Ya hay razones de peso para que cambies de monitor si juegas en PC

Ya hay razones de peso para que cambies de monitor si juegas en PC
Facebook Twitter Flipboard E-mail

La resolución, la calidad de la imagen, el HDR, las tasas de refresco: todo lo que fue nuevo... ya es más barato.

El monitor de tu PC es, junto con el ratón y el teclado, uno de los periféricos más importantes de tu equipo, y si llevas ya unos años sin cambiarlo, empieza a hablar muchas razones de peso para hacerlo. Date cuenta de que en los últimos años ha habido tiempo para innovar, probar y, sobre todo, establecer y reducir costes. Es la pantalla que puedes llegar a ver la mitad de un día perfectamente, así que aunque aguante, si en algún momento te has planteado si ya habrá algo mejor que justifique el salto, te adelantamos que sí.

Razones para actualizar tu monitor de PC en 2022

Mejor resolución, más barata

Asus lanzó su primer monitor 4K en 2013, y por aquel entonces costaba la barrabasada de 5000 euros. No obstante, desde entonces las cosas se han calmado bastante en el apartado precios, hasta el punto de que podemos hacernos con una pantalla 4K por 300 o 400 euros sin ningún problema. Pero no nos centremos en el falso grial que son los 4K. Por distancia a la pantalla, en PC tiene mucho más sentido la resolución 1440p. En esto englobamos dos relaciones de aspecto, ya verás.

Cuando tienes ante ti una pantalla de 27 pulgadas y una resolución de 2560x1440 píxeles, las cosas se ven muy distintas que con un monitor de 1080p. Además, puedes partir desde los 250 euros para hacerte con uno, e ir subiendo para ir añadiendo funcionalidades y tecnologías de refresco de pantalla, sincronización adaptativa, mejoras de color, etc. En esa misma línea de pensamiento, también podrías subir hasta los 3440x1440 píxeles para ampliar tus miras y empezar a jugar y a trabajar más cómodamente.

Imagen de {hardware}

Sácale los colores

La iluminación, el contraste y el color también han mejorado en estos años. Esto es patente a poco que compares un monitor de alta gama de hace 10 años con uno de media actual. Si antes los paneles cubrían tan solo la gama de color sRGB, ahora se permiten cubrir el espacio de color DCI-P3 y el AdobeRGB. A efectos prácticos, esto se traduce en una mayor y más fiel reproducción de colores, y esto se traduce en una mejor experiencia de entretenimiento y en una fidelidad mayor al trabajar en labores multimedia.

A ver esos leds...

Eso del IPS o el LCD como marcas de marketing ya no se lleva. Ahora lo que parte la pana es el Mini-LED y el OLED, y todo para llegar a los ansiados estándares que marca VESA para el HDR. Los paneles Mini-LED sustituyen los LED individuales retroiluminados de siempre por matrices de luces LED que se agrupan por zonas y pueden encenderse y apagarse de forma independiente. Con esto, te puedes llevar más contraste y mejores brillos. Es decir, que el contenido en HDR se ve de lujo.

Luego está el OLED, claro, y con esta otra tecnología también hay otra tanda de monitores ya. En este caso, puede que no te lleves una iluminación tan marcada como con el Mini-LED, pero a cambio obtendrás una representación de negros mucho más fieles, que no muestran halos alrededor de los objetos. Eso sí, en este caso puedes esperar precios mucho más altos.

Imagen de {hardware}

Donde esté un hercio, que se quite lo demás

¿Qué tal se portan tus 60 Hz, bien? Llevamos desde 2014 con monitores compatibles con 144 Hz, pero hasta que no pasaron unos años, la tendencia no empezó a hacer mella en la base de consumidores. Obviamente, el juego competitivo influyó mucho y, más recientemente, la compatibilidad de las consolas con las altas tasas de refresco.

Ojo, claro que los 60 Hz son razonables y todavía cumplen su función, pero actualmente los paneles con mejores refrescos ya no incluyen un impuesto extra, y eso renta. Es decir, que puedes hacerte con un monitor de 144 Hz por sus 200 euros, pero ya sabes que equilibrando la balanza entre resolución y tasa de refresco, puedes llevarte monitores 4K de 144 Hz, de 1440p a 240 Hz o incluso de 1080p a 360 Hz.

Por otra parte, en lo que respecta a las tecnologías como Freesync o G-Sync, que garantizan que la imagen se mantenga fluida y sin tearing, las compatibilidades también se han democratizado gracias al estándar VESA Adaptive Sync. Todavía hay monitores con módulos exclusivos, sí, pero nuevamente es mucho más fácil encontrar esta clase de pantallas sin subir mucho el presupuesto actualmente.

Imágenes | Joshua Rawson-Harris, Arthur Mazi, Alistair MacRobert (Unsplash)

Comentarios cerrados
Vídeo destacado

7.464 visualizaciones

Tráiler gameplay de Wild Hearts: descubre los escenarios de caza y los combates del videojuego de EA y Omega Force