Análisis de Kena Bridge of Spirits. Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior

Análisis de Kena Bridge of Spirits. Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Parecía haber generado algunas dudas, pero solo hace falta jugar unas horas a Kena para que muchas de ellas queden rápidamente disipadas. La obra de Ember Lab es más que un trabajo bonito: guarda bajo su hermosa capa un buen diseño de videojuego. Descúbrelo en nuestro análisis de Kena: Bridge of Spirits.

No sé muy bien qué ocurrió. Quizá fuera por el precio reducido; el pedigrí en otro campo distinto al videojuego de Ember Lab como animadores; los rumores de una duración escasa; la falta de promoción y material…; o todo lo anterior unido. Nada de eso importa ahora: Kena: Bridge of Spirits es más que una cubierta bonita. Es un título que esconde un buen diseño de niveles y unas mecánicas interesantes.

Estamos teniendo un gran año para el género de la aventura que mezcla acción y plataformas. Junto a Ratchet and Clank: Una dimensión aparte y Psychonauts 2, Kena se une a este planteamiento, pero quizá con una estructura más parecida a la obra de Double Fine. A mí me gusta llamarlo diseño de matrioshka: a un prólogo de presentación, le sigue un escenario que contiene otros tres escenarios, que a su vez contienen otros tres escenarios, que a su vez contienen muchos puzles, fases y secretos.

El juego se abre y vamos cumpliendo cada objetivo, para después volver al inicio donde siempre estuvo nuestra meta principal. Lo bueno de este diseño es que cuida siempre de mantenerse fresco. Sabe cuándo es hora de abandonar una mecánica para experimentar con una nueva. Y vuelta a empezar. Si en un lugar usaremos las flechas de nuestro arco espiritual no solo para combatir, sino para resolver puzles; más adelante el protagonismo recae sobre bombas explosivas, pero que también son capaces de transformar el escenario y generar plataformas temporales. Juegos como Kena son hijos de Zelda. Y lo saben. Lo importante aquí es lo mucho que se disfruta cuando todo funciona bien. Y Kena funciona en cada uno de sus mundos.

Un poco de todo, y todo bien

Suscríbete al canal de 3DJuegos en YouTube

Como una fórmula, contiene la justa dosis de exploración, secretos, plataformas, combates y una buena evolución del desafío. Lo que la primera hora se antoja que va a ser una experiencia bastante simple, luego profundiza en sus sistemas y se reinventa. Nunca lleva las cotas al máximo, pero sí te mantiene atento, tratando de sacar punta a cada escenario. Algo que hace, muy inteligentemente, eliminando todo el HUD siempre que puede. Aquí no hay guías en pantalla, solo en el mapa, así que lo más probable es que nos perdamos y descubramos caminos secundarios y actividades de forma orgánica.

Apetece completar muchas de ellas más por el puro hecho de hacerlas, que por su recompensa. Hay varios elementos que coleccionamos en Kena: rots (esas criaturillas tan monas que nos acompañan), karma, joyas y faroles. Los primeros son indispensables. Conseguir más de la cuenta nos hace subir de nivel y desbloquear mejoras que se compran con el karma. Las joyas, lamentablemente, no sirven mucho: comprar sombreros y poco más. Los faroles que encontramos, en cambio, desbloquean casas en el pueblo principal que esconden recompensas de las anteriormente citadas, así que te podrá la curiosidad.

Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior

Me ha sido imposible no detenerme a buscar muchos de estos elementos, porque el diseño de niveles atrae. Puede que no sea revolucionario, claro, pero, aunque al principio no lo parezca, alcanza un cierto grado de complejidad que se agradece. Es un placer ir cumpliendo cada puzle y cada segmento del juego para terminar con su jefe final. Ayudan los rots que no solo prestan su apoyo en el combate, sino que siempre están por el escenario, apareciendo en los lugares más insospechados o, simplemente, siguiendo tus pasos. También son protagonistas en los puzles, ayudando a mover piedras y estatuas de un lugar a otro para seguir avanzando.

Personalmente, desconecté muy pronto de la historia

¿Y de qué va Kena: Bridge of Spirits? Pues de muy poco, la verdad. Hay una historia, una que nos habla de esta joven que sirve como este puente para ayudar a los espíritus que conocemos durante el juego. Su objetivo es llegar a la Montaña Sagrada, y acabar con el mal que asola estas tierras y pudre la tierra. Kena no trata de contar nada muy impactante; más bien algo sencillo, que busca más despertar el lado adorable de su mundo. Personalmente, desconecté muy pronto de ella.

Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior

De lo que no desconectas, sin embargo, es de la atmósfera que recrea. Y eso que Kena no es un juego muy variado en sus escenarios. Bosques de día, de noche y de atardecer. Alguna cueva que nos sumerge en la oscuridad… y poco más. Pero lo que hace, lo hace muy bien. Utilizando más el hemisferio artístico que el técnico, Kena construye momentos únicos, paisajes de ensueño y, sobre todo, mucho detalle. Se nota que el equipo de Ember Lab sabe cómo hacer sonreír con ternura a sus personajes y aprovechar un diseño atractivo y, por qué no decirlo, cuqui. Transmite más, de hecho, con las fabulosas expresiones faciales cartoon, con las miradas que nos lanzan los pequeños rots, que con todas sus líneas de diálogo. Es fácil asomarse, además a cada risco que alcanzamos para dejarnos cautivar por su belleza. Muy sabiamente, han ocultado puntos de meditación en estas zonas, que aumentarán nuestra vida máxima; y han alargado la secuencia hasta que nosotros queramos mantenerla, para seguir deleitándonos con las vistas.

Me sabe mal señalar esto a un estudio de animación, pero también comete algunas torpezas cuando estas tienen que ver con lo mecánico. Con la conjugación entre animaciones de Kena tanto a la hora de moverse, saltar y combatir. No siempre son todo lo finas que me gustaría y a veces incluso inducen al error. Se termina perdonando, tampoco es para asustarse. Aunque hay otra circunstancia bien curiosa: las transiciones entre gameplay y cinemáticas. Muchas de ellas son vídeos increíblemente recreados, pero recreados a 24 frames por segundo. ¿Alguna vez has notado ese efecto óptico de cambiar un juego de 60 a 30 fps? Pues imagina el paso de 60 a 24 en un abrir y cerrar de ojos. Choca, ya os lo digo.

Un puente entre mundos

Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior

De nuevo, es fácil perdonar a Kena porque el conjunto funciona. Lo mismo sucede en el combate. Primero intuyes unas mecánicas algo sencillas, que luego se van enrevesando. El enemigo que solo sirve para machacar el botón se mete en una coctelera con otros que necesitan de respuestas rápidas y concretas, creando un baile de decisiones muy interesante.

Hay jefes finales, además, bastante bien pensados. Es cierto que a veces nuestros movimientos no son tan fluidos como querríamos, y algunos momentos que podrían ser épicos requieren más finura, porque, cuando necesitamos exigirle más de la cuenta al combate, no siempre responde igual de bien. Y sin embargo, siempre se las ingenia para seguir rizando el rizo. Para que no te quedes siempre usando el arco o el ataque básico. Para que experimentes con el escudo y con las bombas. Incluso su sistema de curación mezcla el riesgo y la recompensa: necesitamos usar a nuestros rots (los bichillos) gastando su habilidad para curarnos con una planta. Y prestar atención a dicha planta es dar la espalda al enemigo. Hay alguna que otra frustración, sobre todo con jefes finales, pero de nuevo (¿cuántas van ya?) se perdona, porque el resultado es satisfactorio.

Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior

Kena esconde un diseño confeccionado por gente que sabe hacer videojuegos

Llegué a Kena pensando que encontraría un juego bonito y disfrutable, pero poco más. Me llevo una sorpresa y una alegría. Kena esconde un diseño confeccionado por gente que sabe hacer videojuegos, sin duda alguna. Que entiende de estructura y cuando hay que parar un gameloop para que dé comienzo otro; nunca aburrir al jugador. Tiene además eso que tanto me gustó de Tomb Raider, por ejemplo: un buen mapa dividido en áreas que te dice exactamente qué te queda por hacer para saber si has limpiado la zona. Así que, aunque cumplas la misión principal en unas 12 horas (a mí me ha durado más), creo que podrías pasar un buen puñado más en este mundo. En un momento actual del videojuego, donde a veces estos abusan de la fatiga de la repetición, se agradece llegar al final con el estómago ni muy lleno, ni muy vacío. Sabiendo que, si quieres, puedes volver a repetir.

Gran acción y diseño

Recomendado
Acción, aventura y plataformas sorprendentes con gran belleza interior

Kena: Bridge of Spirits

Por: El equipo de 3DJuegos
Recomendado

Kena: Bridge of Spirits ha sido una grata sorpresa. Mezcla con inteligencia destellos de acción, aventura y plataformas. Todo casa perfectamente gracias a un diseño de niveles y una estructura de juego que no fatiga, porque sabe dar variedad y estilo. Sobran todas las líneas en las que digamos lo hermoso que es: solo necesitas abrir los ojos. Hay flecos, claro, como pequeñas imperfecciones en el combate y los movimientos de Kena; y una historia que pasa muy desadvertida. También tironcillos gráficos y algún que otro diseño repetitivo, que se notan más de la cuenta por lo bonito que es todo. Con ese precio de salida, sin embargo, es una de las recomendaciones más fáciles de hacer de los últimos meses.

Comprar Kena: Bridge of Spirits
5 Cosas que debes saber:
  • Un juego siempre hermoso y vibrante, con momentos muy conseguidos.
  • Un diseño de niveles y estructura que sorprenden. Más ingeniosos de lo que parecen.
  • Los combates saben reinventarse para incrementar el desafío con habilidad y estrategia.
  • Posee algunas imperfecciones en animaciones jugables y falta de precisión en el combate.
  • Su historia no es su punto fuerte.
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: 12-15 horas
Comentarios cerrados
VÍDEO ANÁLISIS

266.131 visualizaciones

GOD OF WAR RAGNAROK es un JUEGO QUE ENGAÑA - ANÁLISIS

Cuando un estudio con el talento de Sony Santa Monica pone toda la carne en el asador de forma tan tajante como lo ha hecho con God of War Ragnarok, es muy difícil que no salga un gran videojuego: en este análisis vemos en detalle todas las características, novedades, lo que n...