Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Memorias Retro: Battletoads

Memorias Retro: Battletoads

Por  /  29 de septiembre de 2015       
83 comentarios
Recientes

Tan condenadamente difícil que pocos son los valientes que han logrado completar con éxito sus desafíos, pero a la vez tan divertido y original que resulta imposible resistirse a su trepidante acción. En 3DJuegos dedicamos uno de nuestros especiales Memorias Retro al gran Battletoads. Un clásico con cerca de 25 años de historia nacido de manos de los creadores de Donkey Kong Country, que ya por aquel entonces sentaban cátedra con cada nuevo juego que publicaban.

Caída en el olvido durante casi dos décadas la serie Battletoads vuelve a estar de moda gracias, sobre todo, a la insistencia personal del máximo responsable de Xbox, Phil Spencer, que en estos últimos tiempos ha peleado para que Rash, Pimple y compañía recuperen la fama que nunca debieron perder. Y nosotros que nos alegramos, pues en 3DJuegos somos unos cuantos los que adoramos las locas aventuras de estos sapos con muy mala leche que hace casi 25 años nos enseñaron de verdad lo que era sufrir con un videojuego. Difícil, a veces incluso una pesadilla, pero también divertidísima. Así podríamos describir esta desafiante aventura de acción plataformera que, ojalá, podría regresar a la vida próximamente con un nuevo videojuego por el que muchos suspiran desde hace tiempo.


Mientras se obra el milagro, nosotros optamos por hablaros del título que dio origen al fenómeno Battletoads. Un clásico, insistimos, que demostró por enésima vez el enorme talento creativo que imperaba en las oficinas de Rare; un estudio británico que desde su fundación nos deleitó constantemente con un sinfín de rompedores videojuegos siempre a la última en términos tecnológicos y jugables. Ya os lo contamos en nuestro último especial, Estudios Míticos, en el que repasamos la exitosa trayectoria de los padres de Donkey Kong Country y Perfect Dark entre otros, pero conviene tenerlo en cuenta a la hora de hablar del primer Battletoads, pues en su momento también supuso una pequeña revolución por la variedad y originalidad de los desafíos jugables que planteaba.




LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO
  • Fecha de lanzamiento: junio de 1991 (NES)
  • Plataforma: NES, Sega Genesis, Amiga CD32, Game Boy y Game Gear
  • Género: Beat'em Up / Plataformas
  • Desarrollador: Rare (Donkey Kong Country, Jetpac, Banjo & Kazooie, etc.)
  • Personal clave en su producción: Tim Stamper, Chris Stamper, Chris Sutherland, Gregg Mayles, Kev Bayliss y David Wise.

La gran mayoría conoce a Rare por los juegos que desarrollaron junto a Nintendo, pero los británicos ya se habían labrado una reputación de oro antes de dar vida al genial Donkey Kong Country de Super Nintendo. En especial por su valentía a la hora de probar nuevas formas de entretenimiento, tal y como demostraron con el gran Knight Lore entre otros, pero también por saber adaptar a su estilo ideas ya vistas en otros videojuegos. Es el caso de Battletoads, que nacía en respuesta al enorme éxito de las Tortugas Ninja y de títulos tan emblemáticos como Double Dragon o Final Fight.


"Queríamos unos personajes con los que crear muchos artículos promocionales", declaraba recientemente uno de los artistas a cargo de la obra, Kev Bayliss. "Camisetas, muñecos de plástico, cubrecamas… ¡todo!" Y bien que lo consiguieron, convirtiendo a los sapos protagonistas de Battletoads en un icono para los jóvenes de principios de los años noventa. Pero más allá de ese afán por dar vida a unos héroes carismáticos que la gente asociara a Rare, algo así como sus mascotas oficiales, los británicos buscaban ante todo crear un gran videojuego que marcará época, tal y como lo hicieron sus anteriores trabajos. Lo que lograron con una divertidísima y muy difícil aventura de acción plataformera que incluso a ellos mismos cuesta describir por la enorme variedad de situaciones de juego que planteaba. "Battletoads es un juego de peleas con plataformas, estrategia… carreras" ¡y mucho más!, bromean desde la propia Rare, ensalzando la diversidad de mecánicas jugables de su obra.


¡Sapos al rescate!La malvada Dark Queen ha secuestrado a la bella Princesa Angélica junto al intrépido Pimple, y a nosotros nos toca rescatarlos a toda costa. Punto. Ya está. No hay mucho más que contar acerca del argumento de Battletoads, que sin rodeos nos lanzaba al combate en cuestión de segundos. Machacar enemigos, esquivar trampas mortales, sortear abismos sin fin, y hasta pilotar una veloz nave en el que a día de hoy continúa siendo uno de los niveles más difíciles de la historia del videojuego. Con una capacidad para sorprender al jugador pocas veces vista incluso hoy en día, estos desafíos y no la historia en sí se convirtieron en el mayor atractivo de esta loquísima aventura de acción plataformera que sin inventar nada nuevo, consiguió que los aficionados a los clásicos beat'em up se encontraran con un videojuego fresco y original.


"Era un ejemplo típico del enfoque de Rare: ver lo que era popular y darle nuestro toque. Por ejemplo, amplificarlo, hacerlo algo más extremo, algo más violento", destaca una de las principales mentes creativas del estudio, Gregg Mayles. Y no podía haber descrito mejor su obra, que en esencia compartía muchas similitudes con los típicos 'yo contra el barrio' de la época, con Double Dragon a la cabeza, pero aderezando su acción con situaciones de juego no tan habituales en aquel entonces. Clave del éxito de un Battletoads que aun en la actualidad continúa sorprendiendo por su infernal nivel de dificultad.



Lo mejor de Battletoads
  • Gran variedad de estilos de juego: peleas, plataformeo, nado, carreras, etc.
  • Su extremada dificultad. al final, te tienta a intentarlo una y otra vez.
  • Atractivo estilo audiovisual. Las animaciones de los protagonistas son muy buenas.
  • Los combates son súper emocionantes. ¡Había tensión en cada pelea!
  • El diseño de las 13 fases que dan forma a la aventura. Algunas son geniales.
  • Muy divertido en su vertiente multijugador cooperativa.



DISECCIÓN E INFLUENCIASEl éxito de las Tortugas Ninja en ámbitos tan dispares como el de la animación en televisión, los videojuegos, cómics y merchandising en general motivó a los fundadores de Rare a crear sus propias tortugas ninja, aunque ello implicase embarcarse en un proyecto de gran magnitud como lo fue en su momento Battletoads. Este iba a convertirse en su primer juego de acción beat'em up, debía romper moldes en lo tecnológico, y además hacer de sus protagonistas los nuevos héroes de moda. Un reto descomunal, como el propio equipo de desarrollo reconoce, que les llevó a trabajar durante varios años en esta aventura de acción plataformera. ¿El resultado? Otro éxito sin precedentes para los británicos, que no solo encandilaron a la prensa especializada, sino que realmente hicieron de sus sapos unos personajes queridos por los jóvenes -y no tan jóvenes- de la época.


¿Tortugas Ninja? Como la propia campaña publicitaria del juego rezaba, "comparadas con Battletoads, las tortugas parecen fango en el estanque". Una divertida forma de restar peso a las críticas que recibieron por las semejanzas entre su trío protagonista y los héroes mutantes de la editorial de cómics Mirage Studios. También Rare se propuso destacar en lo visual con un estilo animado más exagerado de la cuenta, imitando en cierto modo los clásicos de la animación de Disney. "Yo quería que tuviera un aspecto como de Disney, pero no era tan buen dibujante como para lograrlo así que inventamos unos cuantos trucos para conseguirlo: teníamos manos que se expandían y pies que se convertían en botas enormes", relata Kev Bayliss en uno de los documentales incluidos en el excelente Rare Replay de Xbox One. "Creo que la capacidad de transformar las extremidades, en lugar de cargar con armas, es lo que los hizo únicos", añade el creativo.


El concepto "violencia cómica", que se acrecentó en las secuelas de este clásico, fue sin duda una seña de identidad que Rare supo explotar muy bien, pero también sacó mucho partido al divertido sistema de combate que presentaba la obra, con desafiantes peleas en las que el más mínimo error podía llevarnos a perder la vida. Teníamos puñetazos, embestidas, ataques desde el aire, agarres y hasta la opción de usar algunas armas para golpear con mayor fiereza a los enemigos. No es que fueran peleas extremadamente complejas, pero sí requerían de cierta estrategia para salir victoriosos. Especialmente cuando nos medíamos a los durísimos jefazos que esperaban al final de algunas fases.


Yo quería que tuviera un aspecto como de Disney, pero no era tan buen dibujante como para lograrlo así que inventamos unos cuantos trucos para conseguirlo: teníamos manos que se expandían y pies que se convertían en botas enormesKev BaylissPero teniendo en el mercado competidores de éxito como Double Dragon, Final Fight o incluso los 'yo contra el barrio' protagonizados por Las Tortugas Ninja, Rare necesitaba algo más para marcar las diferencias. Y ese algo más fue la variedad y originalidad en el diseño de niveles. La aventura empezaba como una aventura de acción al uso sobre un entorno típico a más no poder. Había algún precipicio que debíamos sortear saltando y un jefazo distinto a lo habitual, sí, pero en esencia era un beat'em up puro. Y a partir de ahí… el descenso en rapel por un peligroso túnel repleto de enemigos y trampas mortales, la carrera más terrorífica -por su dificultad- que recordamos, combates sobre el hielo, secciones de surfeo, nado; un original nivel en el que nos movíamos a lomos de grandes serpientes a las que debíamos seguir el ritmo…. la capacidad de Battletoads para sorprender al jugador continúa siendo digna de elogio hoy en día.


También lo es su multijugador cooperativo para dos jugadores, aunque en algunas fases parecía más un estorbo que una ventaja -de nuevo, la fase de las motos voladoras-. Lo que nos lleva a hablar de su legendaria dificultad. ¿Por qué tan desafiante? "En aquel entonces los juegos eran bastante cortos, así que una forma de darles más jugabilidad era proporcionar al jugador un reto importante", reconocen sus responsables. ¡Pero vaya reto! Completar las 13 fases que dan vida a la aventura es una odisea por lo fácil que resulta morir y los pocos continúes que tenemos. Tampoco había contraseñas secretas para comenzar la partida en un nivel específico, aunque sí existía la opción de saltarse ciertas fases tomando algunos atajos.



El legado de BattletoadsAunque en el momento de estrenar Battletoads eran muchos los estudios que habían decidido dar el salto a las consolas de 16bits, Rare se mantuvo fiel a NES por una razón obvia: había millones de consolas en el mercado, frente a otras plataformas que todavía no se habían asentado. Decisión que contribuyó a que la aventura de Rash, Zitz y Pimple alcanzara el éxito deseado, con la consiguiente adaptación del clásico a un buen puñado de plataformas entre las que se encuentra incluso la vetusta Game Boy, que contó con una versión especial que incluía un menor número de fases, pero conservaba la mítica sección de las motos y su endiablado nivel de dificultad.


Poco tiempo después Rare se estrenaba en Super Nintendo con Battletoads in Battlemaniacs, que mejoraba en muchos sentidos al título original con nuevos tipos de misiones, combates más trabajados y un estilo visual realmente atractivo. Incluso Electronic Arts se sumó a la fiebre Battletoads editando en 1994 un videojuego para salones recreativos que contaba, como principal novedad, con un modo multijugador para tres personas. Tampoco podemos olvidarnos del particular crossover entre los Battletoads y Double Dragon.


En aquel entonces, antes de que Rare fuera adquirida por Nintendo, los británicos contaban con el apoyo de Tradewest, que también era dueña de los derechos de distribución de Double Dragon. Dado que ambos títulos compartían un estilo jugable muy similar, y que eran sagas de reconocido prestigio, a alguna cabeza pensante debió ocurrírsele la idea de fusionar ambos universos. No se calentaron mucho la cabeza a nivel argumental, pero jugablemente hablando fue un título bastante interesante más centrado en su faceta beat'em up, pero aunque, también, excesivamente difícil incluso para los estándares a los que nos tenía acostumbrados Battletoads. Y después de esto ¿qué?


Nada de nada. La serie cayó en el más absoluto ostracismo quedando solo en el recuerdo de los más veteranos. Los motivos no están claros, pues Rare ha dejado claro en más de una ocasión que estarían dispuestos a trabajar en un nuevo Battletoads. Pero a día de hoy esto no se ha producido. Afortunadamente, las perspectivas han cambiado mucho en los últimos años. Rash y compañía han hecho acto de presencia en juegos como Shovel Knight, donde en su versión para Xbox One tienen un cameo de los más divertido. También el máximo responsable de Xbox ha aparecido en varios eventos luciendo una camiseta de Battletoads, mientras que los chicos de Rare son más lanzados a la hora de hablar de una continuación. Si es que hasta Rash se ha unido al plantel de luchadores del notable Killer Instinct de Xbox One y PC, demostrando que la franquicia es importante para Microsoft. Ojalá ratifiquen esta idea con un nuevo videojuego. A más de uno nos haría realmente felices.


¿Sabías qué?
  • Antes de dar con el nombre final, Rare barajó títulos tan poco atractivos como Anfibioz.
  • Rare pensó en crear un spin off de Battletoads llamado War Hogs. Estaría protagonizado por el poderoso Captain Pork, un jabalí motero equipado con una espada.
  • El compositor de la banda sonora es el gran David Wise, autor de la música de Donkey Kong Country.
  • Se trabajó en una serie de animación basada en Battletoads. Se llegó a emitir un primer episodio piloto, pero el proyecto no tuvo el éxito esperado.
  • El equipo de Rare intentó en su momento superar el último tramo de la mítica fase de la moto con los ojos cerrados. Estuvieron a punto de hacerlo, pero nadie lo consiguió.
  • La mítica dificultad de Battletoads se estableció a partir del nivel de habilidad de uno de los programadores de Rare.


¿Cómo jugar hoy en día a Battletoads?


Hasta el lanzamiento del genial Rare Replay disfrutar de Battletoads, su secuela, y tantos otros clásicos del estudio británico no era tarea sencilla. Todo cambia con este pack recopilatorio de Xbox One, que por tan solo 30 euros nos da acceso a otros tantos juegos de relumbrón bien adaptados a los tiempos modernos. En el caso de las aventuras de Rash y compañía, con su divertidísimo multijugador cooperativo intacto y un buen puñado de retos adicionales con los que poner a prueba nuestras habilidades.


Comentarios (83)
Comentarios