Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
A Debate

La polémica de Final Fantasy VII Remake y su final: ¿qué nos ha parecido el desenlace?

Tras completar el videojuego, debatimos sobre el camino que tomará Square Enix en la próxima entrega.

Por / 178 comentarios
Final Fantasy VII Remake

AVISO DE SPOILERS: Si no habéis completado FFVII Remake, os recomendamos que NO sigáis leyendo este artículo.


El estreno de Final Fantasy VII Remake era uno de los acontecimientos más esperados de los últimos años. ¿Cómo ha resultado? Ya os lo comentamos en nuestro análisis de FF7 Remake, momento en que adelantamos uno de sus aspectos más polémicos: su desenlace. No han tardado mucho los foros en llenarse de opiniones y teorías al respecto. Ahora, transcurrido un mes desde el lanzamiento, os animamos a compartir vuestras sensaciones y cómo creéis que podría ser el próximo videojuego.


Alejandro Pascual

"Interesante idea, vaga ejecución"Imagen de Final Fantasy VII Remake

Creo que no tengo problemas con que el final de Final Fantasy VII Remake cambie. Si hay algo que puedo respetar es que un autor no quiera dedicar los mejores años de su vida a replicar un trabajo anterior paso por paso. Alguien creativo siempre querrá poner parte de quién es en su obra. Por tanto, como jugador, nunca me sentiré en una posición legítima para decirle a nadie lo que tiene que hacer o no. De hecho, la idea que presenta este final, en el que los personajes luchan contra su destino y contra el desenlace canónico del juego, me parece interesante. Es su ejecución la que me parece más vaga. Los personajes apenas han sido preparados para este momento final, porque, recordemos, la historia principal del juego no va del destino. Cloud, Barret, Aeris y Tifa no discuten sobre este supuesto determinismo, sino sobre el abuso de recursos naturales y la diferencia de clases. En el original, la lucha por salvar el planeta se desarrolla a lo largo del juego y con la muerte de Aeris, alcanza cotas cósmicas, pero también muy, muy personales.


Nomura y su equipo se están metiendo en terrenos pantanosos y habrá que ver cómo se desenvuelvenSí, hay fantasmas pululando por ahí. La idea es buena, pero es un recurso de anticipación algo pobre, como pobre es la forma en que se descubre lo que en realidad son. Hay un salto extraño, abrupto, al final de esta autopista cortada, donde se produce el final del juego. Unas horas antes, nuestros protagonistas eran fuertes, pero no tanto. Al luchar contra Sefirot y el destino, el juego parece alcanzar unas cotas de epicidad incoherentes. Cloud prácticamente vuela y corta edificios por la mitad con su espada, que le lanza un Sefirot más similar al de Advent Children que al del juego original. El tono de este momento, de hecho -y algunos de los guiños que lanza al jugador- se asemeja más a la película de animación que al juego de 1997. Una serie de combates que recuerdan más a Matrix Revolutions que a lo que hemos visto hasta el momento. Zack aparece en escena, para dejar voluntariamente confuso al jugador experto y completamente despistado al jugador nuevo.


En este final, se nos presentan personajes que parecen ser conscientes de los acontecimientos del juego original. Gracias a ese "rayo de luz" que impacta en las cabezas de los protagonistas -y los flashbacks que vemos-, se da a entender que Cloud, Aeris y los demás miembros han sido capaces de ver, cuanto menos, un pequeño atisbo de los eventos futuros. Y según Aeris, hay que corregirlos porque no estaban bien. En la versión española del juego dice: "Podemos cambiar el mundo para bien". En la inglesa "To change it [el destino]. To make it right." Claro, hay que entender a Aeris, al fin y al cabo, sale mal parada la pobre. Pero también entiendo aquí al jugador, al que en un ejercicio de metanarrativa interesante, se le pone en una posición compleja. "To make it right" es corregir aquello que está mal. ¿Estaba mal el argumento del Final Fantasy VII? No lo creo.


Imagen de Final Fantasy VII Remake

¿Qué quiero decir con todo esto? Que Nomura y su equipo se están metiendo en terrenos pantanosos y habrá que ver cómo se desenvuelven. Ningún problema en ello, va a ser divertidísimo presenciarlo. Hay algo que un remake, con todo su poder nostálgico, no puede lograr: sorprender al jugador. Con este "viaje a lo desconocido", Square-Enix se permite conseguir también este efecto y eso nos anima todos a esperar la segunda parte con más fuerza. ¿Qué pasará? ¿Vivirá Zack? ¿Vivirá Aeris? Y sí, sé que Kitase ha tenido que aparecer para decir que la historia no cambiará tanto, pero esta declaración parece ir en contra de la propia filosofía del final del juego. ¿Para qué todos estos cambios, entonces, hablando precisamente de alterar el destino, si no va a cambiar nada? Este abierto e interpretable final parece en ocasiones una maniobra de marketing para navegar las aguas según la reacción de los fans.


Querer diferenciarse significa que, inevitablemente, te van a comparar. Y no con cualquier juego; con Final Fantasy VII. Ahora hay que estar a la altura. Kitase decía también que Sefirot ya no necesitaba una presentación tan misteriosa, inspirada en la película de Tiburón, porque ya es un personaje conocido. Pero a mi, ese Sefirot -o Jenova- cuya firma era empalar a una serpiente gigante cuando apenas había salido en pantalla, me sigue asustando más que este otro, omnisciente, con su ala desplegada, lanzando edificios a Cloud y llevándolo, en otro ejercicio de metanarrativa, al Horizonte de la Creación. Repito: la idea es interesante. La ejecución, de momento, me parece más pobre. Sea cual sea el resultado, lo siento, Aeris: tienes que morir.



Jesús Bella

"Con expectación y esperanza"Imagen de Final Fantasy VII Remake

Quiero dejar algo claro desde el principio: no tengo nada en contra de Final Fantasy VII Remake. Todo lo contrario. No recuerdo un ejercicio de remake tan ambicioso, y al mismo tiempo tan brillantemente ejecutado. Es el REMAKE, con mayúsculas. Disfruté de cada una de las 40 horas que lo jugué, no sólo a nivel de mecánicas, sino en lo narrativo, con el que para mí es su elemento más destacable: su universo. Hubo elementos que me chirriaron, pero queda claro que es una producción puramente nipona, y como tal hay que comprender la cultura de la que procede.


¿Debería Square Enix seguir el camino establecido o cambiar su propio destino?Pero aquí hemos venido a hablar del final, el polémico final. La forma en que se desarrolla el desenlace de FFVII Remake no ha dejado indiferente a nadie, y con bastante razón, porque parece adelantar hacia donde nos llevará la siguiente entrega. A pesar de que el guionista es Kazushige Nojima, cuando vi el final resonó en mi cabeza un solo nombre: Tetsuya Nomura. La razón está en ese portal que se abre al final de la aventura, con una batalla que, como dice Álex, es muy fantástica, a lo Dragon Ball.


¿Es algo negativo? Para mí no. Final Fantasy siempre ha sido eso, una fantasía, y ese es el broche que querían dar a esta entrega. No lo veo fuera de lugar. Es más, me gustó eso de luchar metafóricamente contra el destino, ese mismo que nos había empujado a completar -por orden y con fidelidad- todos y cada uno de los eventos que ocurrían en el tramo midgariano del juego de 1997. Cuando existía la tentación por parte de los guionistas de modificar alguna parte de la trama, llegaban los ecos del destino (un recurso narrativo que a mí me parece brillante) para decirte que eso no era así, que tenía que discurrir de otra forma.


Imagen de Final Fantasy VII Remake

Esos giros inesperados, e inexistentes en el juego original, podrían entenderse como la necesidad de los creativos de expresarse, de hacer algo diferente, de sorprender. Por su parte, los ecos del destino representarían a los fans, exigentes árbitros que esperan que todo se desarrolle según lo recordaban. A mi parecer, Nomura juega con ese enfrentamiento entre creatividad y fidelidad. ¿Debería Square Enix seguir el camino establecido o cambiar su propio destino? Más de uno se llevaría las manos a la cabeza si esto último ocurriera. En principio no habría de qué preocuparse: el nipón dijo recientemente que la historia de FFVII continuará como siempre lo ha hecho.


No obstante, todos sabemos que Nomura tiene una especial predilección (véase Kingdom Hearts) por enrevesar historias con dimensiones alternativas. Ya ha puesto algo de esto en práctica en FFVII Remake, pero de momento sin tocar los acontecimientos principales. Por ello, el mensaje final que se da sobre que "el viaje desconocido continuará" lo veo más como una forma de generar expectación (para que los fans hagan sus propias teorías) que como una declaración de intenciones. Ojo, puede que también como una forma de sacar un contenido adicional con Zack. No les fue mal con el transmedia de Final Fantasy XV, así que me espero cualquier cosa. Pero en definitiva, creo sinceramente que el trabajo con Midgar ha sido ejemplar, y tengo mucha confianza en lo que vendrá después. ¿Cómo será? Más allá de la trama, mi visión es que Square Enix tendrá que salir de la linealidad -su espacio de confort- para enfrentarse a un mundo de libertad (o al menos más grande). Ahí veremos lo aprendido desde FFXV y si es compatible con un desarrollo efectivo de la narrativa. Lo que es la historia no creo que sea alterada. Esta primera entrega nos ha demostrado que por mucha tentación que exista por cambiar las cosas, todo se mantiene. Aunque Nomura… ¡ay, Nomura!


Y tú, ¿qué opinas?

Más sobre: Final Fantasy VII Remake y A debate.