Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

Por  /  11 de octubre de 2020       
84 comentarios
Recientes

Un dato interesante. Si tomamos como muestra los últimos 50 juegos que han sido remasterizados o remake, un nuevo juego que hayamos disfrutado hoy tardará una media de ocho años en recibir una remasterización o remake. Eso quiere decir que, en menos de una década, la industria considerará que su versión original ya no es relevante y requiere una readaptación. ¿De verdad es así? ¿Tanto avanza -o tan poco- la industria como para hacer irrelevante todo lo lanzado con menos de una década de vida?

Si me permitís la licencia, comenzaré este texto hablando en primera persona y en un tono más subjetivo y personal; pues hace unos días me encontré con una realidad chocante para con mi persona. Me encontraba repasando los nuevos lanzamientos confirmados para la futura generación de consolas, debido a su inmediatez, cuando comencé a hacer conciencia de cuál de los múltiples títulos presentados ansío con mayor ímpetu, o más hype. Para mi sorpresa, el videojuego que más presente estaba es ese estudio interno era el Demon's Souls de BluePoint; un título que sin duda alguna jugaré en cuanto me sea posible, pero también uno al que "ya he jugado" largo y tendido; uno que no guarda secretos para mí. Ante esta realidad, no pude sino preguntarme el por qué de ello. ¿De verdad no hay nada en todo el catálogo presentado para ambas consolas que ansíe más? La respuesta es, al parecer, que no; y eso me inquieta sobremanera.


Y es que, si echamos la vista atrás, buena parte de los grandes lanzamientos que hemos tenido este 2020 han sido títulos que, o bien son continuaciones de licencias ya establecidas, o son directamente reconversiones o readaptaciones de juegos que ya hemos jugado antes. El primero de los nombrados es comprensible, pues es la dirección en la que las grandes producciones audiovisuales se han ido orientando desde inicios de este siglo; pero el segundo es más extraño, pues si atendemos a otras industrias, la del videojuego parece acelerar el proceso a través del cual deja de considerar a una obra relevante en su estado natural para el medio.


[cita01En una industria audiovisual como el videojuego puede significar muchas cosas, tanto positivas como negativas, que pueden servir como apoyo a múltiples debates sobre el devenir de la industria, sus integrantes y nosotros, sus receptores; con muchos estudiosos posicionándose a favor o en contra de estas prácticas. Sin embargo, este no es un texto de opinión, ni un examen sesudo sobre la industria, sino un contenido didáctico; por lo que vamos a orientarlo hacia ese enfoque para explicaros qué podemos entender de las reconversiones y remasterizaciones modernas y cómo afectan a la industria de forma directa.


Un concepto convulso

El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

Un buen punto de partida para el resto de este texto podría ser determinar qué queremos decir cuando hablamos de remasterizaciones y reconversiones; algo para lo que la propia industria no parece tener una respuesta clara, pues la denominación de uno frente al otro varía entre lanzamientos.


Nosotros entendemos la reconversiones -o remakes en inglés- como una reelaboración de un videojuego existente, generalmente actualizando elementos clave como el apartado tecnológico o jugable, ya sea modificando severamente en el proceso las mecánicas de este, o siguiendo una filosofía aditiva: mantener los elementos mecánicos y jugables clave, pero modificando parte del contenido y pudiendo ampliar o derivar la experiencia final. En contraposición tenemos las remasterizaciones, que no son más que revisiones o actualizaciones técnicas de títulos existentes, preparando estos para el hardware actual y preservando los elementos característicos de estos títulos, aunque esto signifique no actualizar el grueso del contenido.


Por otro lado hay que señalar los relanzamientos -o reboot en inglés- como un paso más allá de la reconversión, haciendo borrón y cuenta nueva para con el título original y manteniendo las mínimas similitudes entre ellos.


El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

No hay un consenso en la industria para denominar los trabajos sobre títulos existentesDe este modo, Halo: Combat Evolved Anniversary es una remasterización, pues mantiene todos los elementos del original y tan sólo da un lavado de cara a la primera aventura del Jefe Maestro; del mismo modo que el Maniac Mansion de GOG es una remasterización y conversión del original para plataformas actuales. Por otro lado, juegos como Metroid: Zero Mission se entenderían como remake, pues aunque modifican poco el contenido original del título, sí que añaden uno nuevo que cambia ligeramente la experiencia final de forma sustancial. Obras como Resident Evil II Remake y Resident Evil 3 Remake también serían consideradas reconversiones; pero más intrusivas y con un ánimo de sustitución para con el original en el imaginario de los jugadores.


La aparición de remakes y remasterizaciones no es algo nuevo, siquiera algo atribuible únicamente a nuestro medio. Las primeras reconversiones provienen de los primeros estadios de las consolas domésticas modernas y sus sucesoras, así como de los primeros títulos lanzados en ordenadores domésticos. Era habitual ver conversiones completas entre distintos sistemas cada pocos años, así como revisiones y relanzamientos de títulos provenientes de otras plataformas conforme los sistemas domésticos iban adquiriendo más potencia. Un ejemplo moderno, pero anterior a nuestro tiempo, de esta práctica sería King's Bounty, uno de los precursores de la conocida saga Might and Magic, que en el periodo de 18 años recibió una remasterización para Sega MegaDrive, una reconversión en PlayStation 2 como parte de Heroes of Might & Magic, y un relanzamiento en 2008 como un título totalmente nuevo; los tres estadios de las modificaciones temporales en el videojuego bajo una única licencia independiente.


Revisionismo o conservacionismo: la nostalgia actúa


Sabiendo de su existencia y siendo conscientes de su largo historial en nuestro medio, es natural preguntarse el por qué se realiza esta práctica con tanta asiduidad; una pregunta que se puede responder por dos vías, una más idealista y otra más aséptica. La respuesta idealista pasa por la conservación del medio, uno de los problemas más claros que tiene el videojuego actual y cuya única solución real es la conversión constante y el trabajo dedicado tras el lanzamiento de un título. Este enfoque aboga por trabajos como el realizado por la ya mencionada Blue Point Studios en obras como Shadow of the Colossus (2018); un trabajo que deberíamos clasificar como reconversión, por rehacer casi la totalidad del contenido original del título, pero que se centra de forma deliberada en rescatar las sensaciones de juego del videojuego en el que se basa, llegando al punto de simular pequeñas imperfecciones que el título original tenía en su plataforma nativa.


La visión aséptica de esta práctica, como podréis imaginar, pasa por el revisionismo de la obra original; que ya sea por temas intrínsecos a la obra, o mediante la relectura de las intenciones -jugables o narrativas- originales de un título. El objetivo tras este tipo de enfoques suele ser el de reemplazar la visión de un título del imaginario colectivo de los jugadores; es decir, cuando la intención del nuevo videojuego es volver a explorar a su predecesor. Este tipo de enfoques, cuando se realizan con ánimo sustitutivo, suelen tener una mala recepción por parte de los jugadores; casos como el de Conker: Live and Reloaded podría ser un buen ejemplo de ello; mientras que casos como el de Spyro: Reignited Trilogy sirven como ejemplo de un trabajo de readaptación con modificaciones destacables que no quiere eliminar la huella de su título original.


El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

En cualquier caso, estos remakes necesitan de un cierto grado de éxito comercial para justificar la necesaria inversión durante su desarrollo, por lo que la capacidad de capitalizar con soltura a través de la nostalgia inspirada por ciertas licencias -o nombres directamente- es, sin duda alguna, una de las razones principales de este tipo de movimientos. Un buen ejemplo de ello sería el trabajo de Nintendo con conThe Legend of Zelda: Link's Awakening, una reconversión completa del clásico de 1993, o con el reciente Super Mario 3D All-Stars en un tono más conservador para con el producto original; este último concretamente, ha recibido opiniones mixtas por parte de algunos grupos de usuarios. Y es que, aunque este tipo de obras llaman fuertemente la atención del público general, requieren de cierta conciencia sobre el producto original y mimo en el trabajo realizado para tener -una vez más- éxito comercial. En caso contrario, nos enfrentaremos a situaciones como la vivida con Warcraft III Reforged, uno de los títulos con peor puntuación del año por parte de la prensa.


¿Es verdaderamente dañino para la industria?

El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

Ya habiendo repasado las reconversiones desde diferentes ángulos podemos proceder a cerrar este texto con una idea muy clara: las reconversiones no van a irse a ningún lado; en todo caso, aumentarán con el paso del tiempo por simple volumen de producciones, opciones e interés general por parte de los usuarios. Sabiendo esto, hay que preguntarse si verdaderamente son una práctica sana para la industria, o si son simplemente un producto derivado del funcionamiento de la misma que no la afecta esencialmente. Para aportar un poco de perspectiva, el pasado 2019 ha sido uno de los años con un mayor número de reconversiones publicadas, con unos quince títulos que podríamos encasillar dentro de las listas de reconversiones y remasterizaciones; pero también ha sido uno de los años con un mayor florecimiento de nuevas IP en el mercado AAA, con ejemplos como Death Stranding, Control, o Sekiro: Shadow Die Twice, entre otros. Una buena muestra de que la existencia de este tipo de productos no tienen por qué perjudicar a las grandes producciones; y si atendemos al mercado Indie estas cifras se disparan, con títulos tan destacables como Disco Elysium, Baba is You, o Outer Wilds como ejemplos de los productos de calidad que encontramos en este espacio.


El 2019 fue uno de los años más florecientes en cuanto a nuevas IP, siendo también uno de los años con más reconversiones El auge de los remakes y remasterizaciones en los videojuegos: nostalgia, éxito y también fracasos

Por otro lado, estas reconversiones, cuando se realizan con el mimo adecuados, pueden dar pie al relanzamiento de grandes sagas a nuevo público; incluso al resurgimiento de estas. Pensemos en ejemplos como el de Crash Bandicoot N' Sane Trology y su derivación hacia el nuevo Crash Bandicoot 4 que tanto ha gustado por nuestra redacción; o en cómo Final Fantasy VII Remake ha servido para limpiar la imagen de un título que, en los estándares actuales, no cuajaba entre los nuevos jugadores. Ambos son ejemplos recientes de cómo revitalizar símbolos del videojuego moderno. Obviamente, estos son casos de éxito, una reintroducción de una saga querida sin el trabajo adecuado puede llevar al rechazo del público general, o a lo que es peor, manchar la imagen del original. También existe un gran debate que no hemos querido abordar aquí en torno a la moralidad de estos trabajos para con la imagen original del videojuego en el que se basan, y cómo una reconversión puede dañar su conservación, pero creemos que eso, por sí sólo, da pie a otro texto. Nosotros, por nuestra parte, vamos a dejar un punto a parte en el presente.


Comentarios (84)
Comentarios