Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas el uso de cookies
Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
nav1nav2nav3
Capcom Home Arcade, ¿a la altura de las clásicas recreativas de Capcom?

Capcom Home Arcade, ¿a la altura de las clásicas recreativas de Capcom?

Por  /  7 de noviembre de 2019       
44 comentarios
Recientes

Sega, Nintendo, Sony, SNK… era raro que Capcom, con su tradición en salones recreativos no tuviese algo que decir. Su respuesta ha sido de pura Capcom: lejos de lo convencional, ha tirado de un dispositivo de mayor calidad en cuanto a materiales, pero también caro y con una selección de juegos muy ajustada. ¿Qué nos ha parecido Capcom Home Arcade?

El saturado mercado de las miniconsolas recibe un nuevo aspirante con la Capcom Home Arcade. No obstante, Capcom ha sido más Capcom que la propia Capcom, y ha hecho un salto con tirabuzón completo para que su sistema se aleje de todo lo realizado por el resto. Estamos ante el sistema retro menos mini del mercado y con el precio más “maxi” que se ha se ha visto hasta la fecha. En apariencia todo parece justificado: un arcade stick doble con botonería y palancas Sanwa (lo mejorcito del mercado) rematado en un diseño solo apto para fanáticos de la empresa tras Street Fighter o Resident Evil.


Sorprendentemente, el sistema tiene una serie de elementos y decisiones poco justificables para cualquier amante de los videojuegos clásicos, con unas opciones y posibilidades limitadas a la hora de emular a cambio de los 230 euros que cuesta, y una dudosa selección de videojuegos. Sin embargo, Capcom Home Arcade es un dispositivo nacido para engrandecer la leyenda de las placas CPS-1 y CPS-2 con algunos títulos inéditos en sistemas domésticos hasta la fecha y alguna que otra selección legendaria solo opacada por las ausencias que presenta. ¿Está a la altura de la leyenda de Capcom en los salones recreativos?


Magníficas piezas, emulación mejorableAviso para navegantes: Capcom Home Arcade debe conectarse a Internet antes de ser utilizada. Deberás navegar por sus menús hasta dar con la actualización que te permita disfrutar del accesorio como es debido. Si se te ocurre probarla con el firmware original te vas a topar con una emulación "delicada" para un sistema de este precio. Cuando descargues el parche y comiences a jugar te darás cuenta de algunas de las limitaciones del accesorio: destaca la ausencia prácticamente total de configuraciones visuales y filtros, la imposibilidad de escoger el nivel al que te enfrentas al juego, la capacidad de guardar y cargar partida o un menú funcional.


El menú es incómodo y lento. Cada vez que deseas reiniciar y volver a la selección de juego te obliga a ver pantallazos con los logos de los equipos involucrados en la creación del dispositivo, algo más de 20 segundos entre reinicio y carga del siguiente título. Una vez dentro de la partida, olvídate de carga de partidas guardadas o selección de filtros: cargas y juegas. Punto. Las funciones online del sistema se limitan a compartir la tabla de puntuación y la descarga de actualizaciones, por lo que la esperanza de recibir mejoras a nivel de interfaz para el dispositivo en las próximas semanas existe. ¿Nuevos juegos en el futuro? No apostaría por ello.


¿Pero qué es lo mejor de Capcom Home Arcade? Los mandos. Son de una calidad excepcional y resulta complicado encontrar a una empresa que haya sido capaz de valorar los componentes tanto como los implicados en el presente caso. El accesorio, copado por el logotipo de Capcom, tiene unas dimensiones de 74 cm de largo por 11 de alto y 22 de ancho. ¿Se podría haber pensado una solución más óptima para el tamaño? Siendo dos sticks, difícilmente. Sí, la apuesta por el multijugador es obvia y tiene cierta lógica, ¿pero cómo explicar lo que supone en el precio el lanzar dos arcade sticks unidos? Al que le guste la sensación de chocar codos como en las máquinas de los noventa se va a sentir como en casa.


Los cinco juegos destacados de Capcom Home ArcadeA pesar de todo, Koch Media y Capcom se las han ingeniado para meter el dedo en la llaga de cualquier fan de la empresa de Osaka. La presencia de Alien VS. Predator, Progear y algunos videojuegos que rara vez han visto reeditada su edición de recreativa justifican la existencia del accesorio. La lista de juegos de Capcom Home Arcade se queda en 16 seleccionados, y aunque todos son imprescindibles, hemos querido destacar cinco de ellos su rareza y calidad.


Alien vs Predator (1994)

Solo los que no han profundizado en Alien VS. Predator se atreven a no incluir al beat’em up de Capcom entre los más grandes videojuegos de la historia del género. No es solo un videojuego basado en dos franquicias cinematográficas de éxito: es la visión de las mismas por parte de la Capcom más excelsa, la de mediados de los noventa. Una producción imprescindible y que, por fin, ha salido de forma legal en un sistema de juego doméstico. No sería exagerado decir que la mera rareza de AVP justifica la existencia de un aparato tan peculiar como Capcom Home Arcade. Cadillac’s and Dinosaurs y Punisher habría cerrado un catálogo de beat’em ups insuperable. No hemos tenido tanta suerte.


Cyberbots: Full Metal Madness (1995)

Cyberbots no se veía desde los tiempos de Sega Saturn en un sistema doméstico. Sabemos de Street Fighter, de Darkstalkers o Rival Schools, pero no se suele hablar de Cyberbots a pesar de lo estupendo videojuego que es. ¿Recordáis a Jin Saotome de Marvel VS. Capcom: Clash of Heroes y Marvel VS. Capcom 2? Es su videojuego de lucha, en el que controlamos a algunos mechas espectaculares con pilotos que son puro diseño Capcom. Un videojuego imprescindible y olvidado en el catálogo de los grandes títulos de la empresa de Osaka. Un privilegio contar con el software y poder disfrutar del Mecha-Akuma.


Progear (2001)

Con una Capcom enfrascada en Naomi y sistemas domésticos, Progear se lanza en el año 2001 para CPS-2 en una colaboración de ensueño con uno de los grandes del género de los matamarcianos: Cave. Su diseño inconfundible y jugabilidad inquebrantable lo convierten en una de las joyas del catálogo de la legendaria placa de Capcom. Una pieza única y de complicadísimo acceso en los salones recreativos españoles, en plena recesión consumada a principios de la década pasada. Otra rareza que podría justificar la existencia de Capcom Home Arcade.


Strider (1989)

Strider es leyenda. Pensar en jugar a un videojuego de semejante categoría en 1989 podía parecer utópico, pero esa es la magia de Capcom en máquinas recreativas, el área en el que más brilló la empresa. Es un título brillante y único, en el que es un gusto disfrutar de sus impresionantes pantallas, enemigos y banda sonora. Me reservo lo mejor para el final: el protagonista. Strider es un héroe adelantado a su tiempo, con una serie de movimientos que en su estreno parecía ciencia ficción. Uno de los grandes.


Ghouls 'n Ghosts (1988)

Obra maestra de la historia del videojuego que no podía faltar en la colección. La segunda aventura de Sir Arthur tomaba todo lo bueno de Ghosts’n Goblins y lo eleva a un nuevo nivel jugable y tecnológicamente hablando. La misma sensación al alcanzar el final del juego y reiniciar la partida para tener una de las batallas más espectaculares que se podían disfrutar a finales de los ochenta en un salón recreativo. No siempre ha sido fácil alcanzar y disfrutar la versión original que maravilló al mundo, la firmada por Tokuro Fujiwara, uno de los grandes genios olvidados de la firma; gozarla en Capcom Home Arcade treinta años después es un gustazo.



Conclusiones, ¿qué tal Capcom Home Arcade?Hay decisiones en el diseño del dispositivo y a la hora de hacer la selección de juegos que se han acabado incluyendo en el aparato que parecen incoherentes y afectan al resultado final. Es fabuloso poder disfrutar de Darkstalkers o Street Fighter 2: Hyperfighting, ¿pero por qué negar la presencia de Darkstalkers 3 o Super Street Fighter 2 Turbo? ¿A qué se debe la ausencia de Street Fighter Alpha 3, probablemente uno de los más queridos videojuegos del sistema CPS-2? Hablando claro, es difícil entender qué motivó a la firma a la hora de incluir unos u otros juegos en el pack, y eso no ayuda a justificar los 230 euros que cuesta Capcom Home Arcade.


Capcom ha sido capaz de lo mejor y lo peor con su creación. La decisión de lanzar un sistema para dos jugadores encarece un hardware que con un precio más competitivo podría haber sido un auténtico bombazo para los amantes de los juegos clásicos. Si la apuesta por componentes Sanwa hubiese tenido un paralelismo con la selección y el software de emulación, poniéndolo a la altura de otras plataformas ya lanzadas como Super Nintendo Classic Mini o la reciente Mega Drive Mini, la sensación a las palancas de Capcom Home Arcade habrían sido muy distintas. La realidad es que lo que tenemos hoy es una pieza para coleccionistas, apasionados de lo retro y fanáticos de Capcom que quieran jugar, por fin, a juegos tan legendarios como Alien VS Predator.


Comentarios (44)
Comentarios