Juegos
X-Men Origins: Wolverine

Análisis - X-Men Origins: Wolverine

1 de mayo de 2009 / Página 1 de 2
Análisis “X-Men Origins: Wolverine”

Lobezno llega a consolas Next-Gen, y lo hace para demostrar que no todas las adaptaciones del cine a los videojuegos tienen porqué ser nefastas. Raven compone un Hack and Slash muy clásico en sus formas y planteamiento, pero tremendamente interesante en su resultado final.

Por
6 comentarios
Si alguien podía conseguirlo, esos eran los chicos de Raven Software. Tras asombrar a todo el mundo con los memorables Marvel Ultimate Alliance, nadie parecía más capacitado para trasladar a uno de sus más legendarios personajes desde el cine al videojuego. La película de reciente estreno sobre el peludo superhéroe tiene una más que notable adaptación al videojuego.

La fórmula de X-Men Orígenes es de alguna forma muy similar a la de aquel videojuego de 2006, y es que de nuevo se mezcla el combate al más puro estilo Hack and Slash con un cierto componente rolero. En esta ocasión, sin embargo, el enfoque está mucho más orientado hacia la acción directa y sin complicaciones: Un único personaje principal, entornos lineales, hordas de enemigos y una violencia salvaje y desmedida que por momentos roza el sadismo.

Arma X
Como ya hemos señalado, y el lector a estas alturas sabrá, en X-Men Orígenes encarnamos a Lobezno –Hugh Jackman, imagen y voz en la versión original-, siguiendo un periplo que jugará a menudo con el tiempo y con los clásicos pasados, presentes y flashbacks, para narrarnos una historia que entronca directamente con la película.

Conoceremos, por lo tanto, su traumática relación de odio y venganza con Víctor Creed –Aspecto de Liev Shreiber quien también presta su voz en la versión original-, así como la relación con el Proyecto Arma X. No daremos mayores pistas sobre la historia para no estropear la experiencia de videojuego y película a ningún lector, pero adelantamos desde ya que la pareja de Logan tendrá una importancia capital en el argumento, y que los nuevos objetivos de una de las secuelas del Proyecto marcarán también buena parte de nuestra aventura.

X-Men Origins Wolverine

Adamantium, cuchillas, carne, instintos… Venganza. Descubre la historia de cómo se creó el arma definitiva. Lobezno.

La narrativa de X-Men Orígenes está ciertamente cuidada, especialmente para ser un juego de estas características donde el hilo argumental suele ser un mero pretexto más bien poco desarrollado y peor tratado. Sin embargo Raven Software demuestra tomarse en serio el material de base con una exposición adecuada, y unas cinemáticas muy cuidadas que, lejos de entorpecer el desarrollo de la acción, la salpican ofreciendo datos precisos e interesantes del porqué de nuestros movimientos.

Así pues saltaremos por cada uno de los 5 capítulos que conforman la campaña individual, descubriendo interesantes localizaciones y lugares emblemáticos de la franquicia Marvel, y más concretamente de nuestro protagonista. Recorriendo desde junglas en misiones encargadas a Lobezno, pasando por parajes helados y pateando incluso las subterráneas y laberínticas instalaciones de Arma.

La campaña individual del juego supera generosamente las diez horas, según nuestra habilidad, y supone la única oferta jugable del título. En los niveles de dificultad Fácil y Normal la experiencia resultará quizá algo más fácil de lo que debería, aunque el necesario Difícil se desbloqueará al terminar el Modo Historia por vez primera.

X-Men Origins Wolverine (Xbox 360)

Si estás sediento de sangre Lobezno es tu juego. Hacía tiempo que no veíamos un festival tan generoso en hemoglobina y mutilaciones como el de X-Men: Orígenes.

Raja, Corta, Apuñala…
La jugabilidad de X-Men Orígenes se basa en los patrones más básicos del Hack and Slash al uso. Esto es: Recorrer escenarios eminentemente lineales, acabar con todos los enemigos que se pongan de por medio y desbloquear combos progresivamente para mejorar la eficacia de nuestro personaje. Esto en el juego protagonizado por Lobezno, lejos de hacernos caer en la monotonía, nos reporta una jugabilidad agradable y divertida, que no desfallece en ningún momento, y que únicamente echa en falta algo más de libertad a la hora de recorrer los decorados.

Sin embargo lo que hace triunfar al juego de Lobezno es su divertidísimo acercamiento al combate, prácticamente su única oferta jugable. Cierto que también hay un minúsculo componente de plataformas, y cierto también que en ocasiones encontramos algún sencillo puzzle con el que dotar de algo de variedad al conjunto; sin embargo es la lucha y el asesinato masivo de centenares de enemigos lo que dota al juego del interés que atesora, y que nos hace olvidarnos de lo ocasionalmente repetitivo de algunos de sus niveles y de su excesivamente lineal diseño de los mapas.

El género de los Hack and Slash está siendo tristemente olvidado en la Next-Gen, y dentro de este ámbito X-Men Orígenes es un representante de una calidad sorprendentemente buena.

X-Men Origins Wolverine

No todo es atacar en X-Men Orígenes, también hay que defenderse. El juego acierta al proponer incentivos de bloqueo; si, por ejemplo, bloqueamos en el momento preciso un cohete lanzado por el enemigo, éste rebotará y volverá en su contra.

El movimiento y la distribución de controles entra dentro de lo tradicional. Palanca izquierda para desplazar al personaje, palanca derecha para fijar la vista, un botón de ataque ligero, otro de ataque fuerte, uno más para el salto, el obligatorio del bloqueo y el resto dedicados a las habilidades especiales, la auténtica atracción del videojuego.

Concretamente una de las que más emplearemos será la que nos permitirá abalanzarnos sobre los enemigos, de una forma verdaderamente espectacular. Pulsaremos uno de los botones superiores del mando para fijar el objetivo, y con el otro volaremos hasta él derribándolo, y teniendo oportunidad de encadenar el combo con una serie de letales cuchilladas que acabarán con él cuando ya se encuentra sometido y en el suelo. Este método no es únicamente brillante por permitirnos saltar en un instante de punta a punta del escenario desde un oponente a otro, sino que también funciona de forma extraordinaria como forma de esquivar los ataques, al convertirnos en un objeto en constante movimiento y sobre el que es muy difícil hacer blanco.

Por otra parte, y siendo más contundentes, uno de los gatillos nos permitirá abrir el panel de las habilidades especiales, que en conjunción con los botones del pad liberará las que tengamos equipadas. Así pues podremos convertirnos en un huracán giratorio de cuchillas o podremos ampliar radicalmente nuestra capacidad de infligir daño, por poner dos ejemplos, con sólo una rápida combinación de botones. Lógicamente no podremos emplear estas disciplinas todo el tiempo, y para medir cuándo y cómo estamos capacitados para utilizarlas contaremos con una barra bajo el indicador de salud.

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de X-Men Origins: Wolverine. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Más sobre X-Men Origins: Wolverine
 
Sigue 3DJuegos en
Valoración y estadísticas
7,7
Valoración 3DJuegos
“Bueno”
Análisis lectores (15 análisis)
8,4
Popularidad:
Escasa
¿Qué es?
Ranking:3380 de 18100 juegos
En la comunidad:
Usuarios (268) | Grupos y clanes (2) | Más
Expectativas / Valoración (577 votos)
6,9
Tu voto:
Tienda
X-Men Origins: Wolverine
29,99  19,99 €

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Foro del juego
Autor: Racatala
Autor: RyuHayabusa555
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “X-Men Origins: Wolverine” de Xbox 360, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado
Anuncios Google