Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1

El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1

Por  /  11 de abril de 2021       
22 comentarios
Recientes

En su desesperado intento por hacerse un hueco en el mercado internacional, SEGA contó con la ayuda de muchas estrellas de renombre del mundo del deporte. Lo que no podían imaginar en SEGA es que uno de los más grandes campeones de la Fórmula 1 llamaría a su puerta.

Son muchas las personalidades de renombre que han tenido una fructífera relación con SEGA. Michael Jackson es una de las más conocidas. Como también lo han sido muchas estrellas del deporte o del cine. Sin embargo, pocos recuerdan que a principios de los noventa SEGA mantuvo un memorable idilio con Ayrton Senna, el gran campeón de Fórmula 1 y una de las más grandes leyendas de esta competición. Una fructífera relación que, en realidad, era de amor-odio, pues lo que empezó como un proyecto conjunto con el objetivo de desarrollar el mejor simulador de carreras hasta la fecha, acabó con sus protagonistas distanciados e intercambiándose, puntualmente, algún que otro reproche.


Volvamos por un momento a principios de los noventa. Ayrton Senna es la estrella indiscutible de la Fórmula 1 tras haber ganado tres campeonatos del mundo con la escudería Honda McLaren. Senna era muy popular, pero particularmente lo era en Brasil, donde le consideraban todo un héroe nacional. De origen humilde, aprovechó su recién encontrada fortuna para ayudar a los desfavorecidos y capitanear iniciativas para la preservación del Amazonas. Es entonces, en el pico de su fama, cuando la empresa brasileña Tectoy, y concretamente su presidente Stefano Arnold, se ponen en contacto con él para proponerle una idea revolucionaria: protagonizar su propio videojuego.


Estrictamente hablando, la idea no era nueva. Leyendas como Nigel Mansell o Satoru Nakajima ya habían protagonizado su propio simulador de Fórmula 1 en el pasado. La diferencia era que Senna no se limitaría a poner su nombre en la portada y nada más. El piloto de monoplazas estaba decidido a contribuir con su experiencia en el desarrollo de un simulador lo más realista posible. Un título que además sería desarrollado por SEGA, la cual ya tenía experiencia contrastada en el género, y que tomaría forma en la segunda parte de su popular simulador Super Monaco GP, el cual primero en recreativos, y después en consolas domésticas, siempre había funcionado muy bien.


El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1

Pero, ¿cómo consiguió una modesta corporación electrónica convencer a SEGA para desarrollar un título basado en su admirado piloto? En realidad fue más sencillo de lo que parece. Tectoy tenía los derechos de distribución en exclusiva de productos SEGA en Brasil y otros países de Latinoamérica. Por lo que no solo su relación con el fabricante japonés era excelente, sino que Shoichiro Irimajiri, vicepresidente entonces de la corporación, había sido uno de los principales ejecutivos de Honda, la fabricante de los motores que pilotaba Senna, por lo que hacía años que se conocían personalmente.


El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1

Cuando Senna y SEGA confirmaron su colaboración, Super Monaco GP II ya llevaba unos meses en desarrollo. En su versión principal, la de Mega Drive, estaban participando leyendas de SEGA como Rieko Kodama o Tokuhiko Uwabo. Y también Takahiro Hamano, quien ya se había encargado de la programación de la precuela. La llegada de Senna al proyecto supuso cambiar bastantes cosas, especialmente del comportamiento de los monoplaza, pues al piloto le resultaban inverosímiles algunas decisiones de diseño de la primera entrega. Por ejemplo, Senna limitó la velocidad de los bólidos, colaboró en el diseño de los circuitos y cambió drásticamente el comportamiento del coche en los pianos de las curvas. Es más, originalmente estaba planificado que cada circuito contase con una grabación digitalizada del propio Senna comentando sus particularidades, lo que tuvo que ser obviado a última hora por problemas de espacio. Sin embargo, dejó para el recuerdo una interesante anécdota: aquel año 1991 se estrenaba el circuito de Montmeló en el Gran Premio de F1, por lo que Senna se negó categóricamente a grabar sus impresiones de un circuito en el que jamás había participado. El equipo iba tan justo de tiempo que llegaron a un acuerdo: tras acabar la carrera, unas pocas horas después, Senna grabó su opinión del circuito para enviarla inmediatamente a las oficinas de SEGA Japón.


Las crónicas afirman que a mediados de octubre de 1991, aprovechando que ese fin de semana Senna competía en Suzuka, el piloto se pasó por las oficinas de SEGA cerca de Haneda. La visita, que en teoría no debía durar más de tres cuartos de hora, acabó alargandose más de tres horas, pues todos los empleados del estudio, sin excepción, querían conocer al famoso piloto. Con todo, Senna aprovechó para echarle un vistazo al prototipo e incluso corrió un circuito en la recreativa del Super Monaco GP original. Ese fin de semana, los desarrolladores de su juego contaron con pase VIP para ver la carrera desde los boxes del equipo McLaren.


El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1

El juego, desgraciadamente, tuvo que retrasarse unos meses, viendo por fin la luz, en todo el mundo, durante el verano de 1992. El título no era un simulador sin más, sino que incluía un modo carrera en el que empezar desde abajo e ir subiendo posiciones hasta enfrentarse a Senna en persona. El título solo contaba con la licencia oficial del propio piloto, por lo que las escuderías y el resto de corredores no pudieron lucir su nombre, aunque como era tradición en la época aquello se solventó usando nombres parecidos a los originales, de forma que Williams era ahora Millions y Ferrari era Firenze. De hecho, en esta misma línea, aunque no fuera necesario legalmente, la escudería SEGA, con la que empezaba el juego, se llamaba SERGA.


A diferencia de otros pilotos, Senna no se limitó a poner su nombre en portal y quiso contribuir en el desarrollo de Super Monaco GP IIEs muy difícil saber cuántas copias se vendieron del juego, en cualquiera de sus versiones, pero lo que sí es seguro es que funcionó muy bien. La prensa lo recibió con elogios, como Hobby Consolas, que aseguraba que "tiene todo lo bueno del primer Mónaco, pero mejorado". Como nota personal, yo lo recuerdo con mucho cariño, aunque a causa de mi edad jamás pude acabar una carrera en las primeras posiciones. Senna demostró mantener una excelente relación con SEGA a partir de entonces, aunque, a diferencia de otras estrellas en la orbita del desarrollador nipón, aquella relación no se prodigó mucho más. Lo curioso del caso es que, pese a tan buena relación, SEGA decidió patrocinar poco después al eterno rival de Senna: la escudería Williams. El desarrollador japonés se volcó tanto en su apoyo a la Fórmula 1 que no solo un sonriente Sonic acompañaba en cada carrera a los pilotos Damon Hill y Alain Prost, sino que SEGA patrocinó el Gran Premio de Europa, de forma que Donington Park amaneció aquel 11 de abril de 1993 abarrotado de decoraciones de SEGA y Sonic the Hedgehog. La idea, evidentemente, era que Hill o Prost, quienes conocían bien el circuito, ganaran la competición, para la que SEGA además había preparado un vistoso trofeo con la imagen de Sonic.


Imagen: Motor.comImagen: Motor.com

Pero Senna hizo una actuación extraordinaria, una de las mejores de su carrera, doblando a casi todos los pilotos en competición, por lo que levantó el vistoso trofeo de Sonic en su lugar. Uno, por cierto, que Ron Dennis, director del equipo McLaren, no quiso colocar en la vitrina de premios de la escudería por ser demasiado estrafalario. El trofeo, que en realidad no era la auténtica copa de la competición -la verdadera se entregó a Senna más tarde- acabó abandonada en un trastero del equipo, hasta que por insistencia de los fans entró en la vitrina del equipo. Vaticinando su aclaparadora victoria, y sin duda en sonora puya a SEGA por su "traición", Senna había decorado su monoplaza con el dibujo de un erizo aplastado con una marca de neumático por encima. Una definición gráfica de lo que sucedió exactamente.


Ayrton Senna, uno de los más grandes campeones que han pasado jamás por la Fórmula 1, nos dejó en mayo de 1994 tras un trágico accidente en Imola, carrera que también se cobró la vida del austriaco Roland Ratzenberger. Se convirtió en una leyenda, todavía recordada y añorada a día de hoy. Su paso por SEGA no es más que una de las muchas anécdotas que rodean su figura; la de un auténtico y genuino campeón.


El día en que Ayrton Senna se vengó de SEGA y "pisó a Sonic" con su Fórmula 1

Una lectura:


Service Games: El Auge y Caída de SEGASi queréis saber más sobre quienes eran exactamente Tectoy y porqué tenían tan buena relación con SEGA, la obra de Sam Pettus es un excelente punto de partida. Un apasionante relato sobre la historia del fabricante japonés.


Comprar el libro




Comentarios (22)
Comentarios