Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
ESPECIAL DE HARDWARE

Los mandos de PS5 y Xbox Series X al detalle: así son el DualSense de PlayStation y el Xbox Controller

Hablaremos sobre las características de DualSense y el nuevo Xbox Controller y sus cualidades

Por / 248 comentarios
PlayStation 5

No, no son la pieza de hardware que más va a influir al devenir de las consolas de próxima generación, pero los controladores de la futura PlayStation 5 y Xbox Series X van a ser dos de las piezas con las que más tiempo vamos a interactuar de sendas consolas. Con la curiosa presentación de DualSense ya conocemos los entresijos de las propuestas tanto desde Sony, como Microsoft en lo que a su periférico más importante se refiere.


Ya hemos comparado otros datos de ambas consolas hasta el momento y ya son muchos los jugadores que hablan sobre las cualidades de uno frente al otro; por lo que, tan sólo a falta de tenerlos sobre nuestras manos, queremos ofrecer nuestras primeras impresiones sobre sendas propuestas. Nuestra misión hoy es desgranar qué van a ofrecer estas dos piezas a los jugadores, y os invitamos a acompañarnos en este ejercicio.


Qué especificaciones acompañan a ambos controladores

Imagen de PlayStation 5

El camino que han tomado los gamepads en la actual generación, con la popularización de las palancas traseras y las opciones de configuración para los sticks que tanto han proliferado, no parecen haberse materializado en los nuevos controladores. Ambos han tomado, a su manera, otro camino. Tal vez un camino más tradicional, pero que incluyen diversas novedades bajo la manga como para mantener nuestra atención.


De ambos modelos, el que más ha cambiado visual y tecnológicamente es la propuesta de Sony, por lo que será con la que comencemos hoy en este especial. Comenzaremos hablando del propio diseño del controlador, para pasar más adelante a sus novedades. Le seguirá de forma intermitente la opción de los de Redmond en este campo, más aferrada a lo que han conseguido hasta ahora, pero muchos usuarios pueden pensar que, si algo funciona ¿Para qué cambiarlo?


DualSense: una ruptura en el diseño desde el clásico DualShock

Imagen de PlayStation 5

En nuevo controlador de Sony se toma muy en serio la desaparición de la marca DualShock, y lo hace desde sus formas a su estética. Deshacerse del ya tradicional nombre no sólo parece una maniobra de marketing, pues parece dejar atrás las líneas rígidas y estáticas a las que nos tenía acostumbrados Sony hasta ahora. Las líneas más amables que veíamos en el DS4 ganan fuerza en DualSense, que se asemejan más a lo que vemos en los controladores de sus competidoras, tanto Microsoft como Nintendo. Tal vez para remarcar esta nueva identidad el mando opta por mezclar sus colores corporativos: el blanco ártico y el negro mate.


Donde sí que no vemos intención de cambio por parte de Sony es en la distribución de los botones y palancas del controlador. La compañía nipona repite panel táctil y vuelve a optar por los stick simétricos y la cruceta de cuatro botones y gran tamaño como protagonistas. Sorprende la linealidad de Sony en este asunto, pero teniendo en cuenta que estos Sticks simétricos inferiores han sido el sello de los controladores de la marca por más de 20 años, podemos entender por qué se mantienen frente a un cambio de diseño tan acentuado en otros apartados.


La inteligente continuidad del nuevo Xbox Controller

Imagen de PlayStation 5

A falta de una denominación mejor, el nuevo Xbox Controller sigue en su línea en cuanto a estética y diseño se refiere. Desde el mítico mando de Xbox 360 hemos visto pocos cambios por parte de los de Redmond y su nueva iteración mantiene su fórmula de éxito: mismo diseño con algunas modificaciones en ergonomía y construcción.


Gran parte de este "refinamiento" viene de lo que la compañía ha aprendido desde que lanzó al mercado su mando Elite, y es de este mismo periférico del cual el controlador de Xbox Series X toma prestados elementos como los gatillos texturizados, o su D-Pad de ocho direcciones. Este último conforma el único cambio visible en cuanto a botonera se refiere del nuevo controlador, al menos, si ignoramos el nuevo botón de compartir contenido. Desde Microsoft celebran esta nueva cruceta híbrida, que la que señalan que está pensada para usarse como desplazamiento principal en títulos que se beneficien de la cruceta, como los juegos de lucha.


La apuesta de Sony por las características únicas

Imagen de PlayStation 5

Los mandos de Sony llevan, desde la aparición de Sixaxis, acaparando diversas características únicas que han definido sus controladores. Se alejan de la filosofía de innovación constante de Nintendo por su carácter recopilador, ya que suelen repetir aparición de una generación a otra. El DualSense no es una excepción en este aspecto. El mando de Sony recupera elementos como el panel táctil; los sensores de luz, algo más sutiles esta vez; el giroscopio integrado; e incluso elementos como la batería interna, o la entrada de auriculares que ya vimos en DS4.


A todas estas características hay que añadir tres nuevas inclusiones: la respuesta háptica, los gatillos de sensibilidad adaptable y el micrófono integrado; así como un pequeño cambio des botón "Share" por un nuevo botón "Create" que lo sustituye. Tanto la respuesta háptica, como los gatillos adaptables, prometen estar en la línea de lo que Nintendo presentó en Switch con su HD Rumble de los JoyCon. La promesa de Sony es que el controlador reaccionará a los sucesos del juego con algún tipo de respuesta sensible, que podremos apreciar en algunos de los botones del mando. Su integración aún es desconocida, pero es muy probable que, como ha sucedido anteriormente, sean elementos que veamos más presentes en los títulos Frist-Party de la consola.


Sony tiene una aptitud acaparadora con las tecnologías de sus controladores.El micrófono, siendo un añadido algo menos llamativo, nos parece especialmente interesante. No sólo abre las puertas a una comunicación directa en partidas multijugador, así como dar soporte a comentar "en el aire" lo que produzcamos desde el botón Crear; sino que podría significar la aparición de algún tipo de control de voz por parte de la consola. Es una mera especulación, pero teniendo en cuenta el carácter de centro multimedia de la consola de Sony, así como la aparición y proliferación de los asistentes de voz, puede ser un añadido útil para estos cometidos, tal y como ya hizo Xbox en el pasado. Aunque dudamos mucho verlo en juegos.


Podríamos esperar que toda esta ristra de características lacre de algún modo la batería del mando, cuya integridad, siendo irremplazable e integrada, puede preocupar a algunos usuarios; desde Sony han declarado que mejorará con respecto a lo que veíamos en DS4, un cambio esperable, dada la corta duración de esta.


La compatibilidad por bandera para el nuevo controlador de Xbox

Imagen de PlayStation 5

La filosofía de Microsoft con su nuevo controlador nos parece un movimiento inteligenteEn el otro lado del espectro tenemos a Microsoft. Hasta la elaboración del controlador de Xbox One no hemos visto un esfuerzo por parte de los de Redmond de mantener las características de sus controladores. Elementos como las conexiones, configuración y accesorios, no eran compatibles de un modelo a otro. Hasta ahora.


Microsoft ha apostado por una filosofía intergeneracional con su nuevo controlador. El gamepad que usará de serie Xbox Series X será compatible con Xbox One y Windows 10 por defecto, así como todos los accesorios que viéramos previamente en sus respectivos mandos. No sólo comparte con estos modelos estas características. Vuelven las pilas como medio principal de alimentar este controlador. Una medida algo polémica para algunos jugadores, pero que para Microsoft tiene sentido. El uso de pilas asegura que el nivel de batería del mando sea siempre el mismo tras una reposición y es más fácil y directo su mantenimiento; por lo que, a nuestros ojos, no parece una mala opción.


Pero el mando de Series X esconde más novedades de las que pueda parecer. Microsoft hará uso de un protocolo Bluetooth de baja latencia en este controlador, similar al que vemos en muchos ratones inalámbricos para jugar y que asegura plena compatibilidad con los sistemas ya nombrados que podrán usar este gamepad. En este aspecto, también destacamos la memoria interna del dispositivo, que recordará a qué sistemas ya se ha conectado para agilizar su uso en varios a la vez. Pero, tal vez el cambio que más nos guste sea la aparición del botón de compartir; una inclusión que facilitará el engorroso proceso de grabar y fotografiar in-game.


Nuestra opinión previa a probar estos controladores

Imagen de PlayStation 5

Ambos controladores cuentan con filosofías de diseño distintas, así como enfoques opuestos en cuanto a temas como la compatibilidad, o la adaptabilidad de sendos controladores. Un contrate con respecto a su morfología, que se ha acercado bastante desde las anteriores iteraciones de ambos modelos. Las cualidades de uno frente al otro no podemos defenderlas hasta tenerlos en nuestras manos; pero sí que podemos adelantar algunas de nuestras opiniones sobre estos periféricos.


Primeramente, es muy loable la actuación por parte de Sony a la hora de introducir elementos que hagan distinta la experiencia de usar algo tan "nimio" como un controlador, que, hasta cierto punto, está estandarizado entre dispositivos. Sin embargo, no creemos que la mayoría de estas cualidades vayan a ser aprovechadas en todos los títulos que veamos en la consola. Como ya ha sucedido con Sixaxis o DualShock 4; la mayoría de estas características vendrán de la mano de los títulos de la primera línea de desarrolladores de la compañía nipona. Aunque nos entusiasma pensar en qué derivaran dichas integraciones.


Aunque los gamepads sean parecidos, la filosofía de diseño es muy distintaPor otro lado, la labor de integración de Microsoft nos parece muy inteligente y beneficiosa para el usuario. Su controlador ha demostrado ser un diseño óptimo para la amplia mayoría de videojuegos actuales y su comodidad y prestaciones se han imitado hasta la náusea por parte de terceras marcas. Pero nos permitiremos el reproche, teniendo en cuenta el enorme trabajo que Microsoft ha hecho en cuestiones de diseño en otras divisiones, como con Surface, que nos habría gustado ver algún elemento adicional en su controlador.


La popularidad de uno u otro controlador acabará por decidirse a raíz de la popularidad de las consolas y sistemas a los que dan soporte; una realidad que veremos reflejada dentro de poco, cuando las consolas de nueva generación vean la luz, presumiblemente, a finales de este año.


Más sobre: PS5, PlayStation 5, Sony, Xbox Series X y Microsoft.