Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
LA COLUMNA DE DAYO

Final Fantasy VII Remake y la paradoja del clásico anticorporativista

"Quiero que me cuenten una historia y está claro que no hay una historia que contar aquí".

Por / 383 comentarios
Final Fantasy VII Remake

En estos días de absoluta apatía y desazón, sin voluntad ni nada que hacer salvo mirar Twitter en busca de alguna señal, me encuentro demasiadas veces a solas con mis pensamientos. No, más bien a solas con el vacío. Apatía. Desazón. Un poquito de coherencia. Pero con estas ideas a veces a uno se le cae una gorra de aluminio en la cabeza y empieza a pensar tonterías, y de principio a fin mientras jugaba a Final Fantasy VII Remake había una cuestión que no ha sido exactamente resuelta ni ha encontrado solaz tras correrse el telón.


"¿Por qué?"


La idea de éxito está rota y ahora los videojuegos pueden recaudar mucho más dinero Final Fantasy VII Remake es largo. No insufriblemente largo, son 30 horas, pero es alargar un chicle que antes se agotaba en ¿cuántas, cinco? ¿Ocho horas duraba Midgard? El primer reactor se completaba en menos de 15 minutos y aquí estamos casi una hora dando vueltas hasta que estalla la bomba. Todo dura demasiado, son pasillos llenos de combates inescapables para llegar a momentos que no dicen tanto. ¿Por qué tenía que ser así? El final admito que me ha dado esperanzas, me hace creer en esta posible derivación hacia el terreno de Rebuild of Evangelion y mandarlo todo a la mierda, que ahora mismo estamos siendo más o menos fieles pero que para la tercera parte no vamos a saber reconocer lo que tenemos ante nuestros ojos. Pero parece que no. Esto es, ciertamente, el remake de Final Fantasy VII. Tranquilidad.


Para mí esta es la peor respuesta que me podían dar, porque puedo aceptar la incertidumbre de lo que vendrá, pero ahora mismo siento que están jugando con la gente dando respuestas esquivas.


En cualquier caso, por qué.


Imagen de Final Fantasy VII Remake

La respuesta se hace evidente: "para ganar más dinero". Mira El Hobbit, roto en tres partes. Harry Potter son seis partes y luego dos mitades de la séptima. Sí. Vale. Pero hay más que explorar ahí. La idea de éxito está rota y ahora los videojuegos pueden recaudar mucho más dinero y mantener la llama viva durante mucho más tiempo. No son productos sino servicios, algo a lo que vuelves para probar los nuevos DLC. Jamás se me olvidará que FIFA ha llegado a los mil millones recaudados sólo a base de vender cromos, sin contar con las unidades vendidas. Ese dinero no puedes conseguirlo vendiendo un AAA de los de toda la vida, una caja y ya está. Si Final Fantasy VII quiere ser realmente exitoso no le basta con vender uno, dos, cinco millones de unidades. Incluso diez millones siguen sin rozar la mísera cifra de los 700 millones de dólares, así que para qué intentarlo. Final Fantasy es una serie popular, pero no tanto. Este quiebro en partes es la "única" solución para sacar verdadero rédito de un producto que la gente lleva tanto tiempo pidiendo, vender a un público más reducido las muchas entregas que componga esta serie y luego lanzar la antología definitiva para recaudar aún más. Ahora sí estamos hablando.


No diré si es bueno o malo, pero lo que sí me resulta Final Fantasy VII Remake es tristePero la gente no aceptará cualquier cosa, y con esto me refiero a que si realmente nos dieran las cinco, ocho horas que dura Midgard quizá alguien hubiera ignorado el confinamiento para acercarse con una estupenda pancarta a las oficinas de Square-Enix. Los AAA deben costar 60 € porque deben ser grandes porque la gente quiere sentir que no les han timado, así que cada entrega de Final Fantasy VII remake debe ser tan inmensa como un producto final. ¿Vender la experiencia más reducida y sin tanto relleno por 30€? No digas sandeces.


No diré si es bueno o malo, pero lo que sí me resulta Final Fantasy VII Remake es triste, un producto nacido de las tensiones mercantiles y la necesidad de que todo sea enorme, los mejores gráficos, el mejor despliegue, que dure mucho, que haga, tenga. Se aferra a los dogmas que llevan a que todo sea caro de comprar porque es caro de hacer, y cuando uno se encuentra por segunda vez en las cloacas persiguiendo a una cría de Aps para recuperar vete a saber tú qué, no sé qué valor puedo extraer de ese momento. Quiero que me cuenten una historia y está claro que no hay una historia que contar aquí. Es una lástima ver el nombre de un clásico anticorporativista convertido en este avatar del dinero por el dinero, de los estándares del AAA con su cara más fea. No tenía por qué ser así. No todo tiene por qué ser un evento. Podrían haber hecho Final Fantasy VII en una sola entrega; no digo que sea fácil ni barato, pero podrían haberlo hecho. Pero no habría recaudado tanto; movería unos pocos millones de copias y todo terminaría ahí. Compadezco a quien, en 2030, se encuentre con la antología y tenga que padecer las 90 horas que durará el juego base. Al menos sólo tendrá que pagar 60€ por la experiencia. Espero que sienta que ha gastado bien su dinero.


Más sobre: Final Fantasy VII Remake y Dayo.