Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Xbox Series X

La Xbox Series X deja claras las claves de la arquitectura RDNA2 de AMD

¡Raytracing por hardware y sombreado de tasa variable!

Por / 149 comentarios
Xbox Series X

Raytracing por hardware y sombreado de tasa variable serán las claves de la nueva arquitectura RDNA 2 de AMD. Anoche, durante los Game Awards 2019, Microsoft hizo oficial el nombre de su nueva consola llamada la Xbox Series X, y con ello hizo hincapié en esos dos detalles que ya podemos atribuirle a la arquitectura gráfica de nueva generación de AMD, que será clave también para las próximas tarjetas gráficas Radeon.


Recordemos que la Xbox Series X cuenta en su interior con un SoC semipersonalizado con núcleos de proceso diseñados según la arquitectura Zen 2 y con núcleos gráficos según RDNA2. Lo más probable es que estos chips se hayan diseñado según el nodo de fabricación EUV de 7 nm de la fabricante TSMC. Se espera que AMD se sirva de este mismo formato para sus propias gráficas discretas y los chiplets de los futuros procesadores Zen 3 que llegarán a lo largo de 2020.


El sombreado de tasa variable (o VRS en sus siglas en inglés), es una característica a nivel de API que permite que las GPU ahorren recursos aplicando sombras (o, más bien, shaders) en ciertas zonas de la imagen a menor tasa que en otras, sin perder fidelidad visual aparente. Microsoft ha desarrollado dos niveles de VRS para su API DirectX 12: el primero ya es compatible con las actuales familias Turing de Nvidia y la Gen11 de Intel, mientras que el segundo solo es compatible con Turing. La arquitectura RDNA no es compatible con ninguno de estos niveles. Esto es así a día de hoy, claro.


Hay que tener presente que AMD todavía tiene que ponerse al día con el raytracing. Quizá esto ocurra con la segunda generación de gráficas Navi que llegarán en 2020, pero por ahora es exclusividad de las RTX 20 de Nvidia. Por otra parte, hay que tener presente que la nueva generación de consolas, tanto esta Series X como la futura PS5, tendrán que depender de la VRS y de las resoluciones dinámicas si quieren llegar al 4K a una tasa de fps decente, o si tienen incluso pensado mostrar juegos a 8K, claro.


Más sobre: Xbox Series X.