Análisis de Sonic Lost World. El erizo estereoscópico

Análisis de Sonic Lost World. El erizo estereoscópico
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Este año Sonic corre en exclusiva para Nintendo en el terreno consolero, y eso no sólo implica Wii U, sino también Nintendo 3DS. Y atentos a esta segunda versión, porque aunque comparte sus principios, se aleja en todo lo demás, incluso llegando a resultar más satisfactorio en ciertas parcelas. Te descubrimos al erizo más estereoscópico.

Nintendo ha sacado muy buen provecho de la exclusiva acordada con Sega para el videojuego Sonic Lost World. La demostración la tenemos en la otra versión del título, que normalmente suele quedar en segundo plano debido a la mayor promoción de su hermano mayor (en este caso para Wii U). Pero que nadie se engañe, porque la edición para Nintendo 3DS es realmente interesante. Más modesta, por supuesto, pero muy consciente de las posibilidades de la máquina. De hecho, y debido a ello, es un juego muy diferente.

La compañía encargada ha sido Dimps, que os será conocida si seguís de cerca los lanzamientos del erizo para portátiles. Ellos fueron los responsables de Sonic Advance (GBA) o Sonic Rush (DS), entre muchos otros. Los nipones tienen talento, y aunque este lanzamiento no brilla tanto como los antes mencionados, sí que mantiene el tipo, proponiéndonos una atractiva combinación entre jugabilidad 2D y 3D.

Todo siguiendo la misma historia que en Wii U, con Sonic y Tails llegando de forma fortuita a Héxagon, escenario de los cuantiosos mundos y niveles que pueblan esta aventura cargada de velocidad. Tenemos un mapa para avanzar de fase en fase, la única diferencia es que aquí no disponemos de tantas tareas a realizar. Es debido a ello un juego tal vez más directo, de carácter portátil, sin tantas complicaciones y con un control que incluso diríamos que está más depurado. Por tanto, no se trata de la típica versión con la que te debes de hacer si no posees otra consola, sino que es una obra en sí misma recomendable, puede que incluso más que su homónima.

El Sonic de Dimps

Cada mundo consta de cuatro niveles, entre los cuales se incluye un jefe final. Una estructura muy parecida a la de Sonic Lost World en Wii U. Disponemos también de partes en 2D y otras en 3D, pero el diseño jugable es completamente diferente. Para empezar, aquí Sonic es más controlable, y en algunas secciones tridimensionales es incluso posible reorientar la cámara. No se eliminan todas las frustraciones procedentes de la otra versión, pero sí que resulta un juego netamente más satisfactorio, y eso sin renunciar a gran parte de las acciones de nuestro erizo.

Podemos correr, saltar, subirnos a paredes, trepar a través de ellas, realizar dobles saltos, practicar los "homming attacks", hacer el "spin-dash"... Lo único que han obviado es los diseñadores es el ataque con patada, pero debido a su escasa utilidad nos parece hasta una decisión acertada. Además, se mantienen los poderes de color, y se integran en las mecánicas de una manera natural, al confiar en un estilo más tradicional, con los sticks y los botones como principal vía de interacción.

Esto no quiere decir que la pantalla táctil y el giroscopio no se aprovechen, pero quedan relegados a un segundo plano. Por ejemplo, las fases de bonus nos proponen mover la consola en el aire para hacer que Sonic vuele recogiendo orbes en un límite de tiempo. Algo sencillo, pero accesorio y por tanto poco nocivo si no nos gusta, aunque hay que reconocer que las pruebas con entretenidas, suponiendo un momento de relax después de tantos "loopings", trampolines y propulsores.

Sonic conserva en este título muchas de las habilidades que demuestra en la versión de Wii U, como la oportunidad de correr por las paredes.
Sonic conserva en este título muchas de las habilidades que demuestra en la versión de Wii U, como la oportunidad de correr por las paredes.

Con control de velocidad

Se podría achacar al videojuego no poseer un diseño de niveles uniforme en términos de calidad: hay unos mejor que otros. Asimismo, no faltan frustraciones debido a un ritmo no demasiado elaborado, como ocurría en el caso de Wii U. Sin embargo, hay algo que hace muy bien este título, y es que lee mejor la esencia de Sonic, apostando más por el manejo y menos por la espectacularidad. Además, aquí sí que se mantiene la lógica de obtener vidas al conseguir 100 anillos, algo que nos incentiva a recoger todos los que podamos.

Este último es un detalle más importante de lo que parece, ya que también hace que perdamos todas las vidas con menos asiduidad, y sin que ello conlleve necesariamente una menor dificultad. Sonic Lost World en Nintendo 3DS presenta un equilibrio jugable más satisfactorio, y seguramente si se hubiese encorsetado algo menos a los principios de su hermano mayor hubiese resultado un mejor título.

Se le nota limitado en ese sentido, pero aún así lucha por diferenciarse. Por ejemplo, hay fases que recurren a los puzles, y otras a diseños laberínticos. Es decir, que no todo es velocidad. Hay mucha variedad, con cantidad de exploración 3D y también muchos momentos 2D de lo más tradicionales. Los enfrentamientos contra los jefes salen igualmente mejor parados, y aparte existe una buena cantidad de tareas adicionales a realizar fuera de la aventura (que no es corta), como un modo contrarreloj -con la opción de subir tiempos- y un modo versus -para jugar con otro usuario vía local, online o por descarga-.

Los niveles en la versión de 3DS son muchos más largos que en Wii U, aparte de que están completamente rediseñados… y poseen un mejor control.
Los niveles en la versión de 3DS son muchos más largos que en Wii U, aparte de que están completamente rediseñados… y poseen un mejor control.

La carrera más 3D

No se acaban aquí las posibilidades. La característica StreetPass nos permite bajarnos diferentes misiones, así como enviar nuestro vehículo teledirigido a Wii U para jugar con él. Relativo a esto, cabe mencionar que en el laboratorio de Tails (disponible desde el mapa del juego) podremos crear cazas y helicópteros en base a los materiales que obtengamos durante la aventura. Podremos hasta conseguirlos a través de las monedas 3DS.

Por tanto, no pocas posibilidades para un videojuego que visualmente no deslumbra, pero que sí hace correctamente su trabajo. Se echa de menos tal vez un mayor pulido, ya que no hay pocos errores gráficos. De la misma manera, las animaciones en ocasiones resultan algo bruscas. No obstante, se agradece que no sólo se hayan creado escenarios de corte bidimensional muy agradables a la vista, sino que también los nipones se hayan animado a incluir entornos esféricos, y además con unos resultados de "frame-rate" bastante competentes.

El efecto estereoscópico no está de más en esta ocasión, y funciona muy bien durante casi toda la aventura (excepto para las fases de bonus, en las que lo desactivaremos por razones obvias). Una estereoscopía que se ha aplicado aparte sobre los vídeos, que por cierto han sido reescalados con no muy buenos resultados, ya que están algo pixelados. La música tampoco brilla, usando las mismas melodías que la otra versión del juego, con lo que no hay que destacar ningún trabajo adicional. Otra vez, se aprecia que el diseño ha estado supeditado a lo que se hacía en Wii U. Si hubiera sido una creación totalmente independiente, podríamos estar hablando de algo incluso mejor.

Interesante

Sin sello
El erizo estereoscópico

Sonic: Lost World

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Dimps hace su propia lectura de Sonic Lost World en Nintendo 3DS con un videojuego consciente de las posibilidades de la portátil. Un título menos espectacular pero de mejor control que recoge mejor la esencia del erizo azul. Todo sin olvidarse de integrar entornos esféricos 3D y fases 2D más tradicionales dentro de un conjunto variado y que para nada debería considerarse como la versión recortada del original.

Comprar Sonic: Lost World
  • Fiel con la jugabilidad sonic, apostando por el control antes que por la espectacularidad.
  • Buena cantidad de mundos y niveles, con situaciones variadas.
  • Opciones accesorias: contrarreloj, modo versus, etc.
  • El diseño de niveles y su ritmo podrían haber sido mucho mejores.
  • No está a la altura de otros videojuegos de Dimps.
Jugadores: 1-2
Idioma: Textos en español y voces en español
Duración: 6-8 horas (mínino)
Comentarios cerrados
VÍDEO ANÁLISIS

3.814 visualizaciones

Llevaba años esperando un juego de terror como este: Análisis de The Callisto Protocol

Del creador de DEAD SPACE nos llega THE CALLISTO PROTOCOL, una aventura de terror con altas dosis de sangre y gore para que nunca nos abandone la sensación de miedo. ¿Lo consigue? En este video análisis del survival horror más esperado del año te contamos todos sus detalles.