Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Por  /  30 de septiembre de 2020       
93 comentarios
Recientes

Final Fantasy XVI se olvida de las ambientaciones modernas para regresar a lo medieval, a las guerras épicas y a la fantasía, al dolor, al sufrimiento de sus protagonistas y a los conflictos que arrastran a los reinos a la ruina. En solo un trailer, el videojuego le ha hecho guiños a los Final Fantasy clásicos y a los modernos, pero también ha sabido ser osado y rupturista con el pasado de la saga, ¿cómo? De eso hablamos hoy.

La presentación en sociedad de Final Fantasy XVI llevaba meses rumorándose, pero pocos pudimos predecir que sería el título que inauguraría el evento de PS5 de septiembre. Durante sus aproximadamente cuatro minutos de duración, Square-Enix nos ofreció un vídeo que tenía de todo: jugabilidad, cinemáticas, historia y a los que esperamos serán sus personajes principales. Ojalá todos los videojuegos se presentaran así, con tanta información y con tantos detalles que poder comentar. Porque esto es algo muy importante si hablamos de la saga Final Fantasy. Cada nuevo episodio numerado nos lleva a un universo nuevo con personajes originales, nuevas historias nunca antes oídas y nuevos momentos que tienen la costumbre de quedarse en nuestros corazones para siempre. Los primeros instantes de Final Fantasy XVI me emocionaron. La serie parecía querer volver a sus orígenes. Sus héroes dejaban atrás la ambientación contemporánea de Final Fantasy XV, los futuros desangelados de Final Fantasy VII o la amalgama entre ambas ambientaciones que fue Final Fantasy VIII. Regresaban las guerras a gran escala, las tensiones políticas que tan bien funcionaron en Final Fantasy XII y sus consecuencias, las mismas que marcaron el funesto tono de Final Fantasy VI y IX. Y todo ello sin dejar de lado las innovaciones en el control y la jugabilidad que la franquicia adquirió con Final Fantasy XV, o el hermoso legado que se fraguó en la pentalogía original.


Pero si algo llamó poderosamente la atención al principio del tráiler fue la puesta escena, el tono de su estética, el diseño de los personajes e incluso la dirección de las escenas. Ahí había muchísimo de Final Fantasy XIV. Tanto fue así que, al principio, creí que se estaba anunciando una nueva expansión del popular MMORPG para Playstation 5. Para los jugadores de los Final Fantasy para un solo jugador, este parecido pudo suponer una pequeña decepción e incluso asustarlos. ¿Que se parezca tanto al juego multijugador en línea quiere decir que no se va a cuidar la historia? ¿Se centrará el juego solo en subir de nivel sin parar y en cumplir misiones tontorronas? Dejad vuestros miedos atrás. Al frente de Final Fantasy XIV se encuentra Naoki Yoshida. En una entrevista concedida en 2019, sobre el futuro de su juego, dijo: "todo lo que quiero es darles a los jugadores una gran historia con una gran conclusión, eso es el epicentro de nuestra manera de pensar".



Todo lo que quiero es darles a los jugadores una gran historia con una gran conclusiónNaoki YoshidaYoshida capitanea el equipo de desarrollo dentro de Square Enix conocido como Creative Business Unit III. Su mérito no es solo haber creado uno de los mejores MMORPG de la historia, sino haber salvado el mismo proyecto tras su catastrófico estreno. Este primer intento fue un fracaso, pero, como hizo Hidetaka Miyazaki con las cenizas de King's Field para crear Demon's Souls, Yoshida lo transformó en el exitoso Final Fantasy XIV: A Realm Reborn. En julio de este mismo año, alcanzó la cifra de 20 millones de jugadores.


Gran parte de su éxito se debe a la potente historia con la que el título cuenta. En su nacimiento, apenas había, pero se ha ido ampliando poco a poco. Tras un muy descafeinado arranque con Final Fantasy XIV, Yoshida se inventó la llegada de Bahamut a Eorzea, el mundo de juego. Su fuerza arrasó con todo y el juego se reinició. Cinco años después, el mundo volvió a caminar. Tras Heavensward y Stormblood, en el año 2019, el juego recibió la expansión Shadowbringers, una ampliación con una historia tan atractiva que podría formar parte de un Final Fantasy independiente. Sin querer entrar en sopilers, viajamos a un mundo nuevo con la esperanza de salvar el nuestro, batallamos contra aquellos que devoran la luz e intentamos devolverle la noche al reino cuyo cielo lleva viviendo más de cien años sin ella. Y todo ello contado con una rica abundancia de cinemáticas y diálogos sin olvidarse de su complejo sistema de combate, divertido y ajustado. Es decir, Yoshida y los miembros de Creative Business Unit III se han ganado a pulso el derecho de crear un Final Fantasy tradicional. Además, el momento es perfecto. Final Fantasy XV ha dividido a la comunidad, y aunque Final Fantasy VII Remake haya gustado, ha tomado muchas extrañas decisiones argumentales que fomentan que apetezca un Final Fantasy algo más tradicional.


Un equipo de desarrollo perfecto

Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Para la ocasión, Naoki Yoshida no será el director del juego, sino el productor. Esto no quiere decir que su trabajo no vaya a ser importante. En Japón, un productor es la persona que supervisa a todos los equipos y que logra que la idea original del videojuego no se diluya. Es el alma del proyecto. A cargo de la dirección estará otro viejo conocido: Hiroshi Takai, que ya ha dirigido The Last Remnant. Este videojuego no es que saliera especialmente bien, pero porque le tocó pagar el pato de ser el elegido para experimentar con Unreal 3. The Last Remnant supo asumir riesgos, y su historia guarda muchísima relación con lo que parece quiere contarnos Final Fantasy. Otro detalle curioso es que Final Fantasy XVI apuesta por la acción.


Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerteTodo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Por lo visto en el vídeo, sus enfrentamientos serán una mezcla entre Kingdom Hearts III y Final Fantasy XV; hasta hemos podido ver el disparo rápido de piro que Sora puede hacer, así como el lanzamiento de espada y posterior teletransporte de Noctis. La buena noticia es que el director de los combates será Ryota Suzuki. El japonés ha trabajado previamente en los de Devil May Cry V y Dragon's Dogma. Y tal y como ha confirmado en una entrevista: "queremos hacer un juego para aquellos que han disfrutado de nuestros trabajos hasta ahora, pero también para los jugadores más jóvenes que están mucho más acostumbrados a los títulos de acción". Personalmente, creo que la búsqueda de Square-Enix para conseguir un sistema de batallas mixto, con vocación de AJRPG pero sin perder de vista nunca su pasado, es digna de elogio. Espero que Suzuki lleve esta ambición a buen puerto.


Es decir, sobre el papel, tenemos a un equipo de desarrollo inmejorable. Naoki Yoshida ha probado sobradamente que es capaz de sacar adelante un Final Fantasy de calidad. Incluso con los rigores y limitaciones narrativos de un MMORPG, lo ha nutrido de historias fabulosas. Y es una buena noticia que quiera ser productor, para coordinar que todo salga genial. Que hayan elegido a Ryota Suzuki para los combates, demuestra que quieren ir más allá de lo conseguido con Final Fantasy VII Remake. La elección de Takai también creo que es conveniente. Está acostumbrado a la dirección de juegos de rol japoneses con ambientaciones medievales, y este es su momento de brillar. Con todo esto claro, hablemos de lo que hemos visto el trailer.


La historia de Final Fantasy XVI

Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Si en algo ha sido generoso el vídeo de presentación del juego es en darnos pistas sobre su argumento. Todo vuelve a girar en torno a las invocaciones y a sus invocadores, a los cristales y a las guerras y conflictos que su existencia causa; pero con matices. En esta ocasión, las invocaciones se llaman 'eikons'. Quienes los invocan responden al nombre de 'dominantes'; pero no los invocan, sino que se transforman en ellos. Para comprender cómo funciona esto solo hay que pensar en Naruto. En el manga, Naruto lleva en su interior sellado al legendario zorro de nueve colas. Si se enfada, puede transformarse en él, pero también es capaz de usar las habilidades del zorro manteniendo su forma humana. Pero no puedo decir que este concepto se haya copiado del manga de Kishimoto, pues a Terra, protagonista de Final Fantasy VI le ocurría algo parecido: se transformaba en un esper.


Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerteTodo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Uno de estos dominantes se llama Joshua. Aparece en un momento del juego junto con el que parece que será el protagonista de la aventura. Le toca la mano y se la cura, ¿y cómo puede hacerlo? Pues porque es el dominante de Fénix, por lo que puede usar los poderes de cura y resurrección asociados a ese eikon. Joshua es el muchacho de pelo rubio. En una escena aparece acompañado de una niña de pelo claro y flequillo peinado hacia un lado. Tiene toda la pinta de que ella es la dominante de Shiva. El eikon y ella se parecen mucho, siendo el eikon de hielo una versión adulta de ella.


Joshua y ella parecen conocerse de niños, pero su situación personal los obliga a vivir separados aunque parezca que se aman. Esto recuerda muchísimo a la relación entre Noctis y Lunafreya de Final Fantasy XV; incluso aparece un perrete gris con ellos, muy parecido a Umbra.Y siguiendo con los parecidos, Joshua le cura la mano a nuestro protagonista cuando este es aún joven. Al principio del trailer, aparece siendo mayor y con una marca en la cara. Puede ser que la aplicación de la magia de un eikon, o su influencia, marque a sus súbditos. Como explica Sergio Tur en su libro: Fabula Nova Crystallis: El universo de Final Fantasy XIII, esto es parecido a la marca que llevan los Lu'cie en Final Fantasy XIII. Es una especie de tatuaje que alguien cercano a un dios le pone a un humano para obligarle a cumplir sus designios. A cambio, es capaz de usar los poderes del eikon que lo marcado. Por eso nuestro héroe puede emplear la magia asociada al fuego y le aparece un ala incandescente en su espalda al atacar.


Condenados a batallar por los eikons

Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

La presencia de los Chocobo a modo de caballos es gloriosaEste punto de partida nos dejaría con un mundo en el que cada reino controla a un eikon que influye sobre sus soldados. Yoshua parece ser el duque, o el hijo del duque, de su reino, y nosotros controlaremos a su protector. Esto nos devuelve a Naruto y a sus distintas villas ninja. En ellas, aquellos que tienen a un demonio en su interior representan la principal fuerza militar. Pero la manera en la que se organizan las guerras, los conflictos y los tratos internos nos recuerdan más a Juego de Tronos, en especial a sus últimas temporadas y las negociaciones que se llevaron a cabo en el norte, en Invernalia. En la ficción de George R.R. Martin, los protagonistas crecen, sus padres mueren y sus hijos nacen. Eso facilita comprender la evolución del mundo, generación tras generación o con el paso de los años. Esa parece ser la misma intención que tendrá Final Fantasy XVI, pues su trailer se cierra con el protagonista de joven pasando a adulto.


Como he dicho con Terra y Final Fantasy VI, esto tampoco se puede decir que sea una copia de Juego de Tronos. Square-Enix ya ha contado una historia a través de varias generaciones en Dragon Quest V, y en Final Fantasy XV, Noctis empieza siendo un chaval y acaba madurando .Los parecidos con Juegos de Tronos también se evidencian en los nombres que usan para denominar sus batallas. En el trailer se habla de "La Guerra de las Regiones Gemelas", por ejemplo. Y todo esto viene trufado con la aparición de clases y criaturas míticas del imaginario Final Fantasy. La presencia de los Chocobo a modo de caballos es gloriosa, como también lo es la de los dragontinos o caballero dragón, inolvidables para todos los que jugamos a Final Fantasy IV.


Todo lo que esperamos de Final Fantasy XVI, los cristales sangrarán cuando lo viejo y lo nuevo luchen a muerte

Sí, el trailer de Final Fantasy XVI nos ha despejado muchas pistas, pero también nos ha dejado con muchísimas incógnitas. ¿Son los cristales los que hacen nacer a los eikons y a los dominantes? ¿Es ese el motivo por el que parece que la historia del juego nos quiere guiar hacia su destrucción? Casi al final del vídeo, un personaje se sorprende por el nacimiento de un segundo eikon de fuego: Ifrit, ¿quiere eso decir que alguien está manipulando el poder del cristal para hacer nacer a más dominantes? Nuestro protagonista no solo usa el poder del fénix, también el de Titán, ¿podremos entonces usar el poder de más de un eikon? Todavía falta mucho tiempo para poder responder a estas preguntas; pero lo que está claro es que ya solo formularlas resulta apasionante, y que Final Fantasy XVI apunta a ser uno de los capítulos más interesantes de la franquicia. Uno en el que habrá baños de sangre, enormes batallas campales y todo el drama que tanto nos gusta de esta serie. Y ahora que tenéis el hype por las nubes, a sufrir y esperar. Qué duro es ser jugador y amante de los JRPG a día de hoy.


Comentarios (93)
Comentarios