Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
La Importancia de los Gráficos

La Importancia de los Gráficos

Por  /  8 de junio de 2015       
682 comentarios
Recientes

"Guau, ¿has visto qué pinta tiene el nuevo juego de tal o cuál compañía?" ¿Cuántas veces has tenido esa conversación con un amigo y cuántas veces con ella te referías a los gráficos y no a la jugabilidad? Muchas, ¿verdad? La estética tiene mucha importancia por su atractivo y por ayudar a la inmersión, pero… ¿Nos hemos convertido en seres únicamente interesados por los gráficos?

Para muchos es lo primero que llama la atención, los gráficos. Y las compañías no nos lo ponen nada fácil: Primero nos ponen los dientes largos con un look de infarto en algún tráiler de anuncio, y más adelante permiten que comencemos a fijarnos en lo jugable ya unos meses después cuando empiezan a enseñarlo. ¿Por qué sucede esto? Las teorías son de todos los tipos, pero abunda la de quienes sostienen que en los últimos años los argumentos tecnológicos de las grandes compañías superan con mucho a los jugables… Y esto es triste, ¿pero es cierto?


Hacerse hueco en el mercado de los videojuegos es muy complejo y muchos estudios lo tienen claro, la mejor forma de hacerse notar es con unos gráficos de infarto… ¿O no? Recientemente la industria se ha dividido de forma notable. Por un lado hemos visto muchos lanzamientos que atesoran una calidad visual apabullante y que luego han podido ser buenos o no en términos jugables. Por otra hemos visto muchos títulos de estética mucho más modesta que han ofrecido resultados iguales o incluso en ocasiones superiores.


La memorable dirección artística de Bioshock es sin duda uno des sus mayores logros.La memorable dirección artística de Bioshock es sin duda uno des sus mayores logros.

Así que, ¿cómo de importantes son los gráficos? Desde el punto de vista jugable añaden empaque a la inmersión, eso está claro. Si apoyamos un potente apartado tecnológico con una dirección artística robusta podemos lograr joyas de la creación de mundos en los que sentir perfectamente la pertenencia como el caso del veterano pero incombustible Bioshock, una verdadera obra maestra en este campo. Hay muchos otros ejemplos en este sentido, pero parece poco menos que inviable lograr esos grados tan disparatados de inmersión en producciones poco ambiciosas en lo estético. No hablamos sólo de la puesta en escena en sí misma y de impactarnos con gráficos avanzadísimos, sino también de lo que se busca conseguir en lo artístico y en el buen gusto empleado para crear un universo propio y de identidad reconocible. Es un gancho extraordinario, y cuando todas esas piezas encajan se mantiene al jugador pegado a la pantalla y que el boca-oreja funcione incluso en el caso de lanzamientos poco notorios en un principio.


El mercado de los videojuegos es muy complejo y muchos estudios lo tienen claro, la mejor forma de hacerse notar es con unos gráficos de infarto… ¿O no?Una saga que es buen ejemplo de lo que se puede obtener en términos de enorme popularidad es la de The Witcher, no sólo por su salto de ambición jugable sino también por sus lejanos horizontes gráficos. Y es un caso excepcional por el cambio de público que ha experimentado, nos explicamos…


Teniendo en cuenta su prisma de mundo abierto, The Witcher III: Wild Hunt ha logrado coronar uno de los apartados gráficos más potentes creados hasta la fecha.Teniendo en cuenta su prisma de mundo abierto, The Witcher III: Wild Hunt ha logrado coronar uno de los apartados gráficos más potentes creados hasta la fecha.

El tercer volumen de la franquicia se ha beneficiado por un lado de su apuesta por el mundo abierto, que ha atraído a muchos jugadores, pero también de un potentísimo apartado visual que ha captado la atención de un número todavía mayor de usuarios. Los dos primeros episodios fueron éxitos más que razonables y, en el caso del segundo, lanzamientos que incluso eran muy avanzados en lo gráfico, sin embargo no ha sido hasta el tercero cuando la franquicia se ha convertido en un fenómeno verdaderamente brutal que ha asombrado con sus cifras de reservas y ventas, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que es un RPG de acción y aventuras destinado a un público hardcore y con muchísima importancia en lo narrativo: elementos que no son, ni mucho menos, garantía de grandes números. Sólo la expectación que levantó el primer tráiler in-game del tercer videojuego, que asombró por su calidad visual, fue muchísimo mayor que cualquier lanzamiento anterior de la serie, y las ventas de este último volumen han superado por generoso porcentaje a la de sus predecesores. Y es que gracias a ese apoyo jugable se han podido sortear incluso las acusaciones de descenso de calidad visual, una de las protestas más habituales entre los consumidores en los últimos tiempos.


La Importancia de los GráficosKillzone 2 y Watch Dogs son dos de los más claros ejemplos que se han visto envueltos en la polémica del "downgrade".Killzone 2 y Watch Dogs son dos de los más claros ejemplos que se han visto envueltos en la polémica del "downgrade".

Y es que abordar la relevancia de los gráficos en los últimos tiempos obliga a hablar de temas agotadores como el de la reciente fiebre del "downgrade", es decir de un resultado final en lo gráfico que difiere notablemente de lo que se mostró inicialmente de un producto en fases promocionales. Lo cierto es que este tipo de técnicas han estado presentes durante toda la historia de los videojuegos, sólo que los métodos han cambiado. Es fácil recordar por los más veteranos que en el pasado este tipo de estrategias se llevaban a cabo a través de las imágenes que se exponían en el reverso de las cajas de los juegos o en anuncios de televisión o en publicaciones de papel, de modo que estos mecanismos publicitarios llevan entre nosotros desde los inicios del mundillo.


¿Qué ha cambiado entonces para que ahora se hable tanto de ello? La sobre-exposición de internet, y la presencia en grandes eventos de fastuosas presentaciones de contenidos que supuestamente iban a ser idénticos a los que encontraríamos en el momento del lanzamiento y que después han cambiado notablemente. Ejemplos hay muchos, desde Killzone 2 hasta los mucho más recientes Watch Dogs o The Witcher III: Wild Hunt son títulos que en el momento de su anuncio pusieron el listón visual, literalmente, por las nubes y que luego por unos motivos u otros no estuvieron a la altura de lo prometido. Todos ellos son casos de videojuegos que impresionaron en lo visual, pero la promesa de la calidad estética era tan alta que fue sencillamente imposible alcanzarla. ¿Los motivos? Nos importan menos que abordar otras cosas en este especial, y es que cada caso es un mundo y a menudo el secretismo de los estudios nos impide opinar con certeza de todo esto más allá de la especulación.


Tras un aparentemente sencillo apartado gráfico, títulos como Super Meat Boy esconden una gran identidad artística.Tras un aparentemente sencillo apartado gráfico, títulos como Super Meat Boy esconden una gran identidad artística.

Pero al final, ¿todo eso importa cuando se trata de propuestas jugables tan divertidas? Obviamente ninguno de esos casos puede ser considerado un ejemplo de "juego limpio" en cuanto a lo que cumplir las expectativas gráficas se refiere, sin embargo todos ellos ofrecieron producciones de muchísima calidad. Nadie puede negar que los tres fueron, respectivamente, un gran shooter, un muy buen sandbox y un memorable RPG de mundo abierto. No obstante, y en el caso de acabados gráficos mucho más sencillos, no hace falta irse tan lejos y a ejemplos tan populares para hablar de lanzamientos que han asombrado por su calidad. Clásicos indie como Super Meat Boy, Papers Please o Hotline Miami demuestran que se pueden crear mundos fantásticos, divertidísimos y del todo recomendables con apenas un puñado de píxeles. Y en las últimas fases de la industria del videojuego se lleva mucho todo lo relacionado con el estilo retro, que hace mucho tiempo que ya no van destinados únicamente a un público veterano en forma de homenaje sino que buscan llegar a cualquier target de consumidor.


Los grandes éxitos de ventas de las dos últimas generaciones han contado con gráficos de infarto¿Hubiera obtenido el mismo éxito comercial Destiny con un apartado visual menos llamativo?¿Hubiera obtenido el mismo éxito comercial Destiny con un apartado visual menos llamativo?Así que, ¿cómo dar con la fórmula del éxito para lograr un videojuego memorable? No hay un formato de éxito asegurado, eso está claro, pero sí que es cierto que los grandes éxitos de ventas de las dos últimas generaciones han contado con gráficos de infarto, a veces incluso con calidades más que discutibles en cuanto a la diversión. Ha habido sorpresas, claro, y hay muchos éxitos que han contado con cifras millonarias y aspecto muy modesto, sin embargo casi siempre se circunscriben a móviles, mientras que la escena indie logra triunfar comercialmente con mucho encanto en la puesta en escena y propuestas jugables de gran atractivo. Pero lo que importa es la diversión, eso está claro, y es que puede que un videojuego con un look extraordinario venda mucho en un principio, pero si no es entretenido y potente desde el punto de vista jugable acabará llenando las estanterías de las tiendas de segunda mano en muy poco tiempo. Desencanto para los jugadores, y "pan para hoy y hambre para mañana" para las distribuidoras y estudios.


La Pregunta


Comentarios (682)
Comentarios