Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Nintendo Switch

Microsoft, Sony y Nintendo unen fuerzas contra las sanciones de Trump a China

Las tres compañía alertan del riesgo para la industria de las políticas de la Casa Blanca respecto al gigante asiático.

Por / 158 comentarios
Nintendo Switch

En 3DJuegos venimos informando de la creciente preocupación entre la industria del videojuego por la guerra económica emprendida por Estados Unidos y China. Entre ellas se encuentra los planes de Trump para subir aranceles a dispositivos fabricados en China, incluidos entre ellos el 96% de las consolas vendidas en la república federal. Tal es la inquietud sobre este tema que Microsoft (Xbox), Nintendo y Sony (PlayStation) se han unido para firmar un documento en el cual se alerta sobre el enorme impacto y el daño económico indirecto que estás políticas podría provocar en su sector.


La consecuencia más directa de cara al usuario es la rumoreada, desde hace ya dos años, subida de precio en sus aparatos. De acuerdo a los tres fabricantes, "un aumento del 25% en el coste de compra de una nueva consola impedir a muchas familias hacerse con un nuevo dispositivo esta próxima Navidad". En caso de mantenerse fieles al producto, los consumidores gastarán hasta 840 millones de dólares más de lo que hacen actualmente. Además, añaden, creará un "efecto dominó" que afectará a miles de desarrolladores de software y accesorios en el país norteamericano que "dependen de las ventas de hardware para generar demanda para sus productos".


Pero, ¿por qué no mudar la fabricación de China a Estados Unidos o a un tercer país? Según explican, un cambio brusco de estas características incrementaría los costes más allá de los efectos negativos que pueden promover estos impuestos, recordando que el proceso de ensamblaje de una consola cuenta con componentes llegados desde diversas partes del mundo y que un simple cambio de proveedor debe ser examinado cuidadosamente para mitigar los riesgos de calidad del producto.


Los tres fabricantes recuerdan la importancia de sus inversiones más allá de los videojuegosY esto no es solo por los videojuegos. Microsoft, Sony y Nintendo dedican un punto de su carta a argumentar cómo la puesta en marcha de estas medidas podrían golpear a su apuesta por el I+D+I, algo que entraría en contradición con los supuestos objetivos de estos aranceles nacidos con objetivos proteccionistas de salvaguardar los derechos de propiedad intelectual así como la innovacción y desarrollo tecnológico en el país.


¿Ejemplos? Kinect. El dispositivo no tuvo un gran recorrido en su concepción para ocio, pero sí sirvió para desarrollar HoloLens y Azure Kinect que han sido aprovechados en una amplia variedad de escenarios (atención médica, comercio minorista, industria, educación e investigación) por parte de empresas comerciales, instituciones académicas y agencias gubernamentales. Caso no muy distinto el del famoso chip Cell de PlayStation, que tal como recuerdan en el documento fue usado por la Universidad de Stanford en un proyecto que dio lugar a cientos de trabajos científicos.