Gana 92.000 euros al año y acaba de renunciar porque su jefe no permite el teletrabajo. Cree que es víctima de la paranoia de la productividad

  • Entre el trabajo en remoto y un gran sueldo, esta administrativa lo tuvo muy claro

  • Dudar de la productividad de quienes teletrabajan está provocando un éxodo masivo

Teletrabajo
16 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Con 53 años y un trabajo como administrativa en una empresa de Arizona, Felicia pertenecía a ese grupo de trabajadores que podía permitirse el teletrabajo tres días en casa y dos en la oficina para mantener lo que según ella era el equilibrio perfecto entre vida y trabajo. Ahora, tras año y medio disfrutando de un modelo híbrido, se les ha dado un ultimátum. O vuelven al trabajo o están despedidos.

Tras poco más de un mes de volver a la rutina de las reuniones innecesarias y los cotilleos junto a la máquina del café, Felicia ha presentado su carta de dimisión dejando atrás un sueldo de seis cifras, unos 92.000 euros al cambio actual, porque afirma que no le compensa lidiar con lo que se ha terminado llamando la paranoia de la productividad.

Dejar atrás un sueldazo en favor del teletrabajo

Aunque Felicia asegura que tenía la sensación de sacar adelante "mucho más trabajo cuando estaba trabajando en formato híbrido", porque además de otros beneficios de esa forma era capaz de cambiar el chip entre un formato y otro mientras aprovechaba para deshacerse de "distracciones e interrupciones" innecesarias que retrasaban su carga de trabajo, sus jefes no opinan lo mismo.

Pese a que la administrativa estaba en una dinámica en la que "llegaba a casa y trabajaba cuatro horas porque no podía terminar mi trabajo", la idea de sus jefes era que trabajaban durante dos días y el resto simplemente estaban en casa en modo desconexión. Lo cierto es que el 85% de los gerentes siguen sin confiar en que sus empleados están rindiendo como es debido cuando están trabajando en remoto.

De un tiempo a esta parte, quienes no han optado por la agresividad de un ultimátum como el de Felicia, han intentando intensificar el control de la productividad de sus trabajadores mediante más reuniones virtuales. A la larga, la decisión está provocando un éxodo masivo que termina explotando por cosas tan básicas como, simplemente, pillar un atasco inesperado.

"Estaba sentada allí pensando, dios mío, esa sensación de tener una reunión pronto y, sin embargo, estar atrapada en el tráfico, y fue como, ¿por qué me hago esto a mí misma cuando ni siquiera es necesario? Y me marché de un salario de 100.000 dólares al año para buscar un puesto con opciones híbridas para poder tener un equilibrio entre mi vida y mi trabajo".

Motivada por ver cómo otros hacían lo mismo y encontraban un puesto con opciones híbridas o de teletrabajo, abandonar el estrés de los atascos y poder sacar adelante su faena sin interrupciones era un bonus que, sin ser un sueldo en sí mismo, resultaba ser una prestación lo suficientemente valiosa como para no abandonarla.

Imagen | Andrea Piacquadio

En 3DJuegos | En la era del teletrabajo la teoría de las ocho horas ya no tiene sentido. Los expertos creen que la solución está en algo llamado cronodiversidad

En 3DJuegos | Que tiemblen los sueldos del teletrabajo, las ofertas con salario geográfico se empiezan a hacer hueco en los portales de empleo

VÍDEO ESPECIAL

1.300 visualizaciones

20 JUEGOS que serían MEJORES si fuesen MÁS CORTOS

En este nuevo top 20 vamos a reunir los 20 videojuegos con el peor relleno de todos. Son 20 juegos estupendos pero que podrían serlo más si no quisiesen alargar de forma tan artificial su duración. Hay de todo, JRPG, juegos de mundo abierto, aventuras tradicionales y shooters.