Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Tommy Tallarico, el primo de Steven Tyler que pasó de dormir bajo un puente a ser uno de los grandes compositores de videojuego

Tommy Tallarico, el primo de Steven Tyler que pasó de dormir bajo un puente a ser uno de los grandes compositores de videojuego

Por  /  30 de mayo de 2021       
8 comentarios
Recientes

Si hablamos de música de videojuegos todos reconocemos nombres como Nobuo Uematsu, Michiru Yamane o Koji Kondo. Todos ellos japoneses. ¿Es que no hay compositores famosos fuera de Japón? Uno de ellos, en concreto, ha hecho más por el género que todos los anteriores juntos. Pero, por desgracia, apenas conocemos de su obra y milagros.

Es muy probable que el nombre Tommy Tallarico no os suene demasiado si no estáis muy metidos en los videojuegos. Sin embargo, seguro que alguna vez os habéis topado con alguno de sus trabajos, ya que este compositor ha dado forma a la música de más de trescientos videojuegos. Desde clásicos de los dieciséis bits como Earthworm Jim y Cool Spot, a productos más recientes como The Bard’s Tale o Advent Rising. Su trascendencia no acaba ahí: fue también uno de los primeros presentadores de un show televisivo sobre videojuegos, y es uno de los principales responsables tras Video Games Live, el tour de conciertos sinfónicos dedicado a estas bandas sonoras, el cual ya ha visitado España en unas cuantas ocasiones. La vida de Tallarico es material de película, llena de acontecimientos únicos y anécdotas compartidas con grandes nombres de la industria. Sin ir más lejos, Tallarico es primo de Steve Tyler, el mítico cantante de Aerosmith, quien le sirvió de inspiración para dedicarse profesionalmente a la música.


Tallarico nació en 1968 en Springfield, en el estado de Massachusetts, donde desde muy joven demostró un talento innato para la música. Lo demuestra que con solo diez años ya tocaba piano y guitarra. Como a cualquier adolescente en los años setenta, a Tallarico le entusiasmaban los videojuegos; pasión que, en sus palabras, pudo combinar muy pronto con la música: "A finales de los setenta cogía el enorme grabador de casete de mi padre a la pizzería en la que estaban las recreativas. Grababa todas mis músicas y sonidos favoritos de los juegos y de vuelta en casa las mezclaba. Entonces invitaba a mis amigos, ponía algún videojuego, reproducía el cassette y me ponía frente a la tele con la guitarra y tocaba acompañando la música". Aún así, pese a semejantes performances, Tallarico no se planteó en ningún momento dedicarse a componer bandas sonoras de videojuegos. En aquellos tiempos de bips y bops, tal profesión ni siquiera existía. Lo que sí tenía claro era su deseo de componer para la industria del entretenimiento, fuera en el cine o en la televisión, por lo que recién cumplida su mayoría de edad se mudó a California decidido a hacerse un nombre en la música.


La legendaria TurboGrafx-16 que cambió la vida de TallaricoLa legendaria TurboGrafx-16 que cambió la vida de Tallarico

Tallarico afirma que llegó a la costa Oeste sin dinero, casa, ni trabajo. Durante un par de semanas se vio obligado incluso a dormir bajo un muelle. Pero la fortuna estuvo de su lado: a los pocos días consiguió un trabajo en una tienda de teclados. Un puesto que en realidad solo ocupó unas pocas horas, pues su primer cliente fue Seth Mendelsohn, un productor del famoso sello discográfico Virgin. El compositor había acudido a su primer día de trabajo con una camiseta de TurboGrafx-16, consola que todavía no había aparecido en el mercado, por lo que llamó la atención a Mendelsohn, que justo formaba parte del equipo responsable de arrancar la futura división de videojuegos del grupo Virgin. El estudio necesitaba game testers, por lo que tras una charla de unos pocos minutos, éste le ofreció a Tallarico el puesto.


Su primera oportunidad como compositor profesional se presentó unos cuantos meses más tarde. Y es que todos los días, sin falta, Tallarico aprovechaba para recordar a sus superiores que si algún día necesitaban a un músico podían contar con él. La misión, aunque en apariencia sencilla, era digna de renombre: encargarse de los arreglos de la versión para Game Boy del clásico Prince of Persia. El juego apenas cuenta con un par de piezas musicales, compuestas por el padre de su creador Jordan Mechner, pero suponía una gran oportunidad para el compositor, que intentó lucirse todo lo posible. La adaptación funcionó tan bien, que en muy poco tiempo Tallarico se convirtió en el compositor de referencia dentro de Virgin, encargándose de otros grandes proyectos a partir de entonces. Como los arreglos de la versión de The Terminator para Mega CD, la adaptación a Mega Drive de Another World, o la composición de la banda sonora de títulos rompedores como Cool Spot, Earthworm Jim y el Aladdin de SEGA, el cual vendió más de cuatro millones de unidades.


Tommy Tallarico, el primo de Steven Tyler que pasó de dormir bajo un puente a ser uno de los grandes compositores de videojuego

Así, a mediados de los noventa Tallarico ya era un músico de renombre, reconocido con multitud de premios, quien contaba además con el favor de David Perry, desarrollador estrella de Virgin, quien lo empleó como su compositor habitual. Tal era su prestigio que en 1994 pudo fundar su propio estudio, Tommy Tallarico Studios, lanzando al mercado un disco recopilando algunos de sus mejores trabajos. Era la primera vez que un compositor de música de videojuegos era reconocido, fuera de Japón, con semejante honor.


Sin embargo, donde se labró mayor fama Tallarico, por lo menos en Norteamérica, fue como presentador de The Electric PlayGround, un programa semanal sobre la actualidad del videojuego emitido en la cadena G4. Durante casi una década, Tallarico capitaneó el espacio junto a su colega Victor Lucas, dejando para el recuerdo entrevistas a creadores de primer nivel y completas coberturas de eventos como el E3. El espacio continúa emitiéndose en la actualidad, pero el compositor empezó a desaparecer poco a poco de su emisión a partir de la mitad de la década pasada. Y es que Tallarico empezó entonces a trabajar en el que sería el gran proyecto de su vida: los conciertos Video Games Live.


Lo que empezó como un sencillo proyecto con el que reivindicar la música de videojuego es hoy en día uno de los mayores tour internacionales de conciertos sinfónicos del mundo. Celebrado por primera vez en 2005 en el Hollywood Bowl de Los Angeles, Tallarico, junto al compositor Jack Wall, presentó un gran espectáculo en que la Orquesta Filarmónica de la ciudad tocó frente a más de diez mil personas temas de juegos como Metal Gear Solid, Final Fantasy o Castlevania. La grandeza del show no solo radicaba en la espectacularidad de estos temas interpretados por una gran orquesta, sino también por la combinación de imágenes en un gran videowall con luces, láseres y otros efectos de luz acompañando el ritmo de la música. Un espectáculo delineado por el propio Tallarico, quien en determinados momentos no dudaba en salir al escenario a tocar su guitarra eléctrica.


Tommy Tallarico, el primo de Steven Tyler que pasó de dormir bajo un puente a ser uno de los grandes compositores de videojuego

El concierto fue un gran éxito, por lo que a los pocos meses empezaron a celebrarse nuevas ediciones en diferentes puntos de la geografía norteamericana, dando el salto internacional poco después. En 2007, sin ir más lejos, se celebró una edición en Valencia, la cual inauguró la Campus Party de aquel año. Y en 2014 volvieron a España con un espectacular concierto en el Auditorio Nacional de Madrid, al cual tuve el enorme placer de asistir. En estos momentos el show de Tallarico ha celebrado más de quinientos conciertos en cuarenta dos países diferentes, y pese al paréntesis provocado irremediablemente por la pandemia, tiene planificadas futuras ediciones por todo el mundo. Además, han aparecido ya siete discos recopilando la música de estos espectáculos, los cuales, en palabras de Tallarico, tienen una función muchísimo más primordial que celebrar la música de videojuego: "Estamos ayudando a acompañar a una nueva generación de jóvenes para que salgan a apreciar las artes y apreciar una sinfonía, y creo que eso es importante".



Es gracias a su insistencia que hoy en día el tema musical de un videojuego puede ganar un GrammyLa calidad del trabajo como compositor de Tallarico es indiscutible. Cuenta en su haber con verdaderas joyas de la historia de las bandas sonoras de videojuego. Pero Tallarico será recordado, indiscutiblemente, por su labor reivindicando esta música. Es gracias a su insistencia, por ejemplo, que hoy en día el tema musical de un videojuego puede optar a ganar un Grammy. La cantidad de iniciativas y proyectos destinados a celebrar la música de videojuegos capitaneadas por este compositor es inacabable. Por eso, entre otros tantísimos reconocimientos, Tallarico fue galardonado con el premio Embajador del GDC, el cual reconoce a aquellos individuos que han ayudado, con su labor, a que la industria del videojuego avance a mejor. Una de sus citas demuestra, mejor que ninguna, la filosofía que le empuja a abanderar todas estas aventuras: "Si Beethoven estuviera vivo hoy, sería compositor de videojuegos (...). El arte es algo que te emociona. La gente llora durante nuestro show. Si la música de Beethoven se considera arte, entonces también lo será pronto la música de videojuegos".


Una lectura:

  • Requiem para el jefe final: Antología de la música en los videojuegos - Edgar S. Fuentes
  • Pese a ser un tema tan importante y rico, apenas hay libros que hablen sobre la música del videojuego. Por eso vale la pena reivindicar este libro, además en español, por dedicarle toda una antología. Tan valiente como lúdico.
  • Comprar el libro.
Comentarios (8)
Comentarios