He vuelto a Valheim un año después para ver cuánto ha cambiado su acción RPG vikinga

He vuelto a Valheim un año después para ver cuánto ha cambiado su acción RPG vikinga
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Ahora que los drakkars de Valheim preparan su desembarco en Xbox, y también el PC Game Pass, regresamos a su desafiante mundo vikingo para ver cuánto ha cambiado este exitoso RPG de supervivencia y mundo abierto que se convirtió en una de las grandes sorpresas del PC en 2021.

Que los juegos indie con sus escasos recursos son capaces de conquistar a millones de jugadores de todo el mundo logrando éxitos masivos no es nada nuevo. Y sin embargo nunca deja de sorprendernos que de la noche a la mañana alguno de estos títulos entren por la puerta grande, vendiendo millones de copias en tan solo unos días. Pero al margen del éxito económico, estos juegos indie también sorprenden por su inventiva o creatividad a la hora de crear nuevas y emocionantes experiencias de juego. El ejemplo más reciente es V Rising y, si bien ha perdido un poco de fuelle en las últimas semanas, no se puede negar que es un firme candidato a indie del año. Situación similar a la que vivimos hace apenas un año con un juego que tenía una premisa similar: mundo abierto, poder construirnos nuestro hogar además de batallar contra criaturas temibles. ¿El juego? Valheim.

Todo un fenómeno de masas que en apenas unos meses logró superar los 10 millones de juegos vendidos en PC convirtiéndose en uno de los títulos más exitosos de 2021. Las claves de hazaña ya te la contamos en nuestras impresiones de Valheim tras disfrutar de él en sus primeras horas de vida, pero desde entonces, el juego no ha dejado de crecer y nosotros tampoco hemos abandonado definitivamente su mundo de vikingos. Es fácil engancharse. Con un mundo procedural que puedes explorar libremente mientras realizas acciones varias como recolectar materias primas, construir, forjar y mejorar armas o por supuesto luchar, ¿quién podría resistirse a algo así? Especialmente si lo juegas con amigos, porque resulta si cabe mucho más divertido.

Con el anuncio de que Valheim se estrenará en Xbox y estará en el PC Game Pass, nos dio por volver a explorar su temible mundo poblado de criaturas propias de la mitología nórdica y lo cierto es que, con todas las mejoras que ha recibido este último año, da gusto perderse en sus frondosas praderas para regar con la sangre de los monstruos la fría tierra que pisas. Y aprovechamos estas partidas para contaros también cuánto ha cambiado desde que se estrenó a principios de 2021, y cuánto tenemos que esperar para disfrutar de su ansiada versión final.

El Valhalla un año después

Aunque ya no cuenta con la popularidad de la que gozó en su momento, Valheim sigue creciendo de forma constante… aunque a un ritmo más pausado de lo que querrían los aficionados. No es que haya habido problemas en el estudio, es que sencillamente los desarrolladores no esperaban que su juego tuviera el éxito que tuvo. Por eso, en todo este tiempo han estado centrados en corregir bugs y no tanto en crear nuevos contenidos, aunque los ha habido. La actualización más importante ha sido Hearth & Home, centrada en dotar a nuestras construcciones de más opciones de personalización, nuevas armas y sistema de combate, o cambios en la interfaz y efectos de los alimentos. Del mismo modo, también se han introducido nuevos recursos y recetas en subsecuentes parches que han ampliado la experiencia de juego o mejorado las cavernas que podemos encontrar en algunos de los biomas del juego.

He vuelto a Valheim un año después para ver cuánto ha cambiado su acción RPG vikinga

Es difícil mantener la atención de los aficionados cuando el juego ofrece novedades con cuentagotas

Pero la atención de los fans está puesta ahora en la siguiente gran actualización, que como digo, se está haciendo de rogar. Se trata de Mistlands. Y las ganas de disfrutar de ella están más que justificadas. Por lo pronto, será el primer bioma nuevo que habrá desde el lanzamiento, y se espera que tenga un impacto incluso mayor que el de Hearth & Home. En sus tierras -aparte de una abundante cantidad de niebla como su nombre indica- podremos encontrar distintos tipos de ruinas, los cuales inspirarán algunas construcciones nuevas que podremos hacer basadas en ellas. Obviamente, un nuevo bioma implica nuevos tipos de plantas y materiales que cosechar con nuevas recetas, y nuevas criaturas con las que pelear o que podemos cazar; desde polillas superdesarrolladas hasta grandes poblaciones de liebres de naturaleza algo mística, además de un tercer tipo de criatura todavía por revelar, aunque muchos sospechan que serán algún tipo de araña, a juzgar por los restos de sus redes en la entrada de lo que podrían ser nuevas cuevas o mazmorras.

En cuanto a las nuevas armas, se sabe que contaremos con la receta de un nuevo arco que parece hecho de huesos, ¡una ballesta!, un gran espadón a dos manos o mandoble, y trampas para bestias de gran tamaño. Adicionalmente, estas nuevas recetas requerirán de un tipo de forja específica que desbloquearemos en Mistlands y que los desarrolladores han dejado entrever que servirá para otras recetas además de los ejemplos mencionados. Vamos, promete ¿no? Porque seguro que nos topamos con algún que otro jefazo de los que cuesta horrores derrotar sin morir en el intento.

La acción vikinga no pasa de moda

He vuelto a Valheim un año después para ver cuánto ha cambiado su acción RPG vikinga

A todos nos gustaría que los nuevos contenidos llegaran antes y de una forma constante, por eso, se entiende que haya bajado el interés por Valheim. Sigue siendo un juego popular y querido, pero cuesta mantener la atención de los aficionados cuando las novedades llegan con cuentagotas, por buenas que sean. Pero incluso así volver a construir una fortaleza junto a amigos o crear un drakkar para salir a alta mar en busca de aventuras resulta divertido un año después. Hay combates que ya los tengo muy vistos y a veces me puede el ansia de querer descubrir nuevas tierras, pero con todo ello, no os negaré que me lo paso en grande haciendo el loco por este peligroso mundo de estética low poly. También os digo que si os da un poco igual la historia, y lo que buscáis es construir y sobrevivir, Valheim también es un juego de lo más interesante. De hecho, desde sus primeras semanas de vida ya vimos recreaciones de construcciones tan dispares como un Halcón Milenario, la Torre Barad Dur de Mordor, o el estadio de Quidditch de Hogwarts.

Dar con los jefes es de por sí un reto; pero también descubrir cómo invocarlos y cómo vencerlos

Esto demuestra lo variado y flexible que puede ser Valheim, porque la construcción no deja de ser una parte más de la experiencia global y todas estas locuras, las fortalezas imposibles y las ciudades colosales, son el tipo de cosas que harías una vez has completado la historia del juego derrotando a todos los jefes. Cuando ya solo queda pasar el rato sin más preocupación que esa, vaya. Y en cambio, las disfrutas al máximo. Nada hay más placentero que llegar a tu bastión y ver las granjas a rebosar de alimentos, o los animales pastando en sus recintos, o la forja lista para crear nuevas armas con los preciados materiales que has saqueado… y la pequeña casa que fue en sus orígenes ahora es una gigantesca torre amurallada desde la que puedes otear el horizonte con la certeza de que nadie podrá contigo. Dicho esto. Regresar a su frío mundo nórdico me ha hecho valorar también otros detalles de Valheim, como su capacidad para atraparte en su mundo, haciendo que quieras explorarlo a conciencia en busca de pistas y tesoros.

He vuelto a Valheim un año después para ver cuánto ha cambiado su acción RPG vikinga

Dar con los jefes, por ejemplo, es ya de por sí un reto; pero también descubrir cómo invocarlos y de qué manera vencerlos sin sufrir más de la cuenta. A algunos de ellos ya los conocía de los primeros días, pero ahora, con un arsenal más variado y más enemigos contra los que ponerlo a prueba, el viaje ha sido más divertido y gratificante. Siguen ocurriendo majaderías como la de morir aplastado por un tronco talado por tus propios amigos, pero esa es la gracia de Valheim. Que todo es posible. Y tengo ganas de que más gente lo descubra gracias a su apuesta por el Game Pass y las consolas Xbox. ¿Quiero que llegue ya la versión final? Sí, tengo unas ganas inmensas de que ocurra, pero mientras tanto, durante su acceso anticipado, no voy a perder la oportunidad de visitar su mundo de forma esporádica para comprobar sus progresos, porque incluso así, Valheim me está pareciendo un juego de gran calidad. Va despacio, sí, pero cada pequeño paso que da lo acerca a la grandeza a la que aspira. ¡Por el Valhalla!

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...