Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Cómo la localización occidental mutiló la idea de Shining Force 3 para ser un RPG adelantado a su tiempo

Cómo la localización occidental mutiló la idea de Shining Force 3 para ser un RPG adelantado a su tiempo

Por  /  7 de agosto de 2022       

La localización de videojuegos es complicada. Especialmente de géneros con mucho texto como el JRPG. Y si lo es hoy, imaginaos como era durante el siglo pasado. Algunos títulos sufrieron verdaderos desastres, fruto, entre otras cosas, de la falta de respeto hacia el género. Pero los errores de traducción o la censura que soportaron algunos títulos palidecen frente a la catástrofe de Shining Force III.

Aunque en occidente no se prodigó mucho, ni que sea porque entonces el JRPG era un género no muy popular fuera de Japón, la saga Shining fue a principios de los noventa una de las mayores instituciones del videojuego japonés. Desde su primer título, a principios de 1991, la serie funcionó muy bien. Especialmente aquellos títulos bautizados como Shining Force, los cuales pudimos llegar a disfrutar, en su momento, dentro de nuestras fronteras. Los creadores de la saga, el estudio Camelot, intentaron desde el principio ofrecer una experiencia diferente, con algún factor diferencial respecto a otros títulos del mercado. Y lo consiguieron. Aunque en el resto del mundo se boicotease toda aquella innovación.


Volvamos a 1997. Camelot, que nació bajo el auspicio de SEGA, es ya un estudio independiente con numerosos éxitos a sus espaldas. La serie Shining ya tiene por entonces más de media docena de títulos, aunque, salvo unos spin-offs para Game Gear, el estudio se ha resistido a publicar una nueva secuela con el nombre Shining Force. Sus dos primeras entregas, publicadas entre 1992 y 1993 para Mega Drive, fueron un notable éxito de crítica y público en Japón, por lo que una tercera parte, muy esperada por los aficionados, tendría que marcar un hito en la historia del videojuego. Yasuhiro Taguchi, codirector de los anteriores Force, lo tuvo claro. Shining Force III haría honor a su nombre, ofreciendo no una, sino tres aventuras diferentes. El título aparecería dividido en lo que llamaban "escenarios". Así, en diciembre de 1997 vio la luz Shining Force III Scenario 1 - Oto no Kyoshin; cinco meses más tarde el Scenario 2, titulado Nerawareta Miko; y finalmente, en setiembre de 1998 el Scenario 3, bajo el nombre Hyoheki no Jashingu.



No eran, sin embargo, juegos independientes sin más. Aunque podían jugarse independientemente, la historia de los tres títulos estaba ligada, de forma que acciones tomadas en uno de los juegos podía tener ramificaciones en el siguiente. A esta funcionalidad la llamaron Synchronicity System y la primera demostración de su potencial se demostraba a las pocas horas de empezar el Scenario 2: si en una de las batallas del primer escenario salvamos de morir a un personaje llamado Garosh, éste se unía a nuestras fuerzas en la secuela. En caso contrario, no solo perdíamos a este personaje, sino que su hermano Jade se convertía en un nuevo enemigo.


Cómo la localización occidental mutiló la idea de Shining Force 3 para ser un RPG adelantado a su tiempo

Las ramificaciones eran diversas y en cierto momento la historia de algunos escenarios hasta se superponía. En conjunto, Shining Force III era una aventura extraordinaria, en la que la toma de decisiones era clave en el desarrollo de la historia. El título fue un éxito en Japón, erigiendo, una vez más, la saga Shining Force como una de las referentes absolutas del género JRPG. Es más, por si aquella división en tres títulos no fuera suficiente, Camelot desarrolló también el llamado Premium Disk: un disco exclusivo que el estudio enviaba a aquellos jugadores que demostrasen haber comprado todas las entregas de la trilogía. En su interior, un auténtico regalo para los fans de la serie, había diseños, modelos, música, entrevistas e incluso un nuevo modo de batalla. Un broche final para uno de los JRPG más espectaculares de la década de los noventa.


A mediados de 1998 SEGA ya había dejado claro que Saturn estaba muertaPor desgracia, en occidente no pudimos disfrutar de la epopeya completa. En Europa, así como Estados Unidos, solo apareció un único Shining Force III, el cual no era más que el Scenario 1. En ningún momento se pretendió lanzar las dos inmediatas secuelas, como demuestra que se editó el final del juego para eliminar todo tipo de referencia a los posteriores escenarios. De hecho, fue casi un milagro que apareciera en primer lugar. El título es uno de los últimos juegos aparecidos oficialmente para Saturn en Europa, junto a Burning Rangers y Panzer Dragoon Saga. Fue a mediados de 1998, cuando SEGA, por lo menos fuera de Japón, ya había dejado claro que Saturn estaba muerta y pasaban a centrar todos sus esfuerzos en la inminente Dreamcast.


Cómo la localización occidental mutiló la idea de Shining Force 3 para ser un RPG adelantado a su tiempo

Aquella decisión, aparentemente, molestó mucho a los desarrolladores de Camelot. Lo demuestra el diario de desarrollo de Yasuhiro Taguchi, su director, que fue incluido en el Premium Disk. Que SEGA renunciase públicamente a su consola, en pleno desarrollo de su gran epopeya, sin duda no sentó nada bien dentro del estudio. De ahí que en Camelot no volvieron a desarrollar ningún título de la serie Shining, que pasó a manos de terceros como Nextech o Neverland. En su lugar, el estudio creó poco después la primera entrega del mítico Everybody’s Golf, para PlayStation, en cuyas secuelas no participó porque empezó a colaborar con Nintendo, desarrollando las diferentes secuelas de Mario Golf (y también de Mario Tennis). Sin embargo, los hermanos Takahashi, fundadores del estudio, no querían desentenderse del género JRPG, por lo que capitanearon el posterior desarrollo de la saga Golden Sun.


Es una verdadera lastima que no pudiéramos disfrutar de Shining Force III como lo idearon sus desarrolladores. Por fortuna, equipos de aficionados han tomado aquel testigo, decididos a traducir esta experiencia a cómo debió ser en primer lugar. Por lo que si buscáis bien, y con un poquito de maña, podéis trasladaros a 1997 y disfrutar de uno de los mejores JRPG de todos los tiempos. Algo que parece no está en los planes inmediatos de SEGA.


Una lectura:

  • A Guide to Japanese Role Playing Games
  • Los libros de Bitmap Books nunca decepcionan. Pero lo de este increíble volumen de más de seiscientas páginas es de traca. Un imprescindible compendio que recopila la mayoría de títulos del género RPG publicados durante cuatro décadas.
  • Comprar el libro.

Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.

Relacionados con este artículo