Un senador australiano se planta contra la censura en los videojuegos

Un senador australiano se planta contra la censura en los videojuegos
Facebook Twitter Flipboard E-mail

"Los juegos no le hacen daño a nadie; el Gobierno y el sistema de clasificación por edades deberían dejar a los jugadores tranquilos".


Días atrás saltaba la noticia; una que por desgracia es recurrente en el mercado australiano. El sistema de clasificación por edades del país había bloqueado el lanzamiento de Outlast 2, por contener escenas sexuales y de violencia entre otras causas. Situación que ha llevado a un senador a posicionarse claramente contra la censura en los videojuegos.

"La mera sugestión de un encuentro sexual fuera de cámara ha sido suficiente para que sea prohibido por la Australian Classification Board", ha declarado el senador David Leyonhjelm, que considera que esta clase de decisiones se toman "bajo la falsa presunción de que todos los jugadores son menores de edad que se impresionan con todo lo que ven". El político va un paso más allá recordando que la gente, gracias a Internet, tiene muy fácil encontrar imágenes violentas o del tipo que sea.

Esta clase de medidas, además, chocan en un país donde la media de edad de los aficionados a los videojuegos es de 33 años, por lo que el sistema de clasificación por edades debería amoldarse a ese público. "Se analiza un medio que alguien no aprueba o entiende", continúa el senador Leyonhjelm; "cada señal que se envía a la comunidad de jugadores es de censura".

"Los videojuegos no le hacen daño a nadie; el Gobierno y el sistema de clasificación por edades deberían dejar a los jugadores tranquilos", concluye el político.

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...