesa, aunque eso no quiere decir que se les haya dado la espalda.


En la mayoría de procesadores de la serie S, encontramos una media de 200-400Mhz de aumento en el reloj base, sin importar si son i3, i5 o i7. De los modelos presentados (por ahora 16) destacan el i3-7350K, el i5-7600K y i7-7700K. Como veis, los tres son modelos preparados para el overclocking al llevar el distintivo K al final, así que a los amantes del PC son los que más se verán atraídos por esta serie.


Podríamos detallar cómo responden dichos procesadores en distintos procesos, pero como intuimos que lo que os interesa saber es si vais a ganar rendimiento en vuestros juegos gracias a ellos, iremos al grano. Por lo que hemos podido ver, la diferencia de frames por segundo entre Skylake y Kaby lake es muy corta. Hablando de los pesos pesados como son el i7-6700K y el i7-7700K la diferencia en ocasiones no llega a 2 fps, siendo la media menos de uno. Un cambio que, desde luego, es imperceptible. La sorpresa viene del i3-7350K por lo bien que responde en algunas ocasiones, incluso acercándose al i5-7600K, aunque desde luego el pequeño de la familia nunca estará a la altura de su hermano mayor. Sin embargo es bueno tenerlo en cuenta para quien quiera realizar un desembolso menor con unos resultados más que satisfactorios.


Ya que los tres procesadores están preparados para el overclocking, ¿cómo creéis que responden? Pues dado que la la filosofía de Kaby Lake es la de optimizar, apenas ha habido cambios de arquitectura en ese tema respecto a Skylake, pero no quiere decir que no se les pueda sacar jugo.


Y ahí es dónde MSI entra en escena. Como dijimos al principio, MSI es la primera empresa del sector en implementar los procesadores Kaby Lake en su gama de productos. Por tanto, ha trabajado duro para crear y ofrecer herramientas en todo aquel hardware montado con procesadores K o que estén destinados a ello. Saben muy bien que los jugadores de PC somos los más exigentes y el overclocking es la mayor responsabilidad a cumplir. Y no sólo eso. Actualmente es igual de importante facilitar la configuración de dicho overclocking. Uno de sus objetivos prioritarios es que cada jugador, según sus exigencias y economía, pueda hallar un producto que se ajuste a sus necesidades.


Así es como encontramos un knob de color rojo integrado en la gama alta de sus placas base, que nos permite seleccionar distintas configuraciones automáticas en función de cuánto queramos aumentar el reloj del procesador. Basta con girar el selector para elegir en qué modo queremos tenerlo. No sólo es útil, si no muy efectivo porque la propia placa base se encarga de ajustar el voltaje más adecuado, entre otros parámetros. Las placas del nuevo chipset Z270, por citaros un ejemplo, como la Xpower Gaming Titanium o cualquiera placa de la gama M, digamos la Z270 Gaming M7, cumplen con esa práctica función. Con dichas configuraciones se pueden alcanzar los 5.2Ghz con un i7-7700K, cuando el reloj base es de 4.2Ghz. Naturalmente es necesario que los demás componentes estén a la altura (fuente, refrigeración y caja, como mínimo) pero se entiende que el esfuerzo para sacar lo máximo está ahí.


En MSI saben que los jugadores de PC son los más exigentes y el overclocking es la mayor responsabilidad a cumplir

Para el resto de categorías de placa base, no hay knob integrado, pero naturalmente dicha herramienta de configuración sigue disponible desde BIOS. El selector se puede rotar con el ratón desde el modo avanzado. Por cierto, es tremendamente visual e intuitiva la BIOS que han diseñado y merece una mención.


Los portátiles no se quedan atrás en el cuidado a la hora de intentar exprimir al máximo los Kaby Lake. Tienen también dicha herramienta para el overclocking dado que, nos reiteraron, quieren que cada usuario pueda aprovechar al máximo la máquina que decida adquirir, ya sea seleccionando sus componentes, en portátiles o con los sobremesa, de los que luego hablaremos. A parte de eso, los portátiles están respaldados con la tecnología Cooler Boost Titan y Cooler Boost Trinity, que aseguran un enfriamiento más apropiado (dentro de las limitaciones del espacio que hay en una carcasa de portátil, obviamente) y un mejor control de los ventiladores con su propio gestor de perfiles, pudiendo configurar según potencia, rendimiento y/o ruido. A mí, como amante de todo lo relacionado con el audio (y que en ocasiones necesita del mayor silencio posible), ese detalle le pareció una maravilla.


De entre toda la gama de portátiles que vimos agrupados en la familia G (GL, GP, GE, GS y GT), nosotros nos enamoramos de los GS, muy bien preparados para gaming (con una GPU, eso sí). Bonitos, de diseño delgado y elegante, además de un cómodo teclado de membrana firmado por SteelSeries. Desde luego, a nuestro juicio, es la mejor opción, dentro de su catálogo, para lograr un buen rendimiento en juegos a la vez que se combina como excelente herramienta de trabajo.


Por último, pudimos ver los ordenadores de sobremesa, bien equipados con Kaby Lake y unas tremendas cajas con cámaras separadas, además de hasta tres flujos de aire distintos. Y queremos incidir en eso, básicamente porque otro de los temas que influye en el overclocking y aprovechamiento de un procesador, es el calor que se concentra dentro de una caja. Tres son las categorías que encontramos en sobremesa y nos pareció una maravilla ver como en el caso de los Aegis (el top de la gama, naturalmente) la fuente de alimentación está situada en una cámara separada del resto. Lograr mantener el interior de una caja lo más fría posible es uno de los objetivos a batir siempre para cualquier jugador de PC exigente y con cajas así, ese objetivo se facilita un poco. La Aegis Ti3, la más alta de todas, tiene hasta tres cámaras, donde las GPU's (porque tiene un SLI de dos GTX1080), están aisladas del resto de componentes. Fantástico. Les preguntamos si cabía la posibilidad de adquirir dichas cajas por separado y nos respondieron que en España no.


Finalmente, quisiéramos comentaros que prácticamente toda la gama de productos están preparados para la Realidad Virtual y eso es, desde luego, un punto en el que se apoyan gracias a Kaby Lake. La propia MSI ha desarrollado una herramienta llamada Boost VR, que logra disminuir la latencia que en ocasiones se puede encontrar, debido a la longitud del cable u otras condiciones. Pudimos echar unas partidas rápidas y la verdad es que la experiencia fue estupenda, aunque lo único que estuviéramos haciendo fuera cortar fruta.


Para resumir: si venís de la generación anterior, puede que el salto a Kaby Lake no os valga la pena teniendo en cuenta el desembolso que hay que hacer, claro. MSI ha puesto mucho empeño en lograr un salto mayor y eso, juntado a la buena calidad que pudimos comprobar de sus productos, puede que compense a algunos. Quién escribe os confiesa muy sinceramente que no va a dar el salto y seguirá con su i7-6700K durante al menos una generación más. Sin embargo, si ya estáis dos o tres generaciones atrás, todo lo que se ofrece en la presente os puede resultar sumamente interesante.


Comentarios (131)
Comentarios