Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis

Todo Sobre PlayStation 4

Por  /  29 de noviembre de 2013       
205 comentarios
Recientes

PlayStation 4 es la plataforma encargada de cerrar los lanzamientos de nueva generación. Con el nuevo hardware de Sony tenemos ya al trío de sobremesa que nos va a deparar horas y horas de entretenimiento durante los próximos años. La consola demuestra su poderío tecnológico con los juegos, y sus responsables quieren repetir con ella el éxito de sus predecesoras. Te la mostramos.

Si hay un denominador común en todos los lanzamientos dentro de la marca PlayStation, esa es sin duda la voluntad de dominar el mercado. La primera consola de sobremesa de Sony lo consiguió en 1994, sorprendiendo a propios y extraños dentro de una industria donde parecía que no cabían más empresas aparte de Nintendo y Sega. La llegada de PlayStation 2 afianzó la trayectoria de la matriz japonesa, imponiéndose todavía con más ventaja a sus competidores, extendiendo su dominio.


Pero con PlayStation 3 la trayectoria se truncó. Algún que otro retraso, última consola en salir, precio de salida elevado, procesador complicadísimo de programar… Los errores cometidos fueron numerosos, los mismos que la marca nipona ahora quiere corregir con el lanzamiento de PS4, gracias a un precio de salida muy competitivo (399 euros), una arquitectura pensada en los desarrolladores y una fecha de lanzamiento prácticamente simultánea a la de ahora mismo su mayor competidor: Microsoft y la Xbox One.


Sony ha aprendido escuchando a sus usuarios tras haber cometido un fallo tras otro, y esto es algo que siempre da buenos resultados. Su nueva consola empezó a gestarse nada más y nada menos que en 2008 (hace cinco años), siendo el objetivo principal muy simple: diseñar la máquina más potente posible, con un riguroso obcecamiento en los videojuegos, que van a dirigir el devenir del dispositivo. Esa ha sido la sencilla, práctica pero crucial meta que Sony se ha marcado, consiguiendo un altísimo equilibrio entre diseño, prestaciones y calidad, algo que no es más que otra constatación de la filosofía que ha defendido esta manufacturadora durante sus más de 65 años de existencia. Hoy, 29 de noviembre, la nueva bestia negra de Sony ya está con todos nosotros.



APARIENCIA EXTERNA Diversión en poco espacio

La sensación que obtienes con PlayStation 4, ya incluso cuando la sacas de la tienda, es que llevas contigo una máquina muy compacta. Sus dimensiones son ajustadísimas para todo lo que contiene (27,5cm x 5,3cm x 30,5cm), y sus formas alargadas otorgan una sensación aún más reducida a una máquina que al poder colocarse tanto en horizontal como en vertical se adapta perfectamente a las circunstancias de cualquier salón.


PlayStation 4

PlayStation 4

PlayStation 4

PlayStation 4


Cuando está de pie, su estabilidad es baja (debido a la falta de agarre en la base), pero se puede adquirir el ya clásico "stand vertical" para subsanar el problema. El monolito PlayStation -que en 3DJuegos siempre hemos querido relacionar con el que aparece en la famosa película de Kubrick- se repite otra generación más, con su negro inmaculado presentado ahora en dos tramos: uno más corto, con un acabado brillante; y otro más predominante, con un terminado mate, muy similar al de PS3 Slim. De hecho, el plástico utilizado, así como las calidades en general, resultarán familiares a los seguidores de la marca.


La sensación final es muy parecida a la de Xbox One, la de tener un aparato que se fusiona con el mobiliario de nuestra casa. Se nota que hay un interés común por conquistar el espacio de reunión central de los hogares (los salones), en este caso con un diseño creemos que muy elegante, con detalles como un pequeño hilo de luz central que cambia de color -dependiendo del estado de la máquina- y una unidad lectora sin bandeja que se integra armoniosamente en el diseño. Cuesta encontrar incluso el botón de encendido, que es táctil y emite un sonido conocido, ya lo veréis. Hasta las conexiones están camufladas en la parte frontal y trasera dentro de lo que consideramos como uno de los diseños más sólidos y atractivos que hemos visto en mucho tiempo. El buen gusto ha triunfado en PlayStation 4.



CONEXIONES Lo justo y necesario

Sorprende que PlayStation 4 haya apostado por tan pocas conexiones y sin embargo no notemos, al menos de momento, ninguna carencia a este respecto. La máquina posee lo justo y necesario para disfrutar de un sistema de entretenimiento. Dispone de salida HDMI para soportar una máxima resolución de 1080p en juegos y de hasta 4K en contenidos multimedia. No tiene el HDMI pass-through por el que sí ha apostado Microsoft, pero no nos parece una mala noticia, ya que es una función claramente enfocada al público norteamericano. Otra noticia importante, y como ocurría en Xbox One, es que se prescinde de las conexiones por componentes (incluso de la entrada de vídeo tradicional).


Uniéndose al repertorio tenemos a la salida óptica de audio, siendo fácil elegir desde el menú del sistema si preferimos que el sonido salga por el HDMI o por esta otra conexión. Un puerto auxiliar para la PlayStation Camera (la Playstation Eye no es compatible), así como una entrada Ethernet y dos importantísimas conexiones USB 3.0 frontales -muy accesibles y camufladas- completan a una videoconsola que además incluye Wi-Fi (la cual no llega a ser 5 GHz pero cumple muy bien su función).


Se podrán conectar teclados externos, y contamos con el detalle de que se pueden enchufar unos auriculares normales al DualShock 4, tanto para escuchar chats de voz como el propio juego (algo que evita muchos quebraderos de cabeza). Pero lo que más nos ha gustado es el mantenimiento de una de las mejores costumbres de Sony con sus máquina: incorporar la fuente de alimentación dentro de la carcasa. Un simple cable con enchufe es necesario para suministrar corriente a la plataforma. Una solución muy eficiente.



INTERFAZ Tradición PlayStation

Lo cierto es que PlayStation 4 no nos hace perder mucho tiempo antes de ponernos a jugar. En el primer encendido aparecerá la opción de escoger idioma, configurar Internet, conectar la PlayStation Camera (si la tenemos), establecer la hora y asociar nuestra cuenta PSN. Sencillos pasos y muy cortos que enseguida nos llevarán a darnos cuenta de que su sistema operativo (Orbis OS, de entorno Unix) nos resulta muy familiar. Y es que se conserva la navegación por menús de PlayStation 3, ahora con un mejor diseño, más estilizado y moderno, pero con la misma elegancia y simplicidad.


El proceso de movernos por las opciones de la consola se podría calificar como intuitivo y potente… y con una música de fondo muy relajante (la cual se puede desactivar si se desea). El botón PS juega un importante fin, porque nos permite suspender una partida en cualquier momento, regresar al menú principal y por ejemplo abrir el navegador de Internet para posteriormente volver justo donde lo dejamos. La multitarea no está tan trabajada como en Xbox One, pero la consola tiene otros aspectos positivos, como indicarnos la cantidad de espacio usado o permitirnos cargar los mandos vía USB en el "modo en espera". Esta modalidad habilita adicionalmente descargas automáticas a cambio de un mayor consumo, pero la opción está ahí para quien le interese.


Otras funciones más clásicas como la de protección parental están presentes, así como la posibilidad de reproducir discos o archivos MP3. Tal vez lo que menos nos haya entusiasmado del conjunto es que el sistema tarda en responder en ocasiones, mostrándose algo inestable a pesar de que 100 de los 500 gigas del disco duro se los come el SO. Pero suponemos que será algo que Sony irá puliendo paulatinamente. De hecho, nada más conectar la consola recibimos una actualización (muy poco pesada) que corresponde a la versión 1.51 del firmware. Así que estamos en el principio.


ARQUITECTURA La nueva bestia negra

Con PlayStation 4 encaja mucho el dicho de "las apariencias engañan". A pesar de su aspecto compacto, esconde en su interior el potencial de una auténtica bestia. PlayStation 3 ya lo era, pero el chip Cell digamos que no se llevaba muy bien con los programadores, por lo que costó sacarle potencial. Sony ahora rectifica y diseña una máquina muy similar en su interior a los PC, con un procesador AMD de dos módulos "quad-core" que dan para un total de ocho núcleos.


Sin embargo, lo mejor viene por la memoria GDDR5 de 8 gigas, que es 16 veces lo que poseía la anterior consola. Esto, según Sony, es algo que va a dar a la plataforma una extraordinaria longevidad. Es pronto, sin embargo, para adelantar acontecimientos, aunque lo cierto es que en algunos lanzamientos multiplataforma ya se empieza a ver que existen sustanciales diferencias entre la definición de PS4 y Xbox One. Eso sí, tiene un coste sustancial. El consumo ronda los 80-150W de potencia (entre un 15-20% superior a Xbox One), y el ruido generado sinceramente nos parece elevado cuando ejecutamos un juego, debido fundamentalmente a que el ventilador funciona a muy alta velocidad para disipar el calor en un espacio tan compacto. Esperemos que los materiales sean de calidad, porque estas temperaturas castigan mucho a los componentes.


La máquina presenta en adición un hardware secundario dedicado a gestionar otras tareas, como las descargas o la integración de herramientas sociales, que se realizan en segundo plano. Dentro de este conjunto podríamos considerar el chat "in-game", así como la oportunidad de escuchar nuestra propia música mientras jugamos. Es decir, un sistema muy completo que dispone de lector Blu-Ray (con una velocidad tres veces superior al de PS3, capaz de leer discos de hasta 400 GB) y un disco duro de 500 gigas que viene de serie pero que se dice que podría ser ampliado por el usuario usando unidades de almacenamiento externas mediante la conexión USB 3.0.



NUEVO CONTROLADOR Evolución DualShock

La marca DualShock ya tiene un nombre en la industria por habernos propuesto algunos de los mejores controladores de los últimos años y décadas. Con PlayStation 4 recibimos una nueva evolución con un mando que se distancia de sus más inmediatos predecesores por ser algo más grande y pesado, pero también confortable, adaptándose mejor a la mano. Sigue defendiendo su conectividad Bluetooth a la consola, como el DualShock 3 (que por cierto, y desgraciadamente, no es compatible con PS4) y presenta un tacto rugoso reformado que lo hace realmente agradable al sujetarlo durante largos períodos de juego.


El DualShock 4 cuenta con muchas característica, siendo la más notable la del panel táctil central que incorpora, capacitivo y de dos puntos de detección. También dispone de un sensor de movimiento (giroscopio + acelerómetro) y cuenta con una importante mejora en el motor de vibración, ahora con más grados de intensidad intermedios. Interesante es que incluye un pequeño altavoz que para su construcción se escucha realmente bien, con mucha intensidad, siendo posible regular el volumen desde el menú del sistema. A muchos les agradará conocer que tendrá soporte para PC, y que la batería interna de 1000 mAh (recargable a través del cable micro USB incluido en el paquete) da para ocho horas de juego ininterrumpidas.


Otro aspecto muy llamativo es que el controlador, en su parte trasera concretamente, incorpora una barra de luz que muestra diferentes colores, tanto para identificar a los distintos usuarios que juegan en la misma máquina como para alertar de ciertos aspectos como baja vida en un shooter. Esta última función no le vemos mucha utilidad, además de que en ciertos casos podría resultar hasta molesto (sobre todo si jugamos a oscuras y cerca de la pantalla, en cuyo caso el haz luminoso se refleja en la pantalla). Esto último es algo que también ocurría con PS Move, el cual por cierto es compatible con PS4 seguramente que en un intento futuro por atraer a otro tipo de públicos.



PLAYSTATION CAMERA Más posibilidades

Sony ha tomado una decisión muy clara y creemos que muy acertada con el lanzamiento de PlayStation 4: no incluir de serie la PlayStation Camera. El nuevo dispositivo tiene detección facial para que iniciemos sesión rápidamente y soporte para comandos de voz que se irán ampliando en el futuro. Pero su verdadera funcionalidad estará en los juegos, y probablemente en una línea de productos que trate de llevar la máquina a cuantos más usuarios mejor, una estrategia muy similar a la de PS Move y PlayStation Eye.


Sin embargo, el dispositivo ha evolucionado mucho, ahora con dos lentes que enfocan a una distancia mínima de 30 cm. (algo ideal para espacios reducidos) y un campo de visión más amplio. Detecta el movimiento y percibe la profundidad, con lo cual será idóneo para planteamientos jugables de "realidad aumentada" al estilo Invizimals, ya que mientras una cámara genera la imagen la otra puede encargarse de gestionar el resto de procesos subyacentes.


La detección de sonido es otra implementación destacada, ya que a través de cuatro canales reduce el sonido de fondo, optimizando la experiencia y eliminando frustraciones. Inclusive parece que será compatible con el DualShock 4, el cual ya hemos dicho que incorpora una barra de luz en su parte trasera que probablemente podrá detectar la cámara. De esta forma, se abren muchas posibilidades no sólo en título de ámbito casual, sino también de cara a usuarios más hardcore. Por último, comentar que PlayStation Camera se vende como parte de algunos packs (como el de Killzone), pero igualmente por separado a un precio bastante asequible: unos 50 euros.



REMOTE PLAY Más allá del televisor

Nos encontramos ante una de las funciones más esperadas pero también innovadoras de PlayStation 4: la posibilidad de permitirnos ampliar nuestro marco de juego más allá del televisor. Esto se consigue a través de dos vías. La primera es mediante la PlayStation App, una aplicación para plataformas iOS y Android que habilita la pantalla de nuestro teléfono o tablet para funcionar como segunda pantalla, como una interfaz auxiliar desde la que consultar mapas de los juegos u otras ayudas entre las que navegamos de forma completamente táctil y sencilla. Los planteamientos dependen enteramente de la compañía desarrolladora, siendo más o menos profundos en según que casos.


Algunas funciones de este programa consisten encender la consola cuando estamos fuera de casa, descargarnos contenidos de forma remota, ver partidas de otros usuarios y un largo etcétera cuyas posibilidades están por explotar.


Sin embargo, nosotros nos quedamos sin ningún género de duda con la oportunidad de usar PlayStation Vita con la función Remote Play para jugar a títulos de PS4 sin necesidad de televisor. Todo lo que tenemos que hacer es asociar la portátil a la consola mediante un simple proceso a través de pasarela Wi-Fi. Los resultados son inmediatos y muy espectaculares, con una calidad de imagen sobresaliente. Además, los controles (al menos en Killzone) se adaptan bastante bien -salvo algún botón rebelde-, resultando una experiencia muy recomendable. Se promete que la totalidad de títulos será compatibles con una función que hemos de reconocer que nos ha sorprendido. Una muy acertada propuesta.


PLAYSTATION NETWORK Conectados al mundo

Internet lo va a ser todo en esta generación de consolas. PlayStation 4 no requere de una conexión para funcionar, pero se recomienda para sacar el máximo partido de la consola. Así, una de las primeras funciones que veremos es la de descargar nuestro perfil, incluida actividad reciente, nombre completo y trofeos. Para los curiosos, y ya que estamos, comentar que ya es posible crear perfiles de invitados, los cuales desaparecen de nuestra máquina una vez que han terminado de jugar.


El sistema dispone de algunas aplicaciones, entre las que no podía faltar el navegador. No es el mejor que hemos probado, le falta fluidez, pero es muy manejable y cumple su función. Aparte, tenemos todo un conjunto de aplicaciones descargables a través de PlayStation Store, que se mejorado en diseño y navegación, siendo posible votar juegos pero no realizar ni ver comentarios de la comunidad (tal vez en esto se deba avanzar). Algunos servicios destacados son Music Unlimited -donde podemos confeccionar una banda sonora para que suene en nuestras partidas- y Video Unlimited, para ver las películas que hemos comprado. Otro importante programa para los seguidores de la televisión de pago es Wuaki.tv, que es una gran alternativa.


Es conveniente añadir que los suscriptores de PlayStation Plus gozan de ciertos privilegios. El principal es que pueden jugar online a la totalidad de juegos (aunque hay muchos F2P que no lo requieren, como Warframe), y disponen de otras ventajas como cargar datos de guardado en la nube hasta un límite de 3 gigas, incluso con la consola en espera. Luego aparte hay algunos títulos incluidos de lanzamiento, como Contrast o Resogun -unidos a los que llegarán-, así que es una opción a considerar.



BOTÓN SHARE Más social que nunca

Lo social es lo que va a distinguir a esta generación de consolas de las previas, y es algo en lo que PlayStation 4 entra de lleno como ninguna otra plataforma en la actualidad. Probablemente la mejor muestra, y esto es algo que no tiene Xbox One, es que Facebook y Twitter están integrados. De hecho, en el caso de la red social creada por Mark Zuckerberg se importa nuestra imagen de perfil para mostrarla como carta de bienvenida en nuestra cuenta. Y eso sin contar con que se puede permitir que el sistema publique automáticamente cosas como que estamos jugando con cierto juego o que hemos obtenido un nuevo trofeo.


Otra novedad consiste en que en PS3 podemos usar nuestro nombre real con amigos, dejando el nick habitual para el resto de situaciones. Asimismo, es posible solicitar que otros jugadores nos muestren su nombre si tienen suficiente confianza. Las solicitudes de amistad están incluidas en la fórmula, así como la oportunidad de bloquear a esos usuarios que no nos caen demasiado bien. Y si te gustan las fiestas, se pueden crear, sacando así provecho del chat de voz mientras jugamos.


Pero la estrella de esta integración social es el botón SHARE, que captura sin que le digamos nada los últimos 15 minutos de partida. Posteriormente podremos seleccionar el fragmento o un pantallazo para compartirlo vía redes sociales si queremos. También podemos editar vídeos, cortándolos mediante un software que ciertamente es algo limitado, ya que no tiene más opciones. Al menos, existe la opción de retransmitir en vivo las partidas, usando la cámara y el micrófono como apoyo. Esto nos permite ayudar a otros jugadores a superar sus juegos, o bien actuar como meros y curiosos espectadores. Todo hay que decirlo, la calidad de imagen deja bastante que desear, confiando en las plataformas Twitch y Ustream para estos menesteres. Hay margen para la mejora, pero la idea no se puede decir que no sea ambiciosa y atractiva.



VIDEOJUEGOS Un gran lugar para jugar

Una de las cosas que más apreciamos de Sony en su política relativa a PlayStation 4 es que han tenido las cosas muy claras desde el principio. Juegos sin protección regional ni restricciones en la segunda mano, apoyo incondicional a los desarrolladores "indies" (que podrán autopublicar contenidos en PSN) y total soporte a las ideas F2P, con algunos lanzamientos tan interesantes como Warframe.


Hay todavía aspectos por mejorar, como la retrocompatibilidad, inexistente de forma física por cuestiones de arquitectura. No obstante, los japoneses harán el esfuerzo a través de Gaikai para darnos juegos de anteriores plataformas. Es conveniente mencionar que todo el catálogo de PS4 estará accesible a través de la PlayStation Store, a un precio muy similar al de las tiendas físicas, y que por supuesto tendremos demos.


Más aspectos de relevancia. Se integra la función PlayGo, que básicamente permite un acceso más rápido a los juegos. Esto se consigue instalando sólo lo necesario para empezar a jugar, dejando que el resto se vaya añadiendo de forma paulatina. La tarea la lleva a cabo un procesador secundario y es completamente transparente para el usuario, incluyendo las actualizaciones, que se realizan en segundo plano. En definitiva, un buen trabajo que tiene un catálogo de salida discreto pero con títulos que ya empiezan a dar que hablar. Os presentamos a continuación algunos de los más importantes:





CONCLUSIONES Aprendiendo de los errores

Sony nos ha demostrado que reconocer los errores e intentar subsanarlos es una de las mejores estrategias empresariales que pueden seguirse. PlayStation 4 es el resultado de escuchar a los desarrolladores y los usuarios, una máquina que sin las equivocaciones cometidas en la construcción de PlayStation 3 no hubiese sido posible. Por ello, la nueva máquina de los japoneses es doblemente poderosa, porque aparte de contar con los valores de producción de una compañía histórica, se añade una gran voluntad por querer hacer las cosas mejor, por dar a los jugadores justamente aquello que desean.


La consola estéticamente es una de las más vistosas en la familia PlayStation, y el nuevo Dual Shock 4 supera ampliamente al resto de controladores lanzados por la compañía. Además, el sistema es tan compacto como poderoso, probablemente el más ambicioso de esta generación, y aunque el catálogo inicial no sea explosivo, hay muchos lanzamientos potentes en el horizonte (como The Order: 1886), y eso sin contar con las consagradas licencias exclusivas que todos conocemos y que seguro vuelven a sorprendernos.


La integración con redes sociales y la oportunidad de compartir vídeos es otra gran adición, que constata el paso a una nueva generación. Tampoco hemos de olvidar el precio de salida, realmente ajustado, siendo esta la primera vez que Sony realiza un esfuerzo tan intenso por hacer asequible una plataforma de sobremesa. Por supuesto, la consola todavía tiene margen para la mejora, sobre todo en su sistema operativo, pero como punto de partida hemos de reconocer que PS4 nos ha sorprendido. Es una apuesta de futuro bastante fiable, con una empresa detrás que tiene las ideas muy claras y, sobre todo, el beneficio de contar con el apoyo de gran parte de las desarrolladoras, ahora incluso más volcadas. Es la nueva bestia negra.


Comentarios (205)
Comentarios