Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
eSports
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos
Death Stranding, Bloodstained y PES... ¿Qué ha sido de la Konami post Silent Hills?

Death Stranding, Bloodstained y PES... ¿Qué ha sido de la Konami post Silent Hills?

Por  /  23 de agosto de 2019       
86 comentarios
Recientes

Decir, ya sea por la cantidad de lanzamientos o por la calidad de los mismos, que la Konami de 2019 no es la Konami de los ochenta, noventa y dosmiles es perogrullo. Sin embargo, y a la hora de dar con un momento de ruptura concreto, es difícil dar con un punto en el que se pueda decir cuándo mutó Konami a lo que es hoy.

Podríamos concretar dos puntos como los clave de la metamorfosis de Konami: la conferencia del E3 2010 y la cancelación de Silent Hills. Konami confirmó en el E3 2010 que, a veces, es preferible no estar en el gran evento mundial del videojuego a hacer un ridículo mundial ante los ojos de todos los jugadores. Hubo de todo: una exhibición grotesca de lucha libre mexicana, números de magia con Rebellion y Never Dead, una inquietante presentación de Silent Hill Downpour, la sonrojante puesta de largo de su nuevo juego de baile o el olvidable Ninety-Nine Nights 2 de Tak Fuji firmaron uno de los más sonados ridículos que se han vivido en la feria de Los Ángeles. Ninguno de los títulos estuvo a la altura de la marca, con un Kojima ausente que prefirió presentar su videojuego en la conferencia de Microsoft. ¿Cuál? Metal Gear Solid: Rising, que también tuvo un desenlace distinto al previsto por sus creadores.


Casi cinco años después la cosa no iba mucho mejor en Konami. La firma nipona ya no firmaba los éxitos de la década pasada, y ni siquiera una saga de éxito como Pro Evolution Soccer pasaba por su mejor momento, viéndose ampliamente superada por su competencia en las tiendas y ofreciendo algunas de las peores entregas jamás firmadas en la saga. El terremoto, sin embargo, llegaría con la cancelación del proyecto que más ilusionaba a los aficionados: Silent Hills. En una serie de catastróficas desdichas, uno por uno abandonaban el desarrollo del videojuego los implicados del mismo, siendo la más sonada la de Hideo Kojima, que no solo dejaba la nueva entrega de terror; también abandonaba en los últimos meses de desarrollo el nuevo episodio su saga Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.


Ha pasado un lustro desde la legendaria presentación de P.T. en la Gamescom 2014. La percepción del usuario para con Konami ha cambiado del día a la noche. ¿Cómo le ha ido a las franquicias clásicas y desarrolladores de las mismas en los últimos años? ¿Qué ha sido de los principales nombres de la marca? Como ya les pasó a los desarrolladores que dejaron la empresa y fundaron Treasure en los 90, ¿se ha traducido el éxito de los retoños de Konami lejos de casa? Y lo importante, ¿cómo le va a Konami hoy?


Hideo Kojima y Metal Gear Solid La reconstrucción de un mito… lejos de Konami


Muchos hemos aceptado que nunca sabremos qué hay tras el caso de Hideo Kojima, Kojima Productions y Konami. Y es una pena, porque es uno de los divorcios más sonados de la historia del videojuego y parece que nunca se desvelará qué hubo detrás. Lo que sí sabemos hoy es que la salida de Kojima no importó en Konami para lanzar una nueva entrega de la franquicia, Metal Gear Survive. Su presentación en la Gamescom de 2016 fue todo lo contrario a la de Silent Hills en 2014: la del survival horror despertó admiración y fue halagada por su puesta en escena única mediante una demo misteriosa; Survive despertó las iras de los fans de Kojima, que mostraron una agresividad en redes contra Konami que pocas veces se había visto contra otras firmas. El ambiente estaba tan viciado que ni en las presentaciones de la Gamescom se permitieron preguntas; una presentación en Power Point y arreando.


Death Stranding.Death Stranding.

Hideo Kojima, mientras tanto, asistía a la procesión en silencio. Pocas veces hubo menciones por parte del artista sobre Survive, solo una en la que Kojima se desvinculó de Metal Gear Survive y que acabó con una carta de Konami al creador de Metal Gear para pedir que no dañase a la reputación de la saga que él mismo creó. Ya como desarrollador independiente, cerró un acuerdo con Sony, certificó su amistad con Mark Cerny que le acompañó en un viaje de inspiración por las distintas empresas colaboradoras de Sony. Acabó accediendo al motor de Guerrilla y comenzó la creación de Death Stranding, su nuevo y misterioso proyecto. Se ha aliado con su amigo Guillermo del Toro y actores de la talla de Norman Reedus y Mads Mikkelsen para hacer realidad el videojuego, uno de los más esperados de 2019.


Metal Gear Solid es un fantasma en Konami. Ni una nueva entrega o recopilatorio desde el huracán Survive. Como tantas otras sagas clásicas de la empresa, está guardada en el armario a la espera de tiempos mejores.



Koji Igarashi y Castlevania El padre de Symphony buscó su felicidad lejos de Konami


Los últimos éxitos de Castlevania en manos de Konami tienen nombres y apellidos españoles: Mercury Steam. Podrá gustarte más o menos la visión de Enric Álvarez y sus desarrolladores con Castlevania Lords of Shadow, Lords of Shadow 2 y Mirror of Fate, pero la realidad es que el éxito comercial de la nueva saga fue incontestable. Desde entonces, silencio. Una de las mentes tras la revolución de la franquicia en los 32 bits, Koji Igarashi, abandonaría Konami poco después del estreno del último Castlevania en 3DS. Relegado a juegos sociales por la propia empresa, Igarashi abandonó para dedicarse, de nuevo, al desarrollo de videojuegos tradicionales. De ahí nacería Bloodstained, su recién estrenado proyecto de exploración bidimensional.


Bloodstained: Ritual of the Night.Bloodstained: Ritual of the Night.

El proceso de financiación en Kickstarter fue un éxito, pero el desarrollo fue algo más movido de lo que habría gustado a los desarrolladores. Puede que mucha culpa fuese de los retrasos del juego, pero la realidad Bloodstained se vio salpicado por otros polémicos títulos financiados de la misma forma y que no parecían estar a la altura de las expectativas creadas. El título fue metido en el saco de Mighty No.9 junto a Shenmue 3, aún en desarrollo, y fue objetivo de bromas de mal gusto y memes. Los desarrolladores salieron del bucle con dos desarrollos de éxito: Bloodstained Curse of the Moon, una revisión 8 bits de los Castlevania clásicos, y Bloodstained Ritual of the Night, un Igavania moderno que ha sido un éxito de ventas en todas las plataforma lanzadas.


Contrasta el éxito de Igarashi con la situación de Castlevania hoy. Una franquicia olvidada, solo recordada para protagonizar recopilatorios como Castlevania Anniversary Collection y Castlevania Requiem, y el surrealista pachinko erótico de 2015. Cualquier tiempo pasado...



La paradoja de la Konami actual y PES Lejos del liderato de PES 6, pero más rentable que nunca


La historia mil veces relatada: PES dominaba el mercado en ventas y crítica en la generación de 128 bits, pero EA Sports se puso las pilas, tomó lo que hizo grande a la franquicia de Konami y la adaptó a los nuevos tiempos. Con licencias o sin ellas, Pro Evolution Soccer perdió el horizonte y comenzó a experimentar con entregas que hoy son recordadas como las peores de la saga, reencontrándose con el Fox Engine de Kojima Productions y reiniciando un camino de reconciliación en el que llegó a estar en horas muy bajas. Hoy la cosa es muy distinta: las ventas no son comparables a las de FIFA, pero vuelve a ser un juego respetado que ha sabido encontrar su propio camino en los eSports con aliados de lujo de la categoría de Gerard Piqué.


Parecería un paralelismo ideal con la Konami actual, ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad. Aunque la empresa no esté pasando por su mejor momento en lo artístico, a Konami le preocupa poco o nada ser la empresa de los ochenta o los noventa que enamoraba a los jugadores: en lo financiero nunca ha estado mejor que ahora. En el pasado año fiscal facturó 2.100 millones de euros, lo que se traduce en unas ganancias de 411,4 millones y beneficio neto de 278,5 millones de euros. La parte de “entretenimiento digital”, que centra los distintos videojuegos y lanzamientos relacionados, supuso 1.100 millones de los 2.100, el resto se dispersa en su antigua división de “salud y fitness” con algo más de 500 millones de euros (a partir del 1 de abril de 2019, “deportes”), y “salones recreativos”, con máquinas de videojuegos y juegos de azar.


Por comparar fríos números, el año fiscal 2004, con Metal Gear Solid: Twin Snakes, Silent Hill 3, Castlevania: Aria of Sorrow y Zone of the Enders 2 logró 870 millones; en el año fiscal 2005, con Pro Evolution Soccer 3, Metal Gear Solid 3: Snake Eater, Silent Hill 4: The Room y Pro Evolution Soccer 4 (entre muchos otros) alcanzó los 889 millones de dólares. En 2019 se impulsa de las ventas de PES 2019, los juegos para móviles y las sagas como Jikkyou Powerful Pro Yakyuu que aún tiene tirón en Japón. ¿Urge en Konami regresar a la senda que ha seguido Capcom con exitazos como Monster Hunter World, Devil May Cry 5 y Resident Evil 2 Remake para ser, de nuevo, la firma que todos amaron en su día? Mientras funcione en lo fiscal, parece que no.


Comenta este artículo (86)
Comentarios