Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Noticia

Titanfall vuelve a caer en desgracia ante los hackers tras una paz brevísima, pero Respawn está al tanto

La comunidad propone soluciones alternativas para los juegos predecesores de Apex Legends.

Por / 8 comentarios

La comunidad de Titanfall lleva mucho tiempo enfrentándose a un grave problema de hackers: los creadores de contenido sufren ataques DDoS específicamente dirigidos a ellos, y a menudo servidores enteros terminan sufriendo las consecuencias. Puede que estos juegos no tengan un público tan grande como el de Apex Legends, pero sus jugadores más dedicados batallan por una solución técnica. Esta última ha llegado, sí, aunque no ha durado mucho.


El pasado mes de abril, Respawn Entertainment reconocía la precaria situación de Titanfall y Titanfall 2 tras muchos meses de protestas y se puso manos a la obra acto seguido. Menos de 60 días más tarde, los jugadores sufren problemas iguales o peores que los de antes: partidas que se congelan inmediatamente después de la secuencia de introducción, mediciones de calidad de conexión que marcan 6000 de ping y todo tipo de horrores.



Respawn ya había tratado de solucionar el problema un mes antes Aparentemente, los jugadores trabajaron en sus propias soluciones, como un modo streamer que camufla el nombre del jugador para que los hackers no puedan dar con él; pero eso solo resulta en que los ataques se dirijan contra todas las partidas hasta que cae la del usuario en cuestión. Así pues, a los fans no les queda más remedio que insistir.


Con la etiqueta #RespawnPlz, las redes sociales vuelven a llenarse de mensajes pidiendo soluciones a los creadores del videojuego, que reconocen nuevamente el problema. Los núcleos más entusiastas piden soluciones alternativas, como la posibilidad de alquilar servidores manejados directamente por la comunidad —como los de Battlefield 3, por ejemplo— de tal forma que puedan intervenir directamente en la gestión y alojamiento de cada partida.



Más sobre: Titanfall y Respawn Entertainment.