Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Que uno de los mejores juegos de PS3 no esté en PS Plus Premium me rompe el corazón

Que uno de los mejores juegos de PS3 no esté en PS Plus Premium me rompe el corazón

Por  /  20 de mayo de 2022       

Motorstorm no ha recibido un trato justo en PlayStation nunca. Sus desarrolladores, Evolution Studios, actualmente en Codemasters, se las ingeniaron en 2006 para crear el que fue, probablemente, uno de los primeros grandes éxitos de PlayStation 3. ¿Qué secretos ocultaba tras la gasolina, fango y goma quemada?

En el año 2007 aún estaba lejos de comenzar en serio mi andadura en la prensa del videojuego: solo era un orgulloso usuario de Xbox 360 que sabía que no tenía ni un solo motivo para comprar una PlayStation 3 de lanzamiento. Siendo francos, ni me seducía el catálogo inicial de la consola ni tenía 600 euros, claro. Resistance, por ejemplo, estaba muy por debajo de Gears of War o el deseado Halo 3; los juegos third party ya los había jugado en 360 y la retrocompatibilidad de PS2 y PS1 aún no me parecía tan importante ("ya me compraré una PS3 retrocompatible en unos años", pensó el joven Toni erróneamente). No obstante, sí hubo un juego que no estaba en mi radar y que me hizo arquear una ceja al jugar mi primera partida con el Sixaxis: se trataba de Motorstorm.


Motorstorm, de Evolution Studios, tenía algo de los clásicos de la conducción arcade de los 90 que hacía años que no veíamos. Era sencillo, directo e intuitivo: vehículos todoterreno de todo tipo, una carrera en un desierto infernal y todo tipo de caminos y posibilidades a la hora de conseguir el único y sencillo objetivo propuesto por los desarrolladores: quedar primero. Quizás echo en falta el sabor de lo sencillo y lo funcional, de ahí que me haya acordado del software pocos días después de la primera lista de juegos previstos para el servicio PlayStation Plus Premium de Sony y comprobar con estrépito su ausencia por ahora. Sí, está el RC y Apocalypse, pero quiero volver a enfrentarme al primero.



Yo creo que lo que me cautivó de Motorstorm en mis primeras partidas fue la sensación de estar rejugando a un juego de mi infancia que no tuvo el éxito que sin duda creo que merecía: Motocross Madness del Microsoft Game Studios. Seguramente no lo recordaréis, pero era un juego de motos en el que los jugadores escogían una moto y se lanzaban a carreras por el desierto. La mecánica era simple: seguir la flecha que te indicaba el siguiente checkpoint y superar a tus rivales en enormes carreras. Recuerdo pasear por sus dunas en un escenario que me parecía interminable. Todo pura fantasía: ni el desierto era tan grande ni el juego tan variado como parecía.


Que uno de los mejores juegos de PS3 no esté en PS Plus Premium me rompe el corazón

Pero no importa: Motorstorm me devolvía al desierto de Motocross Madness de nuevo. Sí, la libertad no era tan marcada como la del desconocido juego de motos de Microsoft, pero sí me transportaba a los botes por las dunas, a regular los saltos para garantizar la mejor velocidad punta y a gestionar con presteza cada decisión tomada al respecto del uso del turbo para no explotar de la emoción y hacer volar las piezas del coche por el fango. Me parecía, además, la primera muestra real de lo que el chip Cell podía hacer en la nueva generación de PlayStation. El sonido del motor renqueante, lo crudo de los choques y el tiempo bala mientras se despiezan los coches y los pilotos salían volando por los aires.


Las experiencias de conducción actuales se centran demasiado en el porno automovilístico y en la exploraciónEra gratificante correr en cada uno de los circuitos de Motorstorm e impregnar la pantalla de fango a toda velocidad. Echo de menos experiencias así. Quizás os parezca una tontería lo que voy a decir a los amantes de la conducción más pura, pero creo que las experiencias de conducción actuales se centran demasiado en el porno automovilístico y en la exploración banal. La capacidad de meterte dentro de un coche y comprobar la recreación de cada uno de los asientos y elementos de un coche es maravillosa para los amantes del motor; poder buscar señales de tráfico ocultas en la carretera es fabuloso para los cazatrofeos y logros, pero me gustaría regresar a los tiempos de Motorstorm, en el que una carrera te llevaba a otra sin que Perico de los Palotes te cuente lo guay que está siendo el festival Horizon de turno. Conducir por conducir, jugar por jugar.


No le pido mucho a PlayStation Plus Premium, pero le pido que el hecho de jugar a MotorStorm por streaming no suponga un problema para disfrutarlo como lo hice en su día. Espero un reencuentro plácido, estoy seguro que el tiempo ha pasado maravillosamente por el software y que logrará cautivarme de nuevo a sus mandos. No era el mejor, pero tampoco pretendía serlo: solo acabó siendo inolvidable para muchos de los que acabamos disfrutando de PlayStation 3… aunque el estreno y Lair fuesen algo turbios.


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.

Relacionados con este artículo
MotorStorm
MotorStormPS3
Ver todos (1)