Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Metal Gear Solid 5

El cineasta Jordan Vogt-Roberts abre un debate sobre la preservación de videojuegos

Lamenta que algunos videojuegos y experiencias puedan desaparecer para siempre.

Por / 36 comentarios
Jordan Vogt-RobertsJordan Vogt-Roberts

Son muchos los videojuegos que han desaparecido sin dejar rastro o registro en la historia de nuestra industria. Hay centenares de producciones de generaciones pretéritas que hoy, prácticamente, se dan por desaparecidas, y es un problema que podría afectar también a máquinas contemporáneas en los próximos años. El presente problema, no muy debatido en la actualidad, ha sido expuesto por el director de Kong: La Isla Calavera, Jordan Vogt-Roberts, en su cuenta de Twitter.


"La industria del videojuego necesita resolver cómo evitar la 'descomposición de datos' de juegos antiguos. Necesitamos algo a prueba de generaciones, una fusión entre una Consola Virtual con Netflix y Steam que no se reinicie en cada generación de consolas. Esto ayudará a asegurar la capacidad de transmitir la experiencia vivida en los juegos antiguos", aseguraba. Vogt-Roberts, a pesar de poder dar con un contenedor de experiencias digitales de todas las generaciones como la que propone, destacaba que uno de los problemas será "no poder usar el mando original para su juego concreto".


"Diría que es parte de la experiencia vivida en nuestra memoria en todos los sentidos. Los juegos de Wii, probablemente, se perderán en las catacumbas de la historia a menos que desentierre la consola y los controladores", comentó en su cuenta, "yo diría que estamos en algo más diferente que ver una película en proyectada en cinta o en digital, o escuchar música en vinilo o en MP3: los juegos están diseñados para ser jugados con su propio mando".


Concluyó el debate asegurando que el problema con los mandos "tal vez importe menos ahora, ya que todos los controladores son similares, pero jugarlos en NES, N64, GameCube o Dreamcast son experiencias distintas". No parece que la preservación digital de videojuegos preocupe en exceso a ninguno de los principales agentes de la industria, pero el cineasta ha abierto un sano debate en su cuenta personal de Twitter.