Análisis de Eastward. Un precioso homenaje a las aventuras clásicas con guiños a Zelda y Studio Ghibli

Análisis de Eastward. Un precioso homenaje a las aventuras clásicas con guiños a Zelda y Studio Ghibli
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Si eres de los que crecieron jugando con los RPG de la época de la Super Nintendo, lo que tengo que contarte sobre Eastward te va a encantar. Una aventura de acción con una potente narrativa y un encanto pixel-art que te retrotrae a esa época en que con muy poco se podía conseguir mucho. Descúbrelo en nuestro análisis.

La escena independiente no deja de sorprendernos, y en esta ocasión tenemos que hablar de Eastward, una aventura que recuerda fuertemente a los RPG de los 16 bits tanto por su planteamiento jugable como estética. También por algo muy importante y que los desarrolladores de Pixpil se han tomado muy en serio: la narrativa. He sido muy consciente de ello a través de las cerca de 20 horas que dura un periplo que también posee elementos de los clásicos del género, con claras influencias de sagas como Zelda.

Promete todo lo que digo, ¿verdad? Pues la buena noticia es que en la práctica cumple de maravilla. Cada parte del juego se siente única, hay mucha variedad, se introducen nuevas mecánicas conforme pasa el tiempo y la ejecución es sobresaliente. Salida prácticamente de la nada, esta compañía china nos demuestra muchas cosas y nos hace sentir interés por sus próximas producciones. Por el momento, lo que tienes ante ti es otro de esos indies que nos están dejando un 2021 para recordar.

Por supuesto, no todo son buenas noticias, y uno de los aspectos que menos me han gustado es que la trama a veces se apodere inexorablemente del ritmo y entorpezca el desarrollo. A esto también contribuye que el juego no se encuentre traducido al español, dando lugar a un importante, pero por otra parte superable escollo a la hora de disfrutar de la obra. Si queréis que os diga la verdad, si sois como yo y no podéis soportar la idea de dejar de jugar a una joya-homenaje de otra época (pero con atributos actuales), no deberíais desaprovechar esta oportunidad. Eastward merece mucho la pena, y a continuación os voy a explicar por qué.

Eastward es jugabilidad Zelda y narrativa Studio Ghibli

Para disfrutar en su plenitud de Eastward, debes tener muy presente que es una aventura narrativa con elementos de acción y algún que otro puzle, además de desafiantes jefes finales. Algo así como un Zelda, pero cargadísimo de historia, diálogos y un desarrollo mucho más lineal (y también lento). De hecho, el juego se plantea como un viaje dividido en capítulos que nos pone en el lugar de John y Sam, dos personajes que por avatares del destino acaban embarcados en un fascinante viaje hacia lo desconocido.

La premisa narrativa no cuenta con poco interés, dado que se dibuja ante nosotros un futuro distópico en que la sociedad se encuentra al borde de su extinción. Todo lo que conocemos está en el subsuelo, bajo tierra, con paisajes decrépitos y auténticos tiranos. Pero siempre hay esperanza, y eso es lo que representa nuestra pareja de héroes, que descubrirán que hay un mundo ahí fuera por descubrir, con un montón de amigos que hacer y también un buen puñado de enemigos a los que derrotar. Parece sencillo, ¿verdad? Pues sobre esto va Eastward, y lo cierto es que su temática no solamente resulta interesante, sino que se sigue a la perfección (sobre todo si tienes un cierto nivel con el inglés).

El juego contiene bastante parte narrativa (y lo malo es que está en inglés).
El juego contiene bastante parte narrativa (y lo malo es que está en inglés).

Sorprende el grado de detalle puesto en cada faceta del juego

Pero lejos de toda la ambientación, que es sensacional, lo que realmente me ha atrapado del título son sus mecánicas de juego. Hay mucho de hack 'n slash, con John dando sartenazos, escopetazos y hasta usando un lanzallamas para acabar con todo lo que se encuentre en su camino. Por su lado, Sam tiene otro tipo de habilidades, las cuales también irá desbloqueando, y entre las cuales se encuentra la capacidad de inmovilizar a los enemigos. De hecho, las habilidades de ambos personajes son combinables, dado que podemos alternar el control de cada uno de ellos en el momento que queramos.

Esto da lugar a la elaboración de puzles cada vez más complejos, desde interruptores, pasando por el aprovechamiento de corrientes de viento y un largo etcétera. Los jefes finales son especialmente sorprendentes, no solo por tamaño, sino porque presentan un cambio de registro con respecto al resto del juego. Sin resultar especialmente difíciles (no es un juego hecho para que pierdas la vida continuamente), ofrecen un desafío satisfactorio. A todo esto hay que sumar los minijuegos y diversos elementos accesorios, como la emulación de un RPG al estilo Dragon Quest que podrás ir completando mientras visitas las distintas ciudades de Eastward.

El diseño de los escenarios es una absoluta delicia: puro pixel-art.
El diseño de los escenarios es una absoluta delicia: puro pixel-art.

Sorprende el grado de detalle puesto en cada faceta del juego, sobre todo considerando la escala del desarrollo. El control es simple pero exquisito. Las animaciones recrean las sensaciones de los 16-bits, pero con una maravillosa suavidad de animaciones. Cada escenario es bonito a su manera, ya nos encontremos en el mundo subterráneo o en un esplendoroso bosque. Los ritmos musicales que nos acompañan siempre dan la talla, pasando de tonos más oscuros a otros más alegres.

Lo único que he echado en falta es un mejor ritmo en la aventura, puesto que el juego se pierde en diálogos intrascendentes que acaban pasando factura en la paciencia del jugador (hay partes narrativas que pueden mantenerte leyendo 10 minutos o incluso más). Es una cuestión que depende, por supuesto, del grado de conexión que alcances con la historia, pero dado que el juego está completamente en inglés -y su nivel es considerable- deberás sopesar muy bien este aspecto. Una lástima, puesto que un ritmo más equilibrado hubiese mejorado aún más el videojuego.

Cada personaje posee habilidades distintas, y podemos alternar su manejo.
Cada personaje posee habilidades distintas, y podemos alternar su manejo.

Aun así, merece mucho la pena. La belleza de su pixel-art, que se contagia de una cierta esencia a Studio Ghibli, se compenetra con unas dinámicas jugables muy satisfactorias, basadas en recorrer "mazmorras" en ocasiones bastante laberínticas. Por el camino tendrás que acabar con no pocos enemigos en base a un esquema de acción en tiempo real, a la vez que te orientas y resuelves los no pocos puzles presentes. Como colofón, tienes varios bosses bastante imaginativos y que no tienen problemas en ocupar gran parte de la pantalla si es necesario. Por supuesto, puedes guardar partida, algo imprescindible para un juego de unas 20 horas que no cuenta con demasiadas actividades secundarias.

Es un juego que no se hace corto, que propone bastante variedad de contenidos

De hecho, otro de los aspectos más mejorables podría ser la sensación de progresión. Aumentas el contador de corazones con cada jefe superado (igual que en Zelda), y obtienes nuevas habilidades que te permiten acceder a retos más variados. También consigues dinero -sal- con el que comprar ingredientes para cocinar (algo muy inspirado por cierto en Breath of the Wild). Pero es todo bastante contenido y no va más allá. ¿Está mal? No, pero es otro de esos aspectos que alejan a Eastward de haber obtenido un mejor resultado, porque sientes que el juego acaba siendo algo plano en dicho aspecto.

Pero lo dicho, si tienes en cuenta estos inconvenientes (principalmente que no está traducido), obtendrás un homenaje a la época de las aventuras de los años 90 difícil de encontrar hoy en día, al menos con este grado de talento y calidad. Es un juego que no se hace corto, que propone bastante variedad de contenidos, una trama interesante, personajes maravillosos y un acabado visual y sonoro que no se queda en el mero homenaje a otra época. Lo disfrutarás si llevas jugando a videojuegos desde hace mucho tiempo, pero también lo harás a poco que conectes con su encantadora propuesta.

Una auténtica belleza

Recomendado
Un precioso homenaje a las aventuras clásicas con guiños a Zelda y Studio Ghibli

Eastward

Por: El equipo de 3DJuegos
Recomendado

Eastward llama la atención por su precioso homenaje a la era de los 16 bits, pero realmente te atrapará cuando descubras una narrativa propia de Hayao Miyazaki y una jugabilidad altamente inspirada en los clásicos Zelda. Una aventura de acción que no se hace nada corta, que posee una considerable variedad y que además es bellísimo en sus planos visual y sonoro. La única lástima es que haya llegado solamente en inglés, haciendo algo más complicado que te metas en su maravillosa historia de descubrimiento del mundo exterior.

Comprar Eastward
5 Cosas que debes saber:
  • Ambientación muy lograda, con un apartado audiovisual pixel-art simplemente fantástico.
  • Partes de acción inspiradas, con presencia de puzles y jefes finales desafiantes.
  • La historia está trabajada y los personajes son carismáticos: un guion fácil de seguir.
  • El ritmo de juego no es el más equilibrado y también le falta una mejor progresión.
  • Los textos están en inglés, lo cual puede dificultarte seguir la trama.
Jugadores: 1
Idioma: Textos en inglés
Duración: 20 horas
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...