Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Memorias Retro: Donkey Kong Country

Memorias Retro: Donkey Kong Country

Por  /  3 de febrero de 2014       
80 comentarios
Recientes

Nació como el villano a batir en la primera aventura plataformera protagonizada por Mario, y ha terminado convirtiéndose en una de las grandes estrellas de Nintendo. Hablamos, claro, de Donkey Kong. Ese gorila malhumorado al que tanto cariño hemos cogido gracias, especialmente, a la obra cumbre con la que Rare inició su colaboración con la Gran N: el mítico Donkey Kong Country.

A pocas semanas de disfrutar de la nueva gran aventura protagonizada por Donkey Kong y su familia en el prometedor Tropical Freeze de Wii U, no hay mejor paliativo para amenizar la espera que echarse una partida al clásico que dio origen a esta franquicia: el mítico Donkey Kong Country para Super Nintendo. Una obra maestra por la que no pasan los años nacida de manos de uno de los estudios que más han contribuido a enaltecer la grandeza de la Gran N en la industria del videojuego: Rare.


Los británicos que tantísimas alegrías nos han dado a lo largo de su ya dilatada carrera, entre la que encontramos clásicos de la talla de Killer Instinct, Banjo Kazooie, Goldeneye 007, Perfect Dark o Conker’s Bad Fur Day por citar algunos de sus principales exponentes. Y qué decir. Dos décadas después este espectacular juego de plataformas en 2D continúa siendo tan sorprendentemente bueno como el día en el que nació, dejando boquiabiertos a millones de jugadores –y también desarrolladores- en todo el mundo. A lo que contribuyó no solo su espectacular apartado audiovisual, sino también lo pulido y preciso de sus mecánicas de juego, que obviamente sentaron cátedra. Así que en 3DJuegos no podíamos perder la oportunidad de dedicarle este especial Memorias Retro a uno de los videojuegos de nuestra infancia.



LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO

  • Fecha de lanzamiento: 18 de noviembre de 1994 (Super Nintendo).
  • Plataforma: Super Nintendo, Game Boy Color, Game Boy Advance, Consola Virtual.
  • Ventas: 9,3 millones (Super Nintendo), 2,19 millones (Game Boy Color), 2,04 millones (Game Boy Advance).
  • Género: Plataformas.
  • Desarrollador: Rare (Banjo Kazooie, Perfect Dark, Conker’s Bad Fur Day, Killer Instinct, etc.)
  • Personal clave en su producción: Greg Mayles, Chris Sutherland, Brendan Gunn, Tim Stamper, David Wise y Robin Beanland.
  • Motor gráfico: Basado en la tecnología ACM (Advanced Computer Modeling).

Sabre Wulf, Jetpac, Knight Lore, Imhotep, Alien8… ¿Os suena alguno de estos nombres? Tranquilos. Si no es así lo entendemos. Porque hablamos de una serie de videojuegos, algunos de ellos auténticos clásicos que supusieron una pequeña revolución para la industria del videojuego, que vieron la luz durante la década de los ochenta bajo el sello de Ultimate Play The Game. Un estudio de desarrollo fundado por dos ex diseñadores de máquinas recreativas, Tim y Chris Stamper, que con su trabajo y dedicación se labraron una gran reputación entre los usuarios de plataformas como las míticas Amstrad CPC, MSX, Commodore 64 o ZX Spectrum.


¿A qué viene todo esto? Os estaréis preguntando. Pues a que fue este mismo estudio, ya bajo el nombre de Rareware, el responsable de dar vida al legendario Donkey Kong Country. Aunque este no fue un camino de rosas para el equipo liderado por los hermanos Stamper, que previamente tuvieron que ganarse la confianza de Nintendo para que les permitiera trabajar en este proyecto trascendental para su carrera. ¿Su aval hasta ese momento? Los cerca de sesenta juegos que publicaron en pocos años tanto para NES como Game Boy, incluyendo en esta lista obras de referencia como Battletoads o Snake Rattle n’Roll. Pero aún hay más.


Fieles al espíritu con el que fundaron el sello Ultimate, los chicos de Rare siguieron apostando muy fuerte por la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías gráficas. Así que justo antes de embarcarse en su particular aventura junto a Donkey Kong, invirtieron prácticamente todo su capital en la investigación y desarrollo de la famosa técnica ACM (Advanced Computer Modeling), que convirtió a DKC en el primer videojuego de consola con gráficos pre-renderizados en 3D. ¡Todo un espectáculo! Nada barato, por cierto. Porque Rare se jugó el todo por el todo con esta tecnología, que pudo haberles llevado a la quiebra en caso de que su juego no rindiera adecuadamente a nivel comercial. Afortunadamente para todos, la historia tuvo un final feliz.



Mi vida por un plátano



Donkey Kong Country

Donkey Kong Country

Donkey Kong Country

Donkey Kong Country


Caído prácticamente en el olvido a pesar del éxito que cosecharon sus videojuegos a principios de los ochenta, Donkey Kong parecía destinado a ser el eterno segundón en los juegos de Nintendo. Sí, por muy divertido que fuera competir con él en el fantástico Super Mario Kart. Y sin embargo, fue la mano maestra de Rare la que lo convirtió rápidamente en una de las figuras estrella de los de Kioto, y uno de los personajes más reconocidos en la industria del entretenimiento electrónico. Ahí es nada. Pero no podía ser de otro modo. Y menos tras el magnífico trabajo realizado por sus responsables, que se sacaron de la chistera una aventura plataformera en 2D de las que marcan época.


Espectacular en lo tecnológico, apasionante en el diseño de sus niveles y muy pero que muy divertido, Donkey Kong Country supuso todo un soplo de aire fresco para el género, introduciendo divertidas mecánicas de juego que aún a día de hoy mantienen su vigencia. Las frenéticas pantallas a bordo de la vagoneta, atravesar volando intrincados laberintos formados por barriles explosivos; la gran abundancia de zonas secretas, la enorme variedad de enemigos a los que batirse… cualquiera que probara este título en 1994 recordará con pasión el asombro que generó la obra de Rare a nivel mundial, convirtiéndose en el gran referente tecnológico del “Cerebro de la Bestia”, que era como se conocía por aquel entonces a Super Nintendo. Un título sobresaliente que para más inri, dio origen a una de las sagas más queridas por los aficionados.



Lo mejor de Donkey Kong Country


  • Enorme variedad de mundos por explorar, todos ellos con nuevos y mejores desafíos.
  • El dúo Donkey y Diddy.
  • Tecnológicamente hablando es un prodigio. Un título avanzado a su tiempo.
  • Si en solitario es divertido, ¡más junto a un amigo más en su modo multijugador!
  • Montones de pruebas a superar, incluyendo las misiones a bordo de vagonetas y combates contra jefazos de final de fase.
  • Rambi, Winky, Expresso… también las mascotas de Donkey Kong se han ganado un lugar en nuestro corazoncito.
  • Brillante apartado gráfico, aún fantástico a día de hoy, y una banda sonora memorable.


DISECCIÓN E INFLUENCIAS


Hay quienes amasan grandes fortunas con dinero. Los que se pirran por un puñado de joyas, o los que lo darían todo por tener una gran mansión a orillas del mar. Y luego está Donkey Kong, para el que todo eso son minucias; tonterías a las que no hay que darle mayor importancia. Pero… cuidadito con tocar su reserva de plátanos porque ¡se puede armar la marimorena! Y justo ese es el arranque de Donkey Kong Country, que nos emplaza a recuperar el mayor tesoro para este simio con cortaba, robado por una panda de piratas Kremlings comandados por el poderoso King K. Rool.


Una mera excusa que nos permitió recorrer seis vistosos y llamativos mundos de juego a cada cual más espectacular que el anterior. Una frondosa selva tropical, una región montañosa con minas incluidas; un complejo industrial, zonas bajo el agua, aldeas ubicadas sobre las copas de inmensos árboles, templos abandonados… si de algo podía presumir Donkey Kong Country era de contar con uno de los apartados gráficos más espectaculares y coloristas de la época. Todo un mérito teniendo en cuenta la escasa memoria con la que contaban los cartuchos de Super Nintendo. Pero he ahí la magia de Rare, que sacó de la nada un portento tecnológico que tampoco desmerecía lo más mínimo en lo jugable.


Porque si bien es verdad esta aventura plataformera no alcanza las cotas de perfección a nivel de control de clásicos como Super Mario World, tampoco se queda muy lejos del juego de Nintendo. Además, contaba con añadidos de lo más interesantes como la posibilidad de controlar a dos personajes, Donkey y Diddy Kong, que aunque en líneas generales eran prácticamente idénticos sí presentaban ciertas diferencias como su agilidad o fuerza; la inclusión de montones de fases bonus que invitaban a rejugar una y otra vez cada nivel de juego, o la presencia de simpáticas mascotas con las que superar ciertos desafíos con mayor facilidad. Detalles que nos hicieron disfrutar enormemente de este título, para muchos ya convertido en todo un clásico.



El legado de Donkey Kong Country



El éxito de esta aventura plataformera tuvo una respuesta inmediata por parte de Nintendo y Rare: el lanzamiento de dos nuevos videojuegos que conformaron la fantástica trilogía Donkey Kong Country para Super Nintendo. Pero quedarse solo con esto limitaría, y mucho, la repercusión que tuvo este videojuego para ambas compañías, que terminarían caminando de la mano durante años en la que, para muchos, ha sido la mayor época de esplendor de la Gran N. Y no nos atrevemos a discutir tal afirmación.


También este malhumorado gorila adquirió de nuevo gran relevancia como personaje para Nintendo, que a partir de entonces lo usó con mayor asiduidad en sus lanzamientos: el memorable juego de carreras Diddy Kong Racing; los divertidísimos juegos musicales Donkey Kong Konga, la aparición de parte de la familia Kong en títulos como Super Smash Bros.; las aventuras de puzles Mario and Donkey Kong, o del original plataformas Donkey Kong: Jungle Beat por citar tan solo algunos de estos títulos.


Pero Rare tampoco se quedó de brazos cruzados, y ya en la etapa de Nintendo 64 adaptó la serie Donkey Kong a las tres dimensiones con un notable videojuego de plataformas que a pesar de su calidad, no alcanzó las cotas de brillantez de la otra gran saga plataformera del estudio británico: Banjo-Kazooie. Más tarde, Rare abandonaría el seno de Nintendo para recalar en los brazos de Microsoft, lo que durante un tiempo dejó a la familia Kong apartada de los juegos de plataformas. Concretamente, hasta que en 2010 los norteamericanos de Retro Studios nos deleitaron con el magnífico Donkey Kong Country Returns –su título es toda una declaración de intenciones-, que ha devuelto una vez más a este veterano personaje a la primera plana como solo él sabe hacer: con grandes obras maestras. ¿Seguirá la estela el prometedor Tropical Freeze de Wii U?


¿Sabías qué?
  • Cuando Rare presentó su nueva tecnología, los responsables de Nintendo quedaron atónitos. Llegaron incluso a mirar detrás del televisor por si había oculto un ordenador ejecutando esa demostración. No podían creer que Super Nintendo fuera capaz de crear esos gráficos.
  • Impresionados por esta tecnología, Nintendo dio a Rare la oportunidad de crear un videojuego con cualquiera de sus personajes, el que ellos quisieran. Apasionados de Donkey Kong, apostaron de inmediato por el gorila.
  • El cascarrabias Cranky Kong, que durante la partida nos da consejos, es en realidad el Donkey Kong que se enfrentó a Mario en los salones recreativos.
  • Al descubrir todos los secretos ocultos en el juego se obtiene el porcentaje final de 101 %, con el que se recompensa a los jugadores más avezados.
  • Donkey Kong Country fue uno de los pocos cartuchos de 32 Megas para Super Nintendo.
  • Shigeru Miyamoto, creador de Super Mario y del Donkey Kong original, llegó a criticar el juego, indicando que era el ejemplo perfecto de que los jugadores "podían tolerar un videojuego con una jugabilidad mediocre mientras sus gráficos fueran buenos". Posteriormente se retractó.



¿CÓMO JUGAR A DONKEY KONG COUNTRY HOY?


Con la proliferación de servicios dedicados a la distribución de juegos clásicos a través de Internet podría pensarse que hacerse con una copia digital de Donkey Kong Country es tarea sencilla. Y hasta hace unos años así era. Sin embargo, Nintendo retiró de la Consola Virtual de Wii esta trilogía al completo, dejando a los jugadores sin oportunidad de adquirir las aventuras plataformeras de Donkey Kong. ¿Se estrenará algún día esta serie en la Consola Virtual de Wii U? No lo sabemos; pero lo cierto es que de momento, esta es una vía que ha quedado completamente descartada.


Igualmente, entendemos que hacerse con un cartucho original del mítico Donkey Kong Country para Super Nintendo no es tarea sencilla; y lo mismo podría decirse de su adaptación a Game Boy Color -bastante limitada en lo tecnológico-. Así que a estas alturas, casi la única opción que nos queda es la de recurrir al cartucho de Game Boy Advance, donde podemos disfrutar de la trilogía al completo con un buen grado de fidelidad con respecto al original, aunque es verdad que a nivel gráfico pierde bastante en lo que respecta a la vistosidad de los colores -demasiado apagados para nuestro gusto-. No debe ser fácil encontrar este juego dado los años que han transcurrido desde su publicación, pero tampoco debería ser imposible.


Comentarios (80)
Comentarios