Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Oculus Rift

Oculus VR planea llevar Oculus Rift al terreno de la enseñanza

Un correo electrónico de un profesor canadiense desvela los planes de Palmer Luckey y compañía en el campo de la educación.

Por / 43 comentarios

Jason Lamb, un profesor de la Universidad McMaster de Canadá, contactó con el padre de Oculus Rift, Palmer Luckey, hace unos días. Quería saber de los planes que tiene la empresa con su dispositivo de realidad virtual y si hay algún plan en Oculus VR de cara a proyectos educativos compatibles con el accesorio. Más allá de comprarlos cuando salgan al mercado, Lamb se preguntaba si habría alguna posibilidad de acceder a ellos con un descuento si su fin es la docencia.


La respuesta de Luckey fue del todo satisfactoria: "Tenemos planes con respecto a materias lectivas, anunciaremos más al respecto pronto". Sobre el precio para instituciones educativas, Luckey fue más allá "no sabemos haremos algún programa de descuentos con esos fines, pero estamos considerando dar Rifts gratis a centros de educación. Queremos que Oculus Rift esté en las manos de toda la gente posible, especialmente de los que están aprendiendo a construir nuestro futuro".


Además de actividades jugables tradicionales que saquen partido de la realidad virtual, son muchas las experiencias que se están desarrollando con el aparato en todo el mundo. Hace unas se semanas se supo del desarrollo de The Machine to be Another, un proyecto de BeAnotherLabs que consiste en dos jugadores con sendos Oculus Rift conectados a un ordenador. Consiste en experimentar un cambio de cuerpo gracias a los movimientos armónicos que propone hacer en cada partida. Un experimento que va más allá del videojuego, pero es obvio que el invento de Luckey y compañía no quedará ahí: hay desarrolladores en todo el mundo creando software educativo que incorpora el uso de Rift en sus proyectos.


En Holanda, por ejemplo, Little Chicken está desarrollando un videojuego llamado Craft Mechatronica. En él, los niños deben construir una montaña rusa. La particularidad es que cada una de las piezas debe ser realizada con parámetros e instrumentos reales de construcción. La creación de la atracción puede tardar semanas, pero la recompensa llega con la implementación de Oculus Rift al juego: disfrutar en primera persona el que ha sido su gran trabajo tras vivir la experiencia de construir y montar en su propia atracción de feria.


Toca esperar la pronunciación de la empresa desarrolladora al respecto de esas finalidades educativas anunciadas en el email.


Más sobre: Oculus Rift.