Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
¿Por qué Warhammer 40K tiene tan pocos juegos de calidad siendo una marca tan atractiva?

¿Por qué Warhammer 40K tiene tan pocos juegos de calidad siendo una marca tan atractiva?

Por  /  17 de mayo de 2022       

El brutal e implacable universo de Warhammer 40K es probablemente la IP más popular de la compañía Games Workshop y ha dado miles de horas de juego sobre tableros, docenas de novelas y demás merchandising variado. Pero curiosamente, posee en su amplísimo catálogo de pocos videojuegos que puedan considerarse dignos de mención en sus respectivos géneros. Repasamos cómo es posible esto.

Warhammer 40.000 es a los juegos de estrategia con miniaturas lo que Star Wars es a la cultura popular cinéfila: una de las propiedades intelectuales más icónicas y representativas del medio al que pertenece, y referente ineludible por todo fan de ellos al mencionarlos. Sin embargo, así como la franquicia del ‘’tito Lucas’’ -ahora de Mickey Mouse- ha sido bendecida con algunos de los mejores juegos que géneros como los FPS, los Space Sim o los arcades clásicos pueden presumir de tener en su trayectoria, los ejemplos de grandes videojuegos centrados en la franquicia de Games Workshop pueden contarse con los dedos de ambas manos, y quizás nos sobren según nuestros gustos. Curioso caso, sobre todo si tenemos en cuenta que ambas IPs apelan a la ciencia ficción -aunque desde prismas opuestos- y también son aproximadamente de la misma quinta. Lo cual debería suponer que han gozado del mismo aprecio por los fans en cuanto a producción video lúdica.


En el caso del universo Warhammer 40K, algunas de las principales razones pueden ser precisamente la inmensidad de su elenco, su vastísimo universo, y el hecho de que su trama se desarrolla no a través de algunas décadas, como lo es el grueso de Star Wars, sino que abarca más de 10.000 años de relatos de imponentes legiones de marines espaciales, maquinadoras y xenófobas políticas de la Inquisición, vanos sacrificios por parte de la guardia imperial, pérfidas traiciones de los eldars, imparables !WAAAAAAAGGGH! orkos, abominables invasiones de los tiránidos... En resumen, tantas situaciones como nos podamos imaginar, con lo que por trasfondo no será que no haya propuestas jugables de calidad.



A lo largo de las décadas, distintos estudios de videojuegos han tratado de plasmar pinceladas de este universo en guerra y caos perpetuo en varios videojuegos. Y si bien hay algunos que han sido éxitos rotundos y que aún se juegan y disfrutan mucho después de su lanzamiento, el grueso de la producción “videojueguil” del sombrío futuro donde sólo hay guerra es, como mucho, pasable. Por supuesto no todo es susceptible de ser trasladado a un videojuego, pero en sus inicios, los juegos de WH40K ambicionaron ser reproducciones tan exactas de sus versiones en tablero que no convencían ni a usuarios de pcs o consolas ni a mitómanos de las partidas y torneos del juego estratégico de miniaturas; no tenían una personalidad especialmente definida.



No todo es susceptible de ser trasladado a un videojuegoEn los cerca de 30 años de popularización de los videojuegos como medio de masas, Warhammer 40K ha dado como fruto la friolera de casi 50 títulos repartidos entre compatibles, consolas y, más recientemente, móviles. Pero vuelvo a insistir en que el problema es que, o bien han sido iteraciones del mismo escenario con las mismas mecánicas y objetivos en cada juego, o sus aportaciones al género han sido tan escuetas que han pasado desapercibidas. En otros casos, sencillamente, pecaron de ambición y se quedaron a medias.


Por ejemplo, Space Hulk es el juego de mesa más versionado de todos los que han salido de las mentes de Games Workshop, y es un claro ejemplo -salvo una o dos versiones- de “jugado uno, jugados todos”. Otro ejemplo de mediocridado falta de innovación fue el anodino Fire Warrior. No sólo estaba basado en una de las razas menos populares entre el grueso de los fans del juego de mesa (los Tau), sino que sus mecánicas apenas aportaron nada a lo que ya se había visto en género. Y qué decir de los fallidos proyectos de Dark Millenium (MMORPG) o demasiado ambiciosos como el Eternal Crusade -reminiscente de los Planetside-. El primero fue cancelado en sus fases intermedias de desarrollo, y el segundo, nunca llegó a despegar de su Early Access por falta de enfoque y su miríada de fallos de equilibrio y técnicos.


¿Por qué Warhammer 40K tiene tan pocos juegos de calidad siendo una marca tan atractiva?

En la actualidad no es que las propuestas hayan mejorado mucho. Como menciones “poco honorables” podemos encontrar la conclusión de la trilogía Dawn of War, abandonada a su suerte por los desarrolladores, o la enésima versión de los “lane defense” al estilo Plants vs Zombies de Storm of Vengance. Cualquiera que sea un fan de este universo oscuro y brutal, como un servidor, notará un hecho innegable: existe una cantidad dolorosamente pequeña de títulos que merezcan ser recordados. Incluso con algunas salvedades como Gladius: Relics of War -el cual tampoco se libra de algunos puntos criticables mal que no lo dejen a la altura del grueso-, los juegos centrados en el sombrío futuro siguen pecando de simplicidad, poco atractivo, falta de innovación o de enfoque, pero sobretodo de no conseguir captar la atención ya no solo del gran público, sino de los propios fans de Warhammer 40.000. Aparte, habrá que ver también cómo respira la comunidad ante la salida del título más reciente: Warhammer 40,000: Chaos Gate - Daemonhunters.


No obstante, creo que es injusto por mi parte -y una herejía a ojos del Emperador, amado por todos- cerrar estas líneas sin mencionar algunos de esos pocos juegos que sí podemos considerar como éxitos, y que muestran que la franquicia aún puede sorprendernos y mucho con los distintos conflictos eternos que tienen lugar a 40 milenios en el futuro.


Space Marine (Relic Entertainment, THQ):
1

Space Marine (Relic Entertainment, THQ): El más exitoso ‘hack n' slash’ centrado en los ‘’abanderados’’ del universo 40K (los Ultramarines) es un ejemplo de juego sólido, con un argumento que va directo al grano y una jugabilidad simple pero efectiva. El capitán Titus de la Segunda Compañía del emblemático capítulo debe batallar contra hordas de orkos y marines del caos en un título muy bien acogido por crítica y público y del que, si no hay contratiempo, pronto disfrutaremos de su secuela; esta vez contra los tiránidos.

Space Hulk Tactics (Cyanide Studio, Focus Entertainment):
2

Space Hulk Tactics (Cyanide Studio, Focus Entertainment): No es ni de lejos el mejor de este grupo, pero SH Tactics se atrevió a intentar trasladar las partidas del juego de especialista con una ambientación y apartado técnico más que decente, y su fórmula de juego incorporaba algunas mecánicas “roguelike” que lo hacen destacar por encima de las iteraciones previas. Ayudaron también los valores de producción, la flexibilidad de su campaña y el argumento de esta, que no se limitaba solo a "vamos a matar genestealers".

Warhammer 40K Battlesector (Blacklab Games, Slytherine Ltd.)
3

Warhammer 40K Battlesector (Blacklab Games, Slytherine Ltd.) Uno de los juegos más recientes de la franquicia en PC ha dado como resultado un título que, pese a la escasez de bandos a elegir, es quizás la mejor representación, en todos los aspectos, de una partida del juego de mesa en un videojuego. Combates por turnos entre los Ángeles Sangrientos y los Tiránidos con una espectacularidad y una campaña que invita a volver a jugarse, y con un gran potencial de cara al futuro para incorporar más razas del universo de 40K.

Final Liberation: Epic 40.000 (Holistic Dessign, SSI)
4

Final Liberation: Epic 40.000 (Holistic Dessign, SSI) En este juego de estrategia por turnos debemos emplear las armas más gigantescas del arsenal imperial, como los titanes. Pese la simplicidad de sus gráficos y la escasa variedad de razas a elegir, es el juego que mejor ha representado en un videojuego las partidas de “Apocalypsis”, una versión del juego de mesa de 40K en el que se multiplican por 10 los puntos con los que creamos nuestros ejércitos y nos permiten usar “miniaturas” exclusivas de esta modalidad.

Battlefleet Gothic: Armada (Tindalos Interactive, Focus Home Interactive)
5

Battlefleet Gothic: Armada (Tindalos Interactive, Focus Home Interactive) Las barrocas naves estelares de 40K encontraron en este título un juego de estrategia y combate "naval" en tiempo real que recreaba a la perfección la campaña del juego de mesa que llevaba el mismo nombre. Si bien dejó de recibir soporte para contenido poco después de su lanzamiento, tanto este como su secuela son sendos ejemplos de lo mejor que el género puede ofrecer, con una amplia variedad de flotas con las que combatir a nuestra disposición y excelentes tramas.

Warhammer 40K: Dawn of War (Relic Entertainment, THQ)
6

Warhammer 40K: Dawn of War (Relic Entertainment, THQ) Considerado unánimemente como el mejor juego basado en el universo de 40K,es uno de los mejores exponentes de los RTS. Con unas campañas y expansiones soberbias, gran variedad de razas y recreando casi a la perfección las partidas del juego de mesa, aunque en tiempo real, es un título por el que no pasan los años. Mención especial para la gestión de la base y a la flexibilidad de su motor gráfico para recibir mods.

Imagen 1 de 6


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.