Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
La fiesta más loca de Microsoft: Doom en Windows, un concierto de Heavy Metal y Bill Gates matando demonios

La fiesta más loca de Microsoft: Doom en Windows, un concierto de Heavy Metal y Bill Gates matando demonios

Por  /  10 de enero de 2022       
11 comentarios
Recientes

Esta historia pertenece a una época en que las técnicas de marketing no estaban tan estandarizadas como hoy en día, en que la gente hacía locuras y nadie se llevaba tanto las manos a la cabeza. Doom, Windows y una vagina gigante como protagonistas del evento más loco de Microsoft: así fue el Día del Juicio.

Hacia mediados de los años 90, el videojuego Doom era un auténtico fenómeno. Fue lanzado en 1993 tras un desarrollo extenuante en que las jornadas maratonianas de trabajo fueron la tónica habitual. Cuando los jugadores pudieron probarlo, los servidores se colapsaron. No se hablaba de otra cosa, y en poco tiempo no tardaron en aparecer juegos como Marathon (Bungie) o Descent (Interplay) que trataban no ya solamente de replicar su esencia shooter, sino su éxito.


La clave estaba en la jugabilidad, pero también en la tecnología empleada, que maravillaba a todos los que lo probaban. En Intel no dejaban de jugar, hasta el punto de que la compañía tuvo que prohibir el uso del título. Estaba reduciendo la productividad de los empleados y minando las redes intranet del gigante estadounidense. En Microsoft también seguían muy de cerca los pasos de un juego shareware (prueba gratuita) que en muy poco tiempo tuvo un crecimiento brutal. Sin ir más lejos, se rumoreaba que estaba vendiendo más que el todopoderoso Windows 95.


¿Cómo un videojuego así podía estar compitiendo con las ventas de un sistema operativo respaldado por una campaña de marketing multimillonaria? El equipo de Bill Gates, centrado en las bondades multimedia, quiso sacar provecho de la situación. Por aquel entonces, Windows era un auténtico dolor para los desarrolladores. Los cuelgues eran tan habituales que preferían seguir desarrollando en MS-DOS. Era necesaria una solución, y DOOM iba a entrar de lleno en dicha problemática para aupar al sistema operativo W95 como el mejor lugar para jugar a juegos en PC.


Doom, Windows y El Día del Juicio

La fiesta más loca de Microsoft: Doom en Windows, un concierto de Heavy Metal y Bill Gates matando demonios

Microsoft desarrolló entonces una tecnología que los usuarios de PC reconoceréis de sobra: DirectX, una interfaz de programación que tuvo su primera versión en 1995. ¿Su función? Simple: acabar con los problemas de compatibilidad de juegos y dar carpetazo a MS-DOS. No obstante, convencer a los desarrolladores no fue tarea sencilla. De hecho, como Doom ya se ejecutaba en el antiguo sistema de Microsoft y John Carmack no tenía interés alguno en portearlo, fueron los de Redmond los que se ofrecieron para hacer ellos mismos el trabajo.


Al final, el objetivo de Microsoft era claro, y no consistía en otra cosa que en usar Doom para decir: "mirad de lo que es capaz Windows 95 y los juegos tan increíbles que puede ejecutar". La presentación de la versión de Doom para Windows se hizo por todo lo alto, alquilando un parque temático en medio del escepticismo de los asistentes. Fue el primer paso hacia el éxito, el cual tuvo su momento cumbre a finales de 1995, cuando al equipo de Gates se le ocurrió hacer el evento definitivo para apoyar a DirectX y su capacidad para ejecutar juegos de todo tipo. Lo llamaron el "Día del Juicio".



Desde luego, el nombre era de lo más apropiado, porque Microsoft se jugaba el futuro de Windows 95 como plataforma de videojuegos (en sustitución del querido MS-DOS). La idea fue de lo más peculiar: convertir las instalaciones de Microsoft en una mansión encantada. Se presentaron 75 videojuegos y fueron invitadas compañías como Activision, Lucas Arts… y por supuesto id Software. En concreto, para el caso de Doom se organizó un torneo de muerte por equipos, el más grande que se había celebrado hasta entonces y al cual se invitó a jugadores de élite de todo el mundo.


La cúpula de Microsoft no estaba convencida de que DirectX fuese a triunfarTodo pintaba realmente bien, aunque faltaba alguien: Bill Gates. Su poco interés por asistir lo cierto es que no asombraba a nadie. La cúpula de Microsoft no estaba demasiado convencida de que el movimiento con DirectX fuese a triunfar, y el propio Gates tenía una idea diferente (al menos en aquel momento) sobre la importancia de los videojuegos en el mundo multimedia. Aun así, se consiguió que Gates apareciera en un divertido vídeo de apenas tres minutos en que se metía en el papel de un marine en el juego Doom.


Aquel curioso vídeo forma parte de la historia de Doom, de Windows y de Microsoft, porque fue exhibido para los asistentes de aquel exclusivo evento. Ver al gurú informático vestido de cualquier manera y sosteniendo sin estilo una escopeta de caza no dejaba de ser desternillante. Pero funcionó. Fue un evento bastante animado, en que los asistentes iban disfrazados con motivo de Halloween (era 30 de octubre) y los stands estaban completamente tematizados. Por ejemplo, allí se presentó Pitfall para PC, razón por la Activision preparó un decorado selvático con lianas para que se colgaran los asistentes.



Sin embargo, la palma se la llevó id Software. Se les ocurrió la arriesgada idea de contratar a GWAR, una banda de heavy metal que no era raro que rociara a los asistentes en sangre de mentira durante sus conciertos. El stand de Doom estaba formado por una vagina de más de dos metros de alto, adornada con consoladores de penes que simulaban un contorno de dientes. Al acceder, en el libro Masters of Doom se cuenta que los miembros de GWAR te recibían con miembros de goma: una locura hoy en día impensable en el mundo del marketing de videojuegos.


Todos los implicados en esta peculiar gesta mantuvieron su empleo, y desde luego supongo que algo bien hicieron, porque Doom tuvo un éxito inconmensurable y Windows se convirtió en la plataforma principal en PC para ejecutar videojuegos. Tanto es así que Bill Gates parece que empezó a comprender un poco mejor la importancia de los videojuegos (de ahí el apoyo al proyecto Xbox), el cual iba más allá del multimedia que tanto se alababa por entonces. En definitiva, una lección de historia que nos muestra lo locos que estaban en id Software, pero también lo genial que puede resultar esta industria cuando se vive desde dentro.


Comentarios (11)
Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.

Relacionados con este artículo
Doom
DoomPC  PS4  XOne  Switch  X360  Mac  Android  iOS  PS1  SNES  GBA  Amiga  Saturn
Ver todos (1)