¡Qué difícil de matar es John Wick! Crítica de John Wick 4

¡Qué difícil de matar es John Wick! Crítica de John Wick 4

El despilfarro balístico de la saga John Wick logra el más difícil todavía.

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
John Wick 4 Critina Analisis Resena Opinion 1

Entra un ciego con una ametralladora en un hotel y trata de matar a Keanu Reeves. Parece un chiste, pero si el ciego es Donnie Yen y se trata de una de esas pelis de Keanu de la Saga John Wick. En realidad es un espectáculo. Y es que John Wick 4 hace de su desenfrenada propuesta cinematográfica toda una experiencia de esas que hacen que tres horas de metraje se pasen como una bala. ¿Estamos ante la mejor peli de la serie? Seguramente. Tal vez la primera entrega, por aquello de sentar la bases y presentar al personaje sea las más redonda, principalmente porque su trama no es heredera de otras tres películas anteriores. Pero esta cuarta entrega tiene todo lo aprendido y presentado con anterioridad y lo destila en un despliegue visual y sonoro de esos que no raspan, que dejan un buen sabor de boca y una embriagada sensación de felicidad.

John Wick 4 recoge todo lo sembrado argumentalmente en las películas anteriores y da cierre a la historia de venganza del personaje interpretado por Keanu Reeves. Lo primero que hay que decir, por si hay algún despistado, es que la película se trata de un frenético viaje del punto A al B a golpe de disparos y artes marciales. ¿Hay más? Bueno, cada uno sacará sus propias conclusiones y más de uno logrará rascar algo más. No creo que la película lo pretenda más allá de una despreocupada advertencia sobre el ciclo sin fin que supone la violencia y la venganza, pero yo incluso he querido ver en esta película de Chad Stahelski una llamada de atención al derecho de los trabajadores a retirarnos a una edad prudente y poder disfrutar de una jubilación digna.

John Wick 4 Critina Analisis Resena Opinion 1

Voltereta hacia atrás con triple tirabuzón

La serie John Wick es una de los alumnos aventajados de esa escuela del cine de acción en el que cada secuela tiene que ser más espectacular que la anterior. Como decana, por ejemplo, tenemos ahí la serie de James Bond, o Misión:Imposible, donde cada estreno supone una nueva forma de ver cómo Tom Cruise se juega la vida por amor al arte y la taquilla. La serie John Wick lo hace sin perder el decoro, algo que creo que no pasa con otras series, como Fast & Furious. Aquí nadie pretende, de momento, lanzar a John Wick al espacio. Pero sí que supone complicarle un poco más la vida que en entregas anteriores.

Porque si en anteriores películas podemos ver a Reeves despachar a 200 maleantes (a ojo) a la carrera por el centro de una gran ciudad, en esta veremos cómo despacha a 500 (por decir). Y además, hacerlo en medio del tráfico de París y con la amenaza de tener que estar en un lugar determinado a una hora determinada con todas las probabilidades en contra.

John Wick 4 Critina Analisis Resena Opinion 6 Donnie Yen en John Wick 4

Con esto quiero decir que aquellos que acudan pensando que John Wick ya no da más de sí están equivocados. No solo da más, también mejor. Tanto es así que John Wick, reconozcámoslo, se ha convertido en un ente metahumano al que parece que es imposible matar. Tampoco pasa nada, es lo que vamos arrastrando desde la primera entrega de la serie. Y además, es que yo creo que Keanu tiene algo de metahumano, de ser de luz, pero esa es otra conversación. Tan difícil de matar es el personaje que para esta cuarta entrega se ha tenido que recurrir a la presencia en pantalla de Donnie Yen, seguramente el último gran actor de artes marciales de la gran pantalla. A pesar de que ya acumula cierta edad, tiene carisma para dar y tomar, y además, las manos más rápidas del cine de artes marciales en activo.

El bueno de Wick tiene en este personaje, Caine, un contrapeso ideal. Y no solo desde el punto de vista de la letalidad coreografiada, también a nivel de interpretación. Ahí donde Keanu se ha hecho fuerte con una pose lacónica y algo melancólica, Donnie Yen le da la réplica con diálogos tan ajustados como precisos.

John Wick 4 Critina Analisis Resena Opinion 4

Tributo al cine de acción y artes marciales

La gracia del personaje de Donnie Yen es que su personaje es ciego. Y a pesar de ello es una una picadora de carne con patas que solo rivaliza con el personaje de Reeves. Da gloria ver esta actualización pop de Zatoichi. De su mano, y con un buen puñado de ninjas del Siglo XXI, John Wick hace un repaso de todas sus influencias y rinde tributo al cine de artes marciales, al western y a ese cine híper violento de los 70 y 80 que logró sacar la cara más justiciera de Charles Bronson.  La puesta en escena, la fotografía, el montaje, e incluso la banda sonora sabe encontrar momentos en el metraje para que diferentes homenajes a estos géneros encuentren su propio momento para brillar, y lo más difícil todavía, para engranarse con la acción frenética que supone la película en conjunto, como si fueran los diferentes tramos en los que el coche de la montaña rusa que es esta película acelera a velocidades casi absurdas.

Y es que John Wick 4 no renuncia al absurdo, no os equivoqueis. Si esto no fuera algo tan serio como la Saga John Wick, la gente se reiría si habláramos de trajes de 3 piezas de kevlar que ni el agente 007, o las palizas que encaja Wick, que ríete tú del John McClane de Bruce Willis. Pero bueno, aceptamos todo eso como aceptamos toda esta mitología de asesinos organizados en sociedades secretas, hoteles para sicarios y un código de conducta que tiene algo de bíblico. Con todo esto, John Wick se hace grande en pantalla, enorme. Y se abre camino a codazos para reclamar su sitio en el Olimpo del cine palomitero.

John Wick 4 Critina Analisis Resena Opinion 3

Tributo a los videojuegos

Merece una mención aparte el guiño que John Wick hace a los videojuegos. Hay un tributo explícito, en lo formal, pero también en lo espiritual, en lo que hace especial a los videojuegos como experiencia. En esa mecánica de avanzar sembrando el caos sin temer ningún tipo de consecuencia, de levantarse siempre como si nada del suelo sin importar lo duro del golpe recibido, y el no detenerse más que lo justo para que alguien te explique el cambio de las reglas que complican la partida al pasar de nivel. En todo eso, John wick 4 vive el espíritu de los videojuegos.

Pero ya puestos a hacer ese guiño, el equipo liderado por Chad Stahelski (que, casualidad o no, pronto dirigirá la película de Ghost of Tsushima) tiende la mano a los planos y movimientos de cámara que a los aficionados a los videojuegos nos son tan familiares. Me resulta fascinante cómo tras tantos años bebiendo del cine, los videojuegos devuelven ya parte de lo aprendido al cine, traducido en su propio lenguaje formal. Lo saben bien tanto aquellos que han disfrutado de la serie The Matrix como los que se quedaron pegados al asiento con 1917.  Hay un momento de la película que es puro FromSoftware. O Puro Battletoads. O puro "juego muy difícil que te hace morder el polvo y volver a empezar justo cuando creías que ya ibas a terminar". Un momento "Try Again?" que merece aplauso en la sala de cine.

Hay más, claro, hay personajes que parecen sacados directamente de Final Fight, con un diseños estrafalario y un punto cómico que, a mayor gloria de Capcom o SNK, te hace recordar con la sonrisa apretada todas aquellas pagas que te dejabas en las recreativas de tu barrio. Porque la gente ve a un un tipo obesos con dientes de oro y un muy poco discreto traje brillante de color morado, y claro, piensas que John Wick le va a sacar el relleno a patadas. Pero todos aquellos que llegamos al final del primer Streets of Rage (por ejemplo) sabemos lo que va a pasar en realidad.

Con todos sus neones, su humor negro, sus malotes y su mitología asesina a bordo, Keanu Reeves se convierte en el maquinista de un desbocado tren bala que se come el kilometraje de vía segundo a segundo, disparo a disparo. Un entretenimiento tan exagerado, tan hiperbólico que no puedes evitar divertirte. El mérito está en haberlo logrado sin caer en el ridículo, en la caricatura. A esa velocidad, resulta complicado no pasarse de frenada, yo creo, y John Wick 4 no es que apure la frenada como un maestro, es que derrapa y sale pitando quemando rueda y disparando como si no hubiera un mañana par el personaje de Keanu Reeves.

No solo os recomiendo que le deis una oportunidad a esta película sin prejuicios, os reto a que tratéis de contar a cuánta gente elimina John Wick en pantalla. Creo que solo Luke Skywalker al destruir la Estrella de la Muere, o Godzilla al arrasar Japón, resulta tan eficaz en este sentido.

Inmortal John Wick

Recomendado
John Wick 4 análisis

John Wick 4

Por: Chema Mansilla
Recomendado

Era muy difícil sorprender con una cuarta entrega de una saga en el que la trama avanza a golpe de balas y puñetazos. Y aún así John wick 4 encuentra espacio para crecer y sorprender. Lo más meritorio es que lo hace con cierta elegancia, en lo visual y lo narrativo, que convierte a la saga, y a esta cuarta entrega, en uno de los mejores exponentes de este sub-género palomitero, heredero de muchos elementos del cine clásico que ha sabido modernizar y vigorizar.

5 cosas que debes saber:
  • La película mezcla las tomas más elegantes con el cine más macarra.
  • Keanu Reeves se gana sus laureles como héroe veterano del cine acción.
  • Donnie Yen saca partido a todo lo aprendido en Rogue One como letal guerrero ciego.
  • El buen gusto a la hora de poner coches bonitos en pantalla rivaliza con el complicado arte de destrozarlos.
  • Subir un tramo de escaleras no volverá a ser lo mismo a partir de ahora.
Jugadores: -
Idioma: -
Duración: 2h 49m
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

1.300 visualizaciones

20 JUEGOS que serían MEJORES si fuesen MÁS CORTOS

En este nuevo top 20 vamos a reunir los 20 videojuegos con el peor relleno de todos. Son 20 juegos estupendos pero que podrían serlo más si no quisiesen alargar de forma tan artificial su duración. Hay de todo, JRPG, juegos de mundo abierto, aventuras tradicionales y shooters.