El nuevo juego de rol de Warhammer 40K se mide con Baldur's Gate 3 y demuestra que no es el único buen RPG clásico del año. Análisis de Rogue Trader

El nuevo juego de rol de Warhammer 40K se mide con Baldur's Gate 3 y demuestra que no es el único buen RPG clásico del año. Análisis de Rogue Trader

El último juego de 2023 de Games Workshop llega de la mano de Owlcat Games, y lo hace con un buen rol con combate XCOM

17 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Rogue Trader

Este ha sido un año curioso para los videojuegos. No solo porque 2023 podríamos considerarlo como uno de los mejores periodos en términos de lanzamientos de proyectos importantes, con una gran diferencia en calidad y presupuesto, sino también porque nos despedimos de un año lleno de despidos que ha sacudido la industria. Sin embargo, y sin quitarle relevancia a lo mencionado antes, también ha sido un año curioso porque hemos tenido dos juegos de Warhammer, de dos sub-sagas diferentes dentro de Games Workshop, que se estrenaron con apenas semanas de diferencia. Ahora toca hablar de Rogue Trader, la nueva adición a la enorme lista de juegos de la marca británica, y el enésimo de la subserie Warhammer 40K.

No voy a mentir, el Milenio 41 tiene su encanto. En cuanto a las miniaturas, he disfrutado más del periplo espacial y multiversal de los marines espaciales y cía, que del batiburrillo de Fantasy. Pero en los videojuegos es otra historia. La alta fantasía ha capturado mucho más mi tiempo. Ahora, la nueva obra de un estudio tan competente como es Owlcat Games puede alegrarse de ser uno de esos juegos que me ha atrapado por completo y que, casi como en aquella secuencia de La Naranja Mecánica, me ha obligado a no apartar los ojos de la pantalla.

¿Es impresionante lo que cuenta? ¿Es uno de esos juegos que deja una huella narrativa? Es más que eso. Es una apuesta fuertemente narrativa con mucho que contar, algo que deleitará a los amantes de Warhammer 40K, pero también es un viaje denso y complejo. Una autopista con mil salidas y bifurcaciones, y mil historias por vivir. De hecho, y para tentaros antes del análisis, deciros que Baldur's Gate 3 no es el único RPG clásico del año. Tampoco es el único RPG clásico altamente recomendable. Los creadores de Pathfinder han pbrado genial en un juego mucho más modesto que el de Larian Studios, pero igual de absorbente como un añejo Fallout. Es una obra densa y de acceso más difícil que su competencia cercana, pero igualmente buena. Así es como Owlcat ha vuelto a medirse con Larian una vez más.

La narrativa pausada sienta de fábula al Milenio 41

Owlcat Games y Larian Studios han estado enfrentándose en las trincheras varias veces. En el pasado, compitieron en un terreno similar y en "igualdad" de condiciones. Owlcat con Pathfinder, un juego de rol basado en el sistema d20 considerado como la evolución del sistema de Dungeons & Dragons v3.5, y Larian con Divinity: Original Sin II. Ahora, se enfrentan con dos RPG clásicos con temáticas y mecánicas opuestas.

Warhammer 40k Rogue Trade

Centrándonos en el juego de Owlcat, Rogue Trader puede sonar familiar para los veteranos de la marca de Games Workshop. Es un subgrupo dentro del vasto mundo de Warhammer 40K, formado por nobles y sirvientes imperiales hereditarios a los que se les otorga una nave espacial, una tripulación y, en casos raros, incluso un contingente de Marines Espaciales. Son como corsarios espaciales al servicio del Emperador, con total libertad para embarcarse en aventuras en los mundos de la galaxia. Y cuando se trata de expandir el lore, tienen un lienzo en blanco para crear historias sin restricciones.

Owlcat tiene un lienzo en blanco para crear historias sin restricciones

Owlcat no solo lanza esta base narrativa al aire esperando captar nuestra atención, sino que se toma el tiempo y el esfuerzo para perfilarla. De hecho, esto supone un punto fuerte y débil al inicio del juego, ya que el prólogo es largo, denso y lento. El estudio ruso se toma aproximadamente 3 horas para presentar el punto de partida de su RPG. Esto puede ser un inconveniente para aquellos que vienen directamente de Baldur's Gate 3, donde la historia se revela rápidamente y se presenta una línea a seguir con mayor claridad. Los rusos buscan abrazar el lore de Games Workshop y hacerlo suyo, sin deconstruirlo, pero sí mimándolo hasta el último detalle. Es uno de los juegos más impresionantes y acertados ambientados en el universo de Warhammer 40K.

Rogue Trader Warhammer Analisis 5

El comienzo es espectacular, con un desarrollo gradual, sentando las bases de una aventura que nos llevará al menos 60 horas hasta llegar a ver los créditos. Sin embargo, casi como una contradicción consigo mismo, el equipo ruso diluye todo lo que nos presenta en las primeras horas y nos sumerge en un RPG de pequeñas historias, experiencias y encuentros inesperados. Como mencioné anteriormente, es como una carretera con mil salidas, cada una con sus propias historias más o menos interesantes, pero que deja en claro el universo vivo en el que nos encontramos. Con nuestra nave ya formada y una tripulación básica de mercenarios provenientes de diferentes estratos sociales y facciones (como Hermanas de Batalla, Space Wolves, Astra Militarum e incluso Drukhari, todos reclutables y con la posibilidad de perderlos durante la aventura), es hora de explorar los confines del universo.

Hermanas de Batalla, Space Wolves, Astra Militarum e incluso Drukhari, todos reclutables y con la posibilidad de perderlos durante la aventura

Nuestra pequeña historia de aventuras como heredero de una Comerciante Imperial en un "Juego de Tronos" donde no hay simpatía ni bondad, es solo la punta del iceberg. Hay momentos cruciales y decisiones importantes que tomaremos en base a lo que consideremos correcto, y estas decisiones nos llevarán a uno de los muchos finales posibles. Podremos elegir entre tres tipos de personalidad: Dogmaticus, hereticus o Iconoclasta. Estas decisiones morales vendrán acompañadas de mejoras, que se reflejarán en un árbol de habilidades con cinco niveles, cada uno con estadísticas y buffs que definirán nuestra personalidad. Podremos tener un mayor control sobre nuestra cordura en momentos "pecaminosos" o ser más feroces en combate, pero también cerraremos puertas en conversaciones o situaciones.

Rogue Trader

Nuestras decisiones interactúan con el mundo de manera plausible y bien ejecutada, pero también son cambiantes. Podemos elegir y combinar las ramas de personalidad a nuestro antojo. No siempre optaremos por el camino de Iconoclasta, que implica ser un ferviente seguidor del Emperador, a veces también querremos tomar el camino de Hereticus y deshacernos de aquellos que consideramos enemigos. Tú decides, las consecuencias estarán ahí y afectarán el desarrollo de la partida, te lo aseguro.

El sistema de elecciones enriquece las pequeñas historias mencionadas anteriormente. Incluso hay cierto sentido del humor presente. Hay momentos divertidos pero lógicos dentro de la seriedad extrema de Warhammer 40K. Incluso aquí, siempre querrás leer y ver cómo se desarrollan las conversaciones y cómo se desvían por diferentes caminos, algunos incluso llevando a ninguna parte, pero que se sienten naturales. Lo mejor es que incluso en estas pequeñas cosas, nuestras decisiones tienen consecuencias directas. No se trata de golpear a alguien y después de 50 horas ver cómo reaccionan. No, es un mundo denso y complejo. No todo se deja al azar y Owlcat maneja bien los hilos de un juego que es un must dentro del universo de Warhammer 40K.

Rol puro y duro, de mesa, papel y boli

Rogue Trader es mucho más austero e infinitamente más clásico que el RPG de los belgas. Es un juego de leer, con mucho texto y apenas voces para la mayoría de los enemigos o aliados que nos encontramos. Todo está escrito como una novela, llevado de manera excelente y rico en matices. Hay mucha información, conceptos e ideas, todos ellos explicados en una enciclopedia para que incluso los novatos no se pierdan. Todo denota cuidado y cariño, pero también una idea: es un paso más hacia el clasicismo del rol, más cercano al concepto de papel y lápiz.

Warhammer 40k Rogue Analisis

De hecho, incluso en su propia jugabilidad central, la idea de esa "vuelta al pasado" impregna cada rincón de Rogue Trader. No es solo que los menús sean vastos, emulando el estilo Mechanicus de Warhammer 40K, y casi guiñando el ojo a las interfaces de los años 2000 de juegos como Fallout. Nuestro papel como protagonista de esta historia no es más que ser un peón más, y por eso debemos elegir las bases de nuestra aventura con cuidado. Hay cinco opciones de dificultad para elegir, con un modo Injusto abrumador que me da miedo y, lo admito, no tengo la salud mental para tocar, pero también con la posibilidad de elegir una partida con rangos personalizados. ¿Quieres personalizar el daño? ¿Quizás las bonificaciones? Puedes hacerlo. Es tu aventura, tú decides.

Donde hay cierta dicotomía en la palabra "decisión" es en el creador de personajes en sí mismo. Es básico. Apenas podemos elegir ser un miembro del Imperio, ya sea nacido en un mundo imperial o en un Mundo Colmena. Siempre seremos humanos bajo las órdenes del Emperador o cercanos a su divina presencia. Es algo lógico si nos atenemos a la base narrativa de Rogue Trader, pero incluso hoy, después de horas de juego, siento que podría haber ofrecido más. Incluso hoy, no puedo evitar pensar que tal vez se podría haber optado por otros enfoques. Tal vez deformar un poco el lore para introducir conceptos que, aunque opuestos, tienen como objetivo expandir el juego.

Rogue Trader Warhammer Analisis 3

Aquí viene el otro lado de la moneda. Las opciones restantes de personalización demuestran que Owlcat ha hecho sus deberes y es un equipo en el que se puede confiar cuando se trata de una idea de rol, porque lo trabajan con gusto. Desde elegir el Triunfo, un aumento en las estadísticas para el combate; hasta "La Hora Más Oscura", todo lo contrario, que marcará el mayor miedo de nuestro personaje; hasta las Doctrinas a seguir, que dictaminarán el estilo de combate de nuestro personaje y su evolución sistémica en el fino arte de la lucha. Eso sí, volvemos a cierto concepto básico, y es que el juego apenas nos obliga a enfocar el juego de una manera: disparos o espadas, no hay mucho más, pero siempre en la primera línea. Aquí, siendo sinceros, los personajes secundarios brillan con luz propia, mejor perfilados tanto en historia como en posibilidades de combate.

Los personajes secundarios brillan con luz propia, mejor perfilados tanto en historia como en posibilidades de combate

No implica que los combates o situaciones se puedan resolver sin derramar sangre. Según el tipo que elijamos, ya sea Guerrero, Agente u Oficial, por mencionar algunos, tendremos estadísticas opuestas. Hay quienes son brutos sin remedio; otros que usan el poder de la palabra basado en la empatía, algo capital en este mundo, os lo aseguro; mientras que otros relegan todo a la inteligencia y el conocimiento del universo. Nuevamente, entiendo, defiendo y respeto las decisiones de Owlcat. Me gusta lo que he encontrado. Aunque sea simple en cuanto a la creación de nuestro protagonista, cómo moldea y estira el chicle del rol sienta fenomenal al juego. Una historia de mil caras y protagonistas, sin dejar de ser también atractivo.

Un combate a lo XCOM, menos libre y más directo

Esa cierta simplicidad permea en el combate. Es bueno, muy bueno, pero si vienes de Baldur's Gate 3, aquí te encontrarás con un estilo diferente, incluso si vienes de Pathfinder. Owlcat ejecuta una auténtica obra magna para su corto currículum, y ahora pone sus ojos en XCOM. Tenemos un clásico y bienvenido —nunca está de más tener variabilidad en el género—, modo de juego por cuadrículas. Nada de dados o tiradas fallidas, esto se trata de coberturas, puntos de acción y estadísticas. Un "XCombat", como se podría llamar, tan básico y simple como bueno. De hecho, y recogiendo el testigo de lo bien perfilados que están los secundarios, aquí el combate con nuestro protagonista es menos llamativo que en la ejecución coral que es el sistema por turnos con tus aliados.

Rogue Trader Warhammer Analisis 8

Si Pathfinder era difícil para el novato, Owlcat trabaja duro para que Rogue Trader sea accesible en todos sus aspectos, incluido el combate. Las peleas por turnos son un tira y afloja de ataques, defensas y esquivas donde, al igual que con Baldur's Gate 3, el terreno juega un papel primordial. Si bien aquel juego de Larian Studios se beneficiaba de la orografía para la visión de los ataques, aquí son las coberturas. Según el tipo de estructura, ofrecerá un 25, 50 o 100% de cobertura.

Cuenta con uno de los despliegues de enemigos y variedad de tipologías más impresionantes que he visto nunca

Pero la verticalidad o los diseños intrincados también son importantes. Rogue Trader trabaja en su diseño de niveles para que todas las clases se muevan como en un patio de recreo. Esto se debe a la diversión del jugador. Los psíquicos, por ejemplo, son débiles en combate cuerpo a cuerpo; se benefician de las distancias y su rango de acción es notable incluso estando lejos, con ataques en área realmente emocionantes. No considero que sea un juego de rol que destaque por su combate, pero tampoco desmerece el conjunto porque, en esencia, está diseñado para que prime la diversión.

Rogue Trader Analisis 2

Eso sí, pierde cierta libertad de acción en sus escenarios. Es algo típico. Lo raro es lo de BG3. Nada de empujar, sigilo o usar el terreno a tu favor en ciertos escenarios, a menos que un ataque incluya cierto retroceso que podrás usar para cambiar las tornas. Este pequeño "problema" se soluciona con uno de los despliegues de enemigos y variedad de tipologías más impresionantes que he visto nunca. Necrones, Drukhari, antiguos Astra Militarum que sirven como piratas, demonios del caos, ya sea de Nurgle o Tzeentch... Un repertorio vasto y gracias al cual sus ideas arquetípicas del género XCOM se diluyen al obligarnos a cambiar de estrategia constantemente; adaptarnos a un nuevo enemigo o tal vez a uno que no hemos visto en eones. Un acierto. Owlcat sabe sacar oro incluso de sus fallos —aunque quizá diría de sus ideas contrapuestas—.

Larga vida a los CRPG

Recomendado
Warhammer 40.000: Rogue Trader Warhammer 40.000: Rogue Trader análisis

Warhammer 40.000: Rogue Trader Warhammer 40.000: Rogue Trader

Por: Alberto Lloria
Recomendado

Tras Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin, la marca británica cierra el año mejor de como lo empezó. Sé que Rogue Trader en el concepto básico del wargaming tiene mucho peso y una comunidad potente, pero incluso el más novato se sentirá cómodo cuando supere las barreras lógicas de su interfaz o su prólogo. Es el juego más Warhammer 40K que puedes jugar ahora mismo, con un mimo por el lore y un enfoque de rol profundo, vasto y complejo que te dará decenas de horas de juego. Es casi como leer un buen libro del Milenio 41 con un combate XCOM básico, desafiante y divertido. No niego que me lo he pasado pipa jugándolo, cayendo en cierto toque coloquial.

5 cosas que debes saber:
  • Un juego de pequeñas historias y encuentros anecdóticos que insuflan vida al universo Warhammer 40K
  • Rol denso y clásico, pero también abre los brazos al novato
  • Mucho más austero en arte y gráficos que la competencia
  • Decisiones y consecuencias lógicas y complejas
  • El combate es por turnos, pero el estilo es el de XCOM
Jugadores: 1
Idioma: Voces en inglés y textos en español
Duración: 55-65 horas
VÍDEO ESPECIAL

25.094 visualizaciones

20 MEJORES JRPGS DE 2024 Y MAS ALLA

Hace sólo unos días que publicábamos nuestro especial sobre los RPG, Action-RPG y CRPG que llegarán a lo largo del año 2024 y en el futuro todavía más lejano, y hoy toca el día de hacer lo propio con los videojuegos JRPG que más esperamos de los próximos tiempos...