Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

Por  /  18 de octubre de 2020       
51 comentarios
Recientes

Cuando nombramos a Nvidia todos pensamos en las tarjetas gráficas y los videojuegos, lo que es lógico siendo una de las compañías tecnológicas más veteranas del sector. En este especial queremos rendir un pequeño tributo a sus años en el negocio repasando la evolución de una de sus series de tarjetas gráficas más ilustre: la serie 80. ¿Cómo ha cambiado a lo largo de los años?

Hace poco más de un mes desde que "Jensen" Huang presentara al resto del mundo su nueva GeForce RTX 3080, la primera gráfica en usar la arquitectura Ampere en ver el mercado, la encargada de tomar el testigo de Turing y seguir el cambio iniciado por esta arquitectura; un cambio que ha trastocado completamente la concepción general de lo que debe ser capaz de hacer una gráfica de gama alta según Nvidia, pero también una arquitectura que no ha sabido convencer al usuario medio de dar "el salto" hacia un futuro por el que Nvidia está apostando mucho.


Echando la vista tan sólo unos años atrás, las ideas gestadas por Turing sobre trazados de rayos, uso de inteligencia artificial en nuestros videojuegos y la creación de ecosistemas en torno a una única pieza de hardware parecen absolutamente alienígenas, y cuya resolución dependerá de cómo evolucione Ampere y de la capacidad de adaptación de la industria; dos condiciones que auguramos que serán favorables a las ideas de Nvidia con respecto al futuro de los videojuegos, aún a pesar de lo que nos espere sea incierto.


Con motivo de la consolidación de este cambio queremos realizar un ejercicio de memoria para con las gráficas de la compañía, concretamente con la Serie 80 con la que Nvidia acostumbra a nombrar a sus modelos más potentes. A lo largo de este ejercicio vamos a remontarnos nada más y nada menos que diez años atrás, una época en la que los de verde estaban disfrutando del lanzamiento de su GTX 480, y un periodo en el que hemos visto nada más y nada menos que ocho grandes lanzamientos.


Una década de historia tras de sí

¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

Si bien rara vez es la Serie 80 la encargada de mantener el trono de la potencia gráfica dentro de las arquitecturas de Nvidia, sí que suelen ser la primera tarjeta de alta gama en salir al mercado cada generación; así como una buena unidad de medida con la que comparar generaciones enteras de Nvidia. Desde 2010 este ha sido el modus operandi de Nvidia, con el lanzamiento de la arquitectura Fermi y el estreno de la GeForce GTX 40 Series; una iteración de los de verde que, por cierto, estableció la nomenclatura que aún hoy usan para determinar la gama de sus gráficas. Un buen punto para iniciar nuestro pequeño recordatorio son las especificaciones de cada uno de estos modelos, que no sólo nos sirven como base para ver la evolución de las diferentes gráficas de la gama alta de Nvidia, sino también como una herramienta para comprobar los cambios naturales de una generación a otra, e incluso identificar cuando se realiza un cambio sustancial.


¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

En estos diez años, Nvidia ha lanzado un total de ocho gráficas de la Serie 80 a través de seis arquitecturas diferentes. Una conclusión rápida a la que podemos llegar con los números por delante es que los cambios más destacables entre arquitecturas se realizan cada dos lanzamientos, siguiendo el patrón de una primera hornada como entrada de la arquitectura, acompañada de un segundo lanzamiento más maduro y establecido, generalmente acompañado de un mayor consumo y mejor rendimiento. La única excepción a esto la encontramos en la transición de Maxwell a Pascal, al ser la GPU GM204 la segunda iteración de la arquitectura. Como reflejo de esto hemos colocado los TFLOPS estimados de cada generación. Si bien esos valores no son una medida válida de por sí, nos pueden servir como guía para intuir el cambio de una generación a otra.


¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

También es muy interesante comprobar el aumento en la densidad, tamaño y litografía de cada arquitectura; especialmente por el cambio vivido a partir de Turing, con un salto de casi el doble de transistores -y del tamaño del DIE- desde Pascal. Esto se debe al cambio morfológico de los chips de Nvidia, que con la inclusión de los RT Cores y los Tensor Cores aumenta tanto su tamaño como su densidad de forma sustancias, uno de los causantes de su importante aumento del TDP en estas dos últimas generaciones.


Escalón a escalón

¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

Las especificaciones nos sirven para dar un poco de contexto, más aún ahora que Nvidia declara que la GeForce RTX 3080 es más de un 50% más potente en juegos que su antecesora, que ya era más potente que la anterior en unos valores menos sorprendentes; pero ¿qué podemos decir del rendimiento real bajo los estándares actuales? Siguiendo el ejemplo de nuestro artículo sobre la evolución de la gama media, hemos querido echar mano a los datos que hemos recopilado durante nuestras pruebas en escenarios de juego actuales. Para ello, hemos puesto a funcionar algunos modelos antiguos a los que hemos tenido acceso -confieso que Fermi me ha dado algún que otro dolor de cabeza- y hemos rescatado información de nuestro equipo de pruebas de modelos como la GTX 980 y RTX 2080 a la que no hemos tenido acceso reciente. Con motivo de ello, creemos que es de buen grado avisar que algunos de los datos mostrados, si bien hechos todos en el mismo equipo de pruebas, están efectuados bajo drivers distintos, pudiendo crear ciertas extrañezas en los datos; por ello pedimos que se usen como mera guía. Por otro lado, aún no tenemos en nuestra posesión la nueva cabeza de cartel de Nvidia, pero sí que aprovechamos para avisar que, cuando tengamos con nosotros una GeForce RTX 3080, realizaremos algún tipo de actualización, u otro texto que explore la evolución más a fondo.


¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

En cualquier caso, el cambio entre generaciones es tan abrumador como palpable en escenarios reales; destacando los picos tras el paso de Fermi a Kepler, y el salto de Maxwell a Pascal, dos de los momentos más dulces en cuanto a posición en el mercado para los de verde, en especial el último, por abarcar el periodo de 2014 a 2018, donde Nvidia tomó de forma definitiva las riendas de la gama alta de gráficas de consumo para jugadores. Si atendemos al aumento del rendimiento con respecto a su antecesora de cada una de las gráficas listadas y observamos el precio de salida de cada uno de estos picos, podremos comprobar que estos saltos suelen corresponder también al aumento del precio de las gráficas de gama alta, una subida que, poco a poco, nos ha llevado hasta nuestro estado actual. Resumimos esta observación en el siguiente gráfico:


¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

Sorprende ver cómo GTX 680, GTX 780 y GTX 980 aguantan el tipo en rendimiento a pesar de tener más de seis años; de hecho, si ajustásemos el valor actual de mercado frente a su rendimiento es posible que se adecuasen a modelos actuales de gama baja y media-baja, pero el consumo y la ausencia de soporte y tecnologías pertinentes podría ser un problema importante de cara al uso habitual, dejémoslo en una observación.


Algo más que fuerza bruta

¿Cómo ha evolucionado la serie 80 de tarjetas gráficas de Nvidia en la última década?

Uno de los cambios más significativos de las generaciones actuales de tarjetas de gama alta frente a las más antiguas es la aparición de tecnologías y software especializado para ellas. Como señalamos en nuestro texto sobre las claves de la presentación de Ampere, hace ya bastante que Nvidia no sólo está vendiendo a los usuarios una pieza de hardware, sino que también toda una suite de servicios y tecnologías que buscan la diferenciación con respecto a la competencia, incluso las gráficas propias de la anterior generación.
Esta última frase da pie a una observación interesante, y es que Nvidia lleva varios años compitiendo consigo misma en la gama alta, entrando en una dinámica a través de la cual sus nuevas tarjetas no sólo tienen que ofrecer una potencia superior a las anteriores, sino que también una serie de extras que aliciente el cambio.


Nvidia lleva un tiempo compitiendo consigo misma de forma activaComo hemos comprobado en el apartado anterior, las gráficas de gama alta tienen a rendir bien en un espectro del tiempo muy dilatado, por lo que un salto en rendimiento, por muy significativo que sea, no suele ser suficiente para justificar un cambio. La gama media, por otro lado, es un terreno más disputado, con AMD compitiendo contra Nvidia y la sombra de las gráficas de segunda mano como opción plausible para muchos usuarios. Es esta clase de situaciones las que han obligado a los de verde a sobreponerse a sus propios productos, en la mayoría de las ocasiones con significativo éxito. Ahora se acerca un momento delicado, pues, con AMD preparando el lanzamiento de su nueva generación de gráficas, y la sombra de la nueva generación de consolas como una alternativa de compra a corto-medio plazo, la Serie 80 vuelve a tener competencia directa esta generación; una competencia para la que, a nuestros ojos, está preparada, pero de la que aún no sabemos qué sorpresas nos deparan.


Comentarios (51)
Comentarios