Tras 3 horas con el nuevo RPG de fantasía de los autores de Steelrising tengo sentimientos encontrados, pero soy optimista. Greedfall 2 se atreve a pegar un volantazo

Tras 3 horas con el nuevo RPG de fantasía de los autores de Steelrising tengo sentimientos encontrados, pero soy optimista. Greedfall 2 se atreve a pegar un volantazo

Lo nuevo de Spiders es más juego de rol que nunca y quiere aprender de los errores de su predecesor

4 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Greedfall 2 The Dying World 0

Las cosas claras, en Europa tenemos muchísimo talento para los videojuegos, pero todavía más para los RPG en concreto. En nuestro continente brillan grandísimos nombres como CD Projekt y Larian Studios, pero también hay estudios de tamaño más pequeño que demuestran que no hace falta sacar un GOTY para dar a los fans del género una experiencia buena. En esta categoría entra de lleno el estudio francés Spiders. He podido pasar 3 horas con su próximo juego, Greedfall 2: The Dying World, y, aunque me preocupe el estado actual del juego, veo buenas ideas y cambios que vendrán genial a la fórmula que planteó su predecesor.

Greedfall 2, una precuela sin miedo al cambio

Las cosas han cambiado desde el primer Greedfall. Tras un lanzamiento que fue bien recibido, pero que también llegó lleno de feedback al equipo galo, optaron por hacer una pequeña pausa del rol más clásico para apostar por la acción de Steelrising. Ahora, una vez terminada la aventura de la revolución francesa, el estudio vuelve a su universo de rol para traer una aventura más táctica, abierta, inteligente y, al parecer, matizada, buscando nuevos enfoques mecánicos y narrativos. Pero ¿en qué se traduce todo esto? Pues bien, en una jugabilidad más pausada y una historia contada desde puntos de vista diametralmente opuestos a los del primer título.

Si en el primer Greedfall controlábamos a un colono, ahora esta precuela nos pone en la piel de un nativo para contar una historia con matices diferentes. The Dying World es una precuela del primer Greedfall que tiene lugar tres años antes, y aquí controlas a Vriden Gerr, un joven de Teer Fradee que está a punto de convertirse en Doneigad —un sabio al que se le ha confiado la protección de su tribu y las tierras que habitan—, pero que también siente cierta fascinación por el mundo exterior. En una comunidad que teme la influencia de los extranjeros y colonos, vas a verte atrapado entre dos mundos distintos, y eventualmente capturado como esclavo.

Esclavo

Mis horas con el juego se limitaron exclusivamente a los bosques y senderos de Teer Fradee, y fueron suficientes para dejarme claro la importancia que va a tener este roce de culturas y objetivos en la trama del juego. Hay una importante contraposición entre el modo de vida más natural y conservador de las tribus y la colonización y ambición de los extranjeros, y esto lleva a tensiones que quizás no siempre puedan resolverse con diálogos y comprensión.

El punto de vista de un colono tuvo un elemento limitador en Greedfall

Según me comentaron los desarrolladores Spiders, el punto de vista de un colono en el primer juego tuvo un elemento limitador en el tipo de historias que podían contar. Si bien esto no tiene por qué ser malo, pues les permitió contar otras, a la hora de volver al mundo de Greedfall, estaba claro que querían aprovechar esta oportunidad para no ofrecer más de lo mismo, sino profundizar en los conflictos que allí tienen lugar. Al ser ahora un nativo, la narrativa del juego tiene el potencial tocar temáticas que, de otra manera, carecerían de coherencia o perderían parte de su impacto y cercanía.

Combate

Un juego de rol más táctico y sesudo que antes

Eso sí, no solo es en la historia y en el punto de vista de los combates donde ha habido un cambio radical, y es que la jugabilidad también se ha visto alterada haciendo caso a las opiniones de la comunidad, que quería algo menos basado en la acción y más táctico. El juego prácticamente vivía y moría por sus enfrentamientos en tiempo real, casi más dignos de un action RPG, pero esto es algo que no llegó a encantar a todo el mundo. Sí que es verdad que tenía un modo táctico más pausado, pero el hecho de que este fuese optativo acabó por lastrar la utilidad mecánica que tuviera a nivel de diseño, dejándolo en un segundo plano. Greedfall 2 cambia esto diciendo adiós al combate activo y buscando apoyarse en las raíces de los RPG en 3D.

¿Qué significa todo esto? Pues bien, si alguna vez has jugado a clásicos de BioWare como Star Wars: Knights of the Old Republic o Dragon Age: Origins, ya te puedes ir haciendo una idea de cómo son los enfrentamientos en esta precuela. Greedfall 2 es un juego más pausado y medido, y esto lo consigue alejándose del frenetismo y haciendo de su pilar mecánico el poder pausar la acción, poner hasta 3 habilidades en cola y permitirte cambiar el punto de vista de un personaje del grupo a otro para que puedas idear estrategias mientras detienes el tiempo. Eso sí, también te moverás libremente por los enfrentamientos, esto no es un RPG por turnos, pero sí que busca ser algo más cerebral.

A la hora de realizar ataques, estos suceden de manera inmediata, pero eso no significa que vayas a poder abusar de ellos repitiendo hasta la saciedad tu golpe más fuerte. Las técnicas especiales de tus personajes cuestan Puntos de Acción, y para recuperarlos tendrás que usar ataques básicos. Aquí es donde está parte de la gestión de recursos de los enfrentamientos de Greedfall 2. Usar con cabeza tus PA, coordinar las acciones de todos los personajes e idear la estrategia perfecta es como se juega a este RPG.

Companeros

Progresión con profundidad y muchas oportunidades

Hasta aquí, todo bien, pero la cosa no se reduce solo al combate, y es que en un RPG no pueden faltar la exploración, la gestión, los diálogos y la narrativa, y aquí también hay sorpresas y evoluciones a diseccionar. Hablando de la gestión mecánica, la progresión de nuestro protagonista apunta a ser uno de los principales aciertos de lo nuevo de Spiders.

A la hora de comenzar tu aventura, podrás elegir entre 6 clases diferentes para tu protagonista. Estando estas relativamente bien diseñadas, esta primera elección no te va a encasillar, y es que en la progresión de Greedfall 2 vas a poder acceder a 10 árboles de habilidades con vertientes muy distintas. Sin evidentes restricciones entre estos, la idea es que para crear una build puedas crecer en varias especializaciones diferentes en vez de verte embotellado en una. Evidentemente, no sé cómo de viable serán las builds que pueden surgir de esta alquimia de talentos y habilidades, pero, si hay lugar para la experimentación, la base de la progresión del juego promete.

Por otro lado, también vas a poder gestionar cómo crecen tus acompañantes, aunque será con miras más limitadas. Para no saturar a los jugadores, tus aliados "solo" contarán con unos 3 o 4 árboles de habilidades distintos. Aun así, esto no es moco de pavo, y me encanta que haya tanta granularidad y control a la hora de decidir cómo evolucionarán nuestros personajes en un viaje largo como el que plantea un RPG.

Sigilo

Una experiencia más orgánica y menos guiada

De nada sirve plantear una fórmula ganadora para el combate y la progresión si el otro pilar jugable de un juego de rol, las misiones, flojean, y aquí es donde Spiders ha dado otro giro más que, sinceramente, me encanta. Desde Spiders me contaron que en el primer juego muchos jugadores se quedaron sin ver detalles opcionales y resoluciones alternativas para las misiones por cómo las habían planteado, y es que el diario del juego directamente te empujaba a ir a por el objetivo "por defecto" de estas. Ahora, alejándose de los marcadores y demás métodos para sujetar la mano a los jugadores, el título solo te dará pistas de cómo puedes enfrentarte a las situaciones que te propone.

Escenario

Esto, evidentemente, te obligará a explorar y ser más observador con tus entornos, y aquí es donde entra el modo rastreo de nuestro protagonista, una especie de visión de águila de Assassin's Creed que sirve para detectar trampas, pero también elementos importantes con los que interactuar, aunque de nada sirven todos estos sistemas sin unos escenarios a la altura. Durante mi sesión de juego, la acción se limitó a la primera zona, y la verdad es que no está nada mal. Es relativamente compleja en su mapeado, con una estética que —pese a sus gráficos, lo de que hablaremos un poco más adelante— invita a repasar sus esquinas. En este aspecto, todo apunta a que el juego cumple.

Donde también da señales de cumplir, por cierto, es en una de las principales maneras de añadir más contenido a un RPG: las misiones secundarias. Si te encantan los encargos optativos, que sepas que durante mi tiempo con el juego pude descubrir bastantes, y a no ser que esto sea una excepción a nivel global, intuyo que vas a poder pasar bastantes horas en su mundo completando todo este contenido ajeno a la historia.

Sheda

Hablemos del Acceso Anticipado

Como puedes ver, los cimientos de Greedfall 2 son sólidos, sí, pero no todo es perfecto, ni mucho menos. La versión que probé yo estaba muy, pero que muy verde. Con NPCs repetidos por todas partes, animaciones toscas, montones de voces que faltaban, un apartado gráfico bastante pobre y una interfaz más que confusa, aquí hay muchísimo que limar y mejorar, pero la parte buena es que hay una justificación muy lógica para esto: en mis manos tenía una versión preacceso anticipado, y es que el título se estrenará en Early Access de Steam este año, situando su lanzamiento definitivo en 2025.

En cuanto a esta versión, la primera que podrás probar, Spiders me ha confirmado que tendrá alrededor del 30% del juego, y les servirá para poder conseguir feedback por parte de los jugadores. Tras la experiencia del primer Greedfall, y dándose cuenta de que se deben a su comunidad, quieren crear este nuevo juego casi en conjunción con sus fans. Si quieres que te escuchen, los franceses están atentos a lo que opines.

Grupo

Esta preview es un caso bastante único, y es que no se suele dar el caso de jugar a versiones tan tempranas de los videojuegos para contarte nuestras impresiones. Lo que he jugado es imperfecto y tiene mucho por mejorar, pero es que precisamente el plan es ese, mejorarlo. Antes de empezar el Acceso Anticipado, no me cabe duda de que Spiders va a trabajar en mejorar el título, y a partir de ahí seguirán trabajando en él un año más. Con esto en mente, los aspectos positivos cobran peso, mientras que los negativos se aligeran.

Ahora bien, ¿significa esto que Greedfall 2: The Dying World va a ser un buen juego por defecto? No, por supuesto, pero tampoco quiero asumir lo contrario tras unas pocas horas con una versión tempranísima del RPG. El juego tiene una base bastante sólida, y con todo el tiempo de desarrollo, sumándose al feedback de sus fans, tiene posibilidades de ser potente. Ahora bien, toca esperar a ese Acceso Anticipado y ver cómo evoluciona.

En 3DJuegos | Es un RPG de fantasía de los que promete y que no hay que perder de vista. GreedFall 2 anuncia fecha para su acceso anticipado

En 3DJuegos | GreedFall 2 presenta tráiler, imágenes y más detalles sobre qué veremos en el RPG de fantasía

En 3DJuegos | 84 kilómetros de mundo abierto y el desafío de traer de vuelta una saga olvidada. He jugado 2 horas a Test Drive Unlimited Solar Crown y me gusta su propuesta

VÍDEO ESPECIAL

1.245 visualizaciones

20 RPGS donde tus DECISIONES de VERDAD IMPORTAN

Nos gustan los videojuegos de rol, y nos encantan los títulos en los que hay que tomar decisiones. Por eso hemos decidido confeccionar una lista con nuestros veinte RPG y JRPG favoritos en los que elegir es clave. Para seleccionarlos nos hemos tomado muy en serio las repercusi...