Fable 3

Fable 3

Fecha de lanzamiento: 17 de mayo de 2011
 · Plataforma
Fable 3 - Análisis

Fable 3 - Análisis PC

Análisis “Fable 3”

8,2
Twittear

2

0

Compartir

0

Por  /  18 de mayo de 2011
35 comentarios
Recientes

Unos meses después de su lanzamiento en Xbox 360, Fable III llega a compatibles con algunas mejoras. Aspecto gráfico superior y una dificultad mejor medida son las principales claves de un título que, pese a ello, sigue sufriendo de una excesiva simplificación de conceptos. ¿Buscamos rol de profundidad? Mejor mirar para otro lado. ¿Buscamos acción y aventuras? Lo nuevo de LionHead para PC es una oportunidad estupenda.

En octubre de 2010 se lanzaba el notable Fable III para Xbox 360, un más que notable videojuego que, eso sí, volvía a difuminar una vez más las líneas entre rol y juego de acción y aventuras que tradicionalmente han estado tan confusas en la saga de Peter Molyneux. De hecho pocas franquicias hay tan polémicas en el género del rol como la de Fable. Un firme RPG para muchos, imposible de ubicar en este género para otros... lo único que está claro es que las dos primeras entregas de las series han supuesto dos puntales para Microsoft y sus consolas Xbox, y que indudablemente fueron dos videojuegos francamente sobresalientes a pesar de que sólo el original apareció en PC.


El tercer capítulo para PC está ya entre nosotros tras un retraso de varios meses con respecto a la versión de Xbox 360, con una edición que trae consigo algunas mejoras sobre Fable III: Un título que en su lanzamiento durante el año pasado ya era ciertamente continuista con respecto a la segunda parte. El juego vuelve a emplear también en compatibles bases de la segunda y sobresaliente segunda parte, inédita no obstante en ordenadores personales, para recortarlas en todo lo tocante a las facetas roleras o de interfaces, pero también para mantenerlas en los combates y en lo referente al encanto natural de "cuento de hadas" que siempre ha atesorado la franquicia.


En esta ocasión la principal atención a nivel conceptual se ha puesto en fulminar de un plumazo cualquier paso por menús o dependencia de interfaces, algo que tenía mucha más importancia y sentido en Xbox 360 de la que tiene en esta edición para compatibles, así como la inclusión de un paso más que generalmente se obvia en juegos de este tipo. El objetivo de esta clase de títulos suele ser liberar un reino de algún yugo opresor y en ocasiones ser su nuevo monarca, acabando generalmente ahí la aventura: Fable III es el primero en proponer el ciclo completo permitiéndonos dar el salto de aventurero a gobernador, esa es su principal baza como videojuego y al mismo tiempo es nuestro mayor reto como jugadores... ¿estás preparado?



Héroes en Zapatillas -La Historia-

En términos argumentales, Fable III mantiene la esencia que caracteriza a la saga y conserva intacto ese toque a caballo entre el relato infantil y el barniz para adultos que tan bien ha funcionado en sus dos predecesores. La historia, por primera vez, no comienza en nuestra niñez, sino con un camino a través de una pradera presentado por la ya veterana Theresa -Vidente de la Aguja- que desemboca en la elección del sexo de nuestro protagonista, ya en la adolescencia.

A partir de ahí conoceremos la situación del Reino. Los acontecimientos de la tercera entrega de las series se suceden tras los de Fable II, a pesar de que insistimos en que es una entrega que no se pudo disfrutar en PC, y en el videojuego encarnamos a uno de los hijos del protagonista del título de 2008, eso sí 50 años después. La tercera parte no incluye ningún tipo de prólogo al estilo de Mass Effect para unos aficionados que no disfrutaron en su momento del videojuego, al que echamos en falta a pesar de que los lazos entre una y otra parte no son tan importantes como en la saga de BioWare. Nuestro mayordomo Jasper será uno de los primeros personajes que conoceremos, y pasaremos los primeros minutos de partida familiarizándonos con una vida de palacio que no tardaremos demasiado tiempo en abandonar.


Fable 3 (PC)

Nuestro hermano, el cruel rey Logan, aprieta con fuerza su yugo opresor, y nosotros seremos los encargados de liberarlo.

Desde el comienzo de la aventura estaremos marcando fuertemente nuestro destino y nuestra ética con drásticas decisiones morales. No entraremos a describirlas para evitar innecesarios spoilers, pero prácticamente desde los primeros compases de la aventura estaremos ya tomando partido de una forma muy clara en direcciones radicalmente opuestas, que nos llevarán por el camino de la bondad o la maldad; a menudo decidiendo directamente sobre la vida o muerte de algunos de los NPCs del reino de Albión.


Y es que los tiempos están cambiando en el universo de Fable, y necesitan de tomas de decisiones fuertes. La Revolución Industrial ha llegado al reino y con ella la explotación de la mano de obra por parte del empresario, en esta ocasión encarnado por el rey Logan, nuestro hermano. Lo que parece rápidamente orientarse hacia la crítica social más obvia y fácil no gana en sutileza precisamente según avanzamos en la campaña, y es que rápidamente con el auxilio de Jasper y Walter, nuestro ayudante e instructor militar, deberemos encabezar una revolución que vaya más allá del concepto industrial para alcanzar también los aspectos sociales y de gobierno de Albión. Para ello lideraremos, literalmente, una revuelta reclutando a diferentes aliados -unos poderosos y otros no tanto- para alzarnos con la corona, en lo que es un argumento tan poco rolero como parece deducirse por su concepto.


Así pues, y como ya hemos adelantado, a nivel de dinámicas jugables y narrativas el mayor cambio del videojuego con respecto a sus predecesores en particular, y con respecto al resto del género de rol-aventura en general, es el de que en el momento en que nos hacemos con la corona la aventura no concluye ahí. En Fable III tendremos la oportunidad de pasar de ser el heredero a la corona que debe luchar por gobernar un reino al que encarnaremos en la primera parte de la aventura, a ser el propio mandamás en el que nos convertiremos en la segunda.


Fable 3

El guantelete será nuestro medio de conjurar hechizos. Descargas eléctricas, congelación, fuego... Las alternativas en este campo serán clásicas pero efectivas.

¿El Fin Justifica los Medios?

Hay que recalcar una vez más que con Fable III los detractores del carácter rolero que se le presuponía a la saga tendrán más motivos que nunca para acusar a la IP de Peter Molyneux y compañía de salirse de un género RPG del que, para ser honestos, en el pasado tenía un pie fuera y ahora mismo pie y medio. Especialmente un público para PC que por regla general es mucho más hardcore que el de consolas.

Que nunca ha sido rol puro es más que obvio, por sus abundantes concesiones hacia la accesibilidad entre otras cosas, pero siguiendo un camino que ahora mismo parece una trayectoria vital de lo más lógica en esta tercera entrega se han alejado mucho de cualquier matiz que en el pasado pudieran haber compartido con el género. ¿Cómo lo han hecho? Apostando por simplificar más y más conceptos que ya en Fable II eran meridianamente sencillos, y que en esta ocasión llegan al extremo fulminando aspectos como los menús, la experiencia o los inventarios, que llevarán a cualquier aficionado a los RPGs a llevarse las manos a la cabeza.


Para empezar lo primero que llamará la atención del aficionado es que al presionar el botón escape no vamos a un menú, sino que viajamos directamente a una estancia con forma de salón en la que accedemos a diferentes habitaciones que hacen las veces de menú interactivo. Así pues si en cualquier género de rol quisiéramos cambiarnos de ropa accederíamos al menú, desde ahí a la pestaña de inventario y ahí probablemente separaríamos los atuendos del resto de elementos para cambiar nuestra indumentaria. En Fable III no, para cambiarnos de ropa pulsamos el botón escape e instantáneamente accedemos al mencionado salón, y desde ahí deberemos visitar la habitación del ropero donde están expuestos los diferentes modelos y ropajes que podremos portar.


Es algo así como si para acceder a todo lo que tiene que ver con nuestro personaje tuviéramos acceso al cerebro de nuestro personaje con sólo pulsar un botón, y es que este salón del que hablamos tiene incluso forma ovalada. Es un cerebro donde se encuentra físicamente un Jasper que, eso sí, desaconseja esta deducción; pero que tiene a su vez diferentes ramajes en forma de estancias en los que se desgrana y que hacen referencia al armario ropero, al arsenal de armas, a la gestión de la partida con nuestras amistades, a nuestra economía, al guardado y cargado de partidas, a las opciones gráficas, al progreso del personaje...


imagen03
La idea es brillante, eso debe quedar claro, pero la ejecución no acaba de funcionar tan bien como cabría esperar sobre el papel. La fuerza estética, artística e incluso innovadora de este cambio de fórmula tan radical queda fuera de toda duda, y es que evitar los siempre anticlimáticos menús y hacerlo todo desde una perspectiva puramente in-game es una idea maravillosa, y cuando decimos que todo hace sin tocar un sólo menú queremos decir literalmente todo. Sin embargo el procedimiento no es todo lo fluido que cabría esperar por varios motivos: Para cambiar de ropa, de armas equipadas o de hechizos disponibles hay que darse un "paseíto" por las diferentes habitaciones en un procedimiento tan bello a efectos ornamentales como poco optimizado a efectos prácticos. En Fable III, todo cuesta bastante, algo que desaconsejará acciones que en otros juegos de rol haríamos brevemente con un paseo instantáneo por los menús: No nos importará demasiado en las primeras horas de partida, pero a medio camino será altamente farragoso; suerte que todo ha sido tan fuertemente despojado de profundidad que no tendremos que acceder demasiado a menudo.


Hay un buen puñado de vestimentas sí, algunas verdaderamente divertidas como el traje de pollo, pero sólo en algunas misiones concretas debemos portar un traje determinado para poder cumplirlas, y desde LionHead Studios se ha optado por eliminar la importancia de las características que nos proporciona cada vestimenta, de modo que desde un punto de vista práctico viene a ser casi lo mismo superar la aventura en ropa interior que con un traje de guerra. Prácticamente idéntica conclusión puede extraerse de las armas: Tendremos al final de la aventura un pequeño set de armas cuerpo a cuerpo, a distancia y de hechizos, con una puntuación de daño, un valor de venta y una información que nos advierta de si las hemos mejorado o no con su uso. Unos datos y alternativas un tanto escasos para un título que en el pasado tenía la personalización por bandera.


Fable 3 (PC)

Pulsando el botón Escape accederemos al único remanso de calma de Fable III. Desde este salón gestionaremos, arsenal, vestimentas, etcétera.

Respetado y Amado... Temido y Odiado

En cuanto a los aspectos más puramente tangibles de Fable III ya hemos diseccionado en detalle las principales novedades, y ahora toca hablar de otras algo más etéreas como la progresión del personaje, el combate o las dinámicas de gobierno que podemos adoptar.

Por ejemplo a la hora de gestionar nuestra progresión como héroe estamos hablando en los mismos términos que en el resto del juego. En este Fable no hay experiencia como tal es entendida en el género, y es que a pesar de que sí recolectaremos los llamados Sellos del Gremio por cumplir misiones, ayudar a gente, etcétera... éstos se gestionarán de una forma completamente diferente a como cabría esperar. Nuestro avance y mejora de personaje está representado, en una alegoría muy poco sutil, con un camino literal que iremos desbloqueando poco a poco, al que podremos acceder siempre que queramos desde la estancia/menú y que según avancemos irá desbloqueando en forma de cofres una serie de mejoras que pueden incrementar nuestra habilidad en aspectos sociales, de combate, estéticos, referentes a hechizos, etcétera. Cada cofre lleva impreso un número, y será el de la cantidad de Sellos del Gremio que deberemos invertir para poder abrirlo.


Todo esto principalmente nos va a ayudar a hacernos la vida más fácil en las disciplinas mencionadas. Así pues el sencillo combate que trae consigo la acción de Fable III al comienzo de la aventura va poco a poco aumentando en profundidad, trayendo consigo algunas alternativas sin salirse en ningún momento del sencillo esquema que ya se presentó con éxito en la segunda parte. Éste, para los que no lo conozcan, consiste en el click izquierdo del ratón para el ataque cuerpo a cuerpo, dejándolo apretado para aumentar su fuerza y empleando el derecho para bloquear, con idénticas mecánicas para los hechizos y los ataques a distancia sólo que girando la rueda del ratón para acceder a unas y otras mecánicas de combate. No hay barra de salud ni de maná en el nivel de dificultad estándar, y sabremos cómo andamos de "vida" y si necesitamos de alguna poción curativa por la decoloración rojiza de la pantalla según vayamos sufriendo daños.


Fable 3

¿Ves este camino? Familiarízate con él, es el Camino al Reinado. Cuando lleguemos al final seremos el gobernador de Albión.

Por lo que respecta a nuestras relaciones con los demás, todo sigue la misma línea de síntesis de la que llevamos hablando durante la práctica totalidad del texto. Si en Fable II había una serie de menús radiales para gestionar el sin fin de expresiones que teníamos a nuestra disposición para relacionarnos con los demás; en la tercera parte se ha eliminado también este interfaz, haciendo que todo quede al alcance de un sólo botón y reduciendo la variedad de éstas y suprimiendo el curioso minijuego que había que llevar a cabo para ejecutarlas correctamente. En esta misma línea minimalista también encaja el aspecto de los trabajos, que ahora incluyen QuickTime Events algo modificados, en los que debemos pulsar el botón adecuado en el momento preciso para ejecutarlos correctamente, aunque con un planteamiento mucho más simple que en el pasado.


Uno de los aspectos que más criticamos de la versión de Xbox 360 de Fable III fue su excesiva sencillez en cuanto a dificultad, un título que podíamos superar sin muchos problemas y sin grandes quebraderos de cabeza en prácticamente ningún enfrentamiento. La versión de PC trae consigo un aumento de dificultad muy recomendable para los veteranos del género, ¿en qué consiste? Con él, y bajo el nombre de Desafío, contaremos con menos salud para nuestro protagonista, y ésta no se regenerará de forma automática. Sólo podremos curarnos durmiendo, tomando pociones o consumiendo comida, un añadido muy interesante que suma profundidad a la experiencia.


Por otra parte se había insistido mucho durante la primera presentación de Fable III en la fuerza que tendría el hecho del contacto físico entre los personajes. Pues bien, cabe mencionar que en este sentido el juego no tiene la importancia que hubiera cabido esperar dada la insistencia de Peter Molyneux en este sentido. Hay contacto físico, sí, hay besos, abrazos, estrechamiento de manos e incluso podemos coger de la mano a un personaje para llevarle de un punto a otro -a rastras si es necesario- o llegar al extremo de dar dinero para ganarnos su aprecio; pero la necesidades de este procedimiento obligan a separar cada relación social de la faceta in-game con un breve aunque molesto fundido, y en líneas generales da la sensación de que la adición es mucho más cosmética que relevante.


Sin embargo, nos guste o no el sistema social, el relacionarnos con otros personajes va a ser imprescindible para cumplir la que será la primera -pero ni mucho menos la última- de nuestras grandes metas, ser el rey. Cuando alcancemos la corona, el videojuego demuestra gran habilidad para simultanear una faceta estratégica muy ligera con el juego de aventuras que seguirá siendo el resto de la experiencia. De esta parte vamos a procurar hablar lo menos posible, puesto que tiene abundantes connotaciones con el argumento que pasaremos por alto para no destripar la experiencia; aunque sí vamos a describir las dinámicas jugables que se adhieren. Así pues seguiremos cumpliendo misiones, acabando con hordas de enemigos y relacionándonos con los ciudadanos de Albión, pero ahora tendremos que llevar a cabo esas tareas mientras vigilamos la tesorería, reclutamos soldados y nos ocupamos de factores del día a día de cualquier gobierno como subir o bajar los impuestos o tomar partido en aspectos polémicos de la época como, por ejemplo, el trabajo infantil.


Fable 3 (PC)

En Fable III nos relacionaremos a menudo con otros NPCs, aunque aspectos como el contacto físico no es como se esperaba.

Estas decisiones tendrán constantemente una doble repercusión sobre nuestra nobleza o vileza y al mismo tiempo sobre el estado del tesoro del reino, casi siempre inversamente proporcional a nuestra popularidad. El cumplir o no las promesas que hemos ido llevando a cabo durante nuestra carrera hacia el trono será sólo una de las tareas que deberemos llevar a cabo, y es que las decisiones dolorosas estarán constantemente a la orden del día.


No entraremos en detalles, pero una amenaza enorme se cierne sobre el reino durante esta parte, y nuestra responsabilidad estará en preparar a Albión para asumirla. La amenaza tiene nombre y apellido, y también fecha de caducidad de modo que toda esta parte del juego está planteada como una contrarreloj, de generoso metraje, en la que tendremos un año (365 días del juego) para cumplir (o no) los objetivos.


Esta es la única parte del videojuego que se gestiona con menús e interfaces propiamente dichos, aunque éstos son tan claros y sencillos como cabría esperar. Los balances económicos y de estatus son muy claros y se explican con una sencillez muy en la línea con el resto de facetas del programa. El principal modo de gestionarlo todo se encuentra en el mapa que, de hecho, ocupa la parte central de la estancia en la que tanto hemos insistido anteriormente y que hace las veces de menú. Con este mapa tendremos una información muy clara de todo lo que acaece en nuestras tierras y servirá durante toda la campaña para nuestros viajes rápidos de un lugar a otro, para comprar y gestionar propiedades de igual manera que ya podíamos hacer en Fable II, y también para estar al tanto de las quests que tenemos pendientes de superar.


Fable 3

Un cooperativo mucho más sofisticado y trabajado que el de la segunda parte es uno de los grandes titulares de Fable III también en PC.

Albión Sobre los Hombros -Gráficos y Tecnología-

A nivel visual Fable III sigue claramente las directrices establecidas por la versión de Xbox 360, sólo que lógicamente potenciada en el sentido de que emplea sus bases técnicas y artísticas, llevándolas un paso más allá para sacar partido de las posibilidades de hardware superiores de compatibles.

Ya la tercera parte nos pareció un título realmente brillante en su dirección artística en Xbox 360, con un tratamiento de personajes, criaturas y escenarios tan simpático, brillante y colorista como cabe esperar de la saga; y esta versión para ordenadores se apoya sobre las mismas cotas de buen gusto. La franquicia se ha caracterizado siempre por contar historias que perfectamente podrían calificarse de cuentos de hadas modernos, y en este sentido el barnizarlo con un apartado visual que descanse sobre las mismas ideas de primera y segunda entregas ayuda muy mucho a hacer ganar enteros al título en todos los sentidos.


Así pues entre los principales titulares que nos deja el programa podemos esbozar rápidamente los amables y cuidados modelados de personajes, el carisma de las criaturas -especialmente algunas de ellas como los entrañables aunque peligrosos goblins-, y el encanto y cariño que desprende por los cuatro costados esta tercera revisión de Albión, a pesar de que el juego esté ambientado en la grasienta y polvorienta Revolución Industrial.


Fable 3 (PC)

El combate tendrá un plus de dificultad en la versión de PC merced a la aparición de Desafío.

Dejando de lado estos aspectos tan positivos e inmersivos hay que comentar también que a nivel tecnológico la adaptación a las posibilidades que brindan los PCs son francamente interesantes. Entre ellas las principales son unas texturas mucho más detalladas que en la versión de la consola de Microsoft, una distancia de dibujado fenomenal y un aspecto visual en líneas generales mucho más nítido y definido. Los problemas de popping del juego original desaparecen y pese a que el blur y los efectos lumínicos siguen siendo tan exagerados como la saga nos ha venido acostumbrando, sí que parece obvio que son más sutiles y discretos en PC con respecto a una versión de Xbox 360 algo más áspera en este sentido.


En cuanto a los aspectos de optimización cabe destacar que en el equipo de pruebas de redacción -Intel i7, 8GB de Ram, GeForce GTX 260- el título se mueve con mucha fluidez y todos los parámetros gráficos activados, siempre por encima de los 30 frames por segundo. De todas formas para otro tipo de equipos hay un generoso puñado de parámetros visuales que nos permiten alterar elementos como la resolución, la sincronía vertical o el nivel de detalle de personajes, escenarios, texturas, sombras, distancia de dibujado, etcétera...


Por lo que respecta al audio, éste vuelve a ser tan genial como en primera y segundas partes. El score recoge algunos temas de la primera secuela, pero también propone muchas nuevas partituras que cuentan con idéntica calidad en su orquestación e inspiración. El videojuego, a pesar de sus enormes dimensiones, está doblado en su totalidad a nuestro idioma con un nivel más que bueno, y los efectos de audio son tan atronadores como siempre en las series.


Guía del Gobernante Imperial -Conclusiones-

Microsoft hablaba de hacer más fácil el acceso de la saga Fable a los neófitos, y parece que el camino para hacerlo ha sido el de destripar al concepto RPG de todo lo que LionHead estima que es innecesario, a pesar de que la versión de compatibles cuenta con un plus de dificultad abierto al perfil de aficionados que busque un reto extra. En un esfuerzo por simplificar todo lo posible la fórmula rolera, Peter Molyneux se ha llevado por delante todo lo que es imprescindible para la forma de comprender el género que tienen los hardcore del rol. Con esto delimitan por fin el género de la saga Fable en el marco de las aventuras, y cierran la puerta a los veteranos aficionados roleros que busquen aquí una forma convencional de entender el género, abriéndola al mismo tiempo todavía más a todos los neófitos y, sobre todo, a los fans de las viejas y grandes historias de aventuras, espadachines y héroes.

Sin embargo el reconocer que en su camino hacia la accesibilidad absoluta Fable III ha perdido la práctica totalidad de los elementos identitarios del género, no debe ser óbice para reconocer que de igual modo estamos ante un muy buen videojuego. No llega a las cotas de calidad ni de impacto que supuso la segunda entrega en Xbox 360 ni al cariño que despertó la primera, pero es innegable que es largo, que por momentos es realmente divertido y que la parte en la que cogemos las riendas de Albión es sorprendente, inmersiva y original y en esta ocasión tiene el plus de dificultad del que ya hemos hablado.


Fable 3

Las misiones secundarias serán tan amables y simpáticas como siempre. Buena parte del sentido del humor de la marca Fable en potencia.

El videojuego, además, incorpora el cooperativo on-line a través de Games for Windows Live de una forma algo más lograda que en la fallida experiencia que aportó su predecesor en consola, aunque en esta ocasión se renuncia a la experiencia local que sí está presente en Xbox 360. Lo que sí vuelve a ser tónica es que en el multijugador de nuevo sólo avanzará la historia del host de la partida; el otro actúa como mero actor y observador y al volver a su perfil no tendrá cumplidas las misiones que haya superado conjuntamente. Los dos usuarios, eso sí, se repartirán el botín, el oro y los tesoros a partes iguales cuando acabe la sesión multiplayer, y podrán entablar relaciones sociales e incluso casarse entre sí, así como fundar un pequeño gremio o cooperativa entre los dos para repartir y ayudarse con costes en la compra de armas, objetos, etcétera. Como puede deducirse de nuestras palabras el cooperativo es un añadido notable, aunque siga sin ser la experiencia profunda y detallada que Peter Molyneux prometió en la ya lejana primera parte.


Y es que esta es precisamente la agridulce conclusión que puede extrapolarse de todo este Fable III: La sensación positiva de que poco a poco la saga va pareciéndose a lo que el gurú británico prometió para su franquicia, pero también la negativa de que por el camino se ha dejado algunas partes de su identidad que no tiene visos de recuperar. Con esta tercera parte seguimos viendo una gran oda al cine de aventuras y espadachines de los 50 y los 60, todo ello apoyado sobre una historia con gancho y elementos realmente únicos de esta IP como la posibilidad de casarse, tener hijos, adquirir propiedades o incluso gobernar un reino; y es ante todo un título simpático, ligero y agradable como pocos lanzamientos se pueden encontrar.


Fable 3 (PC)

De príncipe a rey. Este es el aparentemente corto camino de nuestro protagonista en su aventura por Albion.

Sin embargo en algunos factores importantes el nuevo lanzamiento de LionHead Studios da la sensación de que el concepto de jugar a Fable es mucho más interesante que el propio hecho de jugarlo. En algunas ocasiones peca de repetitivo, podemos perder interés en la progresión del personaje al ser ésta prácticamente inexistente, y es fácil que cierto perfil de usuario desconecte de un sistema de combate que es limitado y que apenas evoluciona. ¿Se ha prestado excesiva atención a aspectos que no eran importantes o que no han acabado llegando a buen puerto? Es lo más probable. Pero sobre todo Fable III sirve para recordarnos que el cerebro que hay tras él, el de Peter Molyneux , es el de un gurú en el más puro sentido de la palabra: El británico es un romántico soñador cuyas ideas están ya quedando aprisionadas por los muros de uno de los artes, el de los videojuegos, más fuertemente marcados por la importancia de lo que es rentable y lo que no. Y eso, señores, de consumarse sería descorazonador.


8,2
“Muy Bueno”
Valoración 3DJuegos - Fable 3
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:

Fable III llega con cierto retraso a PC, pero nunca es tarde si su adaptación es como ésta. Más matices, un extra de dificultad y un apartado gráfico superior son las señas de un título que sigue siendo igual de divertido, apasionante y decididamente sofisticado. Las quejas que a buen seguro levantará la resta de elementos en su ecuación rolera no deben distraernos del hecho de que es un gran videojuego de aventuras, con un mundo radiante y genial y con personajes muy bien trazados.

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de Fable 3. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Valoración y estadísticas
8,2
Valoración 3DJuegos
“Muy Bueno”
7,5
Análisis lectores (23 análisis)
Popularidad:
Notable
¿Qué es?
Ranking:1332 de 19510 juegos
En la comunidad:
Usuarios (547) | Grupos y clanes (6) | Más
Expectativas / Valoración (1078 votos)
8,6
Tu voto:
Tienda
Fable 3
40,99  19,99 €

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Grupos y Clanes relacionados
Fable Legends

Grupo con 176 miembros

Se una leyenda
Fable III

Grupo con 36 miembros

Vamos a compartirlo todo sobre Fable 3
Seguidores de fable

Grupo con 18 miembros

King of albion
The war of magic

Grupo con 3 miembros

Por la causa
Todos los grupos y clanes (6)
Foro del juego
Autor: Raydenuchiha
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Fable 3” de PC, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado