Análisis de White Day A Labyrinth Named School. Viaje al miedo coreano

Análisis de White Day A Labyrinth Named School. Viaje al miedo coreano
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Afortunadamente para los seguidores del género, el terror ha vuelto con fuerza a esta industria. Aquí tenemos el último representante en aparecer, una aventura de origen claramente oriental que no pasará desapercibida. Analizamos esta reedición de White Day.

Resident Evil 7 fue toda una declaración de intenciones de cara a la presente temporada. Lanzado a principios de año, esta gran aventura de terror ha capitaneado un género que se está viendo enormemente revitalizado a lo largo de los últimos meses. Numerosas compañías y estudios independientes se han animado (o están a punto de hacerlo) a desarrollar títulos inspirados en este clásico género, siendo White Day: A Labyrinth Named School el último en aparecer.

No estamos precisamente ante un título de nuevo cuño, más bien lo contrario, dado que la obra original apareció nada menos que en el 2001. Y no sólo eso: tiempo después fue reeditado en varias ocasiones para teléfonos móviles. Más de 15 años después por fin aparece en una consola, PS4 en este caso (versión que analizamos), aunque también está disponible para PC. Con esto en mente, seguro que os estáis preguntando qué tal ha envejecido esta propuesta, y la respuesta es sencilla: bien pero con matices.

La trama, por ejemplo, me ha seguido pareciendo interesante pero para nada sorprendente. En el White Day (más o menos el equivalente de San Valentín en varios países orientales), el protagonista del juego llamado Hui-min Lee se cuela en un instituto para dejar unos regalos a la chica que quiere conquistar… pero como imagináis este gesto tan bello e inocente acaba convirtiéndose en una auténtica pesadilla en la que a ninguno de nosotros nos gustaría vernos metidos.

El bloque de edificios que acoge a dicho instituto era antiguamente un hospital, el cual recibió a numerosos heridos provenientes de la Guerra de Corea. Un caldo de cultivo perfecto para que en la actualidad el colegio esté hasta los topes de fantasmas que, cuando se dejan ver, son capaces de darte un vuelco al corazón… en especial uno (o una, mejor dicho). Pero lo más desconcertante de todo es que estos entes no son nuestros peores enemigos, dado que los conserjes se las traen. Son verdaderos psicópatas y, si nos pillan, nos tocará correr para evitar que nos maten.


Terror sigiloso y algo frustrante

La propuesta básica de este título es la que nos brindaban los representantes del género de finales del siglo pasado, si bien presenta algunas características diferentes a lo que nos deparaban los primeros Resident Evil, Silent Hill, Clock Tower y demás títulos de la época.

Toda la aventura se desarrolla desde una perspectiva subjetiva, lo cual era toda una innovación cuando apareció este título en su versión original.
Toda la aventura se desarrolla desde una perspectiva subjetiva, lo cual era toda una innovación cuando apareció este título en su versión original.


La exploración es una de nuestras principales tareas. Desde una perspectiva en primera persona (algo bastante peculiar en el 2001 y que le distanciaba de la mayoría de sus congéneres) es necesario recorrer los oscuros y laberínticos pasillos del instituto en busca de objetos, víveres, llaves y, también, de otros personajes que se han visto atrapados en nuestra misma odisea tan aterradora. Precisamente dichos encuentros condicionan el hecho de asistir a uno de los finales (hay más de media docena) que presenta el juego, dado que es posible tomar decisiones puntuales que tienen su trascendencia. ¿Qué chicas conseguiremos salvar? ¿Quiénes morirán en el interior del instituto? Los finales dependerán de todo lo que suceda, siendo un título bastante rejugable por este mismo hecho.

Viaje al miedo coreano


Prepárate para muchos sustos y una tenebrosa e inquietante ambientación

Tampoco faltan los puzles, los cuales aunque me han parecido bastante básicos e incluso algo toscos en ocasiones, aportan más gracia al asunto. Su variedad no es despreciable (los hay de activar interruptores, usar llaves, interactuar con ciertos objetos y mecanismos, etc.) y rompen un tanto con la dinámica que nos ofrece la aventura, que a pesar de lo que os he comentado hasta el momento, ésta se basa especialmente en el sigilo y los momentos de “huida”, por así denominarlos.

Los sustos son constantes a lo largo de todo el juego, así que andad con ojo si sufrís del corazón.
Los sustos son constantes a lo largo de todo el juego, así que andad con ojo si sufrís del corazón.


El protagonista de White Day: A Labyrinth Named School se encuentra totalmente desarmado a lo largo de toda la aventura por lo que debe avanzar todo el tiempo que le sea posible sin ser descubierto por los citados fantasmas y, sobre todo, por los conserjes. Eso es, porque como uno de estos dementes nos detecte dará comienzo una frenética persecución que, casi siempre, dará como resultado nuestra muerte. O actúas rápido y te ocultas o se terminó la partida, así de simple. Puede que haya gente a la que esta mecánica le guste pero, al menos a mí, me parece frustrante en muchas ocasiones dado que además la inteligencia artificial de los rivales no es para nada baja (más bien lo contrario). De hecho, más de una vez te detectan como por arte de magia. Sí, es posible rebajar la dificultad… pero no me parece que sea la solución ideal.

Además estas secuencias me han parecido algo obsoletas y no especialmente bien resueltas. Y lo que es peor, precisamente durante estos momentos es cuando más se le notan los años a esta aventura, escenas que adolecen de cualquier atisbo de diversión. Sin duda, para mí es el aspecto más flojo de todo el título con diferencia.

En función de los personajes que consigamos mantener con vida y de las decisiones que tomemos contemplaremos varios finales distintos.
En función de los personajes que consigamos mantener con vida y de las decisiones que tomemos contemplaremos varios finales distintos.


Justamente sucede lo opuesto con su gran ambientación. Y es que a pesar de que técnicamente es un título que como podéis adivinar es de todo menos espectacular o deslumbrante sí es cierto que su estética, el diseño de los personajes y escenarios y la atmósfera tan inquietante que se ha logrado imprimir al videojuego son muy notables. Algunas veces se aprecian ciertas imperfecciones en las animaciones de los personajes, las texturas en general son de baja calidad y los efectos especiales apenas tienen impacto, eso es incuestionable. Pero, insisto, es uno de esos títulos bien confeccionados desde el punto de vista artístico… y también sonoro. La banda sonora es muy acertada, los efectos cumplen y a veces consiguen estremecernos de veras y los diálogos (en inglés con subtítulos en español) son bastante decentes.

Discreto

Sin sello
Viaje al miedo coreano

White Day: A Labyrinth Named School

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

La aventura original del 2001 White Day ha sido debidamente remasterizada para PS4 y PC y se convierte en una aventura de terror que nos hace recordar a los clásicos del género de finales de los 90… pero desde una perspectiva en primera persona. El título tiene sus altibajos y no es una obra que vaya a agradar a todos los jugadores, más bien a un grupo muy especial, usuarios que pasarán por alto los debes que presenta la aventura y sólo se fijarán en sus puntos más conseguidos: los sustos que nos depara y su tenebrosa e inquietante ambientación.

Comprar White Day: A Labyrinth Named School
  • Sugerente historia, sobre todo si te interesas por lo que tiene que ver con el instituto
  • Los diferentes finales aseguran una razonable rejugabilidad
  • Su tétrica ambientación está muy bien recreada
  • Los sustos consiguen estremecernos de veras
  • Altibajos jugables demasiado evidentes
  • Técnicamente es bastante flojo
  • Puede resultar frustrante en algunas ocasiones puntuales
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español
Duración:
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

1.245 visualizaciones

20 RPGS donde tus DECISIONES de VERDAD IMPORTAN

Nos gustan los videojuegos de rol, y nos encantan los títulos en los que hay que tomar decisiones. Por eso hemos decidido confeccionar una lista con nuestros veinte RPG y JRPG favoritos en los que elegir es clave. Para seleccionarlos nos hemos tomado muy en serio las repercusi...