Análisis de Dragon Ball Z Extreme Butoden. Deseo no concedido

Análisis de Dragon Ball Z Extreme Butoden. Deseo no concedido
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Conseguir un Dragon Ball que rememorase a los mejores de la etapa de los 16 bits. Pedimos el deseo a las bolas mágicas. Parecía posible gracias a una compañía de renombre (Arc System Works) y al potencial de Nintendo 3DS, muy apropiado para esta llamativa propuesta. Sin embargo, Goku no ha conseguido ganar esta batalla. De hecho, pierde energía.

A veces, y aunque no es lo más común, un buen videojuego no depende exclusivamente del estudio que hay detrás, o de las intenciones del proyecto por muy atractivas que nos parezcan. Dragon Ball Z: Extreme Butoden se planteaba como un extraordinario ejercicio de "fan service", más en concreto para los que añoraban los clásicos de los 16 bits. El hecho de tener detrás a una desarrolladora como Arc System Works (conocida por las series Guilty Gear y BlazBlue) nos invitaba a ser optimistas.

Sin embargo, sorpresas que te da esta industria, Extreme Butoden ha resultado ser un juego de luchas muy genérico y, lo peor de todo, sin alma combativa. Su error es grave: no levantar un sistema combativo satisfactorio, o al menos que nos desafíe a cada combate que libremos. Y se hace raro, rarísimo… sobre todo conociendo a la compañía que se encuentra detrás de este lanzamiento.

¿Es por ello un videojuego completamente prescindible? En absoluto. Los seguidores del mítico manganime aún tienen razones para desearlo, entre los que se encuentra su estupenda fidelidad, con más de 100 personajes entre los que se incluyen los de la más reciente película estrenada. Eso y sobre todo un bastante amplio elenco de modalidades de juego. Estos aspectos salvan a un juego que, aún lejos de ser el peor de los que hemos visto sobre la serie, no ha cumplido las expectativas que muchos depositaban sobre él.


Ka-me-ha-me… ¡jo!

La compañía Arc System Works ha destacado por crear experiencias de lucha frenéticas y altamente satisfactorias a lo largo de su historia. No puede decirse que Dragon Ball Z: Extreme Butoden carezca de frenetismo, pero está muy lejos de ofrecer combates que dejen huella en el género. Y no será porque no tenemos combos a ejecutar. Además, nos ha gustado que las maniobras más espectaculares requieran de una mayor pericia a los mandos, necesitándose una secuencia elaborada de botones.

Presionando la pantalla inferior podremos cambiar de personaje en cualquier momento durante los combates, así como invocar la conocida como Ayuda Z.
Presionando la pantalla inferior podremos cambiar de personaje en cualquier momento durante los combates, así como invocar la conocida como Ayuda Z.


El gran "pero" está en que la IA de los oponentes es deficiente o casi nula. Las batallas son un auténtico paseo. No hay equilibrio. Podrías dar la consola a cualquiera y sólo con machacar botones ya habría ganado fácilmente la partida. Al menos el juego tiene cosas interesantes, como seleccionar hasta tres combatientes para irlos turnando durante la refriega (mediante la presión de la pantalla táctil). Pero insistimos: al no existir equilibrio en la dificultad, este añadido pierde inmediatamente su potencial.

Semejante apreciación podríamos hacer sobre la que supone una de las más llamativas incorporaciones. Al formar nuestro equipo, también podemos añadir a personajes de apoyo (Ayuda Z), que al apretar la pantalla táctil aparecen para auxiliarnos. Podría ser con un golpe por parte de Ten Shin Han o recuperación de energía procedente del Venerable Anciano. Es interesante, aunque está desaprovechado en términos jugables dada la dinámica resultante.

Visualmente hay una impecable fidelidad con respecto al manga y serie de TV


Deseo no concedido


Lo que están mejor son los modos de juego, abundantes y capaces de ofrecer bastantes horas frente a la portátil. Destacamos por supuesto Historia Z, que recorre el ya el típico arco argumental que comprende desde Raditz hasta Buu. El rasgo distintivo es que se nos presentan distintas sagas, cada una consistente en diez combates. Tenemos la saga de Goku, la de Krilín, la de Son Gohan, la de Vegeta… cada una con su propio guión y combates. Nos ha gustado el planteamiento, aunque no tanto la ejecución. La forma de narrar la trama es a modo de diálogos, sin secuencia alguna. El mayor problema es que se abarca mucho, pero se profundiza poco. Al menos está todo traducido al español, aunque es una pena que por su presentación la trama se siga con tan poco interés. Será común que omitamos estas escenas.

El modo aventura se compone de mapas con distintas misiones a realizar. Se nos premia según la puntuación obtenida.
El modo aventura se compone de mapas con distintas misiones a realizar. Se nos premia según la puntuación obtenida.


La segunda modalidad de interés es Modo Aventura, consistente en avanzar de misión en misión cumpliendo los objetivos propuestos, normalmente consistentes en ganar sin más, aunque luego hay otras propuestas como realizar un combo de varios golpes o acabar con cierto número de segundos restantes. Nada especialmente llamativo (ya hemos visto algo parecido en otras entregas), aunque dentro de la propuesta es de lo más destacado, principalmente porque si obtenemos la máxima puntuación iremos desbloqueando personajes.

El conjunto se completa con la clásica modalidad versus, que comprende tanto batallas para entrenar como para retar a otros jugadores (sólo vía local y sin posibilidad de modo descarga). Luego está la típica galería de personajes y música, que por cierto no es la original de la serie. En realidad se trata de temas musicales bastante genéricos que acompañan, pero no aportan ningún toque distintivo, ni tan siquiera de calidad.

El problema está en que la IA de los oponentes es casi nula. Las batallas son un paseo


Deseo no concedido


El apartado visual sí está más trabajado, con mucha fluidez en los combates. Se trata de batallas 2D siguiendo un patrón más bien noventero (de los 16 bits), pero sin que ello implique descuidar el tratamiento de "sprites", que es sobresaliente. Eso, unido a la variedad de escenarios, y el uso del 3D de nuestra consola, generan un marco gráfico destacado, con una impecable fidelidad con respecto al manga y serie de TV.

Sin duda, y atendiendo a aspectos como este último, las piezas estaban dispuestas para crear un buen videojuego sobre Dragon Ball. Una desarrolladora con experiencia, el intento de recuperar el sabor de los juegos de SNES, unos gráficos muy adecuados a una portátil como es Nintendo 3DS… Lamentablemente, lo demás ha fallado en mayor o menor medida. Un sistema de lucha al que le falta desafío, un modo historia poco memorable y una modalidad aventura muy mejorable son algunas de las causas que impiden a Extreme Butoden llegar más lejos. Goku necesita una habichuela mágica, ha perdido energía.

Regular

Sin sello
Deseo no concedido

Dragon Ball Z: Extreme Butoden

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Goku pierde energía en un videojuego que presenta fidelidad manganime, numerosas modalidades y un aspecto visual destacable, homenajeando a la etapa de los 16 bits. Sin embargo, desfallece en su sistema combativo. Resulta poco desafiante, llevándose consigo las buenas ideas que había de por medio, como el sistema de ayudantes. Si eres fan, podría interesante, pero en cualquier caso creemos que lo justo sería decir que el dragón Shenron esta vez no ha cumplido nuestro deseo de ver un buen juego de Dragon Ball.

Comprar Dragon Ball Z: Extreme Butoden
  • Amplio número de personajes y modalidades de juego
  • Los "sprites" sientan muy bien, el juego está trabajado visualmente
  • Sistema combativo carente de desafío
  • El modo historia abarca mucho, pero está poco elaborado
  • Multijugador sólo en local
Jugadores: 1-2
Idioma: Textos en español
Duración: Incalculable
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

4.975 visualizaciones

El FINAL de GOD OF WAR RAGNAROK explicado

Si ya has tenido oportunidad de completar la última gran aventura de Kratos y Atreus en PS5 y PlayStation 4, te invitamos a debatir y hablar sobre su desenlace en este nuevo especial En Busca del Lore en el que analizamos al detalle todo lo que ha supuesto la historia de God o...