Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Llegó la hora de decir a Square Enix cuál es el próximo remake de Final Fantasy que debería hacer

Llegó la hora de decir a Square Enix cuál es el próximo remake de Final Fantasy que debería hacer

Por  /  18 de abril de 2021       
222 comentarios
Recientes

Final Fantasy es una serie de videojuegos llena de capítulos memorables, pero, ¿cuáles son los que merecen un remake más que otros? Ordenamos de menos a más los mejores para este honor y os explicamos los motivos por los que los hemos seleccionado. No olvides escribir en los comentarios cuáles son tus favoritos.

La historia de Final Fantasy está vinculada a la de Dragon Quest y a la de Hironobu Sakaguchi. Como ya conté en este otro artículo, Dragon Quest nació al amparo de la revista de manga Shonen Jump. Desarrollado por Enix, combinó el rol occidental de Wizardry y Ultima IV con el manga y el estilo de Akira Toriyama, con mucho éxito. Cimentando las bases del rol en consola, Hironobu Sakaguchi, desde Squaresoft, le echó el ojo y desarrolló su propia propuesta. La llamó Final Fantasy y apareció un año más tarde, en 1987. Pero la saga no adquirió su verdadera personalidad hasta la aparición de Final Fantasy IV.


Desarrollado para batir en ventas a Dragon Quest en Japón, fue en este juego en el que aparecieron los argumentos dramáticos, oscuros y centrados en las emociones de sus personajes, el famoso ATB o Tiempo de Batalla Activo y las primeras colecciones de personajes con ganas de ser inolvidables. Final Fantasy V recogió el testigo de las luchas por turnos con tiempo activo y jugueteó con los jobs, con los trabajos y roles de los héroes de la aventura para demostrar la flexibilidad de su flamante sistema de pelea. Ya habían aparecido en el tercero y se habían desarrollado el cuarto, pero aquí crecieron much. Con cinco capítulos fundacionales, fue a partir de Final Fantasy VI en la que la saga, en mi modesta opinión, empezó a entregar títulos para el recuerdo, robustos, con muchísimo valor y en los que ya no se experimentaba, sino que se avanzaba.


Con el excepcional Final Fantasy VI como rótula entre el pasado y el futuro, llegó luego la más celebrada de todas las épocas de la franquicia: la de PlayStation. Final Fantasy VII le dio popularidad a nivel mundial, Final Fantasy VIII nutrió a la saga de interesantes ideas para su narrativa y Final Fantasy IX mezcló todo lo aprendido en esta era con la esencia de Final Fantasy VI. Tras él, llegó uno de mis favoritos: Final Fantasy X. Como hizo Final Fantasy VI en su momento, fue un capítulo valiente y atrevido con la voluntad de guiar a la fantasía de Sakaguchi hacia el futuro. Sin embargo, los siguientes capítulos sufrieron las consecuencias de una crisis que azotó toda la industria japonesa. En parte creativa, en parte tecnológica, en parte por mala suerte, los excepcionales mundos que llegaron tras Final Fantasy X tuvieron problemas. El arranque del primer Final Fantasy online, el XI, salió rana. El equipo de Final Fantasy XII sufrió serios problemas personales y de salud que impidieron entregar la conclusión que su historia merecía. El espectacular proyecto que iba a ser Final Fantasy XIII sufrió 'merma'. Sus ideas no estuvieron a la altura de la belleza y el acervo de Gran Paals. Y lo mismo puede decirse de Final Fantasy XV. Es uno de mis favoritos, sí, pero tiene unos problemas de ritmo, en su combate y en su desarrollo que no se pueden pasar por alto.



Por fortuna, la luz del candil del Tonberi se resistió a apagarse. Final Fantasy XI resucitó como Final Fantasy XIV, descubriéndonos a un fantástico creativo: Naoki Yoshida. Él se encargará de dirigir y dar forma al prometedor Final Fantasy XVI, sacarnos de esta mala racha y hacer lo que hizo Final Fantasy IX en su día: fusionar lo viejo y lo nuevo para poder avanzar. Sin embargo, y como he explicado, para llegar a lo que veremos en Final Fantasy XVI, hay muchos Final Fantasy que han sufrido problemas que se podrían arreglar, que sería apasionante revisitar con la tecnología actual y cuyas historias podrían aumentarse. Teniendo esto en cuenta, yo tengo muy claro cuál merecería ser el primer en recibir un remake: Final Fantasy XV.


FFXV tiene una de las mejores ideas que ha recibido un Final FantasyFinal Fantasy XV tiene una de las mejores ideas que ha recibido un Final Fantasy en su historia: que todo el grupo protagonista esté unido desde el principio. En este juego, en lugar de encontrar a nuevos reclutas, se fortalecen los lazos de los que ya conocemos. Lo que se logra es que, cuando el título te lanza a los momentos finales de la aventura, ames a Noctis, Prompto, Gladio e Ignis como si fueran tus hermanos. Pero el juego tiene problemas. Lo que tendría que hacer un remake lanzado, por ejemplo, en el último año de vida de PlayStation 5 y Xbox Series, es coger todo el acervo que se vuelca sin misericordia ni gusto en el DLC dedicado a Ardyn y repartirlo bien por el juego base. Eso debería dar lugar a nuevas misiones, enfrentamientos contra invocaciones y a darle una vida que necesita a un mundo tan maravilloso como vacío. Es decir, un remake de Final Fantasy XV tendría que servir, fundamentalmente, para reestructurar narrativa y mundo de juego, Ojalá volver a subirnos al Regalia con un Final Fantasy XV mejor planeado.


FFXIII y FFXV se merecen un remake

Final Fantasy XV.Final Fantasy XV.

El segundo de los remakes que habría que hacer sería uno dedicado al otro muñeco roto de la saga: Final Fantasy XIII. A este videojuego le ocurre algo muy parecido a lo sucedido con Final Fantasy XV: tiene un mundo espectacular, buen trasfondo, buenos personajes (salvando a un par de ellos), mucho riesgo en el diseño de sus combates e invocaciones, pero también algunas decisiones muy mejorables. A diferencia de Final Fantasy X (quizás el Final Fantasy más redondo de todos y que menos necesita retocarse), Final Fantasy XIII no usa a su favor la linealidad, se echan de menos las ciudades y se nota que su mundo está poco explorado. A un posible remake habría que integrarle los interesantísimos Final Fantasy XIII-2 y Lightning Returns: Final Fantasy XIII; dos videojuegos que disfruté mucho y con ideas sobre viajes en el tiempo y mundos en pleno apocalipsis muy potentes. La manera de perfeccionar una reconstrucción de Final Fantasy XIII sería la que todos sabemos: conectarlo con Final Fantasy XV para que aquel proyecto Fabula Nova Crystallis resucitara, de alguna forma.


Llegó la hora de decir a Square Enix cuál es el próximo remake de Final Fantasy que debería hacerFinal Fantasy XII / Final Fantasy XIII.Final Fantasy XII / Final Fantasy XIII.

El tercer proyecto de la saga con serios problemas en su desarrollo fue Final Fantasy XII. Me encanta Final Fantasy XII, ¿y cómo no? En su corazón palpita la sangre de Vagrant Story. Su sistema de gambits es interesantísimo. El 26 de febrero de 2021 llega a Nintendo Switch Bravely Default II. Este título recoge, en parte, el testigo de este sistema de turnos programados, solo que elaborados de otra manera: planificamos de antemano largas cadenas de ataque y de defensa para enfrentarnos a nuestros enemigos. Entonces, si el juego es ya tan interesante, ¿por qué hacerle un remake? Al frente de Final Fantasy XII estuvo Yasumi Matsuno. Por desgracia, tuvo serios problemas de salud durante el desarrollo del juego, teniendo que ceder su puesto a Hiroyuki Ito (director de Final Fantasy VI) y Hiroshi Minagawa (director de arte de Vagrant Story y Final Fantasy Tactics). Aunque nadie pone en duda las capacidades de Ito y Minagawa, la visión de Matsuno se desdibujó. El resultado fue un final abrupto, un coitus interruptus, una conclusión que no supo cerrar bien uno de los argumentos más maduros y políticos de toda la serie. Un remake tendría que recoger lo que Matsuno querría para el final, una mejora del sistema de gambits y una ampliación de un mundo de juego hermoso, marrón, mecánico y apasionante. Personalmente, creo que la revisión de Final Fantasy XV, Final Fantasy XIII y Final Fantasy XII son tareas muy pendientes que los fans nos merecemos y deseamos. Y ahora, tras centrarme en los tres remakes que serían necesarios por problemas de desarrollo, vamos a por otros tres que sería alucinante disfrutar con la tecnología actual. Por puro gustito.


Tras jugar al remake de Final Fantasy VII, y ver lo bien que lo han hecho reescribiendo a Cloud y a los demás, pido lo mismo para SquallQuiero empezar por Final Fantasy VIII. Adoro este juego. En su momento me causó una poderosa impresión por lo que Square-Enix logró mezclando tiempo de juego activo y cinemáticas. Fue alucinante poder escapar cogidos de la mano de Rinoa mientras una batalla campal se producía a nuestras espaldas. Jugábamos mientras una cinemática se reproducía en un plano posterior. El mundo de juego también era sensacional; aunque por buscar un calificativo mejor, diría que era barroco y a la vez elegante, y muy fino. Mientras que Final Fantasy VII hablaba sobre el planeta, la ecología, la memoria y la identidad, Final Fantasy VIII se centraba totalmente en los personajes. Tanto es así que me cuesta recordar de qué iba el juego, cuál era su historia principal, pero sus héroes siguen en mi cabeza. Tras jugar al remake de Final Fantasy VII, y ver lo bien que lo han hecho reescribiendo a Cloud y a los demás, pido lo mismo para Squall. Eso sí, necesito una revisión de su sistema de combate y su uso de magias, que haya unas tareas más ricas al finalizar el juego y mucho, muchísimo más de Laguna Loire. Bendito sea.


El remake más ambicioso sería el de Final Fantasy VI

Final Fantasy VI.Final Fantasy VI.

Siempre que abordo la cuestión de qué Final Fantasy sería mejor para un remake, no tengo claro qué querer de Final Fantasy VI. En mi opinión, es el videojuego que mejor usa el píxel para expresarse de toda la historia de los ocho y dieciséis bits. Maneja el humor fantásticamente, pero sobre todo el drama. Es soberbia la escena de la despedida de Cyan Garamonde a su familia cuando esta se marcha al otro lado a bordo del tren fantasma. Tan brillante me parece su manejo del píxel que no tengo claro si se podría llegar a lograr lo mismo con gráficos actuales. Pero me muero de ganas de comprobarlo. Final Fantasy VI tiene puntos brillantes: la separación de sus personajes en pequeños grupos para contar historias distintas, el maravilloso Kefka, la reunión de los amigos y cómo se forja una bonita amistad entre ellos y Terra, la heroína principal. Lo genial es que al ser un juego de Super Nintendo, hay margen de sobra para crear un videojuego nuevo, para hacer una reinterpretación plena y fascinante de un universo que adoro. Pero eso sí, ¿sería capaz de ser tan sugerente como el original?


Final Fantasy IX.Final Fantasy IX.

Llego al final de este artículo con el que creo que sería el mejor candidato para un remake: Final Fantasy IX. Tanto Final Fantasy XV, XIII o XII son deudas a saldar. Final Fantasy VII sería un proyecto interesante, pero funciona bien tal y como está, como también le ocurre a Final Fantasy VI. Sin embargo, si juegas a día de hoy a Final Fantasy IX es fácil ver que es un videojuego que puede ser más de lo que es, que lo necesita y lo pide. Sus ciudades son hermosísimas, y uno se queda corto moviéndose por ellas. Sus personajes, en especial Vivi o Daga, exigen un mayor desarrollo, más conversaciones y más momentos que exploren su mundo interior. Final Fantasy IX tiene algo maravilloso: esos momentitos en los que podemos parar la acción del juego y prestar atención a lo que le ocurre a otras personas, a vecinos y personas comunes. Eso demuestra el hambre de este juego de contar más historias, de crecer y de ser más de lo que es. Y es precisamente por darle lo que pide por lo que creo que sería perfecto para un remake. Además, Final Fantasy IX tiene mucho en común con el futuro XVI. También él tiene la voluntad de recoger lo mejor de lo clásico para cimentar el futuro.


Es fácil ver que Final Fantasy IX es un videojuego que puede ser más de lo que esEn este artículo no he querido recoger los Final Fantasy más clásicos como candidatos a remakes por varios motivos. Para empezar, porque ya cuentan con revisiones más que dignas en Nintendo DS. Para acabar, porque los comprendo más como juegos fundacionales, como títulos que prepararon la serie para brillar verdaderamente a partir de Final Fantasy VI; eso sí, Final Fantasy IV y V son fabulosos, pero creo que la magia empezó a partir del VI. Cuestión de gustos, lo sé, y como quiero conocer los tuyos, ¿qué Final Fantasy sería el que tú elegirías para un remake? No digas más, Final Fantasy X-2, lo sé.


Comentarios (222)
Comentarios