Piensa en God of War, pero más sencillo y con pistolas y vampiros. Análisis de Evil West, lo nuevo de los creadores de Shadow Warrior y Hard Reset

Piensa en God of War, pero más sencillo y con pistolas y vampiros. Análisis de Evil West, lo nuevo de los creadores de Shadow Warrior y Hard Reset

9 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Piensa en God of War, pero más sencillo y con pistolas y vampiros. Análisis de Evil West, lo nuevo de los creadores de Shadow Warrior y Hard Reset

Después de probar una pequeña pizca de lo nuevo de Flying Wild Hog y contaros qué me pareció, tenía muchas ganas de adentrarme en la curiosa experiencia que propone Evil West. Como fan del Salvaje Oeste y la infinidad de historias que han nacido de este, juntar en ese escenario a cazadores, vampiros y tecnología futurista me parecía una apuesta arriesgada que tuvo mi interés desde el primer momento. Y ahora, después de haber tenido la oportunidad de adentrarme en esta versión mejorada de Wild Wild West —si es que eso tiene mérito—, debo admitir que estoy contento… aunque es cierto que no será el juego del año.

En lo que respecta a jugabilidad y mecánicas, Evil West puede presumir de un alarde constante de ingenio y variedad. Desde la primera misión hasta la última, el estudio polaco pone toda la carne en el asador para demostrar que siempre tiene un nuevo as bajo la manga. Por ello, el combate evoluciona a medida que avanza la historia y no escatima en esfuerzos a la hora de introducir nuevos elementos que cambien lo establecido. Sin embargo, la evidente apuesta al "todo o nada" por el gameplay y sus posibilidades consigue que la historia sea un pilar débil que no deja de perder interés.

Evil West Screenshot

Evil West propone reconstruir Estados Unidos desde los cimientos

Sean bienvenidos a la historia de Jesse Rentier, un experto cazavampiros que pertenece a una institución gubernamental secreta: el Instituto Rentier. Como el nombre de la misma indica, los lazos de Jesse con esta van más allá de lo laboral. El dirigente del Instituto Rentier es William Rentier, padre del protagonista, un personaje que entra dentro del arquetipo de "padre intransigente" que espera que su hijo haga lo correcto. No obstante, cuando los monstruos Sanguisuge entran en acción y ponen en peligro a todo el país, lo moral y lo planeado deben desaparecer para dar lugar a la acción desmedida y la improvisación acertada.

A través de una campaña guiada con 16 misiones, Evil West ahonda en todos los problemas que puede conllevar formar parte de una organización secreta. Aquí, las conspiraciones, las traiciones, los secretos y las segundas lecturas están a la orden del día. Por ello, factores tan importantes como la confianza juegan un papel esencial en el devenir de los hechos de este título. Sin embargo, esa intriga que despierta en los primeros capítulos se va diluyendo a medida que avanza la historia ya que, por desgracia, las cartas que pone sobre la mesa son tan evidentes que apenas sorprenderán a la audiencia de "huesos amarillos".

Evil West Screenshot

El combate es el punto fuerte de Evil West

Por suerte, Flying Wild Hog conoce sus fortalezas mejor que nadie y es experta en sacarle provecho. Como ya sabrán los seguidores de Shadow Warrior, el trabajo más conocido de la firma polaca, la jugabilidad es la gran baza de los proyectos de la desarrolladora. Y aquí, igual que en otros proyectos previos antes de ofrecer su versión steampunk del Salvaje Oeste, han sabido exprimir al máximo las virtudes de un título que lo apuesta todo por el combate.

Crear tu propio estilo de juego es parte de la experiencia

Desde el primer capítulo hasta los compases finales de la aventura, Evil West introduce mecánicas capaces de dar un giro de 180º a lo que el jugador conocía hasta ese momento. Armas de fuego, artilugios, guanteletes de rayos y otros muchos elementos conforman un increíble arsenal de armas que permite que cada usuario adapte la jugabilidad a su estilo. Por ello, la posibilidad de escoger combos cuerpo a cuerpo, ataques a distancia o un popurrí de ambas, con las infinitas variedades presentes en cada una de estas opciones, son la mayor virtud de Evil West.

En esencia, crear tu propio estilo de juego es parte de la experiencia del título. En mi caso, opté por una opción más versátil capaz de adaptarse a los diferentes desafíos presentes en cada capítulo. Así, fui capaz de sacar el máximo partido a las situaciones y enfrentamientos constantes, eventos marcados por hordas de enemigos que buscaban acabar conmigo de todas las formas posibles: en las alturas, desde el subsuelo, a distancia y mucho más. Sin duda, la variedad de armas y opciones, sumado a las distintas habilidades que potencian áreas concretas para definir la forma de jugar, es el punto fuerte de este título.

Evil West Screenshot

Una de cal y otra de arena

Por desgracia, hay algunas cosas en Evil West que no me terminan de convencer. No reconocer que es una propuesta extremadamente divertida sería, además de injusto, una equivocación mayúscula. Sin embargo, el excelso combate que tantas horas de entretenimiento me regaló contrasta con una historia y una exploración que no están tan cuidados. En el primer caso, como expliqué un par de párrafos atrás, es tan evidente que carece de sorpresa alguna; en el segundo, por desgracia, los escenarios son lineales (algo con lo que no tenemos ningún problema, claro) pero sí que no tienen demasiado que ofrecer son los que llevan la voz cantante.

Es tan evidente como cierto que Evil West es uno de los videojuegos más divertidos del final de año

A diferencia de propuestas como el reciente God of War: Ragnarok o el clásico Final Fantasy X, salvando las evidentes distancias entre todos estos productos, Evil West no es tan brillante a la hora de llenar de secretos interesantes esos rincones que se esconden entre tantos caminos guiados. Aunque lo intenta, los coleccionables con historia expandida o los cofres con dinero no son suficientes para incentivar que perderse por sus escenarios es una buena idea.

Aún con ello, es tan evidente como cierto que Evil West es uno de los videojuegos más divertidos de los últimos coletazos del año. Gracias a sus 10 horas de aventuras en el Salvaje Oeste, ampliables hasta 15 en el caso de querer descubrir todo lo que esconde, Flying Wild Hog vuelve a demostrar que sabe hacer propuestas cuya máxima virtud es la jugabilidad. Por ello, lo apuesta todo por el combate, la variedad de enemigos y retos y, en definitiva, todo lo que puede exprimir de este apartado. Más allá de eso, el resultado es una experiencia en la que la calidad de la historia y la exploración brilla por su ausencia.

Diversión descerebrada

Sin sello
Evil West análisis

Evil West

Por: Abelardo González
Sin sello

La propuesta más reciente de Flying Wild Hog convencerá a los jugadores que busquen una experiencia divertida con la que pasar un par de tardes amenas. Es cierto que hay partes tan importantes como la historia o la exploración que no están a la altura de lo espectacular que es la acción, pero gracias a su jugabilidad y las distintas opciones presentes en el combate, los fans de los combos cuerpo a cuerpo y los ataques a distancia encontrarán un título que satisfará sus deseos.

Comprar Evil West
5 cosas que debes saber:
  • Cortito y al pie para los que disfruten de experiencias rápidas.
  • Combate divertidísimo con muchas opciones y variedades.
  • Una curiosa visión steampunk del Salvaje Oeste.
  • La historia pierde fuelle a medida que avanza la trama.
  • Escenarios lineales que no invitan a la exploración.
Jugadores: 1-2
Idioma: Textos en Español. Voces en Inglés
Duración: 10-15 horas
Ver requisitos del sistema
VÍDEO ESPECIAL

1 visualizaciones

Los MEJORES MOMENTOS de los PREMIOS 3DJUEGOS by Doritos 2022

Por segundo año consecutivo la industria del videojuego en España se reunió para celebrar los Premios 3DJuegos by Doritos, un gran evento en el que se dieron a conocer los galardones a los títulos más importantes de 2022, con candidatos tan exitosos como Elden Ring, God of War...